Página en blanco —Microrrelato

in spanish •  last year  (edited)

Estoy absorta observando la página en blanco. Mis pupilas, ligeramente dilatadas, fijan su atención en ella, que me observa con arrogante sonrisa, otra vez, desde la pantalla del computador. Echándole sal a la herida que me abrió.

No pienso. No puedo pensar. Me siento tan vacía como la página de Word que se muestra altanera ante mí.

Dirijo mi mirada un momento,un mínimo segundo, al teclado sobre el que reposan mis dedos fatigados, sólo para comprobar que el documento no me ha hipnotizado. Me doy cuenta de que hace rato que dejé caer los brazos, antes de pasarme las manos por la cabeza, desesperada, antes de quedarme anonadada observando el folio puro y sin sustancia, que aún no he podido estampar.

Pensé que habría ocurrido hace un minuto, quizás dos, pero noto que ya no entra claridad por la ventana, como entraba la última vez que me percaté.

«No puede ser, otra vez no. » — pensé, mientras la impotencia se arremolina nuevamente en mi cuerpo.

«Otro día perdido. »

Conozco perfectamente esta sensación. Es como un cosquilleo, como si algo muy pequeño que llevo dentro se tambaleara. Algo que está enterrado muy profundo. Pero está ahí y me hace sentir incómoda.

Pero al fin de cuentas, el folio en blanco es el enemigo mil veces derrotado y mil y un veces renacido esta semana, así que no le hago caso. Continúo esforzándome, intentando que esa pequeñísima sensación no desvíe la atención que mi cerebroconcede a mi nervio óptico, por donde se filtra toda la inútil claridad que me deja el soso documento de Word.

No vale la pena prestar atención a algo tan microscópico, aunque me revuelva y comience a quemar, después de todo es tan minúsculauna pequeña chispa que concentra toda la materia del universo en un centímetro cuadrado para producir un Big Bang.

Y explota.

Tras la gran explosión se crea el universo. La inofensiva chispacomienza a tomar forma. Todo a mí alrededor se va haciendo trizas. En este momento ese inhóspito algo, convertido en materia, se encuentra en un punto indeterminado del espacio a mi alrededor, chocando caóticamente contra las paredes, que hace semanas representan mi limitado universo, cayendo luego al suelo sucio que he debido limpiar desde hace días; y esparciéndose entre los restos de lo que alguna vez fue comida y un par de medias sucias.

Mientras esto ocurre, golpeo con los puños cerrados el escritorio que sostiene el computador del que no he podido sacar el más mínimo provecho últimamente. Y me detengo. Las manos me duelen, siento latir mis nudillos y escucho mi propia respiración. No miro alrededor, me basta con saber que he sobrevivido a mi irracional estallido.

Salgo de la habitación arrastrando mis medias de muñequitos, necesito salir de esta cueva opresiva y huir a algún lugar lejos de aquí. Por ejemplo, la cocina.

En la cocina hace frío, la ventana está abierta y afuera cae un vendaval.

¿Cuánto tiempo llevará así? ¿Desde que saludé a la vecina? a ver, ¿cuantas líneas de texto he escrito desde entonces? cero. ¿Cuánto pudo haber pasado desde que eso sucedió? ¿Fue hoy?

Me desespero, Necesito un choque, otro “algo” que me tome de los tobillos y vuelva a poner mis pies en el suelo. Lo veo y sin pensarlo, lo meto en mi boca y muerdo fuertemente. Cierro los ojos todo lo que puedo, y siento cómo la encarecida acidez me absorbe me absorbe y agita, una lágrima resbala por mi rostro. Lo escupo al fregadero y veo como el deshecho de lo que alguna vez fue medio limón cae estrujado.

Genial, ahora no sólo me falta talento, sino que tengo la certeza de que soy patética. Bravo.

Regreso sobre mis pasos, despacio, arrastrando nuevamente mis medias de muñequitos, derrotada. No soy más que una sombra en una oscura noche sin luna. Me asomo a la habitación por la abertura que deja la puerta entreabierta. Está oscuro, pero noto el tumulto de papeles desparramados por el suelo.

Entro de nuevo en la cueva. Distingo el aire viciado. La única fuente de luz proviene de unapequeña lámpara volteada en el suelo, que milagrosamente no se partió ni desenchufó tras la explosión.

Mi taza favorita yace de igual forma alrededor, también soportó el impacto. No valgo ni para romper cosas. Me arrodillo y la recojo. Gateo en busca de la silla, me levanto y me acomodo una vez más frente al escritorio. Indecisa, tímida y agotada, acerco coloco los dedos sobre el teclado, y llorando comienzo a escribir:

«Estoy absorta observando la página en blanco…».



¡Gracias por leerme!

Las imágenes fueron tomadas de las siguientes fuentes:

Mujer sentada frente al ordenador

manos en el teclado

━━━━◦❖◦━━━━

Si te gustó, —o quizás no—, te invito a dejar tu comentario y críticas constructivas.


✍ ✍ ✍

Y si gustas, puedes pasar por algunos post anteriores:

De pronto - Crónica de una paciente con cáncer en una Venezuela sin insumos

Secuelas de la guerra: Rafiq

Si perteneces a la comunidad hispana, no te olvides de votar a @cervantes y su equipo como Witness a través del siguiente enlace:

https://steemit.com/~witnesses

Un Witness es quien mantiene una parte de los servidores para que Steemit no se caiga y siempre podamos postear, comentar, votar y recibir recompensas por ello dentro de la plataforma.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

que buen post éxitos en todo lo que te propongas espero me apoyes mi blog y que sea de corazón! @luisa-pinto sígueme ya te seguí!

Gracias por leerme, por supuesto.

Me gustó mucho tu post y su ironía. Además me gusta mucho que ya abandonamos el papel, pero seguimos con la imagen de la hoja en blanco. Te voy a seguir :D saludos!

¡Gracias! Por leerme y seguirme. Pues sí, los tiempos cambian, pero el sentimiento es el mismo jeje. Saludos, te deseo salud y buenas vibras.

Ame tu post @duemmys te ganaste una nueva seguidora.

Ay, muchísimas gracias. Aprecio mucho el comentario. Espero sea digna jeje. Te sigo de vuelta.

Esa es la mejor forma de inspirarse; correr hacia la PC en el momento en que la idea sale. Ironía, así es la vida, un pasaje misterioso, en el momento dado..., allí está la felicidad. Me recuerda la película de el "Capitan Garffiel" cuando escribes "No soy más que una sombra en una oscura noche sin luna."

La vida es así, irónica y despiadada, pero entre el desorden encontramos los momentos más sublimes. ¿Sí? quizás de allí llegó, tengo especial afinidad con los personajes trágicos jeje. Saludos.

Caramba, me ha gustado mucho tu post. La forma en que escribes me hace mirar a través de ti como si fuese yo mismo... Hasta el sabor del limón se me hizo real jajajaja.

Me encantó, felicitaciones.

Caramba, ¡muchas gracias! Cumplí el objetivo entonces. Este tipo de comentarios me inspiran a seguir. Salud y buenas vibras :)