The Wandering Earth (Película): la gran apuesta del cine chino

in cervantes •  3 months ago  (edited)

"El primer espectáculo interestelar a gran escala de China"

The Wandering Earth es una película reciente de ciencia ficción, dirigida por Frant Gwo y basada en la novela de Liu Cixin. Se trata de una superproducción del cine chino que The Hollywood Reporter describió como "el primer espectáculo interestelar a gran escala de China". Pero ¿de qué trata? ¿por qué ha sido tan taquillera? y ¿qué la hace tan especial como para que​ Netflix haya adquirido los derechos para su distribución?

Hacer ciencia ficción hoy día, no es fácil. Las historias de Verne, Wells y Asimov captaban la atención del público por resultar desafiantes y fantásticas. El hombre en la Luna, en Marte, androides con conciencia, naves espaciales, aliens, super computadoras, son elementos que alimentaron la literatura y el cine de ciencia ficción durante mucho tiempo, pero que ahora resultan tan cotidianos que ya no impresionan. Entonces, cuando ya se ha llegado tan lejos y cuando los saltos tecnológicos son, no sólo frecuentes, sino casi diarios ¿cómo crear una historia que parezca lo bastante creíble como para enganchar al espectador, pero que entre en el terreno de lo fantástico, al menos por un buen tiempo? he allí la gran pregunta. Y sin embargo, esta cinta logra ese cometido.

En una mezcla de ciencia ficción, historia de aventuras, película de acción y trama apocalíptico, está película llega más lejos que sus predecesoras. Literalmente. Ya hemos visto las posibilidades de que el planeta colapse y sabemos que el sol estallará algún día y destruirá el sistema solar. Hemos visto, en otras producciones, a los humanos emigrar para habitar otros planetas. Lo que no habíamos visto, hasta ahora, era que la especie humana se mudara con todo y casa. Así es, el plan de la iniciativa Wandering Earth (Tierra errante), es conseguir que el planeta abandone el sistema solar, en busca de otro en el cual adaptarse; y para ello se debe realizar un gran viaje hasta Júpiter y utilizar su atmósfera como impulso para lograr el cometido de abandonar el sistema solar, antes de que la gran estrella lo destruya.

¿Preparación? ¿consecuencias? las hay. Primero se instalan decenas de miles de propulsores alrededor del Ecuador, se redacta el plan, el protocolo, se equipa la Estación Espacial Internacional, se hacen cálculos y se pone en marcha lo planificado. No se trata de complacer a todos, sino de la supervivencia de la especie. Antes de impulsar la Tierra, hay que detenerla. Detenerla, impulsarla y sacarla de su órbita para emprender el viaje, genera tsunamis, terremotos, desastres naturales y lógicamente, alejarla de su posición actual, trae como consecuencia el enfriamiento de la atmósfera. Para ello, los humanos han construido ciudades subterráneas en las cuales deben sobrevivir mientras dure el viaje. Pero el espacio es limitado y ese hecho, sumado a los desastres naturales antes mencionados, diezman la población mundial a la mitad.

El viaje se inicia, según lo planeado. Pero como en toda película de desastres, las cosas se tuercen al acercarse a Júpiter, punto clave de la misión. Es entonces cuando sale a relucir la superioridad de los humanos sobre las máquinas y la importancia de los sentimientos por encima de la razón. Relaciones conflictivas, filiales, máquinas gigantescas y futuristas, teorías espaciales, trajes especiales, héroes anónimos dispuestos a sacrificarse por contribuir con la supervivencia de la especie, la fuerzas del destino, la voluntad, la culpa, el perdón, la unión, la identidad, el propósito de la vida, la supervivencia, todo esté presente en la cinta.

Con una recaudación de casi 700 millones de dólares y un presupuesto de menos de 50 millones, la película ha sido un verdadero éxito de taquilla, sobre todo en su país. Las actuaciones son aceptables y el guión es medianamente bueno. Sin embargo, la fuerza de la película y la clave de su éxito está en lo propio de las películas de acción: bordear el peligro, muertes heroicas, bombas que explotan, otras que no, super máquinas, misiones peligrosas, la llegada del fin del mundo, la hacen entretenida, pero poco más. Si eres fanático de la ciencia ficción o de las películas de desastres, esta es una buena opción. Pero si, como yo, eres algo exigente con los guionistas y los actores (entre otras cosas) notarás detalles que te impedirán vivir una experiencia fructífera. Para mí, es una película de 6/10 puntos que plantea algo original, lo cual siempre es plausible, pero que no lo desarrolla de la mejor forma. Verla, o no, depende enteramente del criterio personal de cada uno.

Otros posts que pueden interesarte:

Como dice la canción (Poema): una declaración de amor con su propio soundtrack
#ÍdolosLiterarios: Sánchez Rugeles, la voz de mi conciencia
La Rama Dorada: un rincón para la Literatura y el Arte
Fue (Poema Original): cuando el amor se conjuga en pasado
Papás en la gran pantalla: 10 películas para celebrar este día del padre
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!