Steem Football Edición Especial: Maradona - Revista digital de fútbol de la comunidad Steem Sports

in Steem Sports🏈🏀⚾⚽🏁2 years ago (edited)


1637629099098.jpg
Fuente Imagen editada en Canva.com

Read this magazine in english

Diseño sin título (1).png

1.png

Un año sin D10S

Este próximo 24 de noviembre se cumple el primer año de la desaparición física de Diego Armando Maradona. Y recalco que se fue sólo en cuerpo, porque en el resto de los aspectos Diego permanece y permanecerá siempre en la memoria colectiva del mundo del fútbol.

Recuerdo aquel día como si fuese ayer, la noticia llegó de golpe y, aunque era un desenlace más que probable debido a lo complicada que se había tornado la situación, nos tomó a todos de sorpresa y costaba creerlo. En retrospectiva era obvio que Diego no iba a durar mucho en este mundo, el cuerpo siempre pasa factura cuando se lleva una vida de excesos como la que llevaba Maradona; pero él había pasado por tantas situaciones similares y hasta peores, siempre saliendo airoso, que parecía casi inmortal. Era Maradona, todo le pasaba, pero todo lo podía.

Sin embargo, el fatídico desenlace llegó y todos quedamos mudos por un instante, para luego soltar un llanto al unísono. Los días pasaron y lo recuerdo claro pero al mismo tiempo, borroso. Recuerdo perfectamente todo: el obelisco, las filas para entrar a la Casa Rosada, los homenajes, las personas dejando sus camisetas al lado del féretro; pero al mismo tiempo no asimilaba lo que estaba pasando, no lo sentía real. Era una pesadilla lúcida. El ídolo, el Pelusa, Maradona, D10S, Diego se había ido.

Pero en ese mismo instante entendí que no se había ido y, que en realidad, nunca lo haría. El ver la masiva respuesta popular de la gente, unidos por amor al fútbol y a un futbolista, me confirmó el nivel de leyenda de Diego y lo que representa Maradona para un pueblo, para su gente, para el mundo. Y cómo no podía ser diferente, su despedida sacó lo mejor y lo peor del pueblo argentino: Decenas de miles de personas llegando de todo el país (y el mundo) para decirle adiós a su ídolo; pero al mismo tiempo causando disturbios por no poder decirle adiós a su ídolo. Al final, creo que eso era Maradona: lo bueno y lo malo del ser humano; simplemente un mar de contradicciones hecho hombre.


8(3).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

Yo me pregunto: ¿Volveremos a ver algo así en nuestras vidas? Difícilmente. Cuando Pelé, Messi o Cristiano Ronaldo dejen este mundo ¿La gente los despedirá de esta forma? Lo dudo mucho. La realidad es que ningún otro futbolista ha logrado conectar tanto con las personas como él. Maradona era pueblo, era la gente, era la representación del ciudadano de a pie. Como mencioné antes, era lo mejor y lo peor del ser humano. Entiendo que se identifiquen con él, entiendo que lo amen, que lo adoren.

Yo nací en 1996, así que por razones mas que obvias no vi jugar a Maradona. Más allá de las repeticiones y los videos, no es lo mismo que vivirlo en vivo. Sin embargo, yo también crecí con Diego y aprendí a quererlo. Sí, a Diego lo quiero mucho, por eso no pude evitar llorar el día que falleció. Creo que para todos los futboleros, Maradona era más que un jugador, era familia; así lo considero yo.

La verdad es que el sentimiento de millones de personas alrededor del mundo confirma que no estoy loco. Diego era la alegría del pueblo. Ese que te sacaba una sonrisa con su magia después de un día duro. Ese que te hacia olvidar tus problemas con sus victorias, así sea por un segundo. Ese que decía lo que tu pensabas, pero nadie se atrevía a decir. Diego Maradona representa todo eso y mucho más para una generación entera.

Y es muy fácil señalar faltas y errores (las cuales en el caso de Diego, son muchas), pero prefiero no hablar de eso. Lo que si diré es que ser Diego Armando Maradona no era nada fácil y quizás nadie esté preparado para eso. No es fácil ser un dios. Jamás pidió ser ejemplo, jamás pidió ser puesto bajo el reflector del escrutinio público. El ejemplo perfecto de como el ambiente te condiciona y, en el caso de Maradona, como no tener guía magnifica todas esas carencias.

