ANTOLOGÍA DE APAMATES Y QUIJOTES

in spanish •  last year  (edited)

entreapamatesBorder.jpg

GÉNESIS DE LA CORDURA

Suena el despertador como todos los días. Son las 6:30 de la mañana. Pasa el transporte escolar para llevar a los muchachos a las escuelas que adoctrinan las locuras ingenuas. Algunos se salvan de la cordura luego de las lecturas obligadas del Quijote, pasando por esos años hormonales y las pasiones con colegialas Dulcineas.

El automóvil, para apresurar el paso, toma como atajo los verdes de la Universidad Central de Venezuela. Son los días finales de marzo y el camino se viste de Apamates. Se puede ver la primavera en sus ramas y el otoño en el suelo con alfombras y matices rosa.

Tras los ventanales del automóvil, la algarabía hormonal se calma, se acopla, instintivamente, para contemplar otro paisaje, que a pesar estar dentro de lo urbano, está lejos de todo escándalo contaminante de la paz, de cornetas y concreto.


¿POR QUÉ UNA ANTOLOGÍA? - CONTEXTO

A Maracay le llaman la Ciudad Jardín de Venezuela. Así lo dispuso el ex presidente dictador Juan Vicente Gómez por los años 20-30, cuando en la Av. Las Delicias, se podían ver las filas de árboles frondosos y multicolores. A este dictador, mientras ejercía en “La Rotunda” los mecanismos de tortura, también era capaz de valorar la belleza que nacía en los suelos aragüeños.

Dijera mi madre: “Todos, hasta el mismísimo demonio, tienen un lado bueno.”

El Apamate, es también llamado como el primo rosado del Araguaney ya que, botánicamente, son familias. La coquetería de este árbol es tal que muchos de los cronistas regionales se lo quieren llevar como "oriundo" de su zona, sin embargo, sus semillas vuelan hasta un kilómetro, y fue así, como viene desde México a teñir el verano de color uniendo a países del continente.

Lo toman como elegante y extrovertido, quizás por eso, fecunda fácilmente y se propaga para alcanzar la belleza y hacerse poesía. Segura estoy que le encanta ser la inspiración.

Y entonces, aquí la metamorfosis...

Una vez se accidentó el transporte escolar. Hacía mucho frío. Nos bajamos del carro, finalmente, a caminar las alfombras rosadas regadas por el suelo de esta casa magna. Las flores aún tenían el rocío de la noche y el alba que moja la mañana. No parecíamos adolescentes, pues, era tal la emoción que nos acobijamos con el fulgor de presenciar la mañana de apamates que todos los días de marzo veíamos tras ventanales. Desconozco las razones de nuestra emoción, pero fuimos felices, y a pesar de las matemáticas de tercer año, comprendíamos al "absurdo" del Quijote.

Nos hicimos tradición. Fundamentamos ese momento de "trance botánico" como el paso para entender que el espectáculo de los Apamates en la Universidad Central de Venezuela, pertenece a la transformación del ser y la consciencia. Ya pasada en edad, asumida como natural los alborotos hormonales cervantiles y “quijonestos”, y por mas que Sancho quiera apaciguar la locura de la alegría y el instinto, camino las alfombras de flores rosa mirando hacia la copa de los árboles, cazando a su vez, algún mango verde o maduro que haya caído antes de Mayo.

entreapamates3Border.jpg

Tengo que ceder el volante o estacionar para admirarlos, porque abundan, distraen y sigo volando. A mis cuarenta y dos años, me di el regalo de pasearme, una vez más, por estos parajes. En esta ocasión, la tradición se desencadena a dos cocuyos a quienes les muestro cómo caminar entre apamates y hacerle honor a la locura del Quijote. Es parte de mi historia que ahora les pertenece.


