SpanishChallenge #19 [Relato] - La Gaviota Herida

in spanishchallenge •  2 years ago  (edited)

Desde su cama Laura vuelve a oír a sus padres peleando. Inmediatamente pone a todo volumen su música favorita en el celular, se coloca en posición fetal y con los índices hunde los audífonos en sus oídos, trata de no escuchar los gritos de su mamá, pero es inútil, penetran agudamente a través de sus signos auditivos superando cualquier otro sonido, no soporta más y arranca a llorar. Con un alcohólico e iracundo padre la situación en su casa cada día se hace más angustiante, Laura sólo logra distraerse en el colegio, a tal punto que muchas veces no quiere volver a su hogar. La sumisión de su madre hacia su esposo es total, pero esta última ama a su hija y sabe que por el bien de ella no puede seguir estando en una casa donde reina la violencia y el caos, planea enviarla a vivir con su abuelo, quien le ha sugerido esto muchas veces.

El abuelo materno de Laura es un viudo ex marinero y octogenario, la joven es la menor de sus nietas y la ama profundamente, sufre mucho debido a la crisis que atraviesa su madre a la cual ha tratado por todos los medios de persuadir para que se divorcie, pero todos los esfuerzos han sido en vano. Contento por la iniciativa de su hija, acepta a Laura en su casa; él ve esto como una especie de adopción; a sus dieciséis años la adolescente ha crecido en un ambiente familiar bastante disfuncional, el hermano mayor de Laura se fue de casa cuando cumplió la mayoría de edad y le preocupaba de sobremanera que ella hiciera ahora lo mismo.

En la casa de su abuelo, la joven Laura consigue un remanso de paz sin igual, las atenciones y cariños del anciano, quien a pesar de su edad se conserva muy fuerte y sano, la han ayudado enormemente. Poco a poco consigue sentirse alegre y feliz, a tal punto que ha mejorado en forma notable las calificaciones del colegio donde cursa el último año de bachillerato, y el abuelo quiere que al terminar continúe los estudios universitarios. Su nuevo hogar está en las cercanías de un muelle pesquero en el que diariamente las gaviotas se acercan a comer restos de pescados dejados por los pescadores en los varaderos y en las orillas de la playa.

Todas las tardes de fin de semana Laura pasea cerca del muelle, le gusta observar la faena de los pescadores llegando en sus barcos, le encanta ver el mar y se deleita del graznar de las gaviotas que siempre vuelan en bandadas por el cielo. Le impresiona ver a estas aves lanzarse en picada al mar con las alas semiplegadas y como al ras de las aguas atrapan los peces. Hay veces que la joven se queda observándolas hasta que la penumbra con un viento frío anuncia la llegada de la noche.

Una tarde Laura camina por la orilla de la playa y observa a un desconocido sentado en la arena, frente a éste hay un extraño objeto metálico, pero con la distancia la chica no puede visualizar qué es. Al principio Laura no presta atención y se detiene como siempre a disfrutar de la brisa del mar, al cabo de un rato una gaviota desciende cerca de él y come algo que está en la arena, la joven curiosa observa que el hombre le lanza trozos de algo que al caer al suelo inmediatamente la gaviota come, cada pedazo que lanza lo hace a menor distancia de él haciendo que la gaviota se le acerque cada vez más. Laura tiene un mal presentimiento, y este aumenta a medida que la gaviota se aproxima al extraño sujeto, lanza un grito como previniendo que algo suceda, pero escucha un sonido de metales que chocan, la gaviota ha caído en una trampa. El cazador se sorprende ante el grito de Laura, toma rápidamente la trampa con la gaviota atrapada y corre hacia el muelle; por un instinto quizás involuntario la chica corre gritando detrás del hombre quien al subir unos peldaños tropieza y deja caer la trampa que rueda hacia abajo con el ave herida, la joven llega y la recoge tratando de que deje de aletear, nota que sangra por un ala y grazna fuertemente sin cesar por el dolor, la chica logra quitarle el metal que la presiona pero el pájaro no puede volar, tiene el ala destrozada.

