El aullido del demonio (Relato)

in spanish •  10 days ago


Ilustración


«Lo más aburrido del mal es que a uno lo acostumbra.»

Jean Paul Sartre.



Nadie sabe lo que pasó con certeza en el pueblo de Anarí. Mi lugar de nacimiento. Hace veinte años que su inesperada inexistencia causó gran impacto en el imaginario de todos. Surgieron desde entonces establecidas verdades, rumores y cuentos de los lugareños aledaños a kilómetros de la región.

Las ruinas de aquél pueblo agrario se encuentran ahora rodeadas por un negro y maldito bosque que surgió de la nada, y que recibe con agresividad mortal a todo aquél que intente introducirse en sus entrañas. Las personas entran, pero no vuelven jamás.

Ninguna pista de lo que sucedió podrá sacarse de aquellos restos, ya que no ha quedado rastro alguno de su población. Ya hoy en día, es un esfuerzo inútil. Lo único que sabemos, —y no lo tomamos como verdad póstuma—, de lo que pasó en realidad en Anarí fue por varios sobrevivientes que lograron escapar, los cuales, fueron encerrados en un manicomio ya que estaban dementes.

Aquellas personas solo vociferaban fantasías sacadas de un cuento de terror, y una maldad, que según ellos, arrastró al pueblo a las fauces del propio infierno. Les contaré la historia que vino a mis oídos de una de las bocas de esos sobrevivientes, la cual me llenó de desconcierto al estar plagada de inquietantes hechos perversos, que helaron mi sangre.

Sucedió una mañana, dos jóvenes paseaban por el no tan arruinado valle en aquél entonces para recoger piedras como quehacer matutino diario, de repente, al pie del valle uno de ellos divisó una figura negra y con patas al pie del valle casi a orillas del rio, tirada ahí sin más, como dormida. Los dos jóvenes curiosos por aquella cosa, se acercaron para ver más de cerca de que se trataba.

Al contemplarlo, se llenaron de perturbación. Era como una bestia alada, su pelaje, era tan negro como el mismísimo cielo nocturno sin luna y estrellas. Sus alas eran como las de un cóndor gigante, sus cuernos como las de un cabrío de montaña, retorcidas. Su cuerpo era como el de un león y su cabeza como la de un perro rabioso.

Se imaginaron sus ojos, y en sus mentes, eran los ojos más horripilantes y penetrantes que infundir pavor era solo el principio. Corrieron desesperados en busca de sus padres, contándoles lo que habían visto, y estos, al ver también aquella terrible bestia, acudieron a los cazadores y a la autoridad local.

Aquellas personas se dirigían con cadenas, sogas y una jaula enorme de hierro con ruedas para transportar a la criatura al pueblo, y decidir después que hacer con ella. Al llegar, las personas impulsadas por la curiosidad se acumulaban en multitud para observar con perturbación aquella temible bestia.

Se escucharon murmullos, cuchicheos y habladurías de lo que era aquel ser y de donde habrá provenido. Se escucharon cosas como «demonio», «bestia del averno», «vástago de Lucifer» entre otras cosas. Las personas opinaban con exaltación de que lo mejor sería liquidar a la criatura y deshacerse del cuerpo para ser olvidado en la naturaleza.

Otros no estaban de acuerdo, otros tenían planes de ámbito económico, querían exhibir a la criatura como una especie de atracción turística, para atraer a más visitantes al pueblo. La discusión se exasperó, entre aquellos bandos contradictorios, y de repente frenó, al observar todos que las alas de la criatura se movían, su respiración se alzó y de su boca soltaba fuertes gruñidos graves, estaba despertando y aquella multitud, se alejó unos pasos despavorida.

La bestia trató de ponerse erguida, pero estaba bien amarrada con sogas y cadenas; bramó con fuerza, imbuyendo el más gélido miedo en todos sus espectadores. Miró a todos con sus espantosos ojos rojos y de pupila oscura, se decía que cuando te miraba fijamente, sentías un desasosiego terrible, como si te arrebataran el alma.

Las personas estaban paralizadas sin saber qué hacer. El miedo era tan grande que los habitantes del pueblo no querían saber nada de aquél monstruo y dejaron todo en manos de las autoridades, los cuales, tenían planes para la bestia.

