Talleres literarios | Día 3 | Los niveles de realidad

in #spanish4 years ago

TALLERESLITERARIOS-LINE (21).png


TALLER ROJO


Cómo conocí la caza de conejos

@poesiaempirica

Sesión 1: Caza de conejos.
Papá se volvió adicto a la caza de conejos, enloqueció, seguramente fue después que mamá se fuera. Patrick, mi hermano mayor, dice que eso fue lo que lo desquició. En paz descanse el bueno de Patrick. No merecía aquella muerte.
Por aquel entonces vivíamos en el campo, en una empolvada casa grande y blanca. Yo era muy pequeño cuando mamá se fue, pero por las noches llorando y asustado, Patrick me inducía a imaginarla. Con voz inocente, me decía que ella siempre tenía los ojos seguros y claros y que cuando hablaba se podía saber si te amaba o no. “De seguro a ti te habría amado” decía para calmarme los sollozos. ¡Qué bueno eras Patrick! quizás eso fue lo que verdaderamente te mató. Tu tampoco conocías a mamá más de lo que la conocía yo – eso lo supe al rememorar lo que pasó después – sólo la imaginabas para después describirla para mí.
Mann, mi psiquiatra, dice que debo relatar todo lo que pasó para desahogar mi alma. Bien, aquí voy: en ese tiempo mi papá, el Gran Cazador, era una figura negra, dominante. Con su metro setenta y sus noventa kilos de musculatura daba la impresión de una fuerza inmensa. Patrick y yo vivíamos aterrados en la casa del campo, bajo su sombra. El Gran Cazador no siempre era serio; sonreía amablemente en muchas ocasiones, una gran sonrisa que sobresalía de su barba poblada; pero no te dejes engañar, esa era su peor sonrisa, la que te indicaba la tormenta y el golpe que como forma de rayo te cruzaba la cara hasta escupir sangre.
Pero lo peor eran los fines de semana; los domingos. Allí desataba todo su potencial, toda su locura, en sesiones de caza de las que volvía empapado de sudor, a veces con arañazos y cortes, y los ojos inyectados en espesa sangre. Llegaba a casa gritando:
— Esos hijoputas conejos corren. Son veloces Fran Fran. Me cuesta alcanzarlos muchas veces. Pero no, nunca se escapan. Conmigo, no.
El Gran Cazador, sin embargo, no siempre mostraba esa imagen intimidante. A veces, mientras hablaba a sus mastines, casi se podría pensar que pertenecía al género humano. Llorando en silencio mientras los bañaba podía despertar compasión. Además, ante la sociedad él era Irving, un respetado hombre de negocios. Pero eso era sólo un personaje, un teatro para su público; su verdadero ser era un depredador por naturaleza.
A Patrick le gustaba en ocasiones imitar a papá, digo, al Gran Cazador. Sostenía una escopeta de cartón y jugaba a disparar a conejos imaginarios. Los dos perros de caza del Cazador se excitaban en sus jaulas y ladraban de un modo taladrante. Valga decir que estos perros eran los verdaderos hijos del Cazador, a nosotros rara vez nos dirigía la palabra, y cuando era así, nos hablaba con una extraña voz que no era propia, era fingida, como si fuera un payaso de fiestas. Fingía su voz a sus propios hijos, pero a los perros les hablaba con normalidad. Bueno como dije, un día el Cazador entró y nos vio a Patrick y a mí jugar con las estropeadas escopetas de cartón y sonrió. Esta sonrisa era genuina, sus dientes amarillos se abrieron tomando a Patrick y haciéndole girar alegremente.
— Te enseñare todo sobre la caza de conejos. Sois unos buenos muchachos. Mis hijos. Mañana os llevaré a escoger a sus conejos.
Había algo en su voz, acariciadora y orgullosa, que me aterraba y me erizaba la piel. La ranchera del Cazador se detuvo en un bosque.
— Vengan. Escogeremos sus conejos.
— ¿En el bosque?— pregunté, porque en ese tiempo brincaba de la emoción. Nos dirigió con la excitación de los perros por una arboleda, era un camino conocido, se notaba en el desgaste del suelo. Al fin, llegamos a un claro frente a un lago; subiendo una cuesta había una pequeña cabaña.
— Allí. Suban. Yo mismo los crio. Los libero y comienza la cacería. Algunos son veloces otros no tanto. Intento ejercitarlos una vez por semana.
Patrick y yo subimos a la cabaña agarrados de mano, nerviosos. El Gran Cazador abrió la vieja puerta de madera de una patada. Dentro, no había nada. La cabaña era redonda y de madera. Ningún mobiliario. Solo una pequeña trampilla. Mientras Patrick la halaba tuve un pensamiento fugaz. “¿Si tanto caza conejos, por qué no los trae a casa?” La respuesta nos llegó en forma de imágenes. “Porque no eran conejos” Del fondo de la trampilla, en un sótano, nos miraban niños. Niños de unos cinco años gimoteando y abrazados entre sí, en calzoncillos, llorando.
— ¿Ustedes son cazadores?— preguntó uno con voz débil. Mi hermano y yo estábamos en shock. No nos salían las palabras entre los ladridos de los perros sobre excitados y la voz del Cazador diciendo que escogiéramos los más grandes, que esos corrían más.
— Los liberaré — susurró Patrick. ¡Pobre Patrick! no sabías que el Cazador, con su voz de payaso de feria y su sonrisa de amabilidad que se asomaba entre su barba poblada, no distinguía nada. Todos éramos conejos para él.
Se terminó la sesión. Tranquilos, pronto les contaré de la gran cacería.


ANÁLISIS


CLICK EN LA IMAGEN


TALLER AMARILLO


Los vecinos de al lado

@mariqyes

Los vecinos de al lado están peleando. Sus gritos y obscenidades se escuchan por todo el barrio. Con descalificaciones embarradas tratan de hundirse unos a otros en el marasmo de sus vicios, revuelto de perdiciones y pecados. Ella le grita que es un hijo de puta bueno para una mierda, y él le responde con voz de trueno que es una puta regalada. Mama trata de que no escuchemos la sarta de vulgaridades que se cuela por las paredes hasta nuestros oídos que ávidos absorben los nuevos conocimientos que emplearemos en la escuela o en las peleas callejeras, pero es demasiado tarde, nos la sabemos todas.

Al caer la tarde después de clases, nos reunimos en el patio trasero de nuestra casa una cuadrilla de niños, y comenzamos a decirlas, pero no las entendemos. Por ejemplo que significa coño y porque las personas se ofenden cuando le mentan la madre.

