¡Soy una mala madre!.Cómo ser mujer y no morir en el intento IV

in #spanish4 years ago (edited)

fuente

Parte I: El deseo imperioso de ser madre
Parte II-La primera contradicción
Parte III-Si no tienes tiempo...¡Que te dén!


El último post lo acabé diciendo...

¡Cuánto eché en falta a mi madre!

!Cuánto la quise!

¡Cuántas veces la llamé!


Y no estaba. Estaba yo sola. Esos lamentos me han acompañado hasta el día de hoy y sólo acaban cuando regreso a mi tierra y le doy un abrazo lleno de plumas de amor.

Bueno, sigamos.

Estaba diciendo que estaba sola en una nueva ciudad, con un niño de dos años y medio, una casa ¡patas arriba!, pues nos acabábamos de trasladar y tenía dos días por delante para firmar contrato, situarme, y preparar mi primera clase, pues empezaba ¡ya!.

Era septiembre y mis padres habían venido a echarme una mano con la mudanza, mientras mi chico estaba a 80 Km dando clase.

No recuerdo cuánto tiempo estuvieron, seguramente un fin de semana, mi padre tendría que trabajar.

Así que, aquí estaba yo, comenzando mi nueva vida. Sin amigos, sin conocidos, bueno si, cerca de un familiar que no pudo echarme una mano ya que tenía sus propios problemas y no iba yo a darle más.

Me recuerdo contenta, animada, ocupada. Sólo me recuerdo acostándome tarde, levantándome temprano y atareadísima: preparar desayuno, atender al bebé, arreglar mi casa, salir a comprar comida, regresar, hacer la comida, dar de comer y comer al mismo tiempo -la misma comida que el niño- ¡por supuesto!.

Mientras se adormilaba en la cuna, ponía la lavadora, recogía la ropa sucia, tendía otra tanda; luego esperaba que llegara una persona que había contratado para que se quedase con mi hijo durante las horas que estuviese trabajando.

En media hora me repasaba lo que había preparado la noche anterior, no cumplía con menos teniendo en cuenta que ¡me presentaba dentro de un momento frente a 200 alumnos!.

En cuanto terminaba mi clase, marchaba en autobús a mi casa y tardaba media hora . Estaba feliz.

Llego a casa. Se va la empleada. El niño está llorando, me pregunto ¿Qué le habrá hecho esta señora? ¿será de fiar?. ¡Llora y no para de llorar!. Y yo, agotada, no puedo descansar, lo tomo en brazos, lo entretengo, juego con él, me digo ¡pobrecito, no me ha visto en todo el día! ¡qué pena me da! ¡cuánto tiempo sin ver a su mama!¡qué mal lo ha pasado con una persona extraña!. Y yo, mientras tanto, me lo he pasado fantástico trabajando en lo que me gusta ¡que feliz he sido trabajando!.

Me siento culpable por ser feliz, porque me gusta trabajar, porque me lo paso bien siendo profesora.
¡Por supuesto que soy feliz!, mucho mejor que oyendo llorar a un niño, aunque sea mi hijo, o aburriéndome soberanamente, mientras le cuento 20 veces el mismo cuento, que me lo sé de memoria, pero que el niño me pide que se lo cuente de la misma manera, ¡infinitas veces! –para mí eran infinitas-. Yo intento echarle imaginación: se lo cuento de otra manera para divertirme yo ¡al menos!; pero no, ¡erre! que ¡erre!, el niño quiere que se lo cuente otra vez y me recalca ¡mami, que así no es...!; bueno, mejor dicho, grita, llora y yo me desespero: sólo pienso en todo lo que me falta por hacer: acomodarme , ponerme ropa cómoda con el niño en brazos, preparar la cena mientras le oigo llorar sentado en la silla de comer y…..¡todo lo demás!

Le hago monerías –desde lejos- con la sartén en una mano y mi precioso conjunto manchándose de grasa, por no haber podido cambiarme de ropa, todavía. No quiero impacientarme, quiero ser una madre amorosa, una madre que no le molesten los gritos de su hijo, que no se aburra jugando con él, porque si siento eso, es desafección, es ser una mala madre y yo no quiero verme a mí misma como una mala madre./div>

Pero debo ser ¡mala! ¡muy, pero que muy mala!, pues sólo pienso en que mi hijo se duerma, deje de gritar y yo pueda cenar, descansar una media hora, ponerme a preparar la clase del día siguiente, pues, en caso contrario, me darán las 2 o las 3 de la mañana y estaré durmiéndome encima de la mesa como una oveja.

