Elaica IV. De los primeros Antiguos

in spanish •  last month 


Fuente



Elaica es una serie de relatos que se relacionan entre sí porque se desenvuelven en esta mítica y fantástica tierra. Cada relato es una historia distinta y a veces, una continuación.

Relatos anteriores:

I. El comienzo
II. Atalayas de la guerra
III. Tristán

Obras literarias originales realizadas por mí.




De los primeros Antiguos

 
Los visires anteriormente contaban la historia de los Antiguos, como enseñanza teológica en los templos. Hace milenios se les adoraba como si fueran dioses, pero ellos, al observar su naturaleza cambiante y compleja, los vieron de otra manera, como espíritus deambulantes que no tienen otro propósito que existir en Elaica, o en el firmamento observando el desarrollo de la vida.

 
La leyenda cuenta el origen de los primeros Antiguos. En un principio, la existencia estaba conformada por solo un elemento, que aparentemente estaba constituido por un vapor blancuzco que emanaba un etéreo brillo. Bajo aquél ambiente se desenvolvían Aristich y Artach, de apariencias inefables, la naturaleza de ambos era parecida a la de dos niños pequeños. Aristich sobrevolaba los panoramas nebulosos a grandes distancias solo para que su hermano Artach, lo alcanzara, y no pensaban en otra cosa sino en siempre jugar lo mismo.
Pasaron los eones y a Aristich se le ocurrió una idea, y convenció a su hermano para ejecutarla. Con todas las fuerzas que cargaban, los dos soplaron con toda su potencia para despejar las nubes y esto causó una gran explosión, donde un agujero pequeño comenzó a orbitar sobre el ambiente y a ese orificio lo llamaron «Unsi», que en lengua común significa, «Universo».

 
Pasaron más eones y Unsi creció, pero era tan vació y silencioso como el ambiente brillante en el que ellos vivían. Luego Artach tuvo otra idea, ambos gritaron con fuerza, y otra explosión ocurrió dentro de Unsi. Hubo caos y luego hubo orden, y dentro de ese orden se originó Elaica. Después de milenios de observación, Aristich y Artach descendieron a ese fragmento de tierra flotante para deslumbrarse con lo que había. Vieron árboles, rocas empinadas, ríos que bajaban con rapidez hasta el borde del mundo, y también vieron más allá de las tempestuosas nubes negras, una oscuridad, que permanecía reptante sobre el cielo de Elaica.

 
Al observarlo todo volvieron a Unsi, y decidieron darle más color y vida a aquello que crearon accidentalmente, y fue allí, que de sus pensamientos nacieron los primeros Antiguos. Emergieron de la cabeza de Aristich y Artach y se pusieron a su disposición en todo momento. No poseían cuerpo físico. Eran transparentes como el viento y cuando se movían a gran velocidad, se manifestaban visiblemente como una especie de vapor gris.

 
Muchos de ellos no pensaban por sí mismos y no poseían voluntad propia, pero otros, los más fuertes, se movían exploradores por todo el entorno de Unsi, y se reunían entre ellos profiriendo un lenguaje que había sido inventado por ellos. Tenían prohibido por sus creadores descender hacia Elaica, puesto que temían que la inestabilidad de su existencia la destruyeran, pero al ver estas entidades que podían controlar sus habilidades con genialidad, los eligieron como esenciales para continuar su empresa, para darle más belleza a aquel fragmento flotante y solitario.

 
Los más poderosos bajaron desde el espacio vacío de Unsi junto con su séquito de ayudantes, para terminar aquella creación, pero sintieron pena al principio porque no tenían forma corpórea, y no podían sentir, oler o escuchar las cosas que se movían o permanecían inertes, así que tomaron los elementos de la tierra, del agua y los árboles y crearon cuerpos colosales que les permitieron hacer muchas cosas en aquellos lugares.

 
Con sus manos formaban montañas y planicies llanas, que iban a lugares donde terminaba la tierra, con sus pies crearon lagunas, y de sus grietas que se expandieron se formaron afluentes hidrográficos que alimentaban a la vida estable que aún se desarrollaba. Bajo la tierra surgían los distintos minerales, que emergieron a la superficie al sentir las placas móviles que se manifestaban desde el centro de Elaica. Para mantener todo duradero, pensaron en darle un corazón a Elaica, y se juntaron y crearon un orbe de fuego, que fue colocado en las profundidades de la tierra y sus pulsaciones se extendían hasta la superficie, otorgando un fragmento de vitalidad a todo cuanto crecía sobre el suelo.

