Me voy contigo. Verso libre

in fiction •  19 days ago


Atardecer en la pradera, de Albert Bierstadt (1870)

                               Ven, año viejo, a sentarte conmigo
                               en esta tierra de lluvias solitarias;
                               siempre me sobra tabaco y ron.
                               Mira el tiempo que estuvimos juntos,
                               doce meses y un día entre un quizás y el campo,
                               componiendo coplas a las flores
                               que se iban sin prestarnos atención,
                               entre manglares sinuosos y una canción tímida
                               de letras que dijeron más de lo que pudimos.

                               La refulgencia de los fuegos artificiales
                               semeja al sol nocturno que ansía toda noche,
                               cuando la luna no basta para aclarar el monte.
                               Las alas del ave que ardía en el cielo
                               alumbraron el sendero anoche,
                               ese camino claro por donde yo venía
                               y que por descuido cubrió la enramada.
                               Yo miré hacia atrás y vi que te ibas,
                               con tu paso lento, acostumbrado,
                               dándome la espalda y sin decir adiós.
                               Me aferré a la botella y a mi propio pecho
                               y lloré como un muchacho cualquiera
                               y gota a gota me dejó también mi propio aliento.

                               El pueblo está solo y las luces coloridas
                               que adornan las casas de lejos
                               me saludan con su reflejo delicado y distante,
                               como la dulzura inalcanzable de días pasados
                               se deja apenas saborear por el ávido recuerdo.
                               Ven, año viejo. Háblame, que estoy solo
                               y el año nuevo me ignora; me ha dejado
                               con el café molido de ayer y las polainas colgadas.
                               Los bejucos por fin vendrán a acostarse
                               en la hamaca del porche.
                               El sonido del río seguirá fluyendo
                               ahora que he marchado viejo, sin saber de la caricia,
                               ni del beso afortunado de la mañana sonreída.
                               He quedado viejo y mi casa, en silencio.
                               Cuando los niños vuelvan a este caserío,
                               acaso quedará el polvo de mis huesos.

                               El camino se me perdió de vista
                               entre la añoranza y este eterno sueño,
                               que yo esperaba dormir desde hace tanto,
                               pero que igual me ha tomado sin aviso.
                               El aire que me habitaba
                               se ha marchado con gran fanfarria.
                               El ave de fuego que renace, alguna vez
                               también se apaga, como mi voz se acalla
                               tras mis labios apretados
                               por el arresto que sufre mi pecho,
                               como mi visión se ennegrece tras mis párpados.
                               Y como mis piernas se aquietan
                               antes de recorrer otros campos.


West Rock, New Haven, de Frederic Edwin Church (1849)


Gracias por leer.



Posted from my blog with SteemPress : https://marlyncabrera.timeets.com/2018/12/31/me-voy-contigo-verso-libre/


Soy miembro de @talentclub.


Imagen diseñada por @wilins

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!