EXTINTOS XVII: Carcharodon carcharias.

in #cervantes2 years ago (edited)

Carcharodon carcharias.

El tiburón blanco (Carcharodon carcharias) fue una especie de pez cartilaginoso lamniforme, vivió en la Tierra desde el Mioceno, hace unos 16 millones de años, fue capaz de sobrevivir a numerosas extinciones pero no logró sobrevivir al animal más letal que vivió sobre la faz de la Tierra, el ser humano.

Frecuentó aguas cálidas y templadas de todo el planeta y fue la última especie del género Carcharodón en desaparecer. Poseían un cuerpo preparado para la caza, eran carnívoros y capaces de comerse a casi cualquier animal que pasara cerca de sus más de trescientos dientes. Con sus enormes dientes en forma de sierra eran capaces de cortar y desgarrar la piel de cualquier presa.

50.jpg
Fuente

Medían entre 5 y 7,5 metros de longitud, pero a pesar de su éxito para la caza tenían algunos hándicaps para asegurar su supervivencia, una de ellas era la imposibilidad de su reproducción en cautividad, eso unido a su escasa tasa de reproducción, su larga infancia y su baja esperanza de vida, hizo que no fuera un animal abundante en los océanos del planeta.

Su pesca con finalidad económica no despertó demasiado interés, pero sí la pesca deportiva y el hecho de que se llegó a catalogar como una “máquina de matar”, impulsado por su papel en numerosas producciones fílmicas.

Se tardó mucho en proteger la pesca del tiburón blanco, entre otras cosas porque nunca se llegó a saber el número real de individuos que existían.

51.jpg
Fuente

Un día dejaron de verse, lo que despertó la preocupación de numerosos defensores de los animales, pero cuando esto pasó ya era demasiado tarde, los pocos ejemplares que quedaron murieron en cautividad, ya que, era un animal nómada que no soportaba vivir cautivo, siempre que se atrapaba uno moría irremediablemente.

Finalmente el ser humano, debido al declive del medio ambiente, los vertidos arrojados al mar, la excesiva pesca de grandes animales marinos que eran parte esencial en la dieta del tiburón, y la pesca del propio tiburón blanco, llevó a la especie a su desaparición definitiva.