 
Los Antiguos trabajaban en conjunto y poco a poco, Elaica crecía más bella y más viva cada vez, aquellos que no fueron elegidos para ayudar, fueron colocados como centinelas, y tomaron la forma de luceros que descansaban bajo la inmensidad de Unsi, para ver observar como desarrollaba la vida en Elaica.

 
La oscuridad que flotaba sobre los cielos jamás se marchó, al contrario, se expandió aún más, y comenzaba a moverse como si tuviera voluntad propia. Los Antiguos la observaban y la eludían puesto que solo pensaban en terminar su trabajo para contemplarlo mejor. Y no supieron de ella de nuevo por un tiempo.

 
Algunos Antiguos se especializaron en diferentes elementos de Elaica de acuerdo al talento que poseían. Los que tenían la sabiduría se especializaron en el dominio de las aguas, porque fluía como el conocimiento en sus mentes; sutil y escurridizo y poderoso como un caudal. Los que comprendían a la perfección a la vida, su surgimiento y la importancia de su desarrollo, se ocuparon de las plantas y todos los seres vivientes, y estos bebían el agua de los ríos y lagos que les daba más vitalidad.

 
Otros, eran robustos y duros y poseían la voluntad de la fortaleza, y se ocuparon de la tierra, su composición, su forma y textura, y con dedicación crearon diferentes minerales, que para los hombres, tenían distintos valores suntuosos. En épocas del pasado a estos Antiguos, se les adoraba por hombres avaros que solo buscaban las riquezas que fortaleciesen sus reinos.

 
Y por último, estuvieron aquellos que apreciaban la libertad, recorriendo todos los lugares con curiosidad y sin límites, juguetones y sueltos como crías de animales, ellos eran los Antiguos que dominaban el viento, y su reino se sobreponía más allá de las nubes. Los elementos y sus hacedores trabajaban en armonía entre sí, en aquellos días donde los pulmones de Elaica se movían muy turbantes y frecuencia.

 
Después de muchas eras de ideas consumadas, la oscuridad ocupó la atención de nuevo de los Antiguos, al presenciar algo que observaron con terrible impacto. Aquellas nubes de negrura penumbrosa se sumergieron en las entrañas de Elaica, y comenzaron a hacer estragos en su corazón. En una tierra dominada por floridos llanos comenzaron a surgir montañas, que se abrieron y comenzaron a vomitar fuego líquido, que se expandió en todo el lugar.

 
Aquel fuego corrupto mancilló aquella región, volviendo la tierra incultivable y llena de zarzas y raíces secas, que solo los animales que proliferaban por allí podían comer. Se dice que así fue formada la tierra de Ururthur, y la entidad malévola causante de la formación de aquel lugar infernal aun hoy en día reside allí. Los Antiguos nada podían hacer por aquella tierra marchita, así que la ignoraron y continuaron con sus trabajos. En aquellos días, durante el principio, cuando Elaica crecía y se desarrollaba no se conocía el odio, ni la angustia ni el dolor, pero si la pena, porque al ver aquella tierra devastada sintieron tristeza ya que fue antes fue un hermoso lugar, y su actual apariencia derruida, no era lo que querían.

 
Todo cuanto existía en aquel entonces poseía una efímera paz, porque Elaica era joven y los matices y formaciones de su cuerpo aún eran muy nuevos. La vida era demasiado cambiante y los Antiguos solo se dejaban guiar por lo que sus corazones y mentes querían formar. Los que observaban desde el eterno y silencioso firmamento como estrellas veían todo con gozo y preocupación, porque desconocían, el destino que depararía para todo aquello que fue creado y será creado.



Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit. Únete a nosotros delegando un mínimo de 100 SP y disfruta de los beneficios de pertenecer a nuestra comunidad.





Posted from my blog with SteemPress : http://universoperdido.repollo.org/2019/04/11/elaica-iv-de-los-primeros-antiguos/

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Congratulations! This post has been upvoted from the communal account, @minnowsupport, by UniversoPerdido from the Minnow Support Project. It's a witness project run by aggroed, ausbitbank, teamsteem, someguy123, neoxian, followbtcnews, and netuoso. The goal is to help Steemit grow by supporting Minnows. Please find us at the Peace, Abundance, and Liberty Network (PALnet) Discord Channel. It's a completely public and open space to all members of the Steemit community who voluntarily choose to be there.

If you would like to delegate to the Minnow Support Project you can do so by clicking on the following links: 50SP, 100SP, 250SP, 500SP, 1000SP, 5000SP.
Be sure to leave at least 50SP undelegated on your account.

Esta publicación ha sido seleccionada para el reporte de Curación Diaria.

final de post.png¡¡¡Felicidades!!!