Depredador - Capítulo IV

in #spanish3 years ago


Capítulo IV


Aubrey caminó por los pasillos para dirigirse a la cocina de aquel lugar, ella tenía libre acceso a las instalaciones, pero sólo en las áreas donde no había peligro. Su cometido era poder conocer al nuevo chef que iba a preparar la comida tanto para ella como a las múltiples personas que estaban allí para su “entrenamiento”, incluyendo al depredador.

Cuando dobló la esquina se encontró cara a cara con Steven, aquel hombre le sonrió perversamente, pero trató de poner su mejor cara de inocencia para ganarse la confianza de la pequeña.

—Hola Aubrey, tanto tiempo que no te veía correteando por los pasillos — Ella frunció el ceño y se cruzó de brazos.

—No me caes bien—

—Lo sé, pero eso podría cambiar ¿cierto?— intentó sonreírle a la niña.

—No— respondió altanera la nena, pretendió irse, pero él la tomó del hombro para que la mirara

—¿Sabes?, Liam está en problemas y él necesita tu ayuda

—¿ah si?, ¿qué clase de problemas?—

—Pues, necesita mucho dinero para salir de ese cuarto y salir de aquí y se me ocurrió que tú se lo podrías dar.

Ella abrió los ojos como plato pensando en la manera en como ella pudiera ayudarle a él, después de todo él siempre se había portado muy bien con ella.

—Pero, ¿cómo puedo ayudarlo?, no tengo dinero.

—Oh, pequeña, pero tú puedes ayudarme a mí y yo te daría el dinero.

—Y ¿cómo te puedo ayudar?— Aubrey miró al hombre con desconfianza a lo cual él respondió con una sonrisa malévola.

*tres días más tarde*

—¡AUBREY!, ¡AUBREY!, ¡AUUUUBREYYY!—

Liam estaba fuera de sí desde hacía dos días, él diariamente veía a la pequeña pero no tenía ningún tipo de noticia de ella, el ojigris dejó de comer colocándose en una huelga de hambre y ganándose bofetadas, latigazos y choques eléctricos por parte de las gemelas Montgomery, ese día no iba a ser la excepción.

Liam en ese momento estaba lejos de ser él mismo, su mirada era vacía, gélida y malévola, quería ver sangre, quería matar a todas las personas que estaban involucradas en la desaparición de la pequeña. En ese momento el que tenía el control de la situación y de sus pensamientos era el depredador.

—¡AUBREY!, ¡AUBREY!, ¡AUUUUBREYYY!—

Golpeaba sin cesar la puerta de su habitación, su cama estaba patas para arriba, la mesa de noche lo había estrellado contra la pared. Su ropa estaba toda rasgada porque él mismo lo había hecho.

Luego de varios minutos, la puerta de su cuarto fue abierta dejando pasar a la figura de Aubrey, ella lucía apagada, sus ojos ya no brillaban y parecía lejana.

—Liam— Ella murmuró por lo bajo

Él inmediatamente se acercó a ella para abrazarla pero ella enseguida se alejó de él temiendo por su vida, en sus ojos se proyectaba terror, pero él lo sabía, una parte de él sabía que no era por su culpa que ella estaba así.

—Aubrey, ¿qué te hicieron?—

Ella miró sus zapatitos y comenzó a relatar todo lo que había hablado con Steven tres días atrás cuando se lo consiguió camino a la cocina.

—Entonces él me dijo que podía ayudarte si yo creaba arte, entonces me dijo que yo era muy bonita y que la gente iba a comprar mis fotos si yo hacían bodypaint, yo no sabía que era eso, pero ahora lo sé. Me pintaron el cuerpo sin ropa y me tomaron fotos—

Las fosas nasales de Liam se abrieron, él estaba respirando entrecortadamente, tenía deseos de matar, el depredador quería matar lenta y dolorosamente.

—Pero algo más pasó— La pequeña voz de Aubrey comenzó a entrecortarse — Yo estoy segura que esto no está bien, porque mi mamá me lo decía — La castaña tenía sus ojos pegado a sus zapatos

—Dime, Aubrey, ¿qué pasó?—

—Ellos me tocaron todo el cuerpo—

—¿Quiénes son ellos? — Liam le estaba tomando mucho de su autocontrol para no gritar y no asustar más a la pequeña

—Steven y los que me pintaron— Ella sacó de su bolso una carta y se lo entregó a Liam, él decidido lo tomó y lo abrió.

Liam no estaba preparado para lo que iba a ver, de hecho, jamás nadie que sea pedófilo, psicópata, loco y fuera de si está preparado para ver semejantes fotografías.

Las fotos mostraban a una Aubrey con lágrimas en los ojos y totalmente incómoda, sujeta por tres hombres mientras acariciaban aquel pequeño cuerpo. El temblor de la mano de él comenzaba a hacer notoria, él se sentó para esconder su cara en sus manos, su respiración se hacía más fuerte y más acelerada, su pulso latía a mil por hora y la rabia era atroz.

Aubrey se sentó a su lado, ajena de los sentimientos que le invadían a Liam.

—Él me dijo que te entregara eso y que allí adentro había una nota —

El ojigris tomó la nota que era bastante puntual y breve.

“agradéceme qué sólo fue eso, lo hubiésemos llevado a más, pero creo que con eso será suficiente para que tengas la incentiva de ganar más dinero para nosotros. Si no, ya sabes cómo nos lo vamos a cobrar”

Liam estaba claro de una cosa, no iba a descansar hasta ver muerto a Steven, de alguna u otra forma iba a lograr poder matarlo con sus propias manos.

—Aubrey, ¿te gustaría que le dijéramos a las hermanas Montgomery que puedas quedarte aquí?, este sería tu cuarto también —

Los ojos de la castaña volvieron a brillar, pero con una intensidad baja, ella necesitaba tiempo para sanar ese trauma y Liam la iba a ayudar, como sea. La castaña asintió frenéticamente para abrazarlo por primera vez en días, el la envolvió con sus brazos para acariciar su cabello.

—Todo va a estar bien, de eso me voy a encargar yo Aubrey— El murmuró convencido, sabiendo que por ahora, tenía que aceptar el trato que Steven le había propuesto días atrás.


Capítulos Anteriores

Prólogo, Capítulo I, Capítulo II, Capítulo III


Sources: 1