LA OTREDAD EN NIEBLA Y CÓMO SE HACE UNA NOVELA DE UNAMUNO

in #cervantes3 years ago (edited)

Saludos, apreciados lectores de Steemit. Hace unos días inicié la publicación de un trabajo sobre la cuestión del 'otro' presente en obras del escritor español Miguel de Unamuno. En el pasado post (ver aquí) traté algunas ideas relativas a Del sentimiento trágico de la vida. Esta vez abordaré aspectos del tema en Niebla y Cómo se hace una novela. Aún no sé si lo continuaré (he tratado también su drama El otro), pues no quiero cansarlos. Agradezco de antemano su interés y amabilidad.


LA OTREDAD EN NIEBLA Y CÓMO SE HACE UNA NOVELA DE UNAMUNO


Fuente

          En Niebla (1914), como en un juego de espejos, narradores y personajes se reflejan y confunden. El autor se nos camufla de narrador y de personaje. Presentador y prologuista aparentan estar fuera de la novela, sin embargo, se integran a ella.

          Hay en esto último otra manifestación de la otredad. La realidad descubre su otro: la ficción, y viceversa. Lo que está dentro de la realidad se nos revela ficción, y esta se comporta como realidad. Nos dice Unamuno: “¿Ente de ficción? ¿Ente de realidad? De realidad de ficción, que es ficción de realidad”.

          Recordando el diálogo final de Augusto Pérez con el autor (ambos personajes) en Niebla, Unamuno –en un texto titulado “Historia de Niebla”, incorporado a la reedición de 1935– formula el siguiente comentario bien insinuante: “¿Otro? ¿Cómo me ha perseguido y me persigue ese otro?”.

        Cristaliza en esta novela la concepción que Unamuno ha expuesto en Del sentimiento trágico de la vida, a la cual hice referencia. Esta vez no como discurso “filosófico”, sino como forma y contenido de la narración. El autor crea sus seres ficticios. Ellos son la realidad de sus sueños. El ser soñado tiene conciencia de su condición de tal, y quiere despertar del sueño: se rebela contra su autor, contra su creador, y le enrostra a este su carácter de ser ficticio, de ser soñado por Dios, su creador.

          Este maravilloso juego especular y lábil nos devuelve al sentido de la otredad antes señalado: creatura / creador, autor /ser de ficción, y nos introduce en otra obsesión central de Unamuno: la vida como novela, la novela como vida.


Fuente

          Tal aspecto, revelador de la otredad, alcanza su más alta y meridiana –lo meridiano también por enceguecedor– expresión en Cómo se hace una novela (1927), novela autobiográfica –así definida por el propio Unamuno. En ella vuelve a combinar lo que expone en el contenido con la forma, en una interrelación constante.

          ¿En qué consiste el sentido de otredad propuesto? La novela y la vida se reflejan y refractan como si se miraran una en otra, o una a la otra en el espejo. Al respecto de tal separación / fusión dice Unamuno en esta singular novela:

Porque nuestra vida íntima, entrañada, novelesca, ¿empezó con cada uno de nosotros?
Todo hombre (…) es hijo de una leyenda escrita u oral. Y no hay más que leyenda, o sea novela.
Quedamos, pues, en que el novelista que cuenta cómo se hace una novela cuenta cómo se hace un novelista, o sea cómo se hace un hombre.
Contar la vida, ¿no es acaso un modo, y tal el más profundo de vivirla?

          Nuestra vida esconde, como algo desconocido, extraño, la herencia de la vida de otros, nuestras lecturas y su encarnación en fuerzas subrepticias, las historias entrecruzadas de nosotros y los otros, los paisajes internalizados, las presencias del afuera y del adentro… Y ello, que hace a la vida, conforma nuestro texto, la narración insospechada. Reflexión similar hallaremos en Borges cuando escribía:

Somos todo el pasado, somos nuestra sangre, somos la gente que hemos visto morir, somos los libros que nos han mejorado, somos gratamente los otros.


