Depredador - Capítulo I

in #spanish3 years ago


Capítulo I


3 Años después...

Hannah Montgomery caminaba con pasos apresurados por el asfalto rumbo al “cementerio”, así es como le decían al lugar donde se hacía el show en el killbox, su hermana y ella eran las co-fundadoras y eran respetadas por su jerarquía y posición social, en el mundo donde estaban, los ceros en tu cuenta bancaria o la cantidad de bitcoins que manejaba en su billetera virtual, lo eran todo

—Señorita Anna, bienvenida— Dijo el vigilante con una sonrisa nerviosa, Hannah rodó los ojos frustrada que la confundieran siempre con su hermana, pero es que el ser gemelas era difícil no hacerlo.

—Soy Hannah, mi hermana va a venir en una hora— El guardia tragó en seco y le abrió la puerta sin añadir ninguna palabra

Hannah atravesó todo el elegante edificio de una empresa de fabricación de latas llamada Klaz, con los años se habían mudado de localía pues la demanda del público se había disparado además que el “KillBox” estaba dando de qué hablar en la DeepWeb donde sólo los usuarios con una reputación intachable (pedófilos, asesinos, torturadores…) eran invitados a unirse. Aquel lugar era como una secta creada por sociópatas con ganas de descubrir sus horizontes.

—¿Liam ya llegó de su almuerzo?— Hannah se puso las manos en la cintura mirándo a los dos guardaespaldas que estaban custodiando la habitación del pelinegro.

—¿Quién?— Preguntó uno de los gorilas desorientado por la pregunta de su jefa.

Hannah respiró hondo tratando de armarse de paciencia para no sacar su arma y dispararle en la cabeza.

—¿El depredador. Está. En. Su. Habitación? — Preguntó entre dientes, odiaba que no le entendieran una estúpida pregunta.

—Oh si, aquí está—

—Bien, déjenme pasar y me dejan a solas con él. Muchas gracias y regresen en media hora. — Los hombres se miraron entre sí, pero no dijeron nada ya que ellos estaban para acatar órdenes.

Hannah no era tonta, en un abrir y cerrar de ojos aquel hombre podía matarla pero había algo que estaba a su favor y eso era el dispositivo que tenía encadenado a sus piernas, él no podía correr sin antes ser electrocutado dejándolo fuera de combate y si por alguna razón encontraban la llave para quitar aquel hierro; Liam tenía un dispositivo incrustado en la nuca donde mandaban un sensor directamente a su cerebro que le provocaba la muerte instantánea, en pocas palabras, él era un preso de su propio cuerpo.

—Buenas tardes Liam— El hombre nunca miraba a la persona que le hablaba, salvo en dos situaciones; La primera era para matarlo/a y la segunda si es persona era nada más y nada menos que Aubrey.

Hannah ya no le molestaba que él nunca la mirara a los ojos cuando ella le hablaba, antes las hermanas Montgomery no lo toleraban y hacían que lo castigaran, pero luego ambas comprendieron que no importa lo que hagan, él jamás las miraría a ellas ni a nadie que no fuera para matarlas.

La habitación de Liam era blanco en su totalidad, había una cama individual, un closet lleno de uniformes como si fuera un recluso, una mesa de noche donde generalmente guardaba dos analgésicos que era usado cuando tenía algún dolor. Al ojigris no se le permitía tener más pastillas para evitar algún suicidio. También estaba un baño sin espejo, donde sólo estaba el sanitario y una regadera.

—Quería darte dos noticias, la primera es que tu próxima lucha es el sábado, pero tienes que dejar que te pegue en varias partes del cuerpo, hay que comenzar a darle diversión a las personas. — Ella sonrió malévolamente mientras se acercaba a él. Se mordió el labio fuertemente detallandolo, él era un hombre sumamente atractivo y él le pertenecía a ella y a su hermana, aunque odiaba compartir, sabía que Anna también tenía derecho. —Y la segunda que hoy sólo seremos tu y yo, mi hermana viene en un rato y no puede pasarse por aquí — Ella se sentó en las piernas de él, aprovechando que el ojigris estaba acostado mirando al techo, no sentía ninguna emoción ni excitación por ella ni por nadie.

Ella sacó de su cartera una pastilla para estimularlo y se lo entregó, él lo tomó sin rechistar pues era siempre lo mismo, aquella pastilla hacía que su cuerpo reaccionara como se debería reaccionar cuando tenía a una rubia de pelo largo, delgada, piel blanca y ojos marrones sentada sobre él.


La rubia se acercó al oído de él y le susurró —Quiero que seas más fuerte que nunca, que seas un animal, que me demuestres todo lo que me odias poseyéndome— El depredador respiró hondo sintiendo como su cuerpo se iba calentando con aquellas palabras y además con el efecto de la píldora.

—Lo quiero ya— La mujer atacó sus labios ferozmente y él la tomó de la cintura sin cerrar los ojos, después de todo era siempre lo mismo, deseo carnal, lo quisiera o no tenía que cumplir.

