Arthur Rimbaud, el poeta vidente de la modernidad (Parte III)

in #spanish2 months ago

Amigos lectores, en el pasado post(ver enlace al final) entramos a considerar la obra literaria de ese joven genio que fue Rimbaud, uno de los autores más determinantes de la poesía moderna, de quien habíamos hecho una presentación general (enlace al final). Continuaremos ese tratamiento con dos de sus grandes poemas. Quedarán para un inmediato post la aproximación a sus dos grandes libros.


Fuente



Gran parte del itinerario que recorrerá intensa y cortamente la poesía de Rimbaud hay que verlo a la luz de la concepción ya apuntada, que está presente en su Carta del vidente. Rimbaud asumió conscientemente su compromiso con la poesía, y para ello puso en práctica un "ascetismo inverso" (como señala Todó), con un progresivo desorden sensorial y mental. Por eso había dicho, en esa carta: "Quiero ser poeta y trabajo para hacerme vidente".

"Vocales" (1870)

Es un poema que pertenece a ese momento en el que Rimbaud está entrando –pese a su influencia anterior (parnasiana), por eso la forma soneto– al encuentro con una lengua poética propia, que se manifiesta en violentar la sintaxis y en la adopción de vocablos dialectales y palabras nuevas.
Rimbaud ha optado por dar una libertad casi absoluta, desconocida hasta el momento, a las palabras y sus imágenes, y con ello ha iniciado la poesía en el camino del automatismo psíquico que será cultivado por los surrealistas en las décadas del 20 y 30 del siglo XX.

A negra, E blanca, I roja, U verde, O azul: vocales,
algún día contaré vuestros latentes nacimientos:
A, negro corsé peludo de moscas relucientes
que zumban girando en torno a hedores insoportables,

golfos de sombra; E, candores de vapores y de carpas,
lanzas de los orgullosos glaciares, esos reyes blancos, temblores de las sombrillas;
I, púrpura, sangre escupida, risa de labios bellos
airados o en las borracheras penitentes;

U, ciclos, estremecimientos divinos de los mares verdosos,
paz de los pastos sembrados de animales, paz de las arrugas
que la alquimia imprime a las grandes frentes estudiosas;

O, clarín supremo lleno de raras estridencias,
silencios atravesados por mundos y ángeles;
O, el omega, rayo violeta de sus ojos.
Original en francés ver)

Manuscrito autografiado del poema "Vocales" Fuente

Se han hecho diversas interpretaciones de este poema. Aquí solo podemos apuntar que, si bien podría tener cierta relación con las correspondencias que proponía Baudelaire en su célebre poema (comentado por mí en su momento), en el sentido de la analogía entre las sensaciones (la sinestesia), el poema de Rimbaud no puede reducirse a ella, va mucho más allá: crea analogías impensables, que no se reducen a lo estrictamente sinestésico. Es la expresión de esa libertad que comienza a ser radical.
En primer lugar, nos encaramos con un rasgo impensado: las vocales pueden tener una significación más allá de su existencia fónica o gráfica alfabética. Se presenta en el poema un juego evidente entre lo que puede significar una vocal –el sentido normal de su uso– y otro inventado por el poeta a partir de una relación completamente libérrima, dada por las sensaciones y visiones del hablante. Cuando leemos el poema descubrimos un paisaje pre-surrealista, reinventamos en nosotros las vocales, esas que inventan nuestra lengua cotidiana sin darnos cuenta.

"Barco de vapor en la boca del puerto en una tormenta de nieve" (1842 ), de J. William Turner Fuente

"El barco ebrio" (1871)

Algunos estudiosos plantean la idea de que el poema "El barco ebrio" y el libro (o poema largo) Una temporada en el infierno(que abordaremos en el próximo post) son la narración poética del derrotero moral de Rimbaud, de "su titánica lucha contra los límites" de la realidad, de las palabras, de las ideas y sus construcciones. Compartimos esa proposición interpretativa, mas habría que ver cómo se concreta.
Leamos algo de ese singular y capital poema, del que, por ser extenso (25 estrofas), solo transcribiremos unas de ellas:

Desde entonces me bañé el poema
del mar; infundido de astros, y lactascente,
devorando el verde azulado, en el que flota a veces
un pálido y encantado ahogado pensativo.
(…)
Y yo, barco perdido bajo la maraña de las ensenadas,
lanzado por el huracán al éter sin pájaros,
y de quien los patrulleros y veleros hanseáticos
no hubiesen salvado el armazón, embriagado de agua;

(…)

¡Pero, de verdad, he llorado demasiado! Los amaneceres son desoladores.
Cada luna es atroz y cada sol amargo:

El acre amor me ha hinchado de letargos embriagadores.
¡Oh, que mi quilla se rompa! ¡Oh, que me hunda en el mar!

Si deseo algún agua de Europa es la del charco
negro y frío donde, hacia el crepúsculo embalsamado,
un niño agachado lleno de tristeza, suelta
un barco frágil como una mariposa de mayo.

Original completo en francés

La metáfora misma de concebirse como un "barco ebrio", y asumir esa voz, ya es un atrevimiento. Si un barco en las corrientes de aguas marinas o fluviales está sujeto a los vaivenes, uno ebrio duplica ese sentido. Sabemos que la embriaguez, en el significado más amplio, marcó la vida de Rimbaud, sea por el consumo del ajenjo, el vino, el hachís u otra sustancia, o por su conducta arriesgada y anticonvencional. De modo que el poema sería la metáfora extensa (no alegoría) de un viaje por espacios extraños o ignotos, como la vida; entre la sorpresa y la adversidad, las maravillas y los atascos; la visión de un barco casi dirigido al naufragio, aunque al final surge la visión de la infancia perdida por medio de una nostalgia sencilla y, a la vez, terrible.

Continúa…

Referencias bibliográficas

Balakian, Anna (1969). El movimiento simbolista España: Edit. Guadarrama.
Rimbaud, Arthur (1980). Obra completa (edición bilingüe) (10ª edic.). España: Libros Río Nuevo.
Todó, Lluís (1987). El Simbolismo. España: Edit. Montesinos.
https://es.wikipedia.org/wiki/Arthur_Rimbaud

Si estás interesado en leer los posts anteriores de esta serie, puedes visitar los siguientes enlaces:
Modernidad literaria, Romanticismo alemán , Romanticismo ingles I, Romanticismo inglés II, Romanticismo francés I y Romanticismo francés II, Realismo literario I, Realismo II, Realismo literario III, Parnasianismo I, Parnasianismo II, Edgar Allan Poe I, Edgar Allan Poe II, Edgar Allan Poe III, Walt Whitman I, Walt Whitman II, Simbolismo I, Simbolismo II, Decadentismo I, Decadentismo II, Baudelaire I, Baudelaire II, Baudelaire III, Baudelaire IV, Verlaine I, Verlaine II, Rimbaud I, Rimbaud II.

Sort:  

Como siempre, excelente trabajo, @josemalavem. La poesía de Rimbaud es una de las más ricas en interpretaciones. Saludos

Coin Marketplace

STEEM 0.23
TRX 0.02
BTC 11812.25
ETH 433.16
SBD 1.05