El monstruo fue encerrado en un depósito que quedaba cerca de la entrada sur del pueblo, en cautiverio, hasta concretar lo que se iba a hacer con él. No debieron dejarlo con vida, las personas de Anarí no tenían ni idea de que el final de todo lo que conocían estaba pronto a llegar.

Desde entonces, a ratos durante el día y durante la noche, el monstruo evocaba un aullido agudo que causaba desesperación en las mentes de los habitantes de Anarí, se escuchaba en todas partes del lugar. Era como un lamento agónico, que revolvía el estómago de todo aquél que lo escuchara. No se hizo nada posteriormente al respecto ya que al principio, era irritante, pero después, su agudo aullido ya no causaba perturbación, y al final, ya no se escuchaba.

Aunque algunas personas decían de que el monstruo, a pesar de que ya no se escuchaba, seguía chillando. Desde entonces algo cambió en el estilo de vida de las personas, el aullido de aquél demonio comenzó a sumir a la gente en sentimientos negativos y alterados. Algunos caían en depresiones clínicas de las que no se recuperaron, y terminaron cediendo ante el suicidio.

Otros, experimentaron personalidades y sentimientos alterados más peligrosos, como ira, psicopatía, necesidad patológica de herir a otros físicamente. Muchos de ellos cometieron actos ilícitos para satisfacer sus necesidades mordaces, pero muy pocos, quienes tenían una voluntad más fuerte, lucharon contra el veneno del aullido del demonio que los corrompía y terminaron suicidándose, para terminar con su agonía.

La tasa de mortalidad de Anarí se incrementó alarmantemente. Los suicidios, los asesinatos, las torturas, eran solo el principio del mal que los asolaba. La parte culminante fue la más cruel y también la más rápida. Las personas que quedaban comenzaron a tirarse al suelo, retorciéndose, expulsando con todas sus fuerzas gritos de dolor, permanecieron así por un buen rato hasta que al final, se quedaron inmóviles, y no abrieron los ojos nunca más.

Meses después, el oscuro bosque que rodea lo que queda del pueblo comenzó a surgir, convertido en una trampa para todo aquél que intente transitar en sus caminos. Anarí fue eliminado del mapa y nadie más osó deambular siquiera a metros de las afueras del bosque. ¿Y el demonio? ¿Qué pasó con él? La persona que me contó esta historia no tiene ni idea, se especula que la criatura abandonó su prisión al terminar su maligno acto, volviendo quizás, al lugar de donde provino después de dejar todo en desolación.


Licencia de Creative Commons

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Posted from my blog with SteemPress : https://universoperdido.timeets.com/index.php/2018/12/02/el-aullido-del-demonio-relato/

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Congratulations! This post has been upvoted from the communal account, @minnowsupport, by UniversoPerdido from the Minnow Support Project. It's a witness project run by aggroed, ausbitbank, teamsteem, someguy123, neoxian, followbtcnews, and netuoso. The goal is to help Steemit grow by supporting Minnows. Please find us at the Peace, Abundance, and Liberty Network (PALnet) Discord Channel. It's a completely public and open space to all members of the Steemit community who voluntarily choose to be there.

If you would like to delegate to the Minnow Support Project you can do so by clicking on the following links: 50SP, 100SP, 250SP, 500SP, 1000SP, 5000SP.
Be sure to leave at least 50SP undelegated on your account.

Este post ha sido votado por el proyecto @templo en colaboración con @steempress-io.

·

Gracias por su apoyo equipo @templo mi primer post curado por ustedes :D ¡un abrazo!

A medida que iba leyendo tu relato no podía evitar sacar de mi mente lo que puede afectar una persona tóxica en su entorno, a menos... ¡claro está!, que nos elevemos por encima de ella lo suficiente, hasta el punto de ser nosotros quienes resultemos tóxicos para ella.

·

Totalmente de acuerdo contigo mi sabia amiga @gracielabarbulo en general, es como si nosotros los seres humanos tuviéramos un botón que nos cambia radicalmente, y quienes presionan ese botón, son las influencias externas.

¡Saludos y un abrazo!

Congratulations @universoperdido! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You made more than 2000 upvotes. Your next target is to reach 3000 upvotes.

Click here to view your Board of Honor
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

To support your work, I also upvoted your post!

You can upvote this notification to help all Steemit users. Learn why here!

Un buenn relato para una pelicula, buen material amigo @universoperdido saludos

·

Gracias hermanito, si, voy a ver si hago recopilado jajaja, saludos @kadoshmenorah