DIARIOS DE VUELO - Ruta a Madrid- Etapa II.steemCreated with Sketch.

in vuelo •  3 years ago  (edited)

 Sábado 03/04/99. Alcazarén.

Amanece, con las primeras luces recogemos todo rápidamente y nos preparamos para el despegue. Es como un ritual silencioso que comienza con el madrugón, el frío al salir del saco de dormir para vestirte, plegar la tienda, el olor de la tierra húmeda por el rocío, ese punto de ansiedad por ponerse en marcha. 

Me trae recuerdos de la montaña, era lo mismo, compartir la aventura con un buen amigo, esa prisa por llegar al lugar donde realmente comenzaba la ascensión, donde cambiaban tus referencias de lo vertical y lo horizontal, de las dimensiones de las cosas e incluso del tiempo, que fluía más rápido.

08:30 H. Tº 5ºC Viento "0" Rumbo Sur-SurEste 162º, directos a un Way Point que hemos establecido en el mapa cerca del Embalse de Serones, un poco más al sur de Villacastín.Hemos optado por una técnica de navegación mixta, GPS-Mapa, ya que somos novatos con el instrumento en cuestión. Volamos en escalón, es decir voy siguiendo a Iñaki que lleva el GPS y que vuela un poco más adelantado , ligeramente más alto que yo y a mi derecha, separados unos 100mts , con un pequeño ladeo de cabeza o de reojo me ve perfectamente. Yo llevo la ruta marcada en el mapa, con los rumbos, las estimas de tiempo, y otras referencias visuales, simplemente confirmo la ruta.



                              El embalse de Serones y Sierra de Gredos al fondo.


Poco a poco nos vamos acercando al Sistema Central, frente a nosotros se extienden como un muro las sierras de Guadarrama y Gredos, a izquierda y derecha respectivamente, ambas cubiertas por la nieve en las cimas más altas, bajo nuestras alas el enorme mantel de parches verdes y ocres comienza a subir. Llegamos a Villacastín, vemos el cruce de la N-110 con la A-6 y un gran aeródromo provisto de dos grandes hangares pero sin actividad aparente. El terreno continúa elevándose para transformarse en una meseta suavemente ondulada y parduzca, en su centro destaca, azul como el cielo, el embalse de Serones.

09:30 H .- A 3000 mts MSL sobre el Way Point establecido como referencia, la Tº es de 2ºC, estamos haciendo un crucero de 90-100 km/h, la sensación térmica por tanto debe de ser heladora, aunque afortunadamente no noto el frío, debe ser por la emoción del vuelo tan impresionante que nos estamos dando, bueno y sobre todo porque vamos enfundados en nuestros monos de vuelo, guantes, cascos etc...


                                     En descenso a Villanueva del Pardillo.


En unos minutos pasamos sobre otro pequeño embalse, el de Aceña, y me sorprende la siniestra presencia, al fondo y en contraluz ( o ¿sería má apropiado decir "cara al sol"?) de la enorme Cruz del Valle de los Caídos , increíblemente grande a pesar de la distancia. Poco a poco comenzamos el descenso, en esta vertiente de Guadarrama el terreno se parte en dos, se escalona, un peldaño comprendería la zona de el Escorial, (pasamos justo por encima, es cierto! Tiene forma de barbacoa!!! ) hasta el embalse de Valmayor, y el otro sería  la suave pendiente donde comienza la llanura madrileña, que es donde está el Campo de Vuelo de Villanueva del Pardillo, que creemos tener ya a la vista. Volamos todavía muy altos y estamos prácticamente encima del aeródromo, intentamos contactar por radio pero no responde nadie a nuestras llamadas. 

Comenzamos a perder altura poco a poco, haciendo espirales interminables...ahora a la izquierda 4 o 5 vueltas,  ahora a la derecha otras tantas, tengo la impresión de que cuando me apee del aparato me voy a marear. Iñaki está haciendo lo mismo por debajo de mí, se mueve suavemente para un lado y otro, con la aparente lentitud de un avión de papel. 

Poco a poco nos acercamos a la tierra, las cosas comienzan a tener otro aspecto más real. A nuestra derecha vemos otra pista y otro hangar, es el Campo de  Vuelo de Valdemorillo.



                              Iñaki con su avión,  aterrizado en Villanueva de Pardillo.


                                    El globo de Fernando Roldán secándose y medio inflado.