René Magritte, Decalcomanía (1966)Fuente

          En Cómo se hace una novela la forma asumirá el cuerpo del fragmento y la voz de la confesión, el diálogo, el diario, la narración, heteróclitamente entretejidas como la trama misma de la vida. La escritura será un modo de vivir la otredad al enfrentarse a la muerte: “Héteme aquí ante estas blancas páginas –blancas como el negro porvenir: ¡Terrible blancura!”, exclama la voz en la novela.

          Así comienza el texto y continuará, tejiendo una “desordenada” urdimbre donde se mezclan los recuerdos del pasado histórico y de la infancia, las citas de sus lecturas, sus imaginaciones, sus pensamientos, etc., y la “historia” que se cuenta, en la que retorna el juego del soñador y el soñado. Una sinopsis de esta “historia” podría ser:

          El personaje U. Jugo de la Raza lee una novela –leer es soñar el sueño soñado por otro– en la que un personaje anuncia que su muerte coincidirá con la del lector: “Cuando el lector llegue al fin de esta dolorosa historia se morirá conmigo”. El personaje / lector se mira en ese texto como si mirara en un espejo. Con este objeto, símbolo por excelencia de la otredad, juega Unamuno en el relato:

El mundo grosero de la realidad del siglo desaparece a sus ojos. Cuando por un instante, separándolos de las páginas del libro, los fija en las aguas del Sena, paréceles que esas aguas no corren, que son las de un espejo inmóvil y aparta de ella sus ojos horrorizados y los vuelve a las páginas del libro, de la novela, para encontrarse en ellas, para en ellas vivir.

          Y esta vez hablando de sí mismo, Unamuno nos dice:

Y he aquí por qué no puedo mirarme un rato al espejo, porque al punto se me van los ojos tras de mis ojos, tras su retrato, y desde que miro a mi mirada me siento vaciarme de mí mismo, perder mi historia, mi leyenda, mi novela, volver a la inconsciencia, al pasado, a la nada.


M.C. Escher, Mano con esfera reflectante (1935)Fuente

          A este personaje-lector-soñador, como a Unamuno autor-novelista-soñador, “le gustan (las novelas) y las busca para vivir en otro, para ser otro, para eternizarse en otro”.


Gracias por su lectura. Hasta otro momento.

Sort:  

Excelente lo que opinas
¡Oh, qué bien interpretaste!,
Me retrotraigo a Velásquez,
el pintor de Las Meninas,
resuenan las mandolinas.
La emoción en mi alma tiembla,
Un espejo veo en la niebla
Te lo aseguro, mi hermano,
Mucho hay de lo borgeano
Cuando el tiempo el río contempla.

Gracias por ese modo tan peculiar de dar tu apreciación, @acostacazorla.

Congratulations @josemalavem! You have completed some achievement on Steemit and have been rewarded with new badge(s) :

Award for the number of posts published

Click on any badge to view your own Board of Honor on SteemitBoard.

To support your work, I also upvoted your post!
For more information about SteemitBoard, click here

If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Upvote this notification to help all Steemit users. Learn why here!

Do not miss the last announcement from @steemitboard!

Hola, @Josemalavem. Te decía, en un comentario, que es un privilegio atraerte, a ratos, a mis publicaciones. Privilegio personal, un honor más bien. Sin embargo, el verdadero mérito es tener tu voz y tu mirada, entre nosotros, a la orden de un click. Compartimos el gusto superlativo por Unamuno y por su nebulosa otredad. Te abrazo.

Agradecido por tus palabras y tu lectura, @wilins. Un abrazo también para ti.

Muy interesantes las historias reseñadas.

Gracias por tu lectura, @francisaponte.