Laura toma el ave y sale corriendo a su casa. Al llegar junto con su abuelo tratan de salvarla, es una pequeña gaviota, quizás de un año o dos, con sus colores característicos: pico anaranjado, plumaje blanco y tonalidades grises en el dorso; logran que sobreviva y la joven quiere cuidarla hasta que se recupere totalmente, el anciano consiente la petición de su nieta sin dudarlo. Todos los días la joven le cura la herida a su ave y va al muelle a comprarle pescado para alimentarla, la tiene en el patio trasero de su casa, metida en una jaula que le construyó su abuelo, a medida que pasa el tiempo el pájaro sana rápidamente y recobra movilidad en su ala, Laura nota que esta gaviota a diferencia de las otras posee un plumaje mucho más blanco, y entonces le pone por nombre Blanca adoptándola como su mascota.

Blanca crece muy rápidamente y el abuelo aprecia algo en el comportamiento del ave que su nieta parece no notar, le dice que Blanca fija mucho su vista al cielo como mirando a lo lejos, que las gaviotas son pájaros muy libres y que el cautiverio prolongado no es bueno para ellas, pero Laura no quiere deshacerse de su mascota. Todas las tardes le da su pescado, agua y le acaricia sus plumas que parecen nubes blancas, se ha encariñado mucho con el animal. El abuelo está feliz teniendo a Laura en casa, atenderla y conversar diariamente con ella le ha devuelto las ganas de seguir viviendo, desde la muerte de la abuela de Laura aunado a los problemas con su hija el viejo roble ha caído en una gran depresión, ahora la compañía de la nieta le ha devuelto la alegría a su espíritu. Él lleva una carga de decepción y sentimiento de culpa por el fracaso del matrimonio de su hija, piensa que no le dedicó tiempo a sus hijos como debió hacerlo, su trabajo viajando en barcos mercantes requería mucho de su tiempo, a veces hasta meses enteros.

Con el pasar de los meses el abuelo trata de persuadir a Laura para que llame a sus padres, pero ella se niega, - Si ellos no me llaman, yo tampoco los llamaré- decía ella enérgicamente cada vez que el anciano le hacía esa sugerencia. Una vez la montó en el carro y la obligó a visitar a su madre, pero ya casi llegando a la casa ella entró en pánico y el viejo tuvo que detenerse, Laura se calmó y los dos quedaron mirando la fachada de la casa a través del vidrio del automóvil. Entonces la chica hizo lentamente un circulo con su dedo sobre sobre la humedad del cristal del carro, desde su perspectiva ella encerraba la casa en esa circunferencia, – en este círculo está encerrado lo peor de mi vida- le dijo Laura a su abuelo tallando el húmedo dibujo con una equis, el conductor retrocedió y se marcharon.

El anciano se dio cuenta que los sentimientos de Laura hacia sus padres eran más complicados de lo que él creía, así que pensó que con el pasar del tiempo las cosas podrían mejorar, a su avanzada edad la paciencia era algo natural. Un día dándole los cuidados de siempre a la gaviota ésta comienza a devolver la comida que entra a su garganta, se dan cuenta que está enferma y el abuelo nota la gran preocupación de su nieta quien le dice angustiada – abuelo, ¿qué le pasa Blanca? Se va a morir -, luego prosigue el abuelo tomando al ave y mirándola detenidamente - cálmate, siempre la haz cuidado bien, ella sanará -. Laura le quita al viejo el ave y este último observa cómo su nieta la sujeta y la acaricia; el abuelo nota el fuerte apego de la joven con el ave y esto le origina cierta preocupación.

Una noche Laura en sus sueños escucha como llantos que le recuerdan sentimientos que le producía su madre cuando sollozaba por culpa de su padre, se levanta exaltada de su ensueño y va al cuarto del abuelo, quien trata de consolarla. Ya han tenido varias conversaciones en relación a sus padres, frecuentemente hacen una especie de terapia tratando de que ella se desahogue de sus frustraciones y traumas, pero sobre todo que llegue a perdonar a sus padres, pero esto último era difícil de conseguir. Su abuelo sabe que la gaviota que tiene cautiva también le ayuda a lidiar con ciertos sentimientos de abandono que a veces la perturban. Laura le dice que no quiere continuar sus estudios, que quiere quedarse con él y buscar algún trabajo en el muelle, pero el abuelo desaprueba su resolución, la consuela y le dice que no tome decisiones a la ligera y que debe tener una visión diferente de su futuro y la convence de seguir sus estudios del último año de bachillerato.

