La orgía perpetua (Libro): la herencia literaria y el oficio de escribir.

in cervantes •  5 months ago 

Fue publicado por primera vez en 1975

Siempre me ha llamado la atención cuando los escritores escriben ensayos sobre otros autores y libros, porque es una manera de establecer una especie de genealogía, de herencia literaria. Por ejemplo, Cortázar admiraba a Borges, a Onetti, a Verne, a Poe y estos a su vez admiraban a otros autores anteriores, de manera que el lector va descubriendo (si no los conoce) universos literarios que cautivaron a los escritores que luego los cautivaron a ellos.

Pido disculpas a Mario Vargas Llosa por no haber comenzado a leer su obra un poco antes. Hace unos cinco o seis años, leí un par de sus libros, pero me concentré en Cortázar, Saramago, Kundera y García Márquez. Sin embargo, en los últimos seis meses he leído no menos de diez de sus libros y lo reconozco como uno de mis escritores favoritos, uno de mis pilares literarios. Así que cuando tuve entre mis manos este libro que escribió sobre Madame Bovary y su autor Gustave Flaubert, me dije que tenía que leer al francés para luego escudriñar el ensayo del Nobel peruano y ver hasta qué punto coincidíamos. Hace algunos días dejé mi opinión sobre la novela de Flaubert en este enlace:

Madame Bovary (libro): la heredera de Don Quijote

El ensayo de Vargas Llosa es sumamente completo (más de 200 páginas) y habla primero sobre su experiencia personal con la novela, luego hace una especie de disección de los elementos de la obra y finalmente la sitúa en el contexto histórico y en el lugar de gran relevancia que tiene dentro de la historia de la novela; de todo ello, destacaré algunos puntos que llamaron mi atención.

Para Vargas Llosa, la magia de Madame Bovary es la combinación y equilibrio de cuatro elementos: rebeldía, violencia, melodrama (cursilería) y sexo. Es cierto que todos estos elementos están presentes y que ninguno predomina en extensión sobre otro; incluso el sexo, que es el motor de las acciones, es tratado de una manera tan cuidada y distribuido de forma tan experta a lo largo de la novela que le da un nivel superior: la novela es más sensual que sexual, la dosificación y distribución de lo erótico es clave; no es siempre sexo gráfico (debido a la censura de la época) pero sí sugerente, dejando entrever, ocultando, callando, mostrando apenas lo justo para que la imaginación del lector haga el resto. “He comprobado que la excitación es más profunda en la medida en que lo sexual no es exclusivo ni dominante” dice Vargas Llosa, y coincido plenamente.
Emma Bovary, esa heroína libra una batalla de la que sale derrotada, no porque estuviera equivocada, sino porque “…la lucha era desigual: Emma estaba sola, y, por impulsiva y sentimental, solía equivocar el camino, empeñarse en acciones que, en última instancia, favorecían al enemigo”. Quería realizar su vida aquí, ahora, con su cuerpo, sus sentidos, sus deseos y tanto Charles como sus amantes resultaron no estar a la altura de las aspiraciones de Emma de vivir como leía ella en sus novelas.

En el ensayo y a través de las cartas de Flaubert, Vargas Llosa realiza una radiografía de la historia de esa novela, mucho más completa que lo que hubiera sido un libro escrito con esa intención. Es así como logra rastrear y explicar los escenarios, los hechos, los personajes y sus representantes o modelos reales y el método de trabajo que empleó Flaubert durante más de cinco años para lograr escribir semejante obra. Se avocó a “…el saqueo consciente de la realidad real para la edificación de la realidad ficticia” con un perfeccionismo obsesivo que le llevó a corregir cada nueva edición que se hiciera mientras aún vivía. El francés reescribía las frases una y otra vez hasta encontrar la palabra que consideraba correcta y entonces la pronunciaba en voz alta y juzgaba su sonoridad. Ese empeño por lo estético fue uno de los elementos que destacaron en la novela porque hasta entonces, lo bello estaba en el teatro y en la poesía; las novelas eran un "arte inferior".

