LA VIEJA CABAÑA por Irma Pulido (Capítulo 8)

in #entropia2 years ago (edited)

FUENTE

  • Cuando le cuentes todo a él sabrá qué hacer. Si no cumples tu promesa te molestaré donde quiera que te encuentres. Lo haré, tienes mi palabra.

Me sentía acorralado. Al instante se escuchó cuando la puerta de la casa fue derribada.

  • Vete, sal de prisa - Me apresuró el esqueleto de la joven.

Yo salí disparado sin ver por donde corría ya que todavía estaba oscuro, mientras el esqueleto dispersaba sus huesos en el hoyo donde el viejo había enterrado los restos de Sofía cuando la asesinó.

Fue tan fuerte el impacto vivido esa noche que mientras corría perdí el conocimiento. Cuando desperté ya había amanecido. La fuerte luz del sol se filtraba por las rendijas de las ventanas y pude darme cuenta que estaba acostado sobre la cama ¿Cómo había llegado a ella? Se suponía que me había desmayado en el camino.

Me incorporé rapidamente, aun estaba aturdido y a mi mente acudieron los recuerdos de esa noche y ahora me doy cuenta que eso fue un sueño “Pero que sueño tan espantoso” – Reflexioné con lógica – No pudo ser más que eso, solo un “sueño”.

Miré alrededor, todo me pareció normal. Salí del cuarto y me dirigí donde supuestamente había un hoyo donde estarían enterrados los huesos que traía el hombre del impermeable, pero allí no había nada. El piso estaba normal como siempre. Me dirigía hacia la puerta que había sido tirada y destrozada con un hacha. Se encontraba en perfectas condiciones y en su sitio. Mis planos, el termo de café, en fin, no había señales de algo inusual.

Pasé de nuevo al cuarto donde había amanecido y donde supuestamente había visto a la bella mujer, pero al dirigir mis ojos hacia el sillón donde la había visto quedé paralizado al ver que allí estaba el vestido blanco que ella llevaba puesto. No me atrevía tocarlo, marchándome del lugar inmediatamente, no sin antes cerrar las puertas y ver que el hacha estaba clavada en ella. Me alejé corriendo sin saber qué hacer ¿A quién contárselo? Nadie me creería “quizá a Lisa y a Jonathan” -decidí:- “Nunca pensé que viviría algo así, ni siquiera por los comentarios de la gente, par mí siempre fueron simples supersticiones”.

Estaba tan metido en mis pensamientos que no me había dado cuenta de que me acercaba a mi hogar. Sentí un inmenso alivio, aunque todavía me temblaban las piernas. Entré a la casa, nadie se había levantado aún, y me fui directo a mi habitación.

Después de un reconfortante baño me metí a la cama y caí en un profundo sueño hasta el mediodía. Desperté sobresaltado y recordé que debía ir a la iglesia, por la promesa que le había hecho a la mujer de la cabaña. Su imagen no se apartaba de mi mente, la tristeza y las lágrimas que cubrían el hermoso rostro. Pero, por otro lado, no podía olvidarme de la otra visión, aquel horrendo fétido esqueleto que me acosaba. Me llevé las manos a la cabeza, pensando en lo que tenía qué hacer.

ESTA HISTORIA CONTINUARÁ


Lean el capítulo 1 haciendo click aquí

Lean el capítulo 2 haciendo click aquí

Lean el capítulo 3 haciendo click aquí

Lean el capítulo 4 haciendo click aquí

Lean el capitulo 5 haciendo click aquí

Lean el capitulo 6 haciendo click aquí

Lean el capitulo 7 haciendo click aquí


FUENTE

Coin Marketplace

STEEM 0.16
TRX 0.03
JST 0.037
BTC 10484.63
ETH 340.14
USDT 1.00
SBD 0.97