¡Hola @josemalavem! Me encanta la novela Niebla y el personaje de Augusto Pérez quien se atreve a enfrentarse a su creador (Miguel de Unamuno) porque no está de acuerdo con el destino que el escritor tiene para él. Eso es para que vean que los entes de papel también tienen su orgullo. ¿No te parece? 🙋

Hola, @javert68justice. Gracias por tu lectura. Pues sí, Niebla es una novela de las más adelantadas de comienzos de siglo XX escritas en español. Particularmente esa relación entre el personaje Augusto Pérez y el autor Unamuno (ambos entes de ficción) es de lo más productivo de ella. Saludos.

Excelente ensayo; en él como en una manta americana hay un tejido de lecturas y vivencias tuyas que corrobora la tesis de Unamuno: Yo soy otro que no soy yo. Te invito a que continúes con estos trabajos. En lo particular, los degusto.

Mi gratitud por dedicar tu atención a mis textos, querida @solperez. Sé que cuento con tu lectura. Cariños.

Jamás cansaran estos temas tan magistralmente explicados por usted, mi querido profesor, @josemalavem. Me pasa que cada vez que termino de leer una novela quedo como incompleta y extraño, por días, a los personajes y sus vidas (las vidas que también vivo con ellos). El duelo dura hasta que consigo otra historia por vivir.

Esa es la sensación que nos producen esos entes de ficción cuando encarnan en nuestras emociones, querida @aurodivys. Seguiremos compartiendo. Un abrazo.

Es un tema con una profundidad filosofica muy bien abordada. Es un tema complejo, sin embargo lo haces accesible.
Saludos, @josemalavem, siempre es bueno leerte.

Gracias por tu lectura de nuevo, @sandracabrera. Sí, es un tema filosófico-psicológico-estético-literario muy complejo y atractivo. Es uno de mis temas preferidos. Saludos.

Es un tema interesante, ¿porqué habría de aburrir? voto por que continúes, @josemalavem.

Gracias, @gracielaacevedo. Seguiré con uno más.

Es bien cierto que este tema puede resultar complejo, @josemalaven, pero con tus explicaciones y ejemplos, lo haces más cercano y menos confuso. Así que voto para que sigas esta línea que has sabido desarrollar y ya tiene un público cautivo. Te abrazo

Gracias por tu lectura y apoyo, mi querida @nancybriti. Mi abrazo también para ti.

Hoy hice lo que llamo lectura veloz. En la semana , con más tiempo, leeré con detenimiento. Saludos @josemalavem

Tienes mi admiración infinita, @josemalavem. Este post es una cátedra de teoría y crítica literaria. ¡Cuánta sabiduría y habilidad para transmitir el saber! Gracias por compartir este ensayo (que es más que un ensayo, ya lo he dicho) con quienes seguimos tus publicaciones. Un abrazo.

Siempre agradecido por tu lectura dedicada y tu valoración tan espléndida, mi querida @eudisdiaz. Mi abrazo para ti.

Tomar conciencia de ese otro que anida y exige su propia independencia, más allá de cualquier proceso psicótico es un fenómeno fascinante que cautivo a Unamuno, como filosofo.
Ese otro que vence, derrota o sustituye nuestra naturaleza e un fenómeno único.

Aprecio mucho tu comentario, @rubendariogil, que viene no solo de un psicólogo sino también de un escritor. Saludos.

Hay belleza incluso en la forma en la que se dicta una cátedra y hay fortuna en tener acceso a ella a través de un clic. Gracias por esta crítica que invita a visitar los clásicos de nuestra lengua. Qué alivio que entre toda la seudodiversión y la falta de contenido de muchas de las publicaciones de redes como ésta, en la que cualquiera puede tener una fe equivocada en que es bueno para algo, se pueda encontrar un comentario magistral de dos novelas. Y digo magistral tanto en la profundidad de la aproximación como en la manera de presentarla.

Gracias por su amable y generoso comentario, @ngetal. Trato de que mis pots aquí puedan contribuir, de algún modo, a nuestra formación sensible y crítica. Le seguiré. Saludos.

Le felicito, profesor. Este tema no es nada sencillo pero usted lo ha acercado al lector común gracias a su habilidad para explicar estos asuntos tan complejos.