Una de las cosas que me llamó más la atención de la novela y que Vargas Llosa también destaca, es esa plenitud que se da con dos extremos opuestos: la cosificación del hombre y la humanización de los objetos. En Madame Bovary muchas veces no vemos a los personajes, sino una parte de ellos: sus manos, los guantes, los pies, un sombrero y el movimiento de estas cosas va dictando la marcha de los acontecimientos. Por otra parte, hay escenas en las que un objeto muestra toda una emoción o situación. Cuando la primera esposa de Charles fallece, él entra a la habitación y ve el vestido de ella colgado, inerte, apasible, vacío; es el resumen de lo que viene, esa ausencia permanente a partir de ahora. Junto a esto, otro elemento destacado por Llosa y que amé en la novela es el uso de lo que Proust llamó el dato escondido, ese narrar por omisión en el que contaba sin contar. La imagen más memorable es el primer encuentro sexual entre Emma y León. Flaubert no narra una sucesión de caricias y jadeos. Los amantes entran a un fiacre y el autor narra el viaje de ese fiacre a lo largo y ancho de varios caminos, dándonos a entender que los jóvenes están teniendo sexo durante un tiempo prolongado mientras el cochero da vueltas por los caminos, pero a medida que nombra lugares y carreteras, el lector va imaginando lo que va ocurriendo dentro del fiacre. Esto me pareció de una genialidad divina.

Otro elemento, quizás en el que más insiste Vargas Llosa, es en el trabajo, en la dedicación. Escribir no es esa actividad que parte de la inspiración de una musa repentina. Escribir, para un novelista, es sudor, trabajo y oficio. Flaubert escribía, reescribía, borraba, planeaba, podía tardar semanas en escribir un párrafo. De hecho, en la biblioteca municipal de Rouen se encuentra la obra completa: 46 hojas grandes con los scénarios, es decir el plan, el argumento, capítulos, personajes etc; 1.788 hojas de borradores (escritas por ambos lados) y 487 páginas del manuscrito definitivo.
El anti héroe y la mediocridad inauguraron con Madame Bovary, la novela moderna, con un romanticismo completado que sin abandonar los elementos románticos clásicos, agregó otros para reflejar un cuadro mucho más entero, total. Para el francés no había temas buenos ni malos, todo dependía del tratamiento, porque el novelista debía ser un artista que elevase la ficción más sencilla al status de verdadero arte.
Flaubert dijo, al ver su novela publicada, que era el resultado más de paciencia que de genio, más de trabajo que de talento, a lo que Vargas Llosa dice, en el mejor cierre que puede tener ese libro y este post, que “su genio está hecho de paciencia, su talento es obra sólo del trabajo”.

Reseñado por @cristiancaicedo


Otros posts que pueden interesarte:

El enigma Shakespeare ¿fue alguien más el autor de sus obras?
Midnight in Paris (Película): cualquier tiempo pasado fue mejor
Un cuadro inesperado // An unexpected painting [ESP-ENG]
Casablanca (Película): la magia de este clásico del cine
Meet Joe Black (Película): uno de mis dramas favoritos de siempre
Madame Bovary (libro): la heredera de Don Quijote
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

¡Felicitaciones!


Has sido votado por @entropia

Estás participando para optar a la mención especial que se efectuará el domingo 14 de abril del 2019 a las 8:00 pm (hora de Venezuela), gracias a la cual el autor del artículo seleccionado recibirá la cantidad de 1 STEEM transferida a su cuenta.

¡También has recibido 1 ENTROKEN! El token del PROYECTO ENTROPÍA impulsado por la plataforma Steem-Engine.


Te participamos que puedes invertir en el PROYECTO ENTROPÍA mediante tu delegación de Steem Power y así comenzar a recibir ganancias de forma semanal transferidas automáticamente a tu monedero todos los lunes. Entra aquí para más información sobre cómo invertir en ENTROPÍA.

¡PROYECTO ENTROPÍA está de aniversario! Te invitamos a leer nuestro artículo especial de aniversario para conocer más detalles sobre el trabajo llevado a cabo.

Contáctanos en Discord.

Apoya al trail de @Entropia y así podrás ganar recompensas de curación de forma automática. Entra aquí para más información sobre nuestro trail.

Puedes consultar el reporte diario de curación visitando @entropia.

Atentamente

El equipo de curación del PROYECTO ENTROPÍA

@autovoters, @talentclub y @fuerza-hispana apoyando tu buen contenido :)

