GRACIAS POR SU DONACIÓN (CAPÍTULO 30: Felicidad planetaria V).

in cervantes •  last month  (edited)

Felicidad planetaria V

No me puedo creer que todo esto me esté sucediendo a mí, parece un puto sueño. Hasta hace poco era una persona más del montón y de repente me veo envuelto en una misión interplanetaria de la que unos alienígenas quieren que forme parte…

No sé si se me está yendo la olla definitivamente, si estoy en un sueño… ¿o serán las últimas setas que comí? La verdad es que eran muy fuertes, puede que me haya quedado cogido…

  • ¡Simón vuelve! Te estoy esperando, recuerda que te iba a acompañar a tu habitación.

  • ¡Ah! ¡Sí! Una habitación en unas dependencias dedicadas a la investigación, en un planeta extraño. Y queréis que yo forme parte de todo ese tinglado que os habéis montado…

  • Te estás dispersando de nuevo. ¡Te lo repito! No estás loco, ni drogado y todo lo que ves a tu alrededor es real. –Explicó Muón una vez más a Simón.

  • ¿De verdad?

  • ¡Sí! Hay momentos en los que me preocupas. ¿estás bien? ¿recuerdas lo que íbamos a hacer ahora?

  • No, ilumíname Muón, entiende que todo esto es un shock demasiado grande para mí. –Respondió con una sonrisa pícara.

  • Te voy a acompañar hasta una habitación que hemos preparado para ti, ya que vas a ayudarnos durante un tiempo con nuestra investigación. Una vez allí te voy a dejar descansar, que ordenes tus ideas en tu cabeza y mañana comenzaremos con los preparativos. ¡Sígueme!

Simón comenzó a caminar lentamente junto a Muón, se encontraba algo bloqueado mentalmente y no podía dejar de observar todo lo que iba encontrando. Había una gran cantidad de estímulos en su camino y él era extremadamente observador.

74.jpg
Fuente

Le fascinaban las paredes y toda la decoración que colgaba de ellas, todo estaba en continuo movimiento, parecía estar animado, era como si se encontrara inmerso en un viaje de LSD. Y no sólo eso, sino que todas las cosas que se le iban apareciendo parecían estar sincronizadas con su mente. Lo atrapaban, lo seducían.

  • Vas demasiado lento, ¿qué te sucede? –Preguntó Muón.

  • Tío, es que estoy algo flipado con todo lo que estoy viendo a mi alrededor. No estoy acostumbrado a que las paredes se muevan y vayan mostrando esa especie de psicodelia de colores que me dejan hipnotizado.

  • No te preocupes, te irás acostumbrando. Poco a poco se irán amoldando a tu cerebro y a tu estado de ánimo, proporcionándote en cada momento lo que más necesitas. ¡Sigamos, ya estamos cerca!

Instantes más tarde, Muón se detuvo, sacó una esfera de su bolsillo, la acercó a una pared y de la nada se abrió una puerta que estaba totalmente camuflada entre tanta psicodelia. Entró y justo detrás hizo lo propio Simón.

  • Hemos llegado, esta es tu habitación, aquí tienes todo lo que puedes necesitar para que te sientas lo más feliz posible. Todos tus deseos serán satisfechos. Te voy a dar una esfera que debes llevar siempre contigo, con ella podrás entrar a tu habitación y a todos los sitios de acceso libre, además podrás moverte sin necesidad de que nadie te acompañe.

  • ¡Genial! –Dijo Simón con una amplia sonrisa.

  • Mañana comienza nuestra colaboración, por hoy te voy a dejar sólo, para que descanses y si quieres puedas investigar las instalaciones, la calle o lo que te apetezca. Sólo te voy a pedir una cosa, que seas lo más respetuoso con todo y con todos. Intenta comportarte lo mejor posible y recuerda que éste no es tu planeta de origen.

  • Así lo haré. Muchas gracias por todo Muón, ¡eres un colega!

Muón se giró, sonrió y le hizo a Simón un pequeño guiño de aprobación, se volvió a girar y salió de la habitación.

Por fin estaba sólo, se encontraba algo cansado, fue pensarlo y de repente apareció una cama. La tocó, tenía una textura gelatinosa, parecía tan agradable que lo invitaba a tumbarse sobre ella, sin pensárselo ni un segundo fue lo que hizo.

Una vez allí comenzó a recordar cosas de su pasado, vivencias que había tenido desde que todo aquel lío alienígena llegó a su vida. No pudo evitar el acordarse de Iris, aquel maravilloso ser al que tuvo la suerte de conocer, del que se sentía enamorado y que ahora echaba tanto de menos en su vida.

Se sentía feliz de haberla conocido, era lo mejor que le había pasado, quería volver a verla, pero, estaba tranquilo, sabía que ella volvería de nuevo a su vida para quedarse…

Para leer más:
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capitulo 14
Capítulo 15
Capítulo 16
Capítulo 17
Capítulo 18
Capítulo 19
Capítulo 20
Capítulo 21
Capítulo 22
Capítulo 23
Capítulo 24
Capítulo 25
Capítulo 26
Capítulo 27
Capítulo 28
Capítulo 29

Mi blog

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Congratulations @simonmaz! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You published more than 600 posts. Your next target is to reach 650 posts.

You can view your badges on your Steem Board and compare to others on the Steem Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

To support your work, I also upvoted your post!

Vote for @Steemitboard as a witness to get one more award and increased upvotes!

6VvuHGsoU2QBt9MXeXNdDuyd4Bmd63j7zJymDTWgdcJjnzadHMR35jupSLKfsxWsDpv7tyKd4sRJpNAJLQKYfDE48odTPmu227aT6PpKVy9HCmTh8gH8CV2MRvxAtm.gif

Una imaginación increíble.. espero leer más... Saludos

Muchas gracias! Ya tiene bastantes capítulos, leelos en orden que sino.... jajaja
Leeras más, es mi libro.
Saludos!