Meditación inconsciente

in #spanish2 years ago

sunrise-sky-blue-sunlight-67832.jpegFuente

Sin darme cuenta, y sin poder evitarlo, el sol descendió en su trayecto por el cielo, y su luz entró por la puerta sin pedir permiso. Un brillo específico, cuyos fotones se tomaron la molestia de viajar cientos de millones de kilómetros hasta nuestro planeta, aterrizaron en mi retina derecha. Dejé de leer unos segundos para levantarme, caminar un par de metros alejándome de la luz, sentarme en otro mueble y retomar mi lectura.

Harry estaba a punto de atrapar la snitch dorada cuando mis ojos se iluminaron una vez más. Claro, ya era esa hora del día en que el sol mira el frente de mi casa, y se adentra en esta, lento pero persistente, sin detenerse un solo segundo, hasta esconderse por el horizonte. Sucede todos los días a la misma hora, así de persistente es. Sin embargo, por alguna razón, esta vez me generó curiosidad.

Dejé mi lectura a un lado y me incorporé en mi asiento. Estiré el cuello para ver por encima de la superficie del río de luz que entraba en mi casa, para poder apreciar con claridad la impresión que dejaba el sol sobre el piso de mi sala. Esa combinación de sombra y luz visible que creaba un patrón bidimensional, similar a una pegatina de grosor nulo y que se mantenía en el suelo sin necesitar pegamento.

Parecía inmóvil. Sin importar lo que hiciera, lo mucho que me convenciera de que se movía, era reacia a desplazarse. Pero yo sabía que caminaba, que avanzaba con la decisión de un gato persiguiendo una cuerda que se balancea delante de su hocico. La quería ver moverse, necesitaba ser partícipe de aquel movimiento en conjunto, casi como un baile, de dos cuerpos celestes de dimensiones inimaginables, representado por aquella alfombra que se dibujaba a mis pies.

La vería avanzar, sin importar cuánto tiempo perdiera. Me coloqué en una ubicación desde la que el movimiento resultara obvio, encontré una posición cómoda, observé, observé, y observé. Observé un poquito más. Noté que el borde del patrón se alineaba casi a la perfección con la unión entre dos baldosas. Esta sería la oportunidad perfecta, era imposible que me lo perdiera. Me incorporé y centré mi atención en aquel punto donde la luz y la oscuridad compartían asiento. Y lo vi. Un brillo repentino se asomó con timidez sobre la siguiente baldosa, y el resto de la figura lo siguió de manera inmediata. Mantuve la calma para no llegar a perturbar su lenta caminata, y seguí concentrado en aquel borde. Lo veía avanzar. Su movimiento era tan diminuto y consistente que rozaba lo fantasioso. Difícil es describirlo en palabras. Aquello era como ver a un bebé directamente a los ojos, y apreciar cómo, poco a poco y sin que nadie se de cuenta, crece en tamaño y su cara va tomando rasgos más maduros.

Sin ser consciente de ello, la luz ya había gateado media baldosa, y me prometí que volvería a leer cuando alcanzara el borde de la misma. Como puedes suponer, no lo hice. Aunque parecía imposible, me daba la impresión de que se adentraba cada vez más lento en mi casa. Quizá se dio cuenta de que estaba siendo vigilada, y quería pasar desapercibida de nuevo. Parecía tímida.

Al comenzar a recorrer la siguiente baldosa fue cuando entendí la procedencia de su creciente lentitud. Mientras más se alejaba de aquello que proporcionaba sombra y le permitía mantener su forma, los bordes más lejanos perdían nitidez y se desdibujaban, juntándose más y más con la oscuridad a cada paso que daba. Así, pasé a observar el movimiento de un degradado en vez del de una línea dura. Dicho degradado pronto se enfrentaría a la ardua labor de escalar un muro sin salientes ni agujeros; alcanzaba la pared.

Aquello, como es natural, despertó más mi curiosidad. Observé desde la distancia cómo el borde, que ahora se asemejaba a la unión entre la playa y el mar, se lanzaba sobre la base de la pared y, sin disminuir la marcha ni dudar un segundo, comenzó a escalar con gran facilidad.

La pegatina se doblaba de manera inteligente por el punto que necesitara para mantenerse plana sobre la superficie que cambiaba drásticamente de un momento a otro. Con calma y sin prisas, se arrastraba sobre el piso y la pared a la vez, en su incesante esfuerzo por subir hasta el techo.

Muy a mi pesar, como cada día, aquel intento se vería frustrado por una repentina sombra que la borraría. Tan lento como su movimiento, su brillo se fue apagando, y sus borde se hacían más difíciles de distinguir. Aquel lenta asesinato continuó hasta que ya no quedó señal alguna de la luz que hace minutos se arrastraba sobre la pared.

Unos segundos pasaron antes de que yo notara que el sol ya había bajado en el horizonte, y que la luz ahora entraba por la puerta con escasa intensidad. Regresé a mi puesto inicial en el sofá y retomé mi lectura. Harry por fin pudo atrapar la snitch.

Sort:  

Congratulations @wildermanjnm! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

Award for the number of upvotes

Click on the badge to view your Board of Honor.
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Do not miss the last post from @steemitboard:

SteemitBoard Ranking update - Resteem and Resteemed added

Support SteemitBoard's project! Vote for its witness and get one more award!

Coin Marketplace

STEEM 0.15
TRX 0.03
JST 0.027
BTC 11909.05
ETH 371.61
USDT 1.00
SBD 0.99