Luego de varios meses la gaviota mejora notablemente, no sólo eso, sino también que ha crecido bastante de tamaño. Entre Laura y su mascota existe una especie de paralelismo, la joven está también más alta, su cuerpo ha cambiado, generalmente las mujeres a una edad de la adolescencia se desarrollan más rápido que los hombres, el viejo se ha percatado de ésto, y se alegra de que su nieta se está haciendo mujer, la ve rozagante y alegre.

Al día siguiente, mientras ve a la joven dándole de comer a Blanca, el abuelo comienza a conversar con ella sobre temas triviales, pero poco a poco, el astuto anciano vuelve a tocar el punto de sus padres, Laura no quiere hablar del asunto, pero su abuelo insiste y le dice que debe perdonarlos al igual que él perdona todos los días a su hija y a él mismo. Su nieta se niega a hablar y sigue dándole de comer al ave mientras acaricia sus blancas plumas, de repente la gaviota comienza a mover rápidamente sus alas como queriendo volar, lo logra hacer pero el cercado de la jaula impide que alce el vuelo. El viejo le dice a Laura que debe liberar al pájaro, que no puede seguir atrapada en la jaula, que si no lo hace el ave podría morir, Laura comienza a llorar y entra en la casa corriendo. El abuelo entiende que Laura no quiere soltar al animal porque ella siente que su familia es sólo él y la gaviota Blanca, sabe que sobre su nieta recae un sentimiento de abandono que le debe dar mucha pena y dolor.

Una tarde Laura sale a caminar a la playa, allí comienza a ver el mar y ve las gaviotas volando y cazando peces, las ve alegres y libres, se da cuenta que debe soltar a Blanca. Retorna a su casa y al llegar se consigue que el abuelo le está dando de comer al ave, lo mira con lágrimas en los ojos y le dice que la libere, el viejo le dice a Laura que Blanca es una gaviota diferente a todas las demás que él ha visto, no sólo por su blancura, sino también porque casi siempre está mirando a lo lejos, allá en el cielo, como queriendo estar en las alturas. – Sí, lo sé- , le dice su nieta, - a pesar de estar en la jaula, Blanca sueña en estar volando a lo alto – prosiguió el viejo, y continuó diciéndole a su atenta nieta, - Blanca estuvo herida, pero ha sanado gracias a tus cuidados de todos estos meses, y ya es hora que emprenda el vuelo - al escuchar esto Laura entendió muchas cosas, se acercó a la jaula y abrió la puerta, la gaviota salió y miró a la joven que derramaba abundantes lágrimas, una suave brisa llegó al lugar y abriendo sus blancas a alas la gaviota empezó a volar.

El abuelo y su nieta veían cómo se alejaba Blanca en el aire, se alejó tanto que Laura impresionada dijo – ¡Mira abuelo parece que llegará al cielo! -, el viejo sonrió y abrazándola le dijo – sí, así es Laura, siempre debes recordar que gaviota que ve lejos, vuela muy alto- y luego prosiguió diciéndole, - tu eres mi gaviota, te quiero muchísimo Laura- , abrazó a su nieta y los dos lloraron juntos. Esa misma tarde Laura fue a casa de sus padres, fue recibida por ellos y en una conversación muy cargada de emociones y sentimientos los perdonó.

Pasaron los años y Laura se gradúa con honores en la Universidad, sus padres asistieron a su acto. La joven sobresaliente estuvo a cargo de dar el discurso de graduación y se lo dedicó a su difunto abuelo.