Un día en que las pelean se tornaron violentas, con golpes y voladura de platos, sus hijos se meten en nuestra casa y muy ufanos nos comentan que ya saben lo que significa coño. Coño, nos dice uno de ellos inflado de orgullo como un catedrático que está a punto de revelar un descubrimiento que cambiara el curso de la historia. Coño, repite, es culo y queda en suspenso esperando que un cataclismo se trague todo.

Nos miramos unos a otros sin entender. ¿Culo? Le preguntamos ¿y qué es eso? Culo, dice ofendido, es esto y se toca el trasero. ¡Ah culo!, repetimos todos y nos echamos a reír. Ahora hay que dilucidar que significa puta, cabrón, carajo y todas aquellas palabrotas que casi a diario se dicen nuestros vecinos de al lado.


TALLER AZUL


Relato de una Lesión Musical

@miguelvargas

Por fin llega el metro. Se abre el telón de metal y vidrio. ! Que comience la función! Hago mi aparición en las tablas inorgánicas y nada pasa, nadie aplaude nadie me recibe de pie. Por ahora sigo siendo un pez más en tan vasto mar de gente. Aún no saco el arma que me identifica. Está guardada en el bolso que llevo con celo en mi pecho.

Me dispongo de pie y en el inicio del vagón. Miro a todos mientras desenvaino el arma sonora. La gente hace su gráfica y me quedo con el 50% del público presente. El resto de las personas siguen en la sala, pero su interés se ha ido junto con sus almas.

Me ahorro discursos innecesarios. Ellos ya saben el por qué y el para qué. No soy el primero ni, lamentablemente, seré el último.

Apunto mi cuerpo, preparo mis pulmones, y salen disparadas mis notas sin cansancio a pesar de que vienen de muy lejos. El aire se rompe con facilidad gracias a la inmensa tensión que sólo puede ser creada por una caja con ruedas que apresa a decenas de seres silentes y recomendablemente ignorables. El vacío que deja la grieta se llena de música, música de hambre, música de miedo, música de fe y esperanza. Todo junto. Música venezolana. Valses, joropos, pasajes, aguinaldos y uno que otro merengue buscan entrar en el corazón de los usuarios y ablandar sus bolsillos.

Mientras mis dedos se mueven y mis labios funcionan, mis ojos escrutan el espacio en busca de dos personajes -malintencionados y oyentes. En ese preciso y necesario orden-. Cuando estoy seguro de que el peligro no aguarda hasta el próximo vagón, me dedico a mirar rostros y, en especial pupilas.

No pasa mucho tiempo cuando mi mirada choca vorazmente con la de otro ser y, produciéndose una de luces, estrellas y fuegos artificiales, la humanidad misma se contenta tras la realización medianamente consciente del inconsciente colectivo. Es la conexión divina con la que todo músico sueña por la noches; la añoranza que prela el deseo a la amada. Recibo de las miradas vida que me permite seguir tocando, pues cada aliento que expulso es una ofrenda a la muerte y cada mirada que observa resuella para darme el vivir. Con la simbiosis perfecta ya instaurada a mitad de canción, se crea un círculo autosuficiente, un mandala eterno que les da vida a ellos y a mí; dejando marcas en el alma cual tinta en la piel.

Cuando la música acaba, el vacío se vuelca sobre nosotros trayéndonos de nuevo a la realidad; más fuertes, más sensibles, más humanos. A algunos les da por aplaudir, uno que otro por llorar, pero la mayoría de las veces extienden sus billetes hacia mí y cantamos al unísono un “gracias” fraternal.

En algunas ocasiones son ellos los protagonistas.

Una madre sin techo y sin marido, con dos niños a los costados y uno alimentándose en su regazo me ofrece mil excusas por lo poco, mientras que me ofrece el billete de más alta denominación que le dieron ese día.

Unos niños huérfanos de padre que de por madre interpretan al árbol sin hojas que los acoje por las noches, corretean hacia mí, entrompándose unos con otros para ser uno de ellos, el primero en entregarme el preciado billete. Más tardo yo explicándoles que ellos lo necesitan más que yo, de lo que tardaron ellos en recibir el maldito papel que por horas esperaron bajo el sol de mediodía en un semáforo popular. Ellos deshacen su carrera con pasos rasos y caras largas; yo recojo los pedazos de mi corazón deshecho en el suelo de mi ser.

Profundas impresiones nos dejamos mutuamente el público y yo. Nos hemos cambiado el día, llegaremos a casa menos hambrientos de esperanza y más abiertos a soñar.

Este milagro en el hades donde se supone que la presencia de Dios es prohibida, se repite una y otra vez a lo largo de cada vagón. Colmando los minutos y las horas de menos apuro entre parada y parada.

De Palo Verde a Propatria. De este a oeste acuna el tren la tonada subterránea, arrullando a quien la escucha y azuzando a quien la toca...


DINÁMICA


Participantes:

  1. Votar la publicación.
  2. Votar los comentarios de los talleristas y moderadores @reycard y @rjguerra
  3. Votar a los comentarios de tus compañeros de taller.
  4. Comenzar tu comentario con "#TallerRojo", "#TallerAmarillo", o "#TallerAzul" para saber a quien te diriges.

Observadores:

Todo los comentarios hechos con sinceridad, dedicación y respeto, serán votados, sin importar tu experiencia como escritor.


INVITACIÓN


Para formar parte de esta comunidad de escritores, mándame un correo a **[email protected]** y cuéntame un poco sobre ti, sobre tu interés en las letras o en el arte, y dime por qué te gustaría pertenecer a la comunidad. Como miembro, recibirás las invitaciones para participar en futuros talleres, concursos, dinámicas y conferencias.

Cordialmente,
Daniel Camacho.

Sort:  

#Taller Amarillo
Buenas tardes a todos. Me toca comentar el cuento "Los vecinos de al lado", de @mariqyes. Luego, comentaré los otros cuentos por separado.
"Los vecinos de al lado" es un brevísimo texto con intención humorística, o al menos eso me ha parecido. Su humor deriva de la ignorancia que tienen los niños del cuento sobre ciertas palabras; palabras de significado preciso para los lectores adultos. Aquí apunto lo que me parece una inconsistencia del texto: es poco verosímil que los niños desconozcan la palabra "culo" y conozcan "trasero", que se usa mucho menos en el lenguaje coloquial.
Aparte de eso, puedo decir que es un cuento bien escrito, aunque me da la impresión de que la autora no se esforzó demasiado en construir una historia. El suceso contado se agota en sí mismo: los niños escuchan algunas vulgaridades y van dilucidando su significado; a veces se confunden (igualan "coño" y "culo"), pero no sucede nada más. Es un cuento sin desarrollo, los personajes carecen de características propias (pueden ser enmarcados en la categoría "niños", y no sabemos si tienen cinco u ocho años, si son varones o hembras, etc.), no hay clímax, conflicto ni tensión, cosas todas necesarias para la construcción de un buen cuento.
Estas cosas que menciono no son teóricas. Insisto: un cuento se construye con personajes más o menos definidos, y cuenta con una tensión creciente hasta el clímax que se debe resolver al final. Al lector le debe quedar una imagen de esos personajes, de sus conflictos. Un cuento siempre es más redondo que la realidad porque es una historia con sentido; no una simple historia.
Ahora bien, le pediría a @mariqyes que pensara en el tema de su cuento. ¿De qué trata tu cuento? Si respondes eso, no necesariamente en este momento ni aquí, encontrarás cómo continuarlo, cómo desarrollar la voz de su narrador. Como sé que este es un tema complejo, estoy a la orden para aclaratorias.
Saludos.