Maradona se describió así mismo como "hijo de p*ta, bueno, normal, ignorante". Esa misma forma de ser de Diego que lo llevó a meterse en muchos problemas, fue la misma que lo llevó a que muchas personas se aprovecharan de él durante décadas y que lo sigan haciendo. Eso sí, Diego siempre fue real y jamás se traicionó a sí mismo.

Es muy fácil señalar con un dedo desde afuera, pero prefiero quedarme con las palabras de Manu Chao: "Si yo fuera Maradona viviría como él [...] Si yo fuera Maradona nunca me equivocaría". Lo que pensamos desde afuera contra lo que de verdad sucedería, porque difícilmente una persona en la misma situación de Diego, con los mismos antecedentes, en el mismo contexto, haría las cosas diferentes.

Pero por contradictoria que suene, esas mismas cosas malas que tenía Diego, es lo que lo hace una leyenda, lo que lo mitifica. Con él no hay puntos medios: lo malo es muy malo, pero lo bueno es muy bueno y hace que todo se magnifique. Maradona es parte de la expresión popular, de la cultura, trasciende el fútbol, nunca será olvidado.


7(3).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

Creo que cuando Diego falleció, una parte de nuestro corazón futbolero también murió. Pero también es cierto que Maradona nos dejó mucho a todos. Nos dejó los mejores recuerdos así como también los peores. Imágenes surreales y otras irrepetibles. Diego es ese pibe de Villa Fiorito jugando en el potrero, es la "Mano de Dios", es el gol a los ingleses, es la viveza, el engaño, es malas decisiones, es al que le cortaron las piernas en USA '94, es esas lagrimas en la Bombonera. Diego es Argentina, es pueblo, es Nápoles, es fútbol; Diego eres tú, Diego soy yo.

La realidad es que mientras la pelota sea redonda y se marquen goles con ella en algún rincón del mundo, Diego vivirá. Podrán haber mejores futbolistas que él; pero no existe nadie más grande que Diego Armando Maradona. Jamás lo ha habido y jamás lo habrá.


Te quiero y te extraño mucho, Diego.

Diseño sin título (1).png

Editorial (1).png


6(3).png
Fuente

Normalmente se suele decir que son nuestros actos los que nos definen; pero también es cierto que nuestras palabras revelan muchas veces lo que pasa por nuestra mente y la forma como percibimos lo que sucede a nuestro alrededor. Por eso repasemos 10 frases de Diego Armando Maradona que nos revelan la forma en la que veía al fútbol, al mundo y a él mismo.

Maradona en 10 frases

"Si me muero, quiero volver a nacer y ser futbolista. Y quiero volver a ser Diego Armando Maradona. Soy un jugador que le ha dado alegría a la gente y con eso me basta y me sobra"

"Por muy extraño que parezca, yo no soy Dios, solo soy un buen jugador de fútbol"

"Yo crecí en un barrio privado de Buenos Aires; privado de luz, de agua y de teléfono"

''Sólo les pido que me dejen vivir mi vida. Yo nunca quise ser un ejemplo”.

''Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota...la pelota no se mancha

''Si yo no hubiera hecho las cosas malas que hice, Pelé no llegaba ni segundo

''Cuando entré al Vaticano y vi todo ese oro, me convertí en una bola de fuego.

''¿Cómo hice el gol? Lo hizo la mano de Dios''

"Siempre que llovió, paró, pero a mí nunca me para de llover"

''Tampoco muerto encontraría la paz. Me utilizan en vida y encontraran el momento de hacerlo estando muerto

Diseño sin título (1).png

Editorial (2).png


Agregar texto (6).pngFuente Imagen editada en Canva.com

Maradona es el futbolista con más canciones dedicadas en su honor Son más de cincuenta las composiciones musicales realizadas para el mítico '10', las cuales están interpretadas en géneros tan diversos que van desde el rock hasta el tango; y que viene de lugares tan diversos como Brasil, Francia o Malta. Pero si hay una canción que representa a la perfección todo lo que fue Maradona, es sin duda "La mano de Dios" de Rodrigo Bueno, un himno para todos los futboleros y probablemente la canción de fútbol más reconocible en el mundo. imposible escucharla y no gritar "Marado, Marado".