Media hora más tarde se escuchó dos golpes en la puerta, Hannah con la respiración bastante acelerada y después de su tercer orgasmo. Se levantó y se vistió con una sonrisa amplia

—Muy bien Liam, lo hiciste de maravilla como siempre—

Liam se vistió lentamente y cuando ya por fin estuvo listo, Hannah se acercó a él para esposar sus pies, pero luego negó con la cabeza cambiando de idea.

—Hablaré con Richard para que te quiten estas esposas de piernas, les diré que hagan algo más sutil e igual de potente, por ahora me conformaré en que no intentarás nada porque sabes que en un abrir y cerrar de ojos puedes morir—

Instintivamente Liam se llevó la mano a su nuca para sentir aquel pequeño dispositivo en su piel.

—Buen chico— Hannah se disponía a salir, pero entonces la voz ronca de Liam la detuvo.

—Aubrey— Era ilógico como las Montgomery sentían celos hasta de su nombre.

—Ella está bien—

El pelinegro asintió escuchando la puerta cerrarse con fuerza.

Él no sabía a ciencia cierta cuantas horas habían pasado desde aquel encuentro con Hannah pero cuando se estaba quedando dormido las puertas de su habitación se abrieron para dejar entrar a una figura femenina, su pelo estaba adornado con un lazo y su cuerpo estaba cubierto con un vestido rosa con puntitos blanco

—¡LIAM!— La pequeña se acercó a él para darle pequeños besos en toda la cara haciendo sonreír un poco al joven —Te he extrañado, me regalaron una muñeca que le falta un ojo pero no importa porque la hago pirata— Ella soltó una carcajada como si fuera el mejor chiste que hubiese contado en toda su vida. —También me dieron una gelatina, pero no es tan bueno como los cocinaba mi mamá— Suspiró dramáticamente acostándose en el pecho de Liam. —El tonto de Steven me volvió a molestar, creo que no le caigo bien — Liam tensó la mandíbula cerrando las manos como puños al recordar a Steven y todas las de veces que lo ha amenazado con ella.

—Mantente alejada de él Aubrey— Frunció el ceño pensando en las mil maneras que podría matarlo, después de todo insinuarle que, si no le hacía ganar dos millones de dólares en un mes, pondría a Aubrey en prostitución infantil que le haría ganar tres millones en una filmación.


Ella era una castaña de siete años de edad, no era tan blanca como él, pero su piel era clara, sus ojos son azules oscuros y sus labios gruesos, su cabello estaba totalmente arreglado por una coleta alta y era la única que no poseía un rastreador. La conoció desde que tenía sólo un año. La madre de ella era la encargada de la alimentación de él. Cuando la pequeña tenía cuatro años le pusieron fin a su vida de la forma más ruin del mundo, desde entonces él protegía a la niña pues era todo lo que pedía a cambio, que ella estuviera bien y que hasta que ella no cumpliera una edad adecuada, no se alejara de su vista.

—Lo intento Liam, lo intento— Ella suspiró y luego abrió los ojos recordando algo —Liam— Ella alzó la cara para mirarlo a los ojos, él la miró fijamente desde que llegó —¿Por qué te llaman depredador? Y ¿qué es pornografía infantil y por qué estoy yo en la lista? Y ¿qué es esto? — Ella usó ambas manos usando sus dedos índice y medio para moverlos haciendo una comilla (“”).

Liam apretó la mandíbula conteniendo la ira, sus ojos de claro se volvieron a un gris oscuro. Él no dejaba de pensar en lo que le había preguntado Aubrey, si esto era así era que las cosas estaban cambiando y eso no le gustaba; no lo iba a permitir.


Capítulos Anteriores

Prólogo


Sources: 1, 2, 3, 4

Sort:  

Me encantó. Qué historia tan maravillosa estás haciendo, Gab. Estaré al tanto de ella. Espero sea larga, siento que será una tortura esperar todos los capítulos. Besos y abrazos.

¡Hey!, me alegro que te gustara y yo también estoy entusiasmada por esta historia :). Mi idea es que sea un poco larga jaja. Besos

¡Felicitaciones!



Estás participando para optar a la mención especial que se efectuará el domingo 30 de diciembre del 2018 a las 8:00 pm (hora de Venezuela), gracias a la cual el autor del artículo seleccionado recibirá la cantidad de 1 STEEM transferida a su cuenta.

Te participamos que puedes invertir en el PROYECTO ENTROPÍA mediante tu delegación de Steem Power y así comenzar a recibir ganancias de forma semanal transferidas automáticamente a tu monedero todos los lunes. Entra aquí para más información sobre cómo invertir en ENTROPÍA.

Contáctanos en Discord: https://discord.gg/hkCjFeb

Apoya al trail de @Entropia y así podrás ganar recompensas de curación de forma automática. Entra aquí para más información sobre nuestro trail.

Puedes consultar el reporte diario de curación visitando @entropia.

Atentamente

El equipo de curación del PROYECTO ENTROPÍA