Show us your talent contest | Al Asecho - escrito por @amart29

in spanish •  3 months ago  (edited)

Uno de los más pavorosos episodios vividos por la nueva humanidad, descendiente de la nave Perseo, fue la guerra de Cefeo, un conflicto que enfrentó al ejército, leal al Parlamento, con los rebeldes de la Confederación de Cefeo, un grupo formado por facciones disidentes del ejército, que era partidario de un planeta libre del gobierno unificado del Parlamento. Este en uno de los eventos sucedidos durante este conflicto.



Fuente

Al Asecho

Liam sentía como si hubiese caminado por días, la herida en su costado le quitaba el aliento, y su pierna fracturada le hacía casi imposible caminar, a cada paso sentía, cómo una llamarada de dolor, recorría todo su cuerpo. Después de ser impactado por una carga de plasma, proveniente de uno de los cazas de los rebeldes de la confederación de Cefeo, perdió el conocimiento y su nave quedó a la deriva por unas cinco horas, cuando despertó se encontraba en una orbita decadente y había perdido sus motores tras la explosión de plasma.

Afortunadamente para él, cayó en medio del bosque del continente sur, donde los árboles amortiguaron lo suficiente su violento descenso, como para poder eyectarse en la cápsula de escape, antes de que la nave se despedazara por completo, lamentablemente, al impactar el suelo, la electrónica de la capsula se había averiado y él resultó gravemente herido. Ahora estaba lastimado y completamente aislado, sin posibilidad de comunicarse con las unidades de rescate.

Los bosques de Cefeo eran conocidos por su densidad y por la escasez de animales, sólo algunos roedores, reptiles e insectos, además de aves que solían vivir en las copas de las elevadas coníferas, y algunas pocas especies de peces y moluscos en sus ríos y lagos, eran los únicos pobladores de sus extensos territorios.

El sistema de navegación de su casco le indicó la presencia, al norte, de una antigua instalación militar, abandonada después de iniciada la guerra, pero que aún mantenía activa su unidad de comunicaciones de emergencia, además de un generador eléctrico, que sería suficiente para hacerla funcionar.

Con la ayuda de una rama, que cayó al suelo junto con la cápsula y cargando con su arma y la mochila con equipamiento de emergencia, inició su camino al edificio, guiado por el sistema de navegación.

Adolorido y agotado, logró llegar pasada la media noche, había recorrido los veinte kilómetros en siete horas, de no haber sido por sus heridas, una hora le hubiese bastado para atravesar el bosque y llegar aquí.

Se trataba de un antiguo puesto de guarda parques, que fue abandonado cuando los guardias asignados a él, se unieron a los rebeldes. Tras las rejas del perímetro, el lugar lucía invadido por la maleza, sus paredes estaban parcialmente destruidas y se podían distinguir destrozos causados por explosiones de plasma, así como agujeros, causados por proyectiles de alta velocidad, según parecía, este lugar no había sido simplemente abandonado. No se veía ninguna luz en todo el edificio, ni siquiera en el puesto de guardia, estaba completamente solo.

Después de usar el visor térmico de su casco y no distinguir ningún cuerpo que emitiera calor, más allá de pequeñas criaturas ocultas en la maleza y los recovecos del edificio, se decidió a entrar, caminó lenta y pesadamente, sabía que, si algo se ocultaba en alguna parte de aquel lugar, lo debía estar viendo en este momento, pero no tenia más remedio que arriesgarse, el dolor del costado era cada vez más intenso y se le hacía más difícil respirar.

Al entrar al edificio, pudo percibir un intenso olor a moho y herrumbre, la visión infrarroja de su casco no era de gran ayuda, así que decidió arriesgarse a encender las linternas, en el fondo de la habitación estaba el gabinete de los robots guardabosques, las puertas de los cubículos estaban destrozadas, como si hubiese sido hecho por algún tipo de bestia furiosa, se aproximó y pudo ver que en el interior de los cubículos se encontraban aun los robots, pero todos ellos estaban destrozados, parecían haber sido golpeados con saña, usando algún objeto pesado, el suelo hecho de concreto pulido, había absorbido el líquido hidráulico, derramado por las destrozadas máquinas, formando una enorme mancha alrededor de todo el gabinete, de ahí provenía el olor a herrumbre que sintió al entrar.

