La casa de la laguna | Boconó, Edo. Trujillo.

in #travel3 years ago (edited)

La casa de la Laguna.

Aunque de Laguna solo quede ya el nombre, es una tradición familiar la de nosotros ir los últimos días del mes de Diciembre o más tardar principios del mes de Enero a visitar la casa vieja, la casa de crianza de nuestros tíos, una casa que actualmente funciona como depósito de café y cambures, una casa que nos atrae cada año y que nos envuelve con sus historias míticas llenas de momoys* y espíritus errantes que nos hechizan desde que somos niños aunque luego no pudiésemos dormir del miedo.

*momoys: Habitan las zonas de Trujillo (especialmente en el Municipio de Boconó) y Mérida, principalmente en lagunas y ríos, son criaturas benignas, traviesas, y defensoras del medio ambiente. Se caracterizan por ser unos duendes de estatura muy baja los cuales aparecen mayormente cuando empieza a llover.

El trayecto de la casa “nueva” a la casa vieja es emocionante, es como una subida a Sabas Nieves solo que menos empinada, es una hora de caminata llena de risas, sustos y una gran cantidad de varas, retazos de leñas que usamos como bastones pero que sin embargo no nos salvan de las inminentes caídas que en su gran mayoría son protagonizadas por mi.


Es imposible no detenerse y abarrotarse de estos pequeños y deliciosos frutos.

O simplemente detenerse a observar y disfrutar de lo que tenemos frente a nuestros ojos.


Por más pequeño que sea...

Para culminar este post debo decir que no hay nada más lindo que sentir la naturaleza estando en plena tranquilidad, nuestros sentidos se recuperan y se despiertan, nos sentimos más vivos con pequeñas cosas como sentarse sobre una roca y escuchar el cantar de los pájaros, enfocar tu atención a los pequeños detalles, cerrar los ojos e imaginar una lista infinita de cosas bonitas y muy relajantes.
Cuidemos de nuestra madre naturaleza y sobre todo vamos a pasarla excelente junto a nuestros seres queridos.

¡Espero que les haya gustado! ¡Nos vemos en un nuevo post!

Sort:  

Hola Karelismar! es espectacular ese hermoso escondite familiar, me agrada mucho la emoción que muestras al narrar la historia de las montañas de tus antecesores dándole ese toque de misticismo con la narración de los Momoys, que se extravían! entre la supuesta modernidad donde vivimos.

"..no hay nada más lindo que sentir la naturaleza estando en plena tranquilidad, nuestros sentidos se recuperan y se despiertan..."
por cierto esa chica que menciono esa frase esta totalmente en lo cierto, también adoro estar en la naturaleza sobre todo con la que nos retorna al pasado....

si te trasladaste por Lara en tu trayecto a las preciosas montañas de Boconó debiste haber apreciado estos parajes

Renny Krieger.png

Hermoso lugar gustaria estar alli <3