Relato: La muerte viviente (III)

in Team México9 months ago


Parte I


Parte II


Esto no me lo esperaba: Los zombies me ignoraron.

Pasé junto a ellos, completamente nerviosa ante el pensamiento de que podría estar equivocada respecto a mi teoría. Y me ignoraron, como si creyeran que yo era una sola más del montón.

Aquél descubrimiento me permitió inferir que el virus del cual son portadores parece hacer una distinción entre sanos y enfermos. No sé si durante el estallido habían dejado con vida a la gente herida; quizás este detalle forma parte de alguna mutación sufrida después del estallido. Sí, eso tenía qué ser.

Doy la vuelta por la 52; el dolor me obligaba muchas veces a detenerme, cosa desesperante para mí. Tenía que llegar a Plaza Las Américas; ahí podría encontrar comida y ropa, aparte de zombies. Necesita abastecerme antes de robarme cualquier vehículo que pudiera servirme de algo.

Con atención observo el panorama. Autos abandonados, edificios cerrados, hojas de los árboles caídas... Era como si la raza humana hubiese desaparecido de la faz de la tierra.

Levanto la mirada; la plaza estaba frente mío.

Crucé la glorieta, ubicada sobre la calle 17A. En los viejos tiempos, esta zona comercial estaba muy transitada. Era paso de las rutas Circuito Poniente y Plazas, Circuito Universidades, Chenkú, Pensiones y Lindavista. La glorieta se me antojaba peligrosa en este entonces; cruzar esa zona era un acto temerario, más con los camioneros queriendo pisar el acelerador hasta el fondo y sin el menor interés en pasarte encima.

Cuando llegué a la entrada de la plaza, sentí un escalofrío. Sangre, objetos tirados, miembros y cadáveres arrastrándose por el suelo, cristales hechos añicos. El lugar parecía una escena apocalíptica; bueno, lo es.

No quiero imaginarme lo que sucedió aquí; no quiero pensar cómo fueron los últimos momentos de todos aquellos que estuvieron en este lugar. No quiero ni siquiera recordar cómo fue el caos en la Clínica, cuando los zombies irrumpieron en la planta baja, por la entrada principal.

Fue horrible ver cómo corrían y se abalanzaban sobre su víctima, mordiéndola o descuartizándola. Ver los rostros de horror de la gente, desesperada por escapar, regresar a casa y quedarse ahí hasta que las cosas pasen. Recuerdo que ese día llamé al teléfono de mi hermano, quien estaba con mi abuela en casa; su voz de horror me confirmó en ese instante uno de mis mayores temores: Que jamás los volvería a ver.

Tomo una bolsa con asas de tela y me dirigí hacia el área de útiles escolares; ahí agarré libretas, paquetes de plumas, unos pinceles y pintura de acuarela, y alguna que otra revista para colorear. Luego fui al área de frutas y verduras; tomé lo que creía que se podía comer sin riesgo de sufrir alguna diarrea. Posteriormente recorrí los pasillos y recolecté los víveres necesarios para sobrevivir cuando mucho dos semanas; por supuesto, tomé también algunas blusas y pantalones para guardarlo en la mochila que tomé del área escolar.

Saliendo del Chedraui, exploré el resto de la plaza en busca de un lugar en dónde pasar el resto del día; pasé junto a los grupos de zombies que deambulaban por el área de comida y del Cinépolis. Ellos me ignoraron, por lo que no tenía qué preocuparme mucho por ser descubierta y atacada.

Al no encontrar un lugar cómodo, decidí salir de la plaza e irme al otro lado de la avenida. Rodeé Plaza Dorada, pasando por Toks, Boston Pizza y Walmart. Cruzando la avenida, me adentré sobre la calle 60 de Pensiones IV Etapa. Me adentré en una de las casas cuya reja estaba abierta; en su interior me encontré con unos cuantos zombies, quizás miembros de la familia que la habitaba en vida. Con un tapabocas, unos guantes de limpieza y con el rostro cubierto con una bolsa de plástico, los maté y los saqué de la calle.

Cerré la puerta y trabé la perilla con una de las sillas tiradas en el suelo. Después de hacer una labor de desinfección con mucho cloro y detergente, así como deshacerme de sábanas y cosas cubiertas de sangre, finalmente me instalé en el lecho y me recosté en él.

Cerré los ojos, dejándome abrazar por Morfeo. Mañana será otro día.

Fuente de la imagen: Pexels

Sort:  
Loading...
 9 months ago 

Votado por el trail @team-mexico
Comunidad mexicana / hive-174683 ¡Te esperamos!

Delegación: 50 SP, 100 SP, 500 SP.
teammexico (1).png

¡Muchas gracias por el apoyo, chicos!

¡Va bien esta historia por episodios! Sabiendo ya que los zombies ignoran a las personas enfermas me pregunto ¿que habrá sido de los pacientes de la Clínica Mérida (episodio I) que puedan haber sido beneficiados por esta situación?

Al pendiente de la continuación :)

Es una pregunta que yo también me hice cuando escribí este episodio. Y creo tener la respuesta... La cual se verá en el siguiente episodio.

Coin Marketplace

STEEM 0.18
TRX 0.03
JST 0.025
BTC 18955.90
ETH 606.72
SBD 1.16