Un sueño con alas (Cuento corto literario)

in spanish •  last year 

“Grandes alas para mantener el equilibrio”.

ben-neale-210891-unsplash.jpg
Photo by Ben Neale on Unsplash

Dennys daba un sobresalto en la cama, despertaba con una inquietud, sudoroso aunque con la tranquilidad de que solo se trataba de un sueño. Volteó, vio el reloj y se recostaba de nuevo llevándose las manos a la cara, preguntándose qué era ese sueño que tanto lo atormentaba.

Medio cuerpo levantó de su cama, miró la hora nuevamente mientras se quitaba la franela, agarró un vaso con agua que estaba en su mesita de noche y se la tomó mientras suspiraba. Con la mirada como perdida en su propia habitación así como su pensamiento, se incorporó y se dirigió al baño, para vestirse e ir a la universidad.

Su madre le daba los buenos días con un beso, una taza de café y el desayuno, y le hacía saber —Hijo tu rostro denotaba trasnocho, acaso no dormiste bien.
—No te preocupes, claro que dormí bien—, respondió el muchacho.

Camino a la universidad Dennys se encontraba con Eric quien le dijo:
—Vaya amigo qué cara, acaso tuviste una pelea—, además de ser vecinos de toda la vida habían compartido estudios también, se trataba más de una hermandad que de una amistad. Luego del saludo Dennys le comentó:
—Al regreso de clases te contaré algo que me está pasando—, así continuaron su camino a clases.

Al regreso Dennys le decía a Erick de un sueño que noche tras noche lo venía atormentando, que cuando despertaba se sentía como una piedra y sin descansar:
—Tan inmediato me sucede que cuando cierro los ojos se hace presente, es algo muy extraño, porque me suspendo en el aire, siento que voy cayendo y la distancia se hace muy pero muy profunda, y entonces siento una sensación de inseguridad, otras veces me elevo y trato de bajar, pero mientras más insisto más voy hacia arriba—, tomó una pausa acompañada con un suspiro y continuó, —Mientras todo esto me ocurre siento una molestia en la espalda, como si algo quisiera reventar, no quiero decirle a mi madre para no preocuparla, no entiendo porqué me pasa esto.

Erick luego de escuchar a su amigo le aconsejó hablar con el psicologo de la universidad, le dijo:
—Él podría ayudarte, recuerda que se trata de un profesor que siempre ha estado con nosotros, de lo contrario tendrás que ir a un psiquiatra, solo es un consejo—, infirió el joven.

Esa noche, sin que nada cambiara, volvía el sueño, esta vez se trataba de que estaba a la orilla de un rascacielos, miraba hacia abajo lo que le producía un vértigo y pavor incontrolable, mientras dormía el sudor bañaba su cuerpo, una vez más caía al vacío sin poder controlar absolutamente nada de su humanidad, la molestia en su espalda se acentuaba de tal forma que ante los gritos del joven su madre con angustia entró al cuarto e interrumpió la pesadilla que vivía:
—Dennys ¿qué pasa hijo?, oí gritos, por eso subí a ver qué te pasaba—, el solo le contestó:
—Nada mamá, debe haber sido una pesadilla pero todo está bien, gracias—, pasando el resto de la noche en vela éste ya no se atrevía a dormir para evitar de nuevo lo sucedido.

Asi los días pasaban y el rostro de Dennys denotaba un extremo cansancio, ante la preocupación de Erick éste le hizo saber al profesor de psicología del problema por el que estaba pasando, y que creía era la persona indicada para ayudarlo:
—Profe usted debería tratar de ayudar a Dennys, al parecer no puede controlar el sueño, por lo que sé ya casi ni duerme, pero por favor guárdeme el secreto—, inmediatamente éste le dijo:
—Claro, con gusto lo haré.