Interesante y muy buena tu observación. Fue un pequeño relato que hice al azar con la intensión de mejorarlo, pero tuve el craso error de mandarlo sin haberlo corregido lo suficiente. Pido disculpas por la lijeresa que me tome al mandarlo de esta manera, en otra ocasión enviaré otro mas elaborado y tendré mas cuidado. Gracias por tus consejos que tendré pendiente.

Gracias, @mariqyes.

Justo la idea de los talleres es trabajar textos que se quieran pulir para un concurso, o textos que se consideren "terminados". Así nos beneficiamos todos de ayudarte a mejorarlo.

Saludos,
D.

Gracias por tu claridad, Rubí. Excelente propuesta.
D.

Completamente de acuerdo con el comentario exhaustivo hecho por el moderador del Taller Amarillo, @rjguerra, al cuento "Los vecinos de al lado" de @mariqyes.

De Ivonne Cruz desde Youtube:

#TallerRojo @poesiaempirica: por primera vez a lo largo de esta semana, estoy en desacuerdo con Daniel jajajajaaja

A mí me parece que sí queda muy claro cuál es el nivel de realidad del narrador y además me parece fantástico el trato que le diste. Para mí el narrador está loco, consecuencia de la situación traumática vivida al ver a su padre matar a su hermano.
De hecho, voy a dar mi interpretación completa del relato:

Este narrador vivía una realidad como la nuestra; una experiencia traumática que involucra a su padre y la muerte de su hermano, lo dejó completamente loco y es por eso que está en sesiones con un psiquiatra (ojo que no dice psicólogo, sino PSIQUIATRA. Muy bien, ahí). Él ha creado toda esta fantasía de los conejos y el cazador, como una manera de explicarse a sí mismo lo que sucedió, como para asimilarlo. Esto explicaría el porqué el tono irónico, la desconexión emocional con su hermano. Al estar demente es incapaz de generar un puente emocional con lo que pasó. De más está decir que me parece brillante, no solo la historia sino la forma de contar.
Describís muy bien y sos una gran narradora, me fascina el trato que le diste al Gran Cazador y el final deja clarísimo que las sesiones no son de cacería sino con el psiquiatra ¡VENUSTO!

#TallerAmarillo @mariqyes: ¡Terminá ese relato, por Zeus! Jajajajajajajaja Me dejaste con ganas de saber más; me emocioné mucho con la línea de darle significantes a las palabras desconocidas, pero que los niños tampoco le encontraban malicia, por ejemplo a "culo". Tenés una idea fantástica aquí, creo firmemente que deberías darle un giro o un cierre. Tal vez sea solo mi percepción, pero la necesito. Hacelo por y para mí, vaya jajajaajja.
Me encantan las historias breves, pero sustanciales. Esta es una de ellas.
Muy real, muy cotidiana, es claro el nivel de realidad aquí y no creo que necesités de ningún elemento fantástico que agregarle.

#TallerAzul @miguelvargas: narrás muy bien, Miguel. Es como si con mucha diplomacia me contaras algo muy triste o feo, así que no lográs incomodarme y me quedo leyendo.
Sin embargo me costó mucho trabajo conectar la primera parte con esa segunda después de ese título al medio.
Como decía alguno por aquí y voy a parafrasear "la realidad nos regala historias fantásticas" y vos estuviste lo suficientemente atento como para encontrar una.

Saludos @decomoescribir, aquí va mi respuesta en agradecimiendo a Ivonne Cruz:

Gracias por leerme Ivonne, una de mis preocupaciones era que el texto no llegara a personas alejadas de la realidad caraqueña. Tu comentario me contenta y me reafirma una duda tipográfica que tenía.

Esa especie de subtítulo considero que fue un error de mi parte, mi intención no fue separar el texto en dos, sino más bien darle más peso a aquella oración. Editaré el texto disminuyéndole el < hx> o simplemente poniéndolo en negritas.

Ah, bien, entonces lo releeré asumiendo que no es un título. Gracias por la aclaración :)

Taller amarillo: Muy jocoso tu comentario. ¡Por Zeus!! me reí tanto con tus ocurrencias. si, lo voy a pulir, tu sugerencia es muy buena.

De Silvio Hernández de Youtube:

Taller rojo. @poesíaempirica. "como conocí la caza de conejos"
Puedo decir que me encantó este relato, como manejas los niveles temporales, es algo que mi particularmente me gusta y entiendo que el hermano de Patrick es el narrador y esta en ese momento en una sesión psicologica contando todos los hechos que sucedieron en su vida despues de quedar huerfanos de madre, como fueron maltratados por un padre "loco", pero lo interesante es ese juego donde la sesión parece desaparecer para presentarnos la realidad de como ocurren los hechos y presentarlos como si estuvieran ocurriendo en ese momento, y como fue marcado por las cosas que hacia su padre el gran cazador, cuando asesinaba niños como si fueran conejos. Puedo decir que este cuento no termina con este texto porque deja abierta la puerta a otras sesiones, muy buen trabajo, me encantaría leer las sesiones por venir.