¡Anda que sí! ¡Estoy buena yo! El año anterior estaba harta de una vida ¡tan simple!, ¡tan aburrida y tan insatisfactoria! y , ahora resulta, que me acabo de dar cuenta, que ¡Soy una mala madre!

Pues… ¡mira nena!, me digo, esto es lo que vas a ser, de ahora en adelante, ¡mala madre! y profesora

Parte V: ¡Tu dormidín, yo tranquilina



Un Witness es quien mantiene un servidor para que Steemit no se caiga y siempre puedas postear, comentar, votar y recibir pagos y recompensas. @Cervantes optando a ser representante de la Comunidad Hispana como Testigo/Witness del Steemit.

Ven y apoya a @Cervantes como Witness en

https://steemit.com/~witnesses

Sort:  

Hola @orgaescola!!
Como siempre coincido con tus publicaciones, y ya que llevo varias no quiero perderme el hilo de la historia. Estoy intentando todavía comprender que ideas, valores, puntos de vistas y creencias quieres trasmitir con tu historia. Porque yo siempre digo, todas las historias enseñan algo nutritivo para nuestras vidas, lo importante es abrir bien los ojos para captarlo. Con este post me viene a la mente la idea de lo duro que podemos llegar a ser con nosotros cuando estamos metidos de llenos en lo que hacemos, y no tenemos la oportunidad de distanciarnos un poco de nuestras realidad para evaluar objetivamente y sin látigo en la mano como lo estamos haciendo. También es muy bonito ver en tu historia lo complejo que podemos llegar a ser los seres humanos, porque en una misma situación podemos experimentar diferentes emociones y tener diversas opiniones sobre el tema.
Saludos!!

Me ha encantado tu respuesta.Es verdad, somos contradictorios. Todos intentamos encajar en los modelos que la sociedad nos propone y cuando no nos ajustamos se produce un bofetada en tu autoimagen

Nos has dejado sorprendidas de todas las Cosas que Hacen las Madres y que además consideren que sean Malas Madres. Es muy gracioso, en algunas partes en que nos imaginábamos muchas cosas, mientras leíamos. Como que te acuestas a dormir como la Oveja, mala madre.

Cuanto Reto ser Madre... Feliz Dia de las Madres.

Feliz Dia de las Madres.

Gracias. Por tu apoyo

Hola, que gusto me da seguir tus publicaciones y apoyarte, excelente trebajo, saludos. Definitivamente ser madre no es un trabajo, es un modo de vida del que no se desprende núnca una mujer, Dios las bendiga, saludos.

Saludos de nuevo. Cada relato tuyo me gusta más que el anterior, eres muy buena escribiendo y contando tus anécdotas. Me identifico mucho con lo que cuentas y eso me hace sentir tranquila pues no soy entonces la única que se ha sentido así. Yo también soy profesora y disfruto un mundo trabajando y enseñando a mis alumnos y no puedo evitar sentir lo que comentas, esa sensación de culpabilidad porque soy feliz mientras estoy en mi trabajo lejos del caos y el desorden que a veces representa cuidar a nuestros hijos, pero igual al llegar a casa, me envuelve una sensación de placer y bienestar, donde agradezco infinitamente a Dios por regalarme a mis niñas, tengo dos una de 5 años y una de 2 añitos. Actualmente estoy en mi tercer y último embarazo, es un varón y ya veré las experiencias nuevas que me traerá ser madre de un hombrecito. Saludos-

Admiro a los que, como tú, a pesar de todo quieren rodearse de más caos, sois de una pasta especial

Me estás poniendo a reflexionar Compi... vaya que has sido valiente y le has dado la cara a la vida.., voy al que sigue...

Coin Marketplace

STEEM 0.22
TRX 0.06
JST 0.025
BTC 18816.67
ETH 1293.99
USDT 1.00
SBD 2.52