¿De qué va el desarrollo humano?: el enfoque de las capacidades de Amartya Sen (y III)

in castellano •  10 months ago

Estimados lectores, con esta entrega cierro la serie dedicada al desarrollo humano, y para hacerlo, haré una discusión de la obra de uno de los autores más citados entre los que se ocupan de este tema: el filósofo indio Amartya sen, Premio Nobel de Economía (1998). En el primer (ver ) y el segundo (ver) post abordé, grosso modo, en qué consiste el desarrollo humano y cuáles son algunas de sus vertientes. El tema da para más, ya que no hay una definición acabada y eso permite el enriquecimiento teórico sobre el desarrollo y convoca a diversas disciplinas, lo que a su vez promueve el debate desde varios puntos de vista. En fin, no es un asunto del que se sólo se ocupan economistas, académicos o eruditos de las ciencias sociales, cualquiera con inquietudes sobre lo que afecta a su entorno, las desigualdades, la libertad, la vida en la tierra, el bienestar colectivo, los derechos humanos, el futuro de la humanidad y otros muchos tópicos de igual monta, puede abordarlos desde el enfoque del desarrollo humano.

desarrollo-humano. 2.jpg
Fuente:


Es desde esta perspectiva que apunta a la diversidad del conocimiento, que les escribo estas líneas sobre la teoría de las capacidades (capabilities, en el inglés original) humanas de Amartya Sen. Sus tesis sobre la democracia, la agencia, los fines y medios de la economía y las oportunidades para la gente, han servido tanto como base conceptual para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y su Informe sobre Desarrollo Humano (IDH), como para fomentar la discusión acerca de qué significa la libertad.

Libertad es desarrollo, desarrollo es libertad

Vayamos por partes. Como les dije en las secciones anteriores, en su devenir histórico el concepto de desarrollo ha tenido modificaciones, eso ocurre con muchos términos y categorías científicas. Éstas se van redimensionando en tanto la complejidad de los problemas exige nuevas maneras de abordarlos y se profundiza el conocimiento; se trata de redefiniciones. Así, conceptos como capital, sustentabilidad, democracia, comunicación, cultura, necesidades, pobreza, y en el caso que nos ocupa, desarrollo, han adquirido nuevas características y formas de reflexionar sobre ellos. Pensemos, por ejemplo, en el concepto de género o el de sexodiversidad para comprender cuán distintos son, pese a sus similitudes, de los conceptos sexo y homosexualidad.

De la misma manera, el desarrollo ha tenido sus resignificaciones; en este caso, como categoría acompañada de un adjetivo: desarrollo sustentable, desarrollo endógeno, desarrollo local, desarrollo humano local, desarrollo a escala humana, desarrollo humano.

Aclarado esto, volvamos con Amartya Sen y su enfoque del desarrollo como libertad. En primer lugar, debemos decir que este economista nacido en Santinketan, Bengala occidental, fue formado en el Trinity College de Cambridge, Inglaterra y ha sido profesor en las universidades de Calcuta, Delhi, Oxford, London School of Economics y Harvard. Sus inquietudes acerca de por qué la ciencia económica no daba respuestas a situaciones de desigualdad, las hambrunas y la pobreza, males que podrían evitarse o al menos aminorarse en muchos casos, le llevaron a hacer propuestas de cómo podrían atacarse estos problemas que afectan a millones de personas.

Amartya-Sen.jpg

Amartya Sen, fuente:

Felizmente, el profesor Sen también trabajó para organismos multilaterales como el Banco Mundial y las Naciones Unidas, y desde esas plataformas pudo lanzar sus teorías sobre el desarrollo con un abordaje que trasciende al tradicional criterio economicista. Felizmente también, fueron oídas sus ideas y gracias a sus aportes y los de otro maestro, el economista pakistaní Mabub ul Haq, el PNUD dio forma y contenido a su Índice sobre Desarrollo Humano, que como les dije en una de las entregas anteriores, fue publicado por vez primera en 1990 y desde entonces y todos los años da cuenta de las cifras sobre educación, salud y condiciones materiales de vida de los países del mundo.

desarrollo-humano. 1.jpg

Fuente:

Lo innovador en Sen, es que hace del desarrollo un asunto de libertad, entendida como posibilidad de varias opciones de elección para las personas en asuntos importantes para ellas: a mayor número de alternativas para tomar decisiones trascendentes para la gente, mayor libertad habrá, considerando sus circunstancias individuales y sociales. Al contrario, si disminuye el número de opciones, se aminora también la libertad. En este sentido, el profesor Sen hace una clasificación de los tipos de libertades en fundamentales e instrumentales, lo que trataré de explicar mejor. Mientras, leamos esto:

Se trata principalmente de un intento de concebir el desarrollo como un proceso de expansión de las libertades reales de que disfrutan los individuos. En este enfoque, se considera que la expansión de la libertad es 1) el fin primordial y 2) el medio principal del desarrollo. Podemos llamarlo, respectivamente, “papel constitutivo” y “papel instrumental” de la libertad en el desarrollo. El papel constitutivo de la libertad está relacionado con la importancia de las libertades fundamentales para el enriquecimiento de la vida humana. Entre las libertades fundamentales se encuentran algunas capacidades elementales como, por ejemplo, poder evitar privaciones como la inanición, la desnutrición, la morbilidad evitable y la mortalidad prematura, o gozar de las libertades relacionadas con la capacidad de leer, escribir y calcular, la participación política y la libertad de expresión, etc....Desde este punto de vista, el desarrollo es el proceso de expansión de las libertades humanas, y su evaluación ha de inspirarse en esta consideración. (Sen, 2009: p. 55)

Las capacidades como elemento intrínseco del desarrollo

Las libertades sustantivas o fundamentales a diferencia de las instrumentales (Sen identifica cinco de estas últimas) son variadas, complejas, y dependen de las circunstancias sociales y de las expectativas de la gente en cuanto a sus metas. Por eso, no hay una clasificación exacta de las libertades fundamentales, asociadas a la capacidad de agencia de las personas para alcanzar objetivos valiosos para ellas.

La libertad es expansión de oportunidades, pero también es, desde este enfoque, una capacidad. Pero, ¿Qué es o qué son las capacidades? Según Sen, son las combinaciones de funciones (funcionamientos), es decir las diversas cosas que las personas consideran valiosas para ser o hacer. Los funcionamientos pueden ser elementales como estar bien alimentado o no padecer enfermedades evitables o más complejos como ser capaz de participar en decisiones trascendentes en una comunidad o respetarse a sí mismo. (Sen, op. cit.)

Nuestro personaje nos da un ejemplo de cómo una misma situación puede ser o no ser un funcionamiento. Veamos: una persona que ayuna voluntariamente, por razones religiosas o porque simplemente quiso hacerlo, pone en práctica un funcionamiento porque libremente ha escogido no comer. Algo distinto es que esa persona se vea obligada a dejar de alimentarse porque no tiene acceso a la comida, porque es pobre o porque factores externos a su voluntad se lo impiden. En el primer caso, nos encontramos con una forma de capacidad consustancial a la libertad; en el segundo, hay una privación de la capacidad, ergo, de la libertad de escoger de manera autónoma entre ayunar o comer.

Mientras que la combinación de funciones (funcionamientos) de una persona refleja sus logros reales, el conjunto de capacidades representa la libertad para lograrlos: las distintas combinaciones de funciones entre las que puede elegir esta persona. (Sen, op. cit., p. 100)

La libertad implica que las personas deban ser agentes de su desarrollo. El concepto de agente lo explica Sen como el contrario al paciente en la medicina, aquel que espera la asistencia del médico de manera pasiva. El agente se apropia de su proceso de alcance de objetivos que considere valiosos (funcionamientos). Un agente es el que gestiona de manera lo más autónoma posible lo que quiere alcanzar, mientras que un paciente espera que le lleguen los beneficios “desde afuera”, que un “Big Brother” haga las cosas por él. Su bienestar lo deja en manos de factores externos como los gobiernos clientelares, por ejemplo, y eso, lo hace dependiente, en consecuencia, limita su libertad.

agente.jpg

Fuente:

Aclaremos algo: no es que el agente sea autosuficiente. Necesita de condiciones externas para lograr sus metas. Esas condiciones externas pueden ser también libertades, y Amartya Sen las denomina libertades instrumentales: libertades políticas, servicios económicos, oportunidades sociales, garantías de transparencia y seguridad protectora. Si nos detenemos en lo que significan estos cinco conceptos, entenderemos qué es la calidad de la democracia y el rol de los Estados para viabilizar el desarrollo, de acuerdo con los parámetros del profesor Sen.