RECESO: BANDA SONORA

Y así, Andrés Eloy Blanco escribe un poema y Simón Díaz la hace tonada: Qué pena de medio luto / tiene la flor de apamate / que pena de medio luto / desde que tú te marchaste. Tu marcha me echó en las venas / los morados de la tarde / la sangre me quedó viuda / como la flor de apamate. No sé qué cosa me pides, medio luto / no sé qué cosa pedir / si morir por no quererte / o quererte hasta morir. Yo no sé qué es lo más bueno / yo no sé qué es lo peor / no sé si amor sin presencia / o presencia sin amor. Pero no quiere y te llama medio luto / desde que tú te marchaste / mi sangre de medio luto / como la flor de apamate.


HOY

Los viajeros asumimos la sencillez como calidad de vida, asumimos el silencio del mango peinándose con la brisa esperando ansioso la boca que lo comerá; cada quien con sus placeres. Somos inconformes de la bulla electrónica como medio para entorpecer, entretener hacia el sosiego que buscamos.

El génesis de los paisajes que miramos es nuestro interior. No importará dónde estemos si la ironía y el placer compiten. Hay que dejarlos, cada uno en sus esquinas, mientras permanecemos en el centro de una melodía.

Los viajeros, aunque caminamos siempre a un destino, siempre serán sin rumbo al regreso, pues, el sol, aunque salga al este y caiga en el oeste, será distinto en sus matices y en cómo nos sintamos, ya sea para admirarlo o dejarlo pasar como el agua de un río.

Los viajeros habitamos en el mundo, en los suelos por donde caminamos, conscientes de su riqueza como nuestro hogar. Somos una montaña amable, amigable, con la pertenencia absoluta de sabernos libres ante el plagio impuesto de atardeceres en máquinas de cemento. Nos reímos de lo absurdo y entristecemos con las millones de miradas enardecidas encontradas en cualquier esquina o malecón.


LA ESPERANZA DEL QUIJOTE

Suena el despertador como todos los días. Son las 5:30 de la mañana. Se perfuma la casa con el café para despertar la valentía. Ya no pasa el transporte escolar, porque ahora soy el vehículo que guía a par de muchachitas a la escuela que adoctrina las locuras ingenuas. Deseo salvarlas de la cordura con lecturas amadas del Quijote, para que pasen sus años hormonales y sus pasiones de colegialas Dulcineas, caminando por alfombras de flores en marzo mientras comen el mango caído antes de Mayo.

Volverse en viajero, con la certeza que el viento de los molinos siempre sopla hacia tu cara, ya sea en penumbra, ya sea en beso… pero siempre entre Apamates.


entreapamates2Border.jpg

Hasta un próximo viaje queridos Steemianos

separador1.png

Las imágenes fueron tomadas por cocuyos a través del lente de una cámara Nikon
También pueden seguir mis rutas por mi cuenta en Instagram @viajeradelr

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

¡Felicitaciones! ¡Este post ha sido galardonado con un 100% de votos positivos por @sorteo! Esta publicación se seleccionó entre todas las publicaciones recientes como ganadora de la lotería #82, que no tenía participantes válidos. ¡Puedes volver a ganar participando en la lotería habitual de @sorteo! Para nominar una publicación para la lotería regular, solo envíe 0.1 SBD o STEEM a @sorteo, e incluya la url de la publicación que le gustaría nominar como una nota. ¡Buena suerte!

·

Gracias!!

nice

·

Gracias por leer!!

·
·

do you can speak english?

Sin desperdicio alguno, bellas fotos y lectura agradable y amena. Te felicito, tienes talento.

·

Oye!! Muchas gracias!! ;)

este bello espécimen aquí es conocido como maquilishuat bello muy bello el arbolito

·

Bueno saberlo, y bueno compartirlo! Gracias por pasarte un ratico por aquí!

Ciertamente son unos árboles que producen una nieve de flores que al hidalgo podría engañar.

·

Ooooooh ciertamente. Ellos, por sí solo, son un paisaje de varias estaciones.