De leones y cocineros... (Cuento)

in spanish •  last month

animals-1485100_1280.png

De leones y cocineros…

Luego de su largo viaje por las islas Galapagas, un León viajero al fin consiguió llegar a una posada. Ante el aspecto rudimentario de la isla, lo que menos se esperaba era que el piso estuviese limpio; de resto, lo único que no estaba hecho de madera mal pulida era el cocinero, quien lo recibió con una enorme sonrisa.

—¿Quiere tomar algo? —preguntó él mientras contemplaba la melena de la bestia—. También vendemos pastas y cocos.

“¡Grrarr!” fue lo más cercano al rugido que emitió. Con furia salió del lugar cual cuadrúpedo, dejando al hombre confundido. De seguro, en idioma León, aquél gruñido debía significar “Este lugar no me gusta” o “Me voy a comer un pretzel”. Al menos eso fue lo que creyó el cocinero en un principio.

Pero a los segundos el León regresó cargando una vaca encima; esta era tan, pero tan pesada, que el rey de la selva apenas pudo cargarla en sus brazos mientras caminaba con sus patas traseras. Como si de un saco de papas se tratase, el León arrojó la vaca en una silla, dejando que esta se acomodara por sí sola. A su lado se sentó la bestia, para luego decir con sus enormes fauces:

—Comida.

Y señaló a la vaca.

Por un momento la sangre se le coaguló en todo el cuerpo. Vio a la vaca a los ojos, y se imaginó sirviéndosela al León acompañada de una cerveza y espárragos. Por algo se había mudado a Galapagas; para vender comida natural sin ningún tipo de carne, pues él era vegetariano, y vegetales era lo único que consumía. ¿Qué podría hacer un León en un lugar como ese? ¿Mejor dicho, que hacía él, hablando con un león, en medio de las islas Galapagas? Su quijada se notaba conmocionada, y al mirar a la vaca tan tranquila, posiblemente sin entender lo que ocurría, sólo puede sentir una enorme indignación ante sus ojos llorosos.

—¿No escuchaste? —preguntó el león entre gruñidos—. ¡Co-mi-da!

—Señor —se impuso él con una voz más firme que el acero—. Si quiere ir a otro lugar a hacer lo que quiera con esta vaca, bien, pero aquí no lo hará.

El león abre bien los ojos, y por un momento se pudo ver en él el instinto salvaje típico de tales bestias; la vida del cocinero pudo acabarse de un solo salto, y la posición que había tomado la fiera sobre la barra denotaba que estaba a punto de hacerlo.

—¡Qué humillación! —gritó la vaca, quien trató de levantarse, indignada—. Vámonos, querido —se dirigió al león—. Es triste que haya quienes aún no aceptan el matrimonio entre especies.

El león se levantó, y como buen esposo cargó a su vaca embarazada a la carroza, a buscar otro lugar en donde comer. Luego de eso, el cocinero recibió una demanda por discriminación, y su local cerró; el lado positivo es que ahora había ganado una buena razón para comer carne. De ahí en adelante, cuando ve una vaca, sólo ve un buen bistec. En cambio, cuando observa un león, busca su escopeta.

Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png

Link de las imágenes:
Animales muy cutes
Separadores de steemit

Por si lo dudas, este cuento me encanta. Sin duda alguna es de los que más aprecio le tengo de aquellos días en los que escribía cuentos a diarios; ahora, recuperando tal la rutina, me encuentro con que sin llegar a costarme, es más que todo una cuestión de compromiso.

Y a pesar de eso, no he corregido la entrada que en realidad tocaba hoy. Al menos tenía esta para publicarla como respaldo.

No es la primera vez que publico este cuento, o al menos no es la primera vez que lo hago en una red social; antes lo había hecho en amino, en un grupo al que pertenecía. Como pueden leer, esta historia corta cargada de ironía puede ser algo vieja, pero no necesariamente mala; en especial porque muchos errores verbales del original ya acabé borrándolos y adaptándolos a la forma verbal correspondiente.

Quise hacer este cuento con el propósito de tener algo que pudiese leer un niño pequeño, pensando principalmente en un primo que tengo… sinceramente, para cuando un hijo mío pueda leer esto, ya no sería tan pequeño, ni tan niño, por lo que creo que no hay problema con el toque cruel que tiene al final.

O sí. Me han dicho que en esta plataforma a veces hay niños leyendo esta clase de textos. Pero supongo que no es nada que ya antes no hayan visto; en especial, tomando en cuenta que es probable que hayan comido en MacDonalds.

Más historias cortas que leer antes del fin de año:Tipo
Píntame angelitos negrosCuento
El perdón te manda al infiernoCuento
GarimpeiroCuento

Mis últimas publicaciones:Tipo
Cinco libros que leer antes del fin de añoPost
GarimpeiroCuento
Primer vistazo a “La suerte de Flech”Novela

image.gif


Posted from my blog with SteemPress : http://arteaga-juan.repollo.org/2019/01/08/de-leones-y-cocineros-cuento/

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

This post has been found valuable and upvoted by El surtidor


This post got an extra 5 power for following us

Follow @elsurtidor to get biggest votes in your next posts

Congratulations! This post has been upvoted from the communal account, @minnowsupport, by arteaga-juan from the Minnow Support Project. It's a witness project run by aggroed, ausbitbank, teamsteem, someguy123, neoxian, followbtcnews, and netuoso. The goal is to help Steemit grow by supporting Minnows. Please find us at the Peace, Abundance, and Liberty Network (PALnet) Discord Channel. It's a completely public and open space to all members of the Steemit community who voluntarily choose to be there.

If you would like to delegate to the Minnow Support Project you can do so by clicking on the following links: 50SP, 100SP, 250SP, 500SP, 1000SP, 5000SP.
Be sure to leave at least 50SP undelegated on your account.