A los lados del gabinete de los robots, estaban las puertas de los dormitorios, en algún momento unos treinta soldados, asignados al servicio de guardabosques, estuvieron ocupando las abandonadas habitaciones, por un pasillo a la derecha de la sala principal, se encontraban el comedor y la cocina. Las mesas y sillas parecían haber sido empujadas y lanzadas contra las paredes, muchas estaban destrozadas, un panorama similar se apreciaba en la cocina, extrañamente las reservas de alimentos permanecían en el sitio, no fueron llevadas al dejar abandonado el edificio, varios sacos de harina y granos estaban desparramados por el suelo, tras ser dañados por roedores. Arriba, a la altura de los ojos, un ancho pero bajo gabinete, atiborrado de latas de vegetales, carne, pescado y cangrejo, parecía una especie de gran boca sonriente, llena de dientes podridos por el óxido.

La humedad del bosque había envejecido rápidamente los restos de la unidad, era como si tras los cinco años de abandono, hubiesen ocultos siglos de decadencia.

Liam, aun no encontraba el generador y la consola de comunicaciones, era de esperar que estuviera en un lugar resguardado, junto a las armas de la unidad. Caminó al pasillo ubicado en el ala opuesta a la del comedor y la cocina, tras revisar varias puertas que ocultaban oficinas, que estaban tan destrozadas como todo lo demás, llegó al final, donde se encontraba una gran puerta de polímero de seguridad, aquí debe estar la radio, pensó, si los procedimientos se habían seguido la puerta debía estar cerrada.

Al empujar, la puerta cedió fácilmente, las bisagras reforzadas, se deslizaron suavemente sin emitir el más mínimo sonido. Iluminó de un lado a otro la habitación, al parecer todo se encontraba en orden, a diferencia del resto del lugar, aquí el tiempo no había pasado, todo estaba ordenado, aunque polvoriento. Al final, parcialmente oculta por una gran silla, se encontraba la consola y al extremo opuesto, un generador alimentado por una batería de isótopos de cobalto, mientras que en la pared lateral estaba el gabinete de las armas, que como era de esperar se encontraba abierto y vacío.

Entró en la habitación y se aproximó a la consola para observar de cerca su estado, a pesar del aparente orden, un profundo olor a moho y suciedad flotaba en el ambiente, apoyó la mano sobre la silla y un escalofrío recorrió su espina, dio un traspiés y estuvo a punto de caerse, recargo su peso en la rama que lo ayudaba a desplazarse, para tratar de recobrar el aliento, respiraba agitada y difícilmente, al iluminar la silla con su linterna, vio con claridad lo que le había perturbado, sentado en ella se encontraba el cadáver, parcialmente momificado, de un soldado, con la cabeza dada vuelta, en una posición poco natural y con sus secas y huesudas manos apoyadas sobre los controles de la consola.

Repentinamente, en medio del desolador silencio de aquella estructura, escuchó un murmullo, proveniente de atrás de él, se dio la vuelta, aun perturbado por la imagen del soldado muerto, iluminó el pasillo y las paredes sin ver nada, nuevamente escucho el sonido, era similar al rechinido de unas botas de goma, sobre una superficie pulida, pero parecía provenir de arriba, apunto la linterna sobre su cabeza, adherido al techo vio la pálida y estilizada figura de un robot guardabosques, que lo miraba desde arriba con su vacío rostro de acrílico blanco.

Como un gato que cae desde una mesa, el robot se desplomó sobre él, girando en el aire para caerle encima, aplastándolo contra el sucio suelo de concreto, Liam dejo salir un agudo grito de dolor, el robot inexpresivo, levantó su puño y lo introdujo violentamente en el costado de Liam, golpeando su herida. Liam lanzó un nuevo chillido y el robot saltó hacia atrás, impulsándose con pies y manos, y cayó en cuclillas junto a los pies del piloto, lo tomó por el tobillo de su pierna rota y lo levanto como si de un saco se tratará, le dio una vuelta en el aire como si se dispusiese a lanzar un martillo, durante el giro, la cabeza de Liam golpeó contra el gabinete de armas, justo antes de que el robot lo soltara y saliera volando para golpear contra la pared junto a la puerta de la habitación.