Al día siguiente al terminar la clase de psicología y cuando los alumnos abandonaban el salón, el profesor se dirigió a Dennys:
—Oye espera, tengo algo que decirte, he notado que tu cuerpo está en clases pero no tu mente, ¿tienes algún problema o pasa algo en tu casa?—, éste respondió preguntando:
—¿Cómo lo supo?
—Soy profesor de psicología, no me subestimes muchacho—, dijo entre una amigable sonrisa.
—Tiene usted razón, no he podido conciliar el sueño.

Ambos se dirigieron a la oficina del profesor para hablar, el docente le dijo:
—Dennys soy todo oído hijo, aquí estoy para ayudarte, dime lo que tengas que decir.

Así fue como el estudiante le fue relatando uno a uno los sueños que hacían el joven se sintiera inseguro, negando también haber sufrido algún maltrato por parte de sus padres o conflicto familiar. El profesor le hizo saber en cuanto al sueño que no se trataba de nada malo, todo lo contrario, ya que rompía con las ataduras, eso representaba la libertad absoluta, algo totalmente fuera de la rutina, que se trataba de las metas por alcanzar.

Hasta ahí todo estaba muy bien y Dennys hasta se tranquilizó un poco, pero algo que inquietaba al joven lo cual era el porqué nunca podía bajar una vez suspendido en el aire, esperando la respuesta del psicólogo:
—Claro esto es parte de algún tipo de inseguridad que sientes, por eso te preguntaba de problemas familiares—, le manifestó el profesor, al parecer esta pregunta no obtuvo la respuesta que el joven esperaba.

Dennys esa noche a pesar de todo se encontraba más tranquilo aunque sin algo concreto de la definición del sueño. Mientras dormía volvió a soñar que se elevaba de tal forma que se perdería, pero al volar sentía mucha necesidad de tocar su espalda, despertó con la inquietud de ver qué tenía en su espalda, ya que no era ningún dolor, se miró en un pequeño espejo del baño y no tenía absolutamente nada, ya era algo tarde para ir a la universidad, al bajar de su cuarto a la cocina la madre le preguntó:
—Buen día hijo, ¿hoy no tuviste clases?—, Dennys le respondió que se había quedado dormido, la abrazó y le pidió el favor de que le rascara la espalda, todo esto era con la intención de ver si tenía algo que la madre pudiera observar.

Dennys le preguntó:
—¿No ves nada raro?, porque siento una picazón.
—Nada hijo, todo bien—, señaló la madre.

Erick llamó por teléfono y hacía lo mismo al preguntar a Dennys sobre su ausencia a clases:
—Te encuentras bien, me preocupe al ver que no venías
—Sí estoy bien y creo que comienzo a recuperar el sueño—, Eric también le recordó que esa noche irían a una fiesta.
—Sí, ahí estaré.

Los jóvenes disfrutaban de la fiesta en avanzadas horas de la noche, bailaban y se divertían. Dennys se decía a sí mismo que se mantuviera despierto para no tener que pasar por el difícil momento de no dormir. De regreso a casa ambos se detuvieron a un lado de la carretera cerca del aeropuerto, y mientras tomaban unos tragos veían a los aviones despegar y aterrizar, a medida que Dennys disfrutaba de la escena pensaba en lo que sentía en su espalda, era como una especie de atadura, su mirada solo estaba fijada en las alas de los aviones que iban y venían. Volvieron a casa y se despidieron.

Dennys no podía creer haber dormido como lo hizo, se sentía más seguro, su buen semblante hizo que su madre tuviera una gran sonrisa, desayunaron y luego salieron a realizar algunas compras, había sido un fin de semana tranquilo para el joven.

El lunes una vez reunido con el profesor le dijo que creía que sus pesadillas habían desaparecido:
—A lo mejor era cuestión de conversar, pero creo que esto está superado, simplemente se trató de algo pasajero, por eso quiero darle las gracias profe.