Un día, después de tantos años viajó a aquel lugar cercano al mar donde vivió y sanó sus profundas heridas, se sentó a la orilla de la playa, comenzó a mirar a su alrededor, miraba el muelle, los barcos, los pescadores, las olas; luego una brisa marina la envolvió en su frescura y le trajo el recuerdo a su memoria de aquel día cuando liberó a Blanca de su jaula y cómo con su querido abuelo miraban como se alejaba a lo lejos, supo que ella era también una gaviota que estaba herida y quien la adoptó y la sanó fue su abuelo, las lágrimas de Laura caían en la arena haciendo pequeños puntos que se multiplicaban poco a poco, repentinamente miles de gaviotas rodearon a Laura quien levantándose de la arena las miraba. Notó que a lo lejos, en el cielo, con las alas extendidas flotaba una gaviota con un plumaje muy blanco, mirándola Laura le habló diciéndole – hola Blanca, sé que eres tú, yo también he volado alto gracias a ti y a mi abuelo - lo decía sin forzar la voz, como si el ave la oyera y la entendiera de alguna manera sobrenatural, la gaviota movió las alas y se alejó entre las nubes y el viento bajo la mirada de una mujer llena de paz y regocijo.

_92951817_c0068884-schrodinger_s_cat_artwork-spl.jpg


Gaviota que ve lejos, vuela muy alto - Richard Bach.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

buena historia :)

Muy buena historia!. Saludos!.

Que buen relato, lo amé, todos somos gaviotas en ciertos puntos de la vida. Realmente me atrapó. Espero poder aprender de su forma de escribir, si gusta lo invito a leer el mio. Saludos ¡Te deseo mucho éxito!

·

Muchísimas gracias, me alegro que te atrapara pues esa era la idea. Sigue escribiendo tu también y te deseo muchos éxitos en esta plataforma.

Conmovedora Historia la de Laura, su gaviota y su amado abuelo, deja un muy bonito mensaje, particularmente me encantó tanto que hasta logró que se me aguaran los ojos, me engancho y hasta quede con ganas de seguir leyendo mas y mas.....felicitaciones @rnunez09 llegará muy lejos con la excelente calidad de sus escrituras.

·

Muchas gracias, @edurley, espero poder seguir haciendo relatos que te gusten.

Congratulations @rnunez09! You have completed some achievement on Steemit and have been rewarded with new badge(s) :

Award for the number of upvotes

Click on any badge to view your own Board of Honor on SteemitBoard.
For more information about SteemitBoard, click here

If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

By upvoting this notification, you can help all Steemit users. Learn how here!

Hermoso relato me gustó, bien narrado, con drama, alegrías, tristezas y profundo mensaje, tienes mi voto, te sigo. Si deseas te invito a que leas el mio, éxitos.

·

Muchísimas gracias, lamento la demora en contestar. Muy bonito también tu relato, me alegra que te gustase.

No sólo es extraordinaria esta narrativa, sino que además la viví en emociones y sentimientos. No sé si desde la perspectiva de Laura, de sus padres, del abuelo o de la gaviota. Aunque no coincidimos en el género -ella femenina, yo masculino- por momentos asumí su lugar, por algunos problemillas entre papá y mamá (los míos), también por la presencia del abuelo, aunque en mi caso, extraño a mis cuatro abuelos (maternos y paternos) y a una bisabuela; y en la gaviota, veo a un hermano mío, que siendo muy joven se fue a volar tras el llamado del padre celestial, y lo extraño con el alma; pero tres años después de su fallecimiento -me parece- estoy consciente que, en el fondo, él quería volar. Repito...extraordinaria prosa...¡¡¡Felicitaciones!!!

·

Me honra mucho el leer algo tan personal y lamento mucho su pérdida, estoy seguro que como el ave de mi relato está volando en lo más alto, libre de los prejuicios que están atados con la vida. Hay pedazos de la historia que también son muy personales para mí y me alegra mucho que le gustase tanto mi escrito, en verdad me llena de dicha el simple hecho de que alguien pueda identificarse tanto con un relato mío y que le cause tantas emociones o dispare alguna serie de recuerdos; esa es la magia de escribir y tener a alguien que te lea.

·
·

Yo quedé realmente impactado. Desde que comencé a leer hasta el final, me sentí plenamente identificado con la hilación de la narración. Y sí, así es, creo que me transporté a la trama y la viví. ¡Me gustó mucho!

En hora buena por el premio!
Este relato se me había escapado, y gracias a dios que lo encontré, es una hermosura de nostalgia y sentimientos, gracias por compartirlo!!!