Taller Rojo
El cuento Cómo Conocí la Caza de Conejos, me atrapó desde el comienzo y me fue presentando distintos escenarios, en un primer momento pensé que quien narra estaba en alguna institución y contaría como había matado a Patrick, llegué a pensar que intencionalmente, porque no sentí sentimiento alguno cuando dice “en paz descanse el bueno de Patrick”, eso lo fui corroborando porque sentí que había una relación adversa entre los hermanos que tenía que ver con la ausencia de la madre y lo que uno a otro se decían de ella y leí con esa idea precisa, estaba esperando el tiro accidental cuando de repente surge un final totalmente inesperado. Nunca me imaginé que sería eso, y me surgen dudas porque al parecer es una práctica que suele hacer los domingos ¿de dónde salen tantos niños?, ¿no los echan de menos en el pueblo?, supongo que esa era la idea, dejar al lector con múltiples preguntas. El cuento tiene fuerza en la descripción y muy buen manejo de los aspectos básicos del lenguaje. Felicitaciones.
@poesiaempirica

Taller Amarillo
Este cuento trajo a mi memoria a Beatriz, La Polución, de
Mario Benedetti, por la duda que tienen los niños con respecto al lenguaje soez de los vecinos. @mariqyes nos muestra la preocupación de los adultos por el aprendizaje de las malas palabras de parte de los niños. Pero se intuye al mismo tiempo que los niños juegan con los hijos de las personas de lenguaje soez, me habría gustado sentir más la manera de hablar de los niños porque siento que el lenguaje está siendo utilizado como si se tratara de un adulto y no de uno de los muchachitos.

Taller Azul
Felicitaciones @miguelvargas, tu cuento me ha dejado envuelta en una atmósfera indescriptible. Ya escribí por allí que suelo valorar la literatura por lo que esta provoca en mí, no sé si sea válida esa manera de análisis, pero es un permiso que me doy para poder estar aquí con todos ustedes disfrutando de sus análisis.

He entrado a ese metro, gracias al poder de tu narración, he escuchado la música y he salido lesionada de allí, he sentido la conexión de la que hablas, he percibido el reconocimiento de los dolores ajenos, me he sentido agradecida de una música que no he escuchado sino en mi imaginación gracias a tu cuento, yo no le cambiaría nada. El cuento está hecho ya. Leí dos veces al comienzo parece que es un atracador quien entra al mismo y luego se dibuja como alguien que se gana el día a día haciendo música, como esas genialidades que se ven en las plazas o sitios concurridos y arropan con sus sonidos logrando hacer olvidar por momentos las propias carencias. ¡Gracias!

"#TallerAmarillo
Gracias por tus observaciones, me enriquecen y alientan a mejorar. El cuento lo escribe recordando mi niñez donde unos vecinos tenían unos hijos acostumbrados a escuchar grocerías a diario. El lenguaje que utilizo es el de un adulto rememorando un hecho de su niñez. De nuevo gracias.

Eso es muy bueno, cuántas anécdotas no atesoramos de la niñez que se pueden volver historias. Sigue adelante, para continuar leyéndote.

@charjaim,

Siempre un inmenso gusto leerte. Gracias por ser gran parte de este taller.
D.

agradezco mucho tu comentario @charjaim. Ciertamente, uno de los objetivos primorosos de cualquier expresión artística, es mover, y mover mucho.
Tus palabras me generan sonrisas, gracias por leerme.

Taller Rojo

@poesiaempirica: desde el primer párrafo ya tienes un microrrelato montado,y toda una trama,sencillamente estupendo, y me encuentro en un gran predicamento al tener que comentar una obra de alguien que lo hace mejor que yo y con mucha mas experiencia, pero lo intentare.Cuentas y nutres estupendamente a todos los personajes, en especial al principal.Usas todos los símiles y adjetivos adecuados, muy brillante en verdad.Incitas a la imaginación en varias partes, a mi me puso a volar cuando hablaste de "la escopeta que disparaba a conejos imaginarios", en mi mente logre recrear la escena, es un detalle que considero muy importante en todo escritor.Logras diferenciar a los personajes en sus diálogos, que buen uso de recursos realmente.Y como no podía esperar menos de usted, un inesperado final que da un vuelco total a la historia.Todos los ingredientes para dejar enganchados a tus lectores, maravillosa y divertida lectura.Yo no le mejoraría nada, así como esta, me parece estupendo.

Taller Amarillo


@mariqyes: creo que la intención del relato es ser cómico, lo logras, pero me parece que divagas mucho en los primeros párrafos, es decir, lo encuentro un poco insípido, como que le faltase algo mas de sabor, que ya al final, logras ponérselo.Yo agregaría mas acción al principio como para captar mas la atención del lector, recuerda que las primeras palabras son las que hacen que nuestros lectores quieran seguir leyendo, en mi opinión, el desenlace esta bien, un relato corto y entretenido, salvando las observaciones que a mi parecer debes modificar al principio.

Taller Azul


@miguelvargas: empieza el relato con una intriga, allí ya enganchas.Das un giro inesperado usando símiles, creía que era un arma y resulto ser un instrumento.Tienes buen manejo de la palabra escrito, yo encuentro que te enfocaste un poco de mas al describir el ambiente, mejoraría eso y hablaría mas de las intenciones del protagonista.En general me ha parecido bien, hay cosas que pulir como lo que te digo acerca de que no sobrecargues demasiado el relato con descripciones, porque me dio esa impresión, de resto, tienes un estilo muy personal para relatar el día a día en el metro de caracas.Un placer compartir contigo pana.

#TallerAzul
Cordiales saludos, @reinaldoverdu. Gracias por compartir tus impresiones. Me llama la atención tu comentario por lo paradójico que puede resultar. Fíjate: la descripción es una de las modalidades discursivas que tiene mayor predominio en los cuentos y las narraciones en general, luego de la narración, por supuesto. En el caso del cuento de @miguelvargas pienso que las descripciones son parte fundamental en la evocación de atmósferas y para dibujar las emociones y las sensaciones del músico y de sus espectadores. Sin esas descripciones el cuento pierde densidad, quedaría sin nada.
Gracias por compartir. Un abrazo.

Estoy de acuerdo,pero mi sugerencia va con la intención de impulsar a mis colegas a que exploren nuevas posibilidades,siempre me ha parecido que estancarse en una sola cosa no rompe el ciclo y aunque soy enemigo de salir de mi zona de confort,se que es muy necesario hacerlo.Por cierto en mi publicación de hoy,que haré dentro de un rato,converso sobre eso.Próximamente haré un relato que no este basado en descripciones para demostrar que si se puede lograr un material bueno, ta te estaré invitando para que me critiques,que para mi eso es importante colega.

Descripciones en la música: paradójico y sin embargo, no hay otra forma de abordarlas. Escribir sonidos; escuchar colores; oler un tacto.

Gracias por compartirnos, Reinaldo.
D.

Hola @reycard! Será posible que puedas leer las correcciones de mi relato? Es que hice algunos cambios y me gustaría que me dieras tú opinión. Saludos!

Sería un gusto; envíalo al correo [email protected]

" #TallerAmarillo"
Gracias por comentar y darme valiosos consejos. En el futuro me acordaré de tus palabras y mejoraré.

Buenísima aportación, mi estimado.
D.