El enfoque de Amartya Sen, como podrían pensar algunos, no es una propuesta de socialismo o, en el otro extremo, a favor del capitalismo. En todo caso se acerca a cierta noción liberal del desarrollo. Leamos estas líneas:

El desarrollo exige la eliminación de las principales fuentes de privación de libertad: la pobreza y la tiranía, la escasez de oportunidades económicas y las privaciones sociales sistemáticas, el abandono en que pueden encontrarse los servicios públicos y la intolerancia o el exceso de intervención de los Estados represivos. A pesar de que la opulencia mundial ha experimentado un aumento sin precedentes, el mundo contemporáneo niega libertades básicas a un inmenso número de personas, quizás incluso a la mayoría. (Sen, op. cit., pp. 19 y 20)

El enfoque de las capacidades puede convertirse en una herramienta eficaz para planificar el desarrollo, en los casos de gobiernos que se toman en serio a la gente. De alguna manera, el discurso del desarrollo humano se está integrando en la agenda de los Estados con una visión más integral como lo que plantea el profesor Sen, pero aun falta mucho camino por recorrer. El clientelismo político y sus formas de control es un duro escollo para cristalizar experiencias de desarrollo humano, aunque vale decir que efectivamente se han dado grandes pasos en este sentido.

Por eso, sostengo que el desarrollo humano es una propuesta ética del desarrollo, y la ética, en su dimensión social, es compromiso no sólo de quienes gobiernan sino también del sector privado, de las organizaciones y, muy importante, de cada uno de nosotros.

Muchísimas gracias por leerme.


Fuentes:
Sen, Amartya. Desarrollo y libertad. 2009. Editorial Planeta. Bogotá, Colombia.

http://amartyasen.econ.uba.ar/programa-amartya-sen/quien-es-amartya-sen/

Barra separadora Fuente

barra-separadora-ninja.png

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Hola!!! Realmente fascinante, que me ayuda a comprender las acciones que observo, que van concatenada a un desarrollo propio de acuerdo a necesidades. El tema de la libertad de elegir es la más bonita decisión, porque es donde nos sentimos en paz con lo que hacemos, estar en el modo obligación es un estado va en contra incluso de lo que sentimos. Estas palabras "El desarrollo exige la eliminación de las principales fuentes de privación de libertad" me encanta, desde ese punto debemos arrancar, detenernos y analizar esas fuentes que me privan mi libertad y por ende mi crecimiento o desarrollo, borrarlas porque no son sanas. Hay que estar en coherencia para hacer, para crear, y esa coherencia debe ser con el pensamiento, lo que siento, para así actuar, desde mi libertad.

la libertad de elegir es el regalo más grande que tenemos, que no debemos entregarle a otros, es respetarnos y amar lo que queremos y hacemos.

Gracias por tan excelente post...

·

Estimada Mary, estoy muy contento por lo que me dices y te agradezco mucho por ello. Sí, es interesante esta teoría con la que estoy enganchado desde hace un tiempo. La discusión sobre la libertad desde la perspectiva ética nos hace valorarla más.
Gracias por leerme.

El desarrollo viene de la unión de libertades en colectivo y se retroalimenta. Cuando puedes cumplir con tus necesidades básicas puedes trascender a la autorealización y eso nutre al entorno. Que bueno este tipo de lecturas que hace pensar lo mucho que aun hay por hacer y por conscientizar.

·

Muchas gracias por tus palabras, @madefrance. Así, con el sentido que le das, es que se va construyendo el desarrollo humano. Más que de metas, se trata de conquistas permanentes, no hay un fin último.
Un abrazo.

El enfoque de las capacidades y los diversos talentos, que como individuos poseemos, pueden convertirse en armas poderosas de libertad; quizás falta que lo creamos nosotros mismos, para hacerlo evidente a nuestro entorno. Mucho nos falta por aprender. Saludos.

·

Hola @elvigia, siempre atenta. Es verdad, en este enfoque se puede abordar el tema de las capacidades en la dimensión individual y social. Gracias por leerme.

Medir el Desarrollo Humano a través de la libertad, ciertamente se acerca de manera holística al verdadero sentido de esa palabra. Buen post.

·

Así es mi querida Ivy. Vamos construyendo ese paradigma.
Un abrazo

Me gusta esa tendencia de pensamiento, las personas necesitan las condiciones para desarrollarse, queda de cada quien y su esfuerzo el lograrlo. No llevado de la mano, ni con un muro que lo detenga.

·

Amigo @ubaldonet, este es un paradigma en construcción y en la medida en que nos familiarizemos con él, irá avanzando con buen pie.
Gracias por leerme.

Saludos @tresminotauros

Encantada con el contenido sobre Amartya Sen.

Si existieran muchas personas con mismo pensamiento y con su pasión de seguro las condiciones actuales de las mayorías de los países y sus pobladores fuera otra. Lamentablemente, no es así, solo que ser multiplicadores de sus ideas para forjar un camino para ellas.

Gracias, seguimos en contacto