¿Qué está a tu alcance?

in cervantes •  3 months ago

Me gusta pensar que todos somos partes de un engranaje. Que unos nos complementamos con otros. Y que de algún modo, nuestros actos tienen un gran impacto en el resto. Más que siempre hacer el bien, yo he decidido no hacer el mal. Quizás suene tonto pero en realidad a partir de entonces pude percibir grandes cambios. Hay muchas formas de hacer el mal, haciendo caso omiso a él por ejemplo, es una manera de contribuir. Todo lo que hacemos, pensamos, deseamos consume nuestras energías, y obviamente las cosas negativas consumen mucho más. Mientras que hacer pequeños gestos benévolos apremia con una satisfacción que te recargar.

Hace un tiempo me pregunté ¿qué está a mi alcance? ¿Cómo quiero ver el mundo? ¿Cómo quiero vivir? Entrando a mis 21 años necesitaba descubrir más de mí pues estaba en un plano espiritual que me exigía más para alcanzar un equilibrio. Verán yo creo en todo lo que mueva al mundo hacia el bien, sea lo que sea, las energías, Dios, la casualidad, el karma, la suerte, la voluntad, todo influye en nosotros de maneras distintas, a nuestro modo.

Soy una mujer de fe, pero no de una fe sorda, inculta, ignorante, no. Mi fe está hambrienta de conocimiento, de hechos, mi fe siempre ha buscado materializarse. Y con ayuda he logrado hacerlo. Hace dos años he estado viviendo en los zapatos de otros y me he dado cuenta lo doloroso que puede ser cuando estos aprietan o quedan muy grandes. Hay un proverbio hindú que reza así:

Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus zapatos.
Esto nos dices que hay que ser empáticos. A través de la empatía una persona puede conectarse con su humanidad. Y debe hacerlo, ya que nadie está solo en el mundo.

Unos amigos y yo, filosofamos sobre cómo nos hemos deteriorados como humanos, como los jóvenes han envejecido prematuramente, como los niños de ahora se ven grises. Y llegamos a la conclusión que a nuestro entorno le hace falta amor. Una mano que acaricie en lugar de apuntar e instigar. Una sonrisa sincera que amenice las penas. La sociedad necesita ser fraternal. ¿Por qué? ¡Porque podemos! ¿Qué nos lo impide?

Fue cuando decidimos ser activistas sociales, de algún modo todos lo éramos por causas diferentes pero en esta ocasión nos íbamos a unir para ayudar, reparar, amar, sonreír e incluso llorar con otras personas que se sintieran desesperanzados.

Creamos un pequeño proyecto que se llamó Una Sopa Amiga. Fue un proyecto que duró un año completo sin descanso. Nació como jornadas humanitarias de alimentación, recreación, salud y terminó siendo una red de buenas intenciones que llegó unir a tanta gente por la misma causa que dejo de ser nuestra y pasó a ser un proyecto colectivo.

A través de esta plataforma realizamos más de 15 jornadas que beneficiaban a 500 niños, pues creímos que las poblaciones vulnerables como los más pequeños merecían esa atención, ese color, ese amor para en algún grado cambiar la forma en que ven el mundo.

¿Qué quisimos lograr?

    1. Que sintieran que no están solos.
    2. Enseñarles que en el mundo hay buenas intenciones.
    3. Contarles como logramos llegar hasta ellos.
    4. Inspirarlos a repetir buenas acciones.
    5. Nutrirnos de sus risas, de sus juegos, de su inocencia.

No fue fácil, no fue económico, no fue cosa de uno o dos día, entregarte al servicio por los demás puede ser agotador pero es un agotamiento que paradójicamente te recarga las energías. Te impulsa a dar cada vez más y si es posible cada vez mejores cosas de ti.

Hubo sitios, personas y acontecimientos que nunca podremos olvidar, que nos impactaron de un modo que nos dimos cuenta que las cosas más simples son grandes bendiciones y hay que ser agradecidos.

Violamos las fronteras, los estigmas, los prejuicios y fuimos una enorme red de amor donde muchos niños pudieron lanzarse en caída libre.

Si deseas ser feliz, tienes que desear ver a otros felices también. Proverbio hindú

¿Cómo repercutió esto en mi vida?

Como les dije arriba, desde que decidí hacer algo cuando me sentía con las manos atadas, el mundo me apremió, pude ver cambios preponderantes en mi vida, en mis ideales, en mi carácter, en fin en todos los aspectos de mi vida.

Conocí personas extraordinarias, vi luz en personas que quizás ya pertenecían a mi circulo social pero no lograba percibir antes, se abrieron tantas puertas que sentí que si yo realmente actuaba desde el amor no había límites, ni obstáculos, los resultados siempre iban a ser mejor de los que yo esperaba.

:

Incluso una persona logró hacerme entender que amar no es un lazo familiar o una estable relación en pareja o la camadería que tienes con tus amigos de toda la vida. Amar es algo infinito que te impulsa, que te hace entender, que te ayuda a edificar, que te permite curar. Amar es un estilo de vida que no es cursi, ni se inclina a índoles románticos, es más, amar es fuerza, es una energía vibrante que no te detiene ante nada. De modo que mis conceptos también cambiaron.

Al estudiar medicina he visto personas morir, no es divertido ni se siente bien y aunque digan que no se debe sentir mal el médico, inevitablemente tampoco es como si uno no pudiese sentir. Yo me desespero, me molesto, me altero, me calmo, en fin yo reacciono ante la salud de las personas pero no creo que llegue a ese estado en el que diga “Bueno ya murió, necesitamos la cama”. Con esto quiero decir que sí me importa la vida de las personas, de manera significativa, peor que saber que una persona le asecha la muerte es saber que está sufriendo. Es como si tuvieses un hormigueo en las manos y calambres en las mejillas.

Pero peor aún, es ver personas muertas en vida. Personas que viven para sobrevivir. En estos no incluyo a personas que tengan alguna condición o enfermedad. Sino los sanos, las personas con capacidades y potenciales desperdiciados. Personas que miran el mundo con los ojos cerrados. Que lo oyen con oídos sordos. Que lo huelen con la nariz tapada. Personas que ante una inminente catástrofe no se inmutan.

Un alma no debe vivir esperando la muerte sin un fin, fue dada para crecer, expandirse, florecer, echar raíces, dejar semillas, un alma debe valer la pena.

El bien que hicimos la víspera es el que nos trae la felicidad por la mañana. Proverbio hindú

Y no necesitas ser un filántropo, o un activista, puedes simplemente comprender que hay maneras de hacer bien dejando de hacer el mal. Estudiando un poco el mundo en el que vives y como hacer que tu presencia en él sea más que ocupar espacio.

Yo entendí que mi religión es el servicio, que mi Dios es el amor, que mi fuerza es mi conocimiento, que mi definición de arte es la naturaleza (también la naturaleza humana), que mi móvil es la libertad. Y todo eso lo descubrí el día que evalué mi alcance.

Quiero compartir con ustedes imágenes que me acompañarán siempre, de sonrisas que se tatuaron en mí

Fue un placer compartir parte de mi crecimiento espiritual con ustedes, nos leemos pronto. Con amor Wreck of dreams.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Congratulations @wreckofdreams! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You made your First Vote
Award for the number of comments

Click on the badge to view your Board of Honor.
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Do not miss the last post from @steemitboard:

SteemitBoard - Witness Update
SteemFest³ - SteemitBoard support the Travel Reimbursement Fund.

Support SteemitBoard's project! Vote for its witness and get one more award!