Un excelnte trabajo de reseña crítica casi de dos libros, pues no te reduces al comentario de La orgía perpetua de Vargas Llosa, sino que también lo haces de Madame Bovary. Leí el libro de Vargas Llosa hace un buen tiempo, en la edición de Seix Barral que aún conservo. Había leído muchos años antes Madame Bovary (que diría reinaugura la novela moderna, pues la inauguradora -no lo digo yo- fue Don Quijote) y, por supuesto, tocado como había quedado por la novela, el libro de ensayo crítico de Vargas Llosa me interesó muchísimo. Conocía a Vargas Llosa no solo como narrador, sino también como crítico, ya que había podido leer su libro sobre García Márquez, Historia de un deicidio. Su visión metódica, pero no por ello menos pasional, le permite a Vargas Llosa abordar y penetrar ampliamente (en) la novela y la poética -diría- de Flaubert (ese gran artesano o, mejor, escultor de la escritura). Creo que Vargas Llosa es de esos escritores que han tratado a otros escritores -como apuntas- que bien vale la pena leer, sea por el autor o la obra que aborda (su trabajo sobre Don Quijote y Cervantes es magistral también), por su estilo en sí mismo, o por que nos ilustra acerca de cómo leer e interpretar una obra. Gracias por compartir tu post de mucha calidad, @cristiancaicedo. Saludos.

Siempre he querido leer Historia de un deicidio pero no lo he conseguido. Ciertamente es metódico y analítico, no exento de pasión. Su ensayo sobre Los miserables está en mi lista de pendientes. Gracias por leerme y comentar. Saludos.

@cristiancaicedo: Excelente escrito, con un fluir muy agradable de ideas que informan sobre ambos escritores y destacan los valores intrínsecos de la novela y su protagonista.
Excelente también como destacas el oficio de escritor como un oficio y no un ¡atrapar la musa para deslizar la pluma y ya!
Escribir es trabajar, dar vueltas sobre el tema, luego sobre los textos escritos y nuevamente volver sobre ellos una y otra vez.
Me encanto. Te felicito.

Gracias por leerme y por el comentario.

Creo que es la primera vez que te leo @cristiancaicedo y en verdad es una excelente pblicación.
Construyes muy buena prosa. Te felicito y trataré de leer el libro.

Muchas gracias por leerme. Si no puede leer éste, lea Madame Bovary, valdrá la pena. Saludos.

Excelente post! Me encanta la estructura que le diste a la publicación y lo organizado que está todo; se ve que le pusiste bastante empeño y te felicito por eso. No he leído el libro del que hablas pero sin duda lo pondré en mi lista de pendientes, al lado de muchos otros jajaja.
De una reseñadora de libros a otro, este es el tipo de post al que anhelo llegar algún día. Felicitaciones

Gracias por el comentario y por tomarse el tiempo de leerme. Añada a esa lista Madame Bovary antes que el ensayo de Vargas Llosa. Si puedo ayudarle en algo a nivel de estructura o de forma, con gusto puedo darle algunos tips. Saludos.

Interesante articulo, coincido contigo en que cada escritor se inspira en autores anteriores y es interesante ir recorriendo esas huellas literarias que se van dejando en cada libro. Excelente reseña, aunque no es la temática que me gustaría leer, reconozco que hiciste un gran trabajo al revisar tantos detalles de este libro.

Gracias por leerme. Aprecio el tiempo que se toman para ello. Saludos y gracias por el comentario.

Debo reconocer que como escritor(y perdón si hiero fanáticos y seguidores) no me gusta la forma de escribir de Vargas Llosa. Quizás también por que siempre lo he visto como un envidioso de los otros autores hispanos, en espacial del Gabo. Leí La Casa Verde en tres ocasiones y más nunca me he atrevido a leerle. Se que cada libro es diferente, pero siempre ha sido un autor que leeré después de otros.He leído a otros escritores que lo resaltan como un buen ensayista y con análisis a otros autores como la que traes en tu publicación. Tu buena reseña invita a leerla.

Todos tenemos nuestros gustos y predilecciones.La Casa Verde es un texto difícil de abordar, creo que debería intentar con alguno de sus otros libros, quizás algún ensayo u otra novela. Si le gusta escribir, le recomiendo Cartas a un joven novelista, un ensayo muy bueno; y entre las novelas, La ciudad y los perros es muy buena, o quizás Pantaleón y las visitadoras, una historia seria contada con mucho humor. No intento "venderle" a Vargas Llosa; es sólo que particularmente, antes de descartar un nombre o execrarlo, me gusta leer al menos tres de sus obras (dependiendo de la cantidad de libros escritos) y tratar de reafirmar, o retractar, mis juicios. Por ejemplo, a los once años leí El viejo y el mar para el colegio y no me gustó. Pero años después lo releí y le di otra oportunidad a Hemingway; lo mismo me pasó con Faulkner y Mientras agonizo me pareció una novela excepcional. Gracias por leerme y por dejar su comentario. Saludos.

rebeldía, violencia, melodrama (cursilería) y sexo.

Me compraste.

Me leeré el libro del francés y luego me animaré a este!