Liam sentía su cuerpo arder del dolor, tenía la cabeza completamente trastornada, sus oídos zumbaban y casi no podía ver, si no hubiese sido por su casco, el golpe le habría abierto el cráneo. Pestañeo hasta que pudo enfocar sus ojos, para ver al robot de pie en el mismo sitio desde donde lo había arrojado, mirándolo fijamente, el androide dio un paso hacia él y se desplomó sacudiéndose, Liam, ahora con varios huesos rotos, se arrastró hacia a la máquina que convulsionaba en el suelo y con la culata de su arma de pulsos eléctricos, con la que le había logrado dispararle momentos antes, golpeó sucesivamente su plano y blanco rostro, hasta que la cabeza de acrílico y polímero reforzado del androide,estuvo destrozada y éste se quedó completamente quieto, luego se dejó caer de espaldas, recostado al lado de la derrotada máquina y perdió el sentido.

Liam despertó mientras era subido en una nave, tendido en una camilla sujeta por dos androides de rescate, sentado al lado de donde fue colocado, se encontraba un individuo con galones de capitán, que miró con detenimiento mientras la camilla era asegurada en su lugar por los robots y éstos se retiraban a la parte posterior del vehículo, donde se quedaron de pie al lado de la compuerta, mientras ésta cerraba y la nave empezaba a elevarse.

Liam miraba con detenimiento a los robots, mientras el capitán lo veía a él esbozando una leve sonrisa.

―No se preocupe teniente, estos son de los nuestros, como deberían ser todos ―dijo el capitán.

―¿Cómo me encontraron?, ¿qué sucedió?, señor ―preguntó torpemente Liam.

―Uno de los satélites de rastreo vio el ingreso de su nave en la atmósfera y siguió la trayectoria hasta aquí, encontramos el sitio del impacto, luego su cápsula y seguimos su nada discreto rastro hasta aquí ―respondió el capitán.

―¿Pero que sucedió?, ¿por qué ese robot me atacó? ―preguntó nuevamente Liam.

―Tal parece que los rebeldes reprogramaron robots para que atacaran a los humanos, que identificaran como soldados, otros de los crímenes que en algún momento habrá que agregar en su lista de acusaciones, ante el tribunal de Cefeo y del Parlamento ―respondió el capitán.

Una de las principales prerrogativas de la programación de las IA, siempre fue la protección y preservación de cualquier forma de vida, en Cefeo, la rebelión anti parlamento había violado esta norma básica, respetada fielmente por todo constructor y desarrollador, creando un gusano informático que era capaz de alterar el software de robots y otros dispositivos con IA y hacerlos actuar en contra de los humanos, según ciertos criterios de selección de objetivos.

En la instalación militar del bosque del continente sur de Cefeo, los efectivos militares que se opusieron a unirse a la rebelión, fueron atacados por cinco robots guardabosques que fueron reprogramados; durante el combate, después de matar a todos los soldados que permanecieron leales, sólo un robot sobrevivió y se mantuvo operativo en el edificio, aguardando nuevas órdenes, pero fiel a su instrucción de matar a cualquier soldado que no fuera identificado como de la rebelión.

Texto de @amart29, Barcelona, Venezuela, Octubre de 2019

Otros relatos de la serie La Era de Perseo / Other stories from the series The Age of Perseus

Gracias a todos por visitar mi publicación, espero sus comentario y agradezco su apoyo, hasta la próxima


Haz click AQUÍ para leer más sobre las bases del concurso.



Posted from my blog with SteemPress : https://materia-oscura.000webhostapp.com/2019/10/show-us-your-talent-contest-al-asecho-escrito-por-amart29
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

SC-comment.png

Esta publicación ha sido votada por Steemitas Club. Felicidades @amart29 y gracias por compartirnos este trabajo original.

Si aún no eres miembro de @steemitasclub te invitamos cordialmente a unirte a nuestro servidor de discord (https://discord.gg/dYMsF7a) para promocionar tus publicaciones.


Muy buena tu historia colega, recuerda por favor colocar el link del post de apertura al final de tu historia :) es un requisito de las bases del concurso.

Tu historia de ficción me gusto la verdad, hay algunos detalles de ortografía, por lo que te puedo recomendar el uso de doc word online como lo dije en el post de apertura, a veces cuando escribimos una larga historia se nos escapa algún error, pero siempre hay herramientas que nos facilita la búsqueda y corrección.

  ·  3 months ago (edited)

Listo @roadstories, gracias por la observación.