Gracias por tus palabras amigo. Me llenan de placer y me hacen seguir adelante en lo que tanto me gusta hacer. Un abrazo

Muchas gracias por tu opinión @reinaldoverdu. Fíjate que llegué a cuestionarme la falta de acción en el relato.
El problema es que esta es una historia que aún no acaba. Es un proyecto en el cual deseo plasmar toda mi historia del cómo y el por qué me lesioné (tengo una lesión en los músculos de los labios que me impide tocar al 100%). Tomé la decisión de introducir en los primeros capítulos al lector dentro de mi psique, que entendiera lo que siento, para luego dar rienda suelta a la acción, haciendo cierta aceleración en el tempo literario.
Me quedó la duda si fue la decisión correcta, pero comentarios como el tuyo y por supuesto de @reycard, esclarecen mi camino para poder contar mi vida - y la de muchos- mejor.

#TallerAzul. Hace falta ser Venezolano y experimentar el día a día en la selva de cemento, en el metro, en el transporte publico para sentir en carne propia la carga de emociones que transmite tu relato. A modo de corrección, por mi parte solo cuidaría algunos signos de puntuación, de resto me pareció fantástico!

Esa selva me suena muy conocida.
D.

TALLER ROJO

Wow @poesiaempirica me gustó mucho tu cuento, a excepción de alguna u otra oración que podrías suprimir para hacerla más fluida, creo que haz hecho un gran trabajo.
TALLER AMARILLO
Muy bueno el relato, me hizo recordar a unos vecinos que tuve hace un tiempo, menos mal que sólo estuvieron un par de meses. Volviendo al cuento, el único dilema que tengo es con esta frase : " sus hijos se meten en nuestra casa...", y no sé a que hijos te refieres, ¿a los de los vecinos?. En cuanto a lo demás, se nota que tienes talento literario, te felicito.

2 #TallerAmarillo Buenas y muchas gracias por tu comentario. Si, los hijos son de los vecinos. Debo corregir ciertos detalles que en ocaciones se nos pasan, sin notarlo.

Gracias, @biviang.
Me gusta muchísimo tu entusiasmo como observadora. En los siguientes talleres tendremos el gusto de leerte.
D.

@bivianlg Muchas gracias por su aporte y, al igual que usted, en una segunda revisión también note oraciones muy largas que podrían ser suprimidas. Gracias de nuevo, y aun abrazo.

"#Taller Rojo" ¡Qué historia esta @poesiaempirica ! Queda uno en vilo durante la trama y con esa sensación de tristeza y paradoja al final. Parecen cosas de Alfred Hitchcock. Gracias Daniel por tu análisis, interesante lo del narrador y lo narrado.

" #Tallerazul: @miguelvargas
Por un momento, como una ráfaga, pensé en un arma de fuego, pero magistralmente nos aclaras que es un arma sonora. Sentimental y triste relato de una realidad que sabes plasmar de una manera tan conmovedora. La parte que mas me toco fue la de los niños, donde escribes " yo recojo los pedazos de mi corazón deshecho en el suelo de mi ser". Extraordinario relato cargado de una realidad que nos asombra y enloquece.

Gracias por tus comentarios, María. Concuerdo y siento esas palabras.
D.

"una realidad que nos asombra y enloquece".
Te robo esas ñultimas palabras @mariqyes, y es que fue precisamente el deseo de no enloquecer lo que me llevo a escribir esta serie de relatos que cuentan una parte de mi historia, y la de muchos.
Son las letras las que le dan sentido a lo que vemos, me alegra que te haya gustado. Gracias por leerme.

#TallerRojo "Cómo conocí la caza de conejos" @poesiaempirica
Es un cuento sumamente interesante y terrorífico. Solo daré tres consejos sobre este cuento:

  1. Los primeros párrafos me parecen información innecesaria. Queda a criterio del autor qué va a hacer con esa información. Puede eliminarla y que comience el relato de una vez en: "el Gran Cazador, era una figura negra, dominante. Con su metro setenta y sus noventa kilos..." Aquí es donde comienza realmente todo el relato.
  2. Sería más interesante mantener el personaje del papá como "El Gran Cazador" hasta el final. Le da un toque de misterio al personaje y a la relación que este guarda con los niños. Y justo en el final revelarlo de alguna manera repentina, como el el grito desesperado del niño a su papá para que no asesine a Patrick.
  3. La idea de que se trata de una cesión terapéutica es algo tosca. Si solo queda como una historia fuera de la terapia, el carácter de terror tomaría mayor fuerza. Lo ideal sería que se dejara fuera esa idea y dejar solo el cuento como tal.

#TallerAmarillo "Los vecinos de al lado" @mariqyes
Es un relato muy breve del cual diré un par de cosas: Una de ella es que este texto carece de una cierta lógica. Y es que se supone que el relato está siendo contado por niños y tiene un lenguaje un tanto maduro para ser un relato contado por niños. Palabras como "marasmo", que no yo que estoy en una etapa universitaria la desconozco, es muy probable que un niño la desconozca. Entonces, me queda la duda, ¿Quién es realmente quien está contando la historia? Un niño o un adulto. Creo que hacerse esta pregunta es necesaria para corregir este inconveniente.
Lo otro que puedo decir, es que el relato no tiene ni un principio ni un final. O tiene un principio pero no tiene un final... Para no plantearlo de la misma manera de @rjguerra, lo planteo así: ¿Por qué desean aprender lo niós que significan estas palabras? ¿Cuál es el problema que las aprendan o no? ¿Qué conflicto conlleva eso? ¿Cómo resuelven ese conflicto?... Son preguntas que se deben examinar minuciosamente frente al relato.

#TallerAzul "Relato de una Lesión Musical" @miguelvargas
Amigo, @miguelvargas. Tu relato me pareció un poema más que un cuento, para serte sincero. Y, al mismo tiempo, un relato con una finalidad de autoayuda. Por eso noto que el texto está más enfocado en contar los sentimientos y de la percepción que tenemos de las personas y que fuera de esa percepción hay una realidad mayor. Y esto haces que el relato pierda fuerza en el suceso. Al igual que pierde fuerza el personaje.
Si llegas a hacer algunas correcciones me gustaría volverlo a leer. Por favor, avísame si las haces.

Saludos.

#TallerAzul
Cordiales saludos, compañeros del taller. Espero estén todos muy bien. Nuevas complicaciones me han impedido subir antes mi comentario, mis disculpas @miguelvargas. Sin embargo, acá está:

El cuento presentado por @miguelvargas, bajo el título «Relato de una Lesión Musical», refiere la experiencia de un músico que hace presentaciones en el Metro de Caracas. La escena que se narra es muy corta, y se resume al ingreso del músico a uno de los vagones del transporte público, su interpretación ante los pasajeros y el gesto de gratitud de parte de estos y de una madre y sus hijos pequeños. A pesar de su brevedad, el texto muestra una potencia y una fuerza expresiva a partir de una mezcla entre un estilo cercano a la crónica y un marcado acento poético. Las acciones descritas son pocas, pero el narrador, el propio músico, se detiene morosamente a repasar las sensaciones y emociones que capta durante la escena. Al decir del narrador, este tipo de experiencias se convierte en un oasis en medio del infierno que es la realidad que se padece cotidianamente, y que los hace «más fuertes, más sensibles, más humanos». Es un cuento que fluye muy bien, en el que @miguelvargas muestra sus destrezas narrativas y un diestro uso del lenguaje, cuya lectura he disfrutado mucho por su calidad literaria. Me he sentido muy contento con la capacidad del texto de sugerir, de evocar, de comunicar emociones y sensaciones, en una sola frase: una forma estupenda de conjugar música y literatura.

Cuando uno lee un texto tan bien escrito y mejor estructurado como «Relato de una Lesión Musical» puede caer fácilmente en la tentación de despacharlo con rapidez alegando que no hay nada que criticarle. Pero sé de la necesidad de que quienes nos estamos formando como escritores aprendamos a emular a quienes lo están haciendo bien: no solo hay que felicitar al autor, hay que comentar aquello que ha hecho bien para que otros lo repitan. Buena parte de las virtudes de este texto ya las he señalado: una escena con unas acciones muy claras y delineadas, una potencia expresiva basada en giros poéticos que dan una fuerza tremenda al texto, un manejo laborioso y cuidadoso del lenguaje.

Este uso particular de la lengua acude a la frase corta para dinamizar la narración y darle al texto claridad narrativa. A esto le acompaña una adjetivación que raras veces causa ruido (caso de semáforo popular, que no dice nada), pero que en la mayoría de los casos propone imágenes de una belleza singular: tablas inorgánicas, arma sonora… Este puede parecer un aspecto que no reviste de mayor importancia, pero en el caso de este cuento pienso que está en sintonía con los otros niveles del texto y contribuyen con su calidad literaria y su comprensión.

El motivo que articula y da sentido al cuento de @miguelvargas, es el del artista en el encuentro con su público, que valora y aprecia su arte. En este sentido tiene reminiscencias de obras universales de la literatura en las que se explora el sentir del artista, del creador, cuando ejecuta su arte, cuando desarrolla su performance. Sin embargo, @miguelvargas sabe dar color local en su historia a la situación de este músico, al ubicarlo en el contexto venezolano, en el Metro de Caracas, y sale bien salvado.

Como aspectos a mejorar, solo apunto dos cosas: el título del cuento. En mi caso particular (vulgar mundano de a pie), no me dice nada ni me sugiere nada, además que no veo la relación con lo que se desarrolla en el texto. En caso de que sea solo ignorancia mía, agradezco me disculpen. Lo otro es que en todo el cuento no se menciona qué instrumento ejecuta el músico, y tampoco se sugiere, cosa que me parece fundamental. Solo se hacen alusiones poco precisas: «Aún no saco el arma que me identifica. Está guardada en el bolso que llevo con celo en mi pecho», «una caja con ruedas».

@miguelvargas, me parece que tienes grandes cualidades como narrador, ha sido un placer leer y comentar tu cuento. Te animo a seguir cultivando esas habilidades y sacarles el mayor provecho posible. Me pongo a la orden para ayudarte a seguir creciendo. ¡Un fuerte abrazo para ti!


Apreciado @reycard.

A lo largo de estos talleres he tenido la oportunidad de enriquecerme enormemente con tus comentarios. Aún no me tocaba la oportunidad de ser leído por tí y ya me sentí completamente cargado de nuevos conocimientos gracias a tus análisis.

Agradezco primeramente tu tiempo, ese que me regalaste al leerme, ese que no se recupera. Agradezco también cada uno de los elogios sobre mi relato, que viniendo de ti, no son poca cosa; y por supuesto, agradezco tus recomendaciones que son estimadas inmensamente por mí.

Fíjate que aquí reconozco un error, Relato de Una Lesión Musical no es un solo relato, son varios capítulos que he deseado escribir queriendo relatar un pedazo de mi historia, el antes, durante y después de mi lesión (soy músico flautista, en estos momentos padezco de una debilidad muscular en unos músculos de la cara que se llaman risorio, cigomático mayor y menor.) El relato que leyeron era la 3ra entrega, los he querido escribir rayuelísticamente, en el sentido de quererlos hacer un tanto independiéntes, en parte por ejercicio narrativo, en parte porque es difícil que los lectores me sigan la trama entrega tras entrega (recién comienzo en steemit así que no hay muchos leyéndome ahora).

El pecado más grande para mi fue mi timidez, @decomoescribir había leído la 2da entrega del relato, aconsejándome seguir escribiendo para enviar un trabajo más extenso. Al ver tantas personas interesadas en participar al taller, creí que no iba a ser bien visto que enviara el Relato II y III a analizar. Ahora me arrepiento un poco, todos los compañeros de taller, participantes y observadores, quedaron con ganas de más.
A pesar que el título cobra más sentido luego de la explicación que te doy, sigo sin estar convencido del todo con él. Otra de mis preocupaciones al escribir esto, fue si fui excesivamente local, si con el lenguaje elegido coartaba la posibilidad de que una persona fuera de Venezuela entendiera y viviera mi relato.


Dejo esas dos dudas al aire para seguir nutriendo el debate.


Por lo pronto, vuelvo a agradecer y recibo con mucho gusto tu proposición de ayudarme a seguir creciendo como escritor. Me gustaría tomarme el atrevimiento de pedirte entablar una comunicación más directa, tal vez por correo electrónico si gustas.


Sin más que decir me despido. Gracias por leerme

Estimado @miguelvargas, gracias por tus palabras. Es reconfortante saber que el trabajo desarrollado en el contexto de este taller ha servido para dar luces a alguien. Mi lectura, los comentarios, la valoración de tu obra, son cosas que hago con todo gusto.
Algo intuía acerca de la posibilidad de que el relato que leímos fuese un fragmento de un texto mayor, pero no hice mención a ello para no caer en meras especulaciones. Respecto a la ambientación localista del relato, creo que no hay ningún problema; es una de sus mayores virtudes.
No hay nada que lamentar, nada que no se pueda remediar.
Estoy a la orden a través del correo electrónico [email protected]
Saludos.

Mi participación, como ya saben, en estos talleres es en condición de observador. Quiero hacer unas breves consideraciones sobre el cuento "Cómo conocí la caza de conejos" de @poesiaempirica, inscrito en el Taller Rojo.
Me ha gustado mucho este cuento. Me parece que está muy bien escrito. Hay tres cosas, entre otras, que me parecen destacables: a) el manejo eficiente de eso que llaman "regulación de la información" (muy propio de "suspense" en la literatura y el cine), que nos permite como lectores ir accediendo a las claves de la historia paulatinamente; b) el uso de ciertos indicios que deja en el discurso y que nos llevan a construir ciertas conjeturas (en mí funcionó como una de las conjeturas esa terrible verdad del desenlace, apoyada referencialmente por los varios casos reales de un tipo de horror similar descubiertos en los últimos años); c) el tipo de narrador escogido (infiero que es un joven trastornado o atormentado por la vida cruel a la que ha sido sometido o que le ha tocado experimentar) y que habla desde su condición, lo que le puede dar un carácter no absolutamente confiable, ante la solicitud del psiquiatra tratante (¿sesión o escritura?).
Evidentemente se trata de una familia toda ella un poco (o mucho) trastornada, incluso su hermano -Patrick-, quien parece actuar desde la inocencia o la ingenuidad y la bondad, que en la visión del narrador, es lo que acarrea que su padre lo mate (infiero). Ni hablar del padre, bastante bien descrito y presentado.
El cuento se sostiene sobre la ambigüedad, cierta incertidumbre, y la apertura o inconclusión. Su final parece ser la máxima expresión de ello, lo que pudiera tomarse como una debilidad del cuento.
Mis felicitaciónes para @poesiaempírica.

@Taller rojo: Gracias a todas las personas que pudieron leer mi cuento y sus oportunas intervenciones. Gracias a Danie, @decomoescribir por sus consejos y su acertadas palabras.
@Taller Amarillo: En este texto, aunque corto, me pareció notar una incongruencia muy similar a la que sucedió en mi texto y este es el problema, del narrador y lo narrado. El vocabulario tan refinado en la boca de un niño distorsiona un poco la historia. Ademas que como creo que pretende la historia tener un tinte jocoso, se ve ahogada con tanta espesura en el dialecto. Yo lo veo como una estampa quizás con un tono irónico. @mariqyes
#Texto azul: Me ha parecido un cuento en el que todos podemos sentirnos identificados. Creo que abuses un poco de las descripciones y los adjetivos. También creo que el tema es una critica social que nos dejas saber de antemano, cuando esto quizás, es lo que menos deberías hacer. " El vacío que deja la grieta se llena de música, música de hambre, música de miedo, música de fe y esperanza" en vez de hacer una descripción tan elaborada puedes mostrarnos en el ambiente, en la postura de los pasajeros. Al mismo tiempo, los giros en el lenguaje como lo del arma que luego paso a ser un instrumento musical, me parece muy buenos. Es un buen cuento que solo le falta edición. @miguelvargas

@poesiaempirica.

Gracias por tus consejos, tu observación es muy similar a la de muchos otros compañeros; señal que me pone alerta sobre el uso de mis adjetivos. Eso me recuerda un post por ahí de @decomoescribir sobre precisamente los adjetivos jajaja.

¡Ufff pero qué dificil es lo sencillo vale! Hacer con poquito mucho es una proeza, yo como que me voy a leer un poco de Hemingway a ver si se me pega algo bueno.

#TallerRojo. De verdad que estoy muy impresionada con lo que acabo de leer, eres un escritor con muchísima potencia, sabes muy bien como conducir al lector y mantenerlo en suspenso, de verdad que se te da muy bien este genero. Espero leer la continuación!

Concuerdo ;)
D.

#Tallerrojo:@poesiaempirica

Al principio me pareció, que describias demasiado al personaje del "gran cazador", pero después de semejante final, ya veo el por qué. No lo podía creer jeje.. Es un buen material, para un libro de misterio o terror, aunque siento el final fue muy abrupto, es decir, nos revelas lo que en realidad hace el Sr. y luego fin. Quizás puedas encontrar otra forma, de reflejar que la historia continuara. Del resto, ¡muy bueno!

#Talleramarillo: @mariqyes

Te confieso que esperaba de esta historia. A mi parecer estuvo algo simple y considero que el tema que escogiste, tiene bastante tela que cortar. Sé que después de algunas correcciones, crearás una buena historia.

#Tallerazul:@miguelvargas

Me gustaron las sorpresas del texto, como el hecho de que hablabas de un instrumento musical jajaja... fue relato jocoso y bastante liviano, puede que un poco sobrecargado de descripciones, no se, al leerlo me resulta algo pesado por esa parte. Quizás existen algunas técnicas de descripción o algo así, sólo menciono, lo que sentí como lector.

¡Saludos!

Y tus comentarios son muy apreciados por mí @glokdm, me nutre, me hace crecer. Gracias por leerme

Taller amarillo. Si, en estos momentos lo estoy corrigiendo y haciéndolo mas entendible. gracias por tu interés.

Taller amarillo

De nuevo un texto protagonizado por niños el de @mariqyes. Me encantan! Esa inocencia e incomprensión de los pequeños hacía el mundo y problemas de los mayores, que incluso hablando de una situación como las discursiones maritales que se van de mano (caso serio) crea una escena divertida y, con un poco de ternura, desde su punto de vista.

Por lo demás, creo que está bastante bien escrito aunque es probable que hubiese agradecido algo más de profundización en cómo se sienten los pequeños. Aparte de la incomprensión del lenguaje, sí saben que algo malo está ocurriendo y miedo, no sólo cuando huyen a casa de los vecinos como caso más extremo, seguro que debían sentir.

A nivel personal, no puedo evitar sentir ternura (como ya digo) ante su incomprensión, ya que me recuerda cuando mi hermano apenas tenía cuatro años y, un día, salió llorando de clase porque le habían dicho que era un “hijo de puta”... Mi madre y yo nos reímos con su pesar (no de él) porque sabíamos perfectamente que, lejos de saber el signoficado o implicación de ese insulto, sólo sabía que era algo malo y no quería que se lo llamasen a su madre... jejehe!

Jajajaajajaja! Yo disfrutaba mucho con aquellas palabrotas que escuchábamos decir a los adultos, no las comprendíamos pero el peso que tenían y el efecto que causaba en ellos nos causaba mucha curiosidad. Gracias por tu critica.

Me disculpo por la ausencia. Varios compromisos me mantuvieron lejos de Steemit estos dos días. Pero aquí vuelvo. No cuento con conexión a internet y no tengo muchos datos en el teléfono, así que daré mi impresión del #TallerRojo sin haber visto aún el análisis de @decomoescribir.

