Reflexiones desgarradoras XXVII.

in #cervantes2 years ago (edited)

XXVII

Entenderlos, muchas veces quisiera poder entenderlos, y no sólo a ellos, también a ti. Nuestro entendimiento se torna inútil, sin sentido. Todos queremos lo mismo, todos decimos lo mismo en idéntico idioma, pero parece imposible.

Imposible es verte y no tocarte, verte y resistir tu tentación. Eres una especie de demonio que me tienta sólo con la mirada, que me turba la mente y me impide moverme con normalidad. ¡Yo no soy así! Así es como tú me ves producto de tu incontrolable embrujo.

Embrujo en la oscura noche de invierno… Parece buena idea para comenzar un relato, anotado queda. Aunque nunca se sabe en qué puede acabar.

61.jpg
Fuente

Acabar con lo que nos está matando poco a poco, con lo que mutila nuestra cordura y aniquila nuestro cerebro, esa es la ilusión tan sumamente repetida, esa es la idea principal a la que llegar cuando se busca más allá de los problemas, cuando se busca el origen, en definitiva, cuando se es radical.

Necesitamos más radicales, más personas lúcidas, capaces de llegar a cualquier extremo con tal de defender sus ideas, sus valores, sus ansias de cambio hacia una sociedad menos indeseable y repulsiva.

Me pareces totalmente repulsivo, sí tú. Lo eres y sabes que lo eres. ¡Capitalismo!

62.jpg
Fuente

Para leer más:

Reflexiones desgarradoras I
Reflexiones desgarradoras II
Reflexiones desgarradoras III
Reflexiones desgarradoras IV
Reflexiones desgarradoras V
Reflexiones desgarradoras VI
Reflexiones desgarradoras VII
Reflexiones desgarradoras VIII
Reflexiones desgarradoras IX
Reflexiones desgarradoras X
Reflexiones desgarradoras XI
Reflexiones desgarradoras XII
Reflexiones desgarradoras XIII
Reflexiones desgarradoras XIV
Reflexiones desgarradoras XV
Reflexiones desgarradoras XVI
Reflexiones desgarradoras XVII
Reflexiones desgarradoras XVIII
Reflexiones desgarradoras XIX
Reflexiones desgarradoras XX
Reflexiones desgarradoras XXI
Reflexiones desgarradoras XXII
Reflexiones desgarradoras XXIII
Reflexiones desgarradoras XXIV
Reflexiones desgarradoras XXV
Reflexiones desgarradoras XXVI

Mi blog