Filosofía: Reflexiones sobre la Autocreación.

in #spanish10 months ago

"La creación de Adán", fresco de Miguel Ángel en el techo de la Capilla Sixtina, en el Vaticano (1.511)

Esta semana la gente de @cervantes, en el marco de sus Podcasts Educativos, nos brindó un programa sobre El Poder de la Autocreación, de la mano de @ivymalifred. El tema es sumamente amplio y complejo, sólo hablaré de los elementos que más me llamaron la atención de lo que se conversó en ese Podcast.

Una de las preguntas filosóficas más importantes y esenciales que el ser humano se ha hecho desde la noche de los tiempos es ¿por qué existimos? Buscarle una causa y una explicación a nuestra existencia, siempre ha sido materia de la filosofía, la religión y la ciencia. Dentro de las diferentes respuestas a estas preguntas, en el podcast hablamos de la Autopoiesis, concepto acuñado por los filósofos chilenos Humberto Maturana y Francisco Varela. El término abarca, no sólo la forma autónoma en la que las moléculas generan vida, sino que puede aplicarse también a un campo más amplio: el hombre puede crearse a sí mismo a cada instante, biológica y psicológicamente.

Sin embargo, como se conversó, la autopoiesis puede explicar el funcionamiento del hombre, de su organismo, y la forma en que las moléculas interactúan entre sí, pero no explica el origen primigenio de las cosas. Es decir, por más que un organismo se regenere a sí mismo a cada instante, ¿de dónde salió? ¿cómo se originó ese organismo? en fin ¿de dónde venimos? existen muchas respuestas a esta pregunta, pero pueden encerrarse en tres grupos:

  • La existencia de un creador: Yavé, Dios, Alá, el nombre que le den, son billones los que creen que el ser humano fue creado por un ser superior, una deidad. Ese concepto, núcleo de la mitología creacionista, está presente en muchas culturas a lo largo y ancho del mundo y se basa en libros sagrados y manuscritos antiguos.
  • El Big Bang: esa gran "explosión" (o algo semejante a ella) que originó el universo, el cual como consecuencia de ese estallido, aún hoy se sigue expandiendo. Algunos científicos toman esta expansión como una prueba de ese origen o "punto cero". Esta teoría no niega la existencia de un creador, la anula. Stephen Hawking dijo que según lo que el había descubierto, Dios no era necesario para explicar el origen del Universo.
  • Los "equilibrados": intentan combinar ambas posturas, la religiosa y la científica, diciendo cosas como que Dios ocasionó el Big Bang, o que la creación y la evolución pueden ser conceptos complementarios, no opuestos, y otras hipótesis semejantes.

Pero todas extas explicaciones no son más que hipótesis. Y el hombre no sólo hace un enfoque macro, de raza, de especie, sino también un enfoque individual. Yo no puedo saber cómo se originó el universo, aún no ha sido explicado satisfactoriamente, pero puedo reflexionar sobre mi origen como individuo, y soy el resultado de la suma de pequeños hechos y acciones aparentemente aleatorias que me condujeron acá. Algunas biológicas (un óvulo y un espermatozoide), otras espacio-temporales (un lugar, una fecha) pero todas ellas determinantes para mi existencia. Con esto, se quiere decir que no somos hijos del azar. No somos hijos de la casualidad, sino de la la causalidad. Somos consecuencia de diferentes causas que, sumadas unas a otras, explican nuestra existencia.

Ahora bien, ya puestos en este mundo ¿cuál es nuestro propósito? ¿existe alguna misión que debamos cumplir en la vida? ¿para qué existimos? ¿existe un plan? ¿un destino ya escrito? todas estas y muchas más son preguntas que carecen de una respuesta definitiva, pero cuya reflexión e introspección nos ayuda a conocernos a nosotros mismos. El objetivo de la filosofía es hacer preguntas, no buscar respuestas. La filosofía nos hace pensar. Y pensar es la característica más importante del ser humano, es lo que, junto a la consciencia de la propia existencia, lo diferencia de los demás seres vivos. Entonces aún cuando no vayamos a encontrar una respuesta definitiva, vale la pena plantearse estos interrogantes y obligarnos a pensar. Pero a pensar de verdad. Es una excelente manera de aprender a conocerse ¿y conocerse más y más no es también una forma de autocrearse? Buscamos las respuestas afuera, pero las preguntas que manan de adentro son, a veces, mucho más reveladoras.

Reseñado por @cristiancaicedo


Otros posts que pueden interesarte:

Hablemos de Game of Thrones (Serie): ¿cómo debió terminar la serie?
Olvidarte (Poema Original): cuando los recuerdos se aferran
Descartes's smartphone: the "luxury" of thinking in modern times
The won servitude: about the risk of forgetting freedom
#Reto12Votos Semana 40 - Tolerancia ¿Cuáles son sus límites?
Singin' in the Rain (Película): ¿el mejor musical de todos los tiempos?
Mis escritores favoritos 1a Parte: Del lado de acá
Patience: My Entry for Mizu No Oto... Edition #31 [ENG]
Sort:  
Loading...
Loading...

Me parece que le das un buen giro a la reflexión acerca de la creación. Centrarse en la generación del individuo es una salida inteligente y plausible ante una discusión que difícilmente tenga fin. Buena síntesis de las tesis existentes y un enfoque particular muy atinado. Saludos, @cristian caicedo.

Gracias por el apoyo y por pasar a leerme. Es apenas un esbozo de un tema mucho, mucho más amplio, pero responde a un podcast compartido, relacionado con el tema. Saludos.

Me gustó mucho el enfoque que le das al tema así como tus aportes, se nota que te gusta la filosofía.

Me gusta su capacidad de hacer preguntas. Gracias por leerme. Saludos.