Así pasaron varios días hasta que una noche mientras dormía comenzaba su cuerpo a elevarse, esta vez la altura era cada vez mayor, pero Dennys en el sueño no sentía ningún temor, por el contrario se sentía muy firme con lo que pasaba, y aunque en esta oportunidad se precipitaba al vacío, con mucha seguridad llevó las manos a su espalda, y como desatando una especie de correa se abrieron dos enormes alas, tan inmensas que requerían de cierto tiempo para moverlas y poder emprender el vuelo, así repetidamente hizo el movimiento y con su mirada fija hacia abajo dejaba atrás el temor que sentía, esta vez dormía profundamente sin sobresalto alguno, recorrió una y otra vez todos los espacios que lo mantuvieron tantas veces en agonía, pero esta vez estuvo imponente en su vuelo.

Mientras más volaba en su sueño poco a poco se perdía a través del recorrido que realizaba por el cielo, pudo pararse sin ningún miedo a la orilla de rascacielos y desde ahí dándole movimientos a las grandes alas emprendía vuelo nuevamente. Mientras hacía el recorrido vió pasar un enorme avión a su lado con las alas gigantescas, y daba gracias por aquella parada en el aeropuerto, cuyo mensaje era claro, no había molestia alguna en la espalda, eran las grandes alas que querrían irrumpir para poder andar firme en la vida.

Su madre algo inquieta, por las intranquilas noches que había tenido Dennys subió aquella noche para cerciorarse de que el joven durmiera tranquilo y pudo ver a su hijo con una sonrisa en su rostro mientras dormía.

Esa mañana el muchacho se levantó sin molestia en la espalda y mientras se palpaba con la mano el joven sonreía, se miró al espejo en busca de las alas las que ya encontraría, se marchó a clases y tropezó con el profesor en el pasillo de la universidad quien le dijo:
—¡Dennys! Creo saber la respuesta a tu sueño—, Dennys mirándolo fijamente y con mucha seguridad le dijo:
—Yo también... alas profesor, grandes alas para mantener el equilibrio—, Eric que se encontraba a su lado sonrió y luego ambos se marcharon...

vincent-versluis-240048-unsplash.jpg
Photo by Vincent Versluis on Unsplash


bar.png

Espero hayan disfrutado de esta publicación.
Todo comentario es bienvenido.
Gracias por pasar y leer.
Yimi Ipsa.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Muchas veces nos limitamos por cosas tan pequeñas que no notamos lo realmente grandes que somos para superar esto...

Excelente cuento @yimiipsa me mantuvo concentrada de principio a fin.

Exactamente querida @jhoanag; en eso que comentas radica la esencia y objetivo de esta pequeña historia. Nosotros mismos somos candado y llave, solo hace falta ver más allá de la puerta.

Agradecido y halagado por tu tiempo en leerlo. Un gran abrazo.

Muy buena historia, las ataduras mentales son más fuertes que las físicas, en la imagen una muestra:
descarga.jpg

Excelente ejemplo, y como dicen, una imagen dice mas que mil palabras. Gracias por leer y comentar amigo @hgalue.

Congratulations @yimiipsa! You have completed some achievement on Steemit and have been rewarded with new badge(s) :

Award for the number of upvotes

Click on the badge to view your Board of Honor.
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Do not miss the last post from @steemitboard!


Participate in the SteemitBoard World Cup Contest!
Collect World Cup badges and win free SBD
Support the Gold Sponsors of the contest: @good-karma and @lukestokes


Do you like SteemitBoard's project? Then Vote for its witness and get one more award!

Congratulations @yimiipsa! You have received a personal award!

1 Year on Steemit
Click on the badge to view your Board of Honor.

Do not miss the last post from @steemitboard:
SteemitBoard World Cup Contest - Semi Finals - Day 1


Participate in the SteemitBoard World Cup Contest!
Collect World Cup badges and win free SBD
Support the Gold Sponsors of the contest: @good-karma and @lukestokes


Do you like SteemitBoard's project? Then Vote for its witness and get one more award!