10:00 H.- Iñaki me comunica por radio que ya ha aterrizado y que las condiciones en tierra son muy buenas, enseguida estoy en "viento en cola", se aprecia que la pista ( 14-32) tiene una ligera pendiente negativa hacia el SE . Aterrizamos por la 32 pues la cabecera de la 14 nos parece estar demasiado cerca de la ladera del monte aunque como podemos comprobar después es la que suele estar en servicio. Observo el terreno mientras completo el tráfico, hay mucho matojo y montebajo, en la cabecera de pista una amplia zona llena de lo que parecen piornos. Hago una buena toma de tierra,  un sol estupendo y 12ºC, nos recibe "el loco" que se alegra mucho después de años de no ver a Iñaki. Es un tío simpático, flaco de mirada viva, viste un viejo mono de vuelo militar que por el aspecto, sucio y lleno de agujeros, debió de ser de algún piloto derribado en la guerra de Corea. 

                                                             El interior del globo.


Está atareado con un globo (el de la bombona de Cepsa) que se le mojó hace unos días y quiere ponerlo a secar. Entre tanto nos ofrece su furgoneta para lo que queramos, ir a por gasolina, a tomar algo al pueblo…. Pero como ya tendremos tiempo de hacer todo eso, nos dedicamos a echarle una mano con la "colada" pues la verdad es que es bastante trabajoso tender el globo de marras.Al final lo medio inflamos, es enorme, y el sol se encarga del resto.Nos tomamos unas birras en el bar del Campo, muy agradable y deliciosamente atendidos por Almudena, que está muy buena (valga el pareado), es simpática y le gusta el mundo del ala delta  y los trikes, ¿Qué más se puede pedir?.


                                  Hangares de Villanueva del Pardillo, Seisgés con  su Trike.


Hemos llamado a Jose Luis, un amigo de Bilbao que vive y trabaja en Madrid y que también aprendió a volar con Iñaki . Ll ega a la hora de la comida y nos invita a hacerlo  en un restaurante de  Villanueva de la Cañada muy cerca de allí (también hay campo de vuelo, esta zona está llena de ellos). La sobremesa se alarga al punto de que somos amablemente invitados a levantarnos, lo cierto es que se nos ha pasado el tiempo sin darnos cuenta... claro, ¡¡¡volando!!!. 

De vuelta en el Pardillo, han venido Marta y Natalia, la mujer y la hija de Jose Luis. El ambiente en el campo comienza a animarse, visitantes, pilotos , los aviones que  comienzan a salir de los hangares, varios Quick Silver, un Kitfox, bastantes pendulares y un aparato venido de  Galicia, el Martin 300, una preciosidad de aparato fabricado en fibra, un ULM de última generación, con una cabina totalmente tapizada, perfectamente instrumentado, un lujo babilónico… Entre tanto comienza a oirse el mejor "hilo musical" que puede ponerse en un campo de vuelo: el sonido de los motores. 


                                                            Preparándonos para pasar la noche. 


Inmersos en esta vorágine aeronáutica, estamos en nuestra salsa, nos ponemos los monos de vuelo y despegamos al vecino campo de Valdemorillo, Jose Luis va a los mandos del trike de Iñaki, y yo le sigo. Como comentaba antes ,está muy cerca del Pardillo pero un poco más alto, antes de aterrizar nos damos una vueltecita por la zona. El paisaje no me gusta mucho, demasiado arbusto y matojo, mucha urbanización de chalecitos, rotondas y carreteras, cables de alta tensión, demasiado civilizada para mi gusto y demasiado "hostil"como  para volar relajado como estamos acostumbrados por allí arriba, no quiero ni pensar en una parada de motor sobre este paisaje tan urbanizado.            

Una vez de vuelta en el Pardillo Jose Luis nos acerca a por gasolina y nos invita a cenar a su casa, pero aunque ganas no nos faltan, decidimos comprar unos bocatas y comerlos en el aeródromo, ir a su casa va a suponer para ellos una molestia,  pues después nos tendrían que traer de vuelta otra vez, y para nosotros perder horas de sueño,  pues a buen seguro que nos dan las tantas charlando y mañana tenemos que madrugar para emprender el viaje de vuelta.

A la luz de la luna llena, sentados sobre las ruedas de nuestros triciclos alados, cenamos nuestros bocadillos contemplando, al fondo, el inmenso mar de luces que es Madrid en la noche.  


                                      Increíble noche de luna llena, con las luces de la ciudad al fondo



Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Qué buen artículo, me ha encantado. Estaba buscando un aeródromo en Galicia y he llegado hasta aquí y me he tenido que leer todo el post, además muy bien acompañado por las fotografías que le dan otra imagen al contenido.