La Mano de Dios - Rodrigo

Diseño sin título (1).png


5.png

Nápoles: Ciudad de D10S

A mediados de los ‘80 Napoli era un equipo de mitad de tabla en Italia, sin nombre y apenas ambición. Pero ciudad y equipo se sujetaron a la estela de un ídolo que aún hoy vive en cada rincón de Nápoles. Esta es la historia de la relación entre un hombre y una ciudad que sólo se detiene cuando se cita un nombre: Diego Armando Maradona.


Agregar texto (7).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

A principios de los '80 Nápoles era una ciudad marcada por el desarrollo que no llegaba, por el olvido, por la violencia. Por lo general, la mafia y el crimen organizado llenan un hueco dejado por el Estado, lo cual hizo que Nápoles se volviera una ciudad decadente como nunca lo había sido, muy maltratada. Era una ciudad que estaba en el punto más bajo de su historia, que necesitaba ganar algo.

Desde Barcelona llegan noticias de un joven jugador argentino del que se habla como el futuro mejor jugador del mundo. Un jugador, Maradona, que estaba llamado a ganar todo; un club, Napoli, que jamás había ganado nada en su historia…hay veces que dos piezas que no deberían encontrarse, simplemente encajan a la perfección.

El Napoli se avocó a negociar por Maradona, aunque nadie se imaginaba que un jugador de ese nivel fuera a jugar al Napoli. Pero el 1 de julio de 1984 el Barcelona acepta la oferta de 7.5 millones de dólares del Napoli por Maradona. El Calcio compra una estrella más, pero esta era la más grande.

Maradona - Nápoles: amor a primera vista.


5(3).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

En ese periodo, el fútbol italiano era el más poderoso del mundo. Había mucho dinero y por tanto, los equipos podían adquirir a los mejores jugadores del mundo. El Milan tenía a Van Basten, Gullit y Rikjaard. La Juventus tenía a Platini. El Inter a Rummenigge. La Roma a Falcao. El Udinese a Zico. La Fiorentina a Sócrates. Todos los equipos tenían a un gran campeón…pero el Napoli tenía a Diego. Maradona dejó Barcelona con la sensación de que en dos años nadie lo entendió. Sólo le hizo falta una tarde en Nápoles para sentir todo lo contrario.

Si hubiera que elegir un día para conmemorar la pasión por un futbolista, ese sería el 5 de julio de 1984. Más de 70.000 personas abarrotaron el estadio San Paolo simplemente para recibir a Diego. Maradona apareció por el tunel, agarró un balón, lo pateó al cielo y dijo: “Buenas tardes, napolitanos”. En ese momento estalló un entusiasmo enorme porque había llegado el mejor jugador del mundo. Era bonito ver por primera vez las caras de felicidad de los napolitanos.


Presentación de Maradona en el Estadio San Paolo

Apenas llegó, Diego inmediatamente mostró todo su potencial. Demuestra que no será dentro del terreno de juego donde tenga problemas, lo complicado era cuando cambiaba el césped por la calle. Su primer mes en Italia fue realmente difícil, vivía como un prisionero porque Nápoles es oprimente.

Durante el primer año y medio de su estancia en Nápoles, la residencia de Maradona fue un hotel. Todos los días había miles de personas fuera del hotel. Ni si quiera los propios huéspedes del hotel podían estar tranquilos, porque había gente en las afueras hasta la 1am gritando “¡Diego, Diego!”. Escalaban el poste de luz, que medía alrededor de 20 metros, sólo para ver a Diego por la ventana.

Cuando Maradona partía del hotel, también salía una orden de la comisaría de policía indicando el camino que recorrería Maradona, para que la policía cerrara las calles e impidiera el acceso del resto de los automóviles. La gente lo quería tocar, lo quería ver, quería secarle el sudor. Diego vivía una vida imposible en Nápoles; era querido, perseguido y aclamado por todos.

El representante de todos los napolitanos.


4(3).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

Había una simbiosis entre la ciudad y el jugador. Diego, también físicamente, es más napolitano que argentino. Nápoles es así: sinuosa, oscura, pequeña y genial. Por eso nadie habría podido ser el emblema de esta ciudad, salvo Maradona. Portó la ciudad en su imagen.