#TallerRojo:

Estimado amigo @poesiaempirica, primero que nada te felicito por este maravilloso relato que nos traes a este taller. La historia es muy interesante y la narración está hecha de una manera que te hace conocer al personaje, te hace sentir empatía con él y, al menos en mi caso, me hizo sentir lo mismo que siente él. Está muy bien logrado, de verdad.

#TallerAmarillo:

@mariqyes, tu relato me hace reflexionar sobre las cosas que decimos los adultos frente a los niños. Y la forma en que lo narras es fluida y me gusta, es fácil de entender.

#TallerAzul:

@miguelvargas, me ha gustado muchísimo tu relato. Es una manera diferente de ver la vida de un músico callejero, sin ánimos de ofender, claro, solo por decirlo así. Te felicito.

De nuevo me disculpo por la ausencia, en un rato dejaré mis opiniones en el día 4. Un saludo.

Jajaja para nada me ofende amigo @vicrivasr. El hecho de que te hayas detenido a leerme, es uno de los mejores elogios que me has podido dar.

Me contenta mucho que te haya gustado.

Hola @decomoescribir, de nuevo me disculpo por mi ausencia los últimos días del taller. Estuve sin internet varios días y recién ahora es que pude ver el video del análisis. Después de complementar mi comentario acá dando mi opinión sobre el video, estaré pasando por los días restantes en los que no he comentado aún.

Con respecto a lo que dices sobre el #TallerRojo, estoy muy de acuerdo cuando dices que hace un excelente trabajo narrando y describiendo a los personajes. Lo hace de una manera que te atrapa y te hace entender la personalidad de cada uno de ellos sin sobrecargar el texto. Sobre lo que dices de la distancia emocional del protagonista-narrador con su hermano puede ser provocado por el trauma de haber vivido y visto cómo Patrick fue asesinado. Y no concuerdo contigo al final sobre de que "no se entiende" los niveles de realidad. A mí me pareció bastante claro que "la sesión" a la que hace referencia es la sesión de terapia con el psiquiatra.

Nuevamente, excelente trabajo @poesiaempirica.

Taller amarillo. Gracias por tu valioso comentario.

" #Tallerrojo#: @poesiaempirica
Impresionante cuento, bien estructurado que te lleva de suspenso en suspenso para explotar en un final aterrador, bueno al menos para mi.
Cargado de emoción y muchos recuerdos de una niñez compartida con un padre enloquecido y brutal.

Me disculpo por no poder participar en la dinámica el día de hoy, he tenido algunos compromisos que me han imposibilitado de hacerlo. Estaré leyendo y dando mi opinión sobre los textos a la brevedad posible.

Gracias, Vic.

No te preocupes, ponte al corriente cuando puedas.
Saludos,
D.

Buenas noches. Tratando de emparejar el paso:
#TallerRojo
Estimadísimo @poesiaempirica, tu relato me gustó muchísimo. Me parece un logro espeluznante, si se puede afirmar tal cosa. Un relato que juega muy bien con las obsesiones del imaginario: el padre mataniños, el loco, la orfandad de los hermanitos... O la experiencia, reformulada, del ogro de los cuentos de hadas. Además, es un relato con mucha fuerza de lenguaje, y una acertadísima y enigmática elección de la voz y circunstancia narrativa, a pesar de que la puntuación, sobre todo el uso de comas, puede revisarse una vez más.
Una lectora te agradece la experiencia de lectura y una cierta vacilación de la conciliación del sueño.

#TallerAmarillo
@mariqyes, tu texto tiene gracia narrativa, y ese es un logro difícil. Aunque estoy de acuerdo con los señalamientos de verosimilitud (todos los niños saben el significado de ciertas palabras porque son muy comunes en el entorno), me parece que la anécdota tiene cómo trabajarse, tal vez cambiando las palabras para construir una situación realmente graciosa en medio de la triste y sórdida situación del contexto familiar de los vecinos. Un abrazo.

@TallerAzul
Estimado @miguelvargas, logras un texto conmovedor y de mucho lirismo. Un texto sobre la vergüenza y sobre la solidaridad, sobre la pobreza y la belleza. Hay distancias de tratamiento, pero en cierta manera tu texto me recuerda, más allá de la coincidencia de espacio y oficio, a "El perseguidor", Cortázar, pues en ambos percibo la posibilidad de conectar el viaje en el subterráneo con el viaje mítico y la experiencia estética.

Recibo de las miradas vida que me permite seguir tocando, pues cada aliento que expulso es una ofrenda a la muerte y cada mirada que observa resuella para darme el vivir. Con la simbiosis perfecta ya instaurada a mitad de canción, se crea un círculo autosuficiente, un mandala eterno que les da vida a ellos y a mí; dejando marcas en el alma cual tinta en la piel.

(...)

Este milagro en el hades donde se supone que la presencia de Dios es prohibida, se repite una y otra vez a lo largo de cada vagón. Colmando los minutos y las horas de menos apuro entre parada y parada.

Apunto las coincidencias anteriores por si te son útiles para expandir las referencias del relato en este sentido en una revisión futura.
Un hermoso texto evanescente... ¿Es un cuento? No es que sea necesaria la ubicación en un género preciso, solo que me parece que el autor debe ser consciente del registro que quiere trabajar, no importa si no se encuadra en ningún género conocido.
Gracias por permitirnos compartir tu texto.
Un abrazo.

Apreciada @adncabrera.

Ha sido un completo placer conocerte no solo por tu obra, sino también por tu ojo crítico a lo largo de estos maravillosos talleres. Eres uno de los participantes que más en estima tengo, por eso para mí, tu opinión positiva sobre mi relato no es poca cosa.

La referencia que haces a Cortázar aviva mis deseos de leerlo y estudiarlo más a fondo, apuntas con un láser hacia un camino que cuando lo transite, estoy seguro que te voy a agradecer un montón.

El relato que he compartido es sólo un fragmento de un proyecto más extenso; eso explica el por qué del título y la dificultad al ingresarlo en algún corpus literario. Es un cuento, pero es un cuento cargado de muchos tropos, de ese lirismo que comentas; en parte por ejercicio, en parte por andar leyendo mucha poesía ultimamente jajaja.

Gracias por leerme @adncabrera. Te sigo, espero seguir leyéndote.

El placer es mío, @miguelvargas. Nos estaremos leyendo.

Taller amarillo. Gracias por tu comentario, el breve cuento es de cuando mi niñez y en aquella época esas grocerías eran muy poco conocidas. Saludos, y gracias de nuevo por tu valioso comentario.