CONCURSO DE DRAMATURGIA: Navegando la escena- La afrenta

in spanish •  8 months ago

Estimados lectores, estoy probando suerte porque los amigos @mllg y @leveuf han convocado a un concurso de dramaturgia. Si se animan, aún hay tiempo. El plazo es hasta el 5 de agosto, a las 12 UTC. Para más detalles, pueden consultar en el blog de @mllg, y más concretamente a esta URL: https://steemit.com/spanish/@mllg/concurso-de-dramaturgia-navegando-la-escena


convertible.jpg

Fuente:

(Dos bellas mujeres, Ámbar y Patricia, han viajado en coche un par de horas hasta las afueras de la ciudad. Apenas si han hablado en el trayecto porque el cruce inicial de palabras lo tuvieron en la cafetería Artemisa, donde acordaron que lo mejor sería arreglar sus asuntos fuera de las miradas de otras clientas que ya se habían posado sobre ellas. Ámbar comercia coltán que le traen contrabandistas del Congo y Patricia, ex ejecutiva de una empresa ensambladora de ordenadores en Panamá, se había convertido en una suerte de asistente de aquella. A decir verdad, Patricia era algo más que una asistente... alguien de confianza para sobrellevar un negocio en el que abundan las ganancias y la indolencia. Con esta gente hay que andar con cuidado, los errores se pagan caro. En esta escena, se combinan los soliloquios de ambas con su diálogo en el paraje del Pinar, como se conoce al lugar en el que se desencadenan los hechos. La tarde está cayendo y el frío ya empieza a entrar en la piel. El convertible contrasta con el paisaje agreste y el lago de fondo. No hay ruido de animales, el motor del auto apenas si se oye en el lugar; el silencio de vez en cuando se rompe con el viento que choca con algunos arbustos que merodean la escena).

ÁMBAR (Mientras estaciona el coche, reflexionando para sí misma). ¿Por qué no puedo hacer que las cosas funcionen bien? Cuando creo que por fin he alcanzado la paz interior, que he hallado a ese ser con el que puedo compartir mis días, ¡pum!, salta la liebre.

PATRICIA (En el puesto de co piloto, en soliloquio). Papá siempre quiso lo mejor para mí. Sé que no está bien esto que hago, pero a estas alturas no valen esas cosas que tanto me repetía él acerca del deber ser. Creo que eso no lo aplican ni sus alumnos que recibían clases de ética en la universidad. Es que es tan difícil poner en práctica lo que dicen los libros...Qué pretende esta mujer, yo hice lo que tenía que hacer. Si ella estuviera en las mismas circunstancias que me tocó vivir, estoy segurísima de que haría lo mismo.

ÁMBAR (Aún al volante con el motor encendido, callada). En verdad, le he cogido cariño a la puta esta. No he querido pensar en lo que hizo, quiero seguir viéndola igual. No sé, no quiero odiarla.

PATRICIA (Ha salido del coche y