Maradona se saltaba todos los grados de comunicación. Saltaba la comunicación con el club, saltaba a los periodistas y hablaba directamente con la afición. En ese momento, en Italia sólo había un programa de televisión que hablaba de fútbol, “La domenica sportiva”. Una noche Diego fue invitado al programa y dijo, con coraje: “En el fútbol italiano hay racismo, no contra la gente de piel negra, hay racismo contra los napolitanos, y es una vergüenza”. Hasta aquel momento nadie había tenido el coraje de decir tal cosa. Pero Maradona dio la cara y defendió a los napolitanos como nadie nunca había hecho.


Gol de tiro libre de Maradona vs Juventus

La realidad es que el sur de Italia había sido abandonado. Y esta mortificación cultural se consolida en la idea de que el norte es mejor y se crea también la idea de que el sur es inferior. Para los napolitanos, un Scudetto del Napoli tenía el valor de 10 conseguidos por los equipos del norte. La Juventus siempre ha sido el equipo a batir, porque representa el poder. La verdad es que Nápoles vive para ganar a la Juve. Lo que hizo que Nápoles se enamorase de Maradona fue un partido. Noviembre de 1985, Napoli – Juventus en el Estadio San Paolo. Tiro libre indirecto dentro de área de la Juve. Diego le dijo a quien debía servirle el balón :“No te preocupes, tu tócame el balón y déjame a mí”. Maradona hizo lo imposible: pasó el balón por encima de la barrera y lo clavó en el ángulo con una delicadeza y una técnica pocas veces vista antes, en uno de los tiros libre mejor lanzados de la historia. Hizo un gol impensable, irrealizable; sólo Maradona era capaz de hacer algo así, y lo hizo. Ese partido rompió el equilibrio, marcó un cambio de tendencia. Era la demostración de que una ciudad del sur podía combatir con el norte. La diferencia es que ahora el mejor jugador del mundo jugaba en Nápoles.

Maradona sería el capitán de la Selección Argentina en el Mundial de México 1986. No sólo acude como representante de un país, también acude como el representante de su ciudad, Nápoles. Toda la ciudad era hincha de Argentina. Había pantallas gigantes por toda Nápoles, las calles estaban desiertas cuando jugaba Argentina porque todos estaban frente al televisor para ver y apoyar a su ídolo. Tal es el idilio de la ciudad con Maradona que su mítica “Mano de Dios” ante Inglaterra jamás fue vista como un gesto desleal, sino como muestra de la inteligencia y viveza napolitana. Cuando finalmente Argentina venció a Alemania 3-2 en la final, toda la gente en Nápoles salió a la calle con banderas a festejar.

Tras el Mundial 1986, Napoli entendió que había llegado el momento de luchar por el título. Tendrían que reforzar el equipo, aceptar la presión...y del resto se encargaría Maradona.

Maradona lleva al Napoli a la gloria.


3(3).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

Todo Nápoles sabía que con Diego tenían algo más, ese plus que los llevaría a la grandeza. Esa era la gran virtud de Maradona, el multiplicaba el talento de los demás. A lo largo de la historia ha habido grandes jugadores que son como la guinda del pastel; pero Maradona no era la guinda, era el pastel completo.

10 de mayo de 1987. El ambiente en la ciudad de Nápoles era indescriptible. La gente llorando de alegría en las calles, había más de un millón de napolitanos felices que salieron a festejar, ningún incidente en un momento de comunión total nunca antes visto. ¿El motivo? Diego Armando Maradona había llevado al Napoli a consagrarse campeón de la Serie A por primera vez en su historia. Nápoles estaba en la portada de todos los diarios del mundo y por primera vez no era por algo malo.

Maradona representaba el héroe deportivo, pero a su vez era el símbolo de que se podía lograr algo bueno en una ciudad menospreciada. Demostró que, aunque en algo efímero como lo es el fútbol, también era posible ganar en Nápoles igual que en cualquier otra ciudad de Italia. Transformó en virtud aquello que todos los demás consideraban defectos. En ese momento, Maradona pudo haber sido fácilmente el alcalde de Nápoles. Todo lo que él decía, para los ciudadanos era una orden.

En 1989 Napoli ganaba la Copa UEFA, su primer y único trofeo europeo de toda su historia. Un año después lograron su segundo y, hasta la fecha, último Scudetto. Pero si 1990 guardaba un acontecimiento importante, ese era el Mundial de fútbol que se celebraba en Italia. La ciudad de Nápoles albergaría una de las semifinales del torneo, la que enfrentaría a la local Italia con la Argentina de Maradona.

El día anterior al partido, desde toda Italia se hizo un llamamiento al pueblo napolitano: “Napolitanos, apoyen a Italia”. Pero Diego dijo: “¿Ahora es que se acuerdan de Nápoles? Los napolitanos son italianos, pero ¿Italia lo sabe? ¿Sólo el día anterior del Argentina – Italia se acuerdan de Nápoles y los napolitanos? Durante el resto del año no se acuerdan de Nápoles”. Esas palabras de Maradona despertaron la conciencia de los napolitanos, el tocó el corazón de la hinchada.


2(3).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

Cuando la Selección italiana llegó a Nápoles, se encontraron con una afición dividida. No sabían si apoyaban a Maradona o apoyaban a Italia, y los jugadores de la Selección sintieron eso. Pero la realidad es que todo Nápoles apoyaba a Argentina, porque Maradona era su dios. El partido acabo con empate 1-1 y tampoco hubo goles en el tiempo suplementario, el finalista se definiría en la tanda de penales. Penales iba y venían en una definición infartante, hasta que Sergio Goycochea detuvo el disparo de Serena y Argentina pasaba a la final del Mundial. Italia no iba a olvidar fácilmente aquella derrota y cuatro días después quedaría demostrado.

La decadencia del ídolo.

Roma acoge la final del Mundial, suena el himno argentino mientras los fanáticos italianos silban sin piedad a Maradona. La verdad es que no tenían nada contra Argentina, silbaban era a Nápoles. Para Diego fue el dolor más grande que jamás había sentido en toda su vida, porque pensaba que en Italia había dejado un legado importante y que esto no lo merecía. Fue un momento del que todos los italianos deberían sentir vergüenza.


El enojo de Maradona contra los italianos que silbaron el himno argentino

Argentina perdió la final 1-0 contra Alemania y las lágrimas de Maradona fueron las lágrimas de Nápoles. La realidad es que esa final representó el punto de ruptura entre Maradona y el fútbol italiano. Y también, desgraciadamente, entre Maradona y el Napoli. Era un Diego que estaba enojado con el mundo, estaba poseído por la droga.

Como quien no quiere oír nada que pueda romper el encanto o despertar del sueño, Nápoles llevaba años mirando hacia otro lado cada vez que el nombre de su ídolo era asociado con la noche, con la cocaína.

En una oportunidad el presidente del club le preguntó: “Diego ¿Has consumido algo esta semana? Porque si consumes algo a partir del juegos, aparece en la prueba antidoping”. Maradona, con la seguridad e imprudencia que le caracteriza, respondió: “No, no he consumido nada”. El 17 de marzo de 1991, después de un Napoli – Bari, Maradona da positivo por cocaína y fue suspendido durante 15 meses.

Era un lunes 1 de abril de 1991, día feriado, y Diego simplemente se metió a su auto y escapó. Fue el día más triste en la historia de Nápoles, era cómo perder a un familiar que se iba sin despedirse. El merecía irse sobre una alfombra roja, como una gran estrella de Hollywood; en cambio, escapo de noche como si fuese un ladrón. No tuvo la valentía de decir a los napolitanos, a ese pueblo que tanto lo amó: “Señores, soy culpable. Perdónenme”. Decidió simplemente desvanecerse como quien nunca estuvo allí, una verdadera lástima.

Hace ya 30 años de aquella triste despedida pero en Nápoles, cuando mencionan a Maradona, parece que fue ayer. Se convirtió en inmortal, la verdad es que nunca se fue de allí. Sólo hace falta dar un pequeño paseo hoy en día para entender que Diego nunca se fue de allí. Porque la habitación del hotel donde vivió sigue tal y como él la dejó. Porque la mesa en la que comía y el plato que más le gustaba hoy llevan su nombre. Porque las calles de la ciudad llevan su nombre. Porque su nombre se escucha por las calles. Porque hay una tumba en honor a todo aquellos muertos que no tuvieron la dicha de verlo jugar en Nápoles. Porque la Universidad sigue pensando en él y el impacto que tuvo en la ciudad. Porque las conversaciones le siguen nombrando. Y porque una estatua de más de 2.000 años no tiene mucho que hacer estando frente a un santuario hecho en honor a él.


1(3).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

Diseño sin título (1).png

6.png

* Que seria de la Vinotinto si su DT fuera Cesar Farías.- @jeschuo

"Durante todo el ciclo de Farías como técnico Vinotinto, la selección disputó 85 partidos (exactamente la misma cantidad que Richard Páez), dejó un saldo negativo de 31 derrotas por 29 ganados, 25 juegos empatados, además de marcar 98 goles, recibir 119 y finalmente, no cumplir con el sueño de participar en un mundial. Durante su paso por la selección nacional, Venezuela logró el puesto más alto en su historia en el ranking Fifa. En el año 2013 se ubicó en la casilla 36.."



* Messi, Maradona y la eterna pregunta - @ydaniel

"Tal vez uno la tuvo más fácil que el otro, uno tuvo más talento y carácter que el otro, uno fue por mucho mejor goleador que el otro y si, uno también se ha comportado muchísimo mejor fuera de las canchas que el otro. Así podemos seguir un buen rato. Al final, cada quien se queda con quien más le gusta. Yo siempre preferiré a Leo Messi, pero entiendo que otros prefieran a Maradona y no los juzgó, Maradona fue increíble."



* Mi Entrenador de Fútbol Ideal|| Alex Ferguson - @dulcem05

“Contaba con un liderazgo nato en él, dirigía desde el corazón y la razón para obtener el triunfo en cada encuentro. Contó con la suerte de tener exelentes jugadores que daban la vida por su equipo y por hacer un buen trabajo al escuchar el silbato..”

Diseño sin título (1).png

Sort:  
 2 years ago 

Excelente revista amigo, no creo que volvamos a ver un 10 como Maradona.

Sabes de el se puede tomar muchas cosas buenas para las nuevas estrellas que van en ascenso, del ejemplo que si te pierdes en drogas o alcohol solo saldras de eso si así lo quieres.

 2 years ago (edited)

Buen día, gracias por tu apoyo 🤗🤗🤗 mil gracias y bendiciones 🤗

 2 years ago 

Nunca voy a olvidar cuando en 2014 estaba viendo los Premios Oscar y el mejor film internacional se lo lleva una película Italiana, el director sube y dice que el premio se lo dedica a sus ídolos y los empieza a nombrar a todos... ¡Y nombra a Diego Armando Maradona! Y dije: ¡Este tipo tiene que ser napolitano! Y así fue, cuando fui a investigar en Google, confirme que el director era napolitano... Maradona marco por completo a la ciudad más marginada de Italia, los napolitanos al igual que los argentinos son una extensión del Diego, por eso siempre vivirá, porque Maradona fue más que simplemente fútbol, Maradona fue la vida misma... Con sus maravillas y con su desgracias. Diego es increíble, he visto tantos videos y solo Zidane y Cruyff se acercaban a su técnica, por eso para mí es el mejor Violinista en la historia del fútbol mundial, la zurda más educada y exquisita de la historia y también el deportista más incomprendido de la historia. ¡Que gran homenaje le diste a D10S! Cuánto sentimiento te genera Diego Armando, cuando escuchas Latinoamérica de Calle 13, Si yo fuera Maradona de Manu Chao, Maradona de Andrés Calamaro, La Mano de Dios de Rodrigo ...Oh Mamà Mamà Mamà Ho visto Maradona! Grande Diego, que gol el de EEUU 94.. Que grande es, que grande fue y que grande será por siempre.

¡Saludos!

 2 years ago (edited)

Maradona es parte del floclore del fútbol y de la sociedad en general. Impactó la vida de muchas personas de maneras en que ningun otro futbolista lo ha hecho ni lo hará.

Para mi siempre será Diego antes que Maradona, EL DIEGO, más que un futbolista, la represetación de la vida misma como muy bien dijiste. Gracias por leer y comentar.

Coin Marketplace

STEEM 0.29
TRX 0.14
JST 0.037
BTC 62201.10
ETH 3428.64
USDT 1.00
SBD 4.79