Contar gotas (Microrrelato - revisión)

in spanish •  2 months ago  (edited)

Contar gotas


Hacía ya varios días que la lluvia caía con fuerza. La policía había cortado algunas carreteras y la asistencia al colegio fue suspendida hasta nuevo aviso. Darío permanecía sentado junto a la ventana del salón de casa, trataba de contar las gotas que se deslizaban por el cristal. No era nada fácil, ya había perdido la cuenta infinidad de veces.

  - Doscientas treinta y uno, doscientas treinta y dos, doscientas treinta... -oyó la puerta de casa, alguien había llegado- ... doscientas...

Tendría que volver a empezar.

  - Ven un momento cariño. -la voz de su madre se camuflaba entre el monótono sonido del golpear acuoso y las bocinas de los coches que no paraban de sonar en el torbellino del caos urbano.

Desde que tenía memoria habían estado de aquí para allá. Ella y él, nadie más. Cada nueva ciudad, una nueva escuela. Últimamente había escuchado historias en clase. Se burlaban de él hablando mal de su madre, pero Darío nunca hacía caso. No importaba lo que dijeran; su madre era su madre, la quería infinito y siempre cuidaba de él. Ya llevaban un tiempo en esta nueva casa, incluso era posible que el presente curso lo acabara en el mismo centro donde lo comenzó, lo cual era algo a lo que no estaba acostumbrado.

Cuando llegó a la cocina vio a un señor muy alto que acompañaba a la mujer. Permanecía de pie, junto a la puerta del lavadero, mirándolo. Aquel hombre le provocó una sensación muy extraña, como si un punzón retráctil hubiera sido alojado en su pecho y alguien intentara sacarlo tirando de él. El hombre permanecía ahí, sin decir ni una palabra.

  - Cariño, mamá tiene que salir un rato con este señor. No volveré muy tarde, ¿de acuerdo? Ha venido a buscarme desde muy lejos y sólo... haremos unos recados y volveré. -el niño, sin pronunciar palabra alguna, devolvió a aquel tipo la mirada- Cariño, mírame. ¿Me oyes? No tardaré mucho. Pórtate bien. No te preocupes por nada. Tienes algo de tortilla en el microondas. Cómela.

Ella besó su frente, cogió las llaves y el bolso y se fueron. Quizá estaría solo varios días, aunque con algo de suerte su madre volvería al día siguiente. En el colegio, los otros niños decían muchas cosas feas sobre ella pero a Darío eso no le importaba. Tampoco le gustaban los señores con los que salía mamá. Ni siquiera eran simpáticos, no aprendía sus nombres ni recordaba sus caras...

Se habían ido. Quizá ahora nada volvería a interrumpirlo. Fue de nuevo junto  a la ventana, le gustaba contar las gotas de la lluvia. No era una tarea fácil. Una, dos, tres, cuatro...


Pixabay

Este es un microrrelato que escribí y compartí hace alrededor ya de un año; encuentra aquí la publicación original. He pensado que voy a revisar y ordenar mis textos, mis relatos y mis poemas; corrigiendo aquí y allá, tratando de mejorarlos. Además, un poco de organización no vendrá mal a la hora de tratar de darles uso. Así que los que vaya teniendo listos y/o me gusten, los traeré de nuevo por aquí para conocer sus opiniones.

¡Saludos y gracias por pasar a leer!


Encuentra más sobre #cervantes, #literatura y #relatos.


Posted from my blog with SteemPress : https://blogsalvao.000webhostapp.com/contar-gotas-microrrelato-revision/
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  
Loading...

Congratulations @salvao! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You published a post every day of the week

You can view your badges on your Steem Board and compare to others on the Steem Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

To support your work, I also upvoted your post!

Do not miss the last post from @steemitboard:

SteemFest⁴ commemorative badge refactored
Vote for @Steemitboard as a witness to get one more award and increased upvotes!

Que buen relato e inconcluso tanto para Darío como para nosotros. No sabremos el final . saludos estimado @salvao

Una historia hermosa y triste a la vez, donde lo que queda en entredicho, lo que no se lee explicitamente es tan o más interesante que lo plasmado... La imagen de aquel niño frente a la ventana viendo caer la lluvia, como sus pensamientos y las emociones o sentimientos encontrados es muy conmovedora... Gracias por compartirla @salvao

El niño decide sumergirse entre sus gotas de lluvia para no pensar, no sufrir fue su elección. Que gran relato @salvao, encierra una problemática social bastante común y a la vez oculta tras las ventanas.
Organizar nuestras publicaciones es una buena iniciativa. Si consigues algún método hazlo saber.

Buenas, el método es ordenar los relatos y eso en carpetas (en windows), previa revisión, correcciones... Gracias por leer!

Posted using Partiko Android

Un relato que nos atrapa, me veo reflejada en la ventana viendo caer la lluvia, por lo general la tristeza nos atrapa con la descripción de las situaciones. Me encanta la idea de mejorar, recuperar publicaciones anteriores, a medida que “crecemos” nuestros intereses y puntos de vista cambian, mejoran así como nuestros escritos maduran. @salvao

La perspectiva del niño frente a la actividad de su madre está protegida por su inocencia. Muy bueno tu relato. Saludos

Contar sin decir, asomar sin mostrar, dejar que el lector rellene los espacios omitidos para completar la historia... en esos tres aspectos está la clave de los buenos relatos. Y el tuyo los cumple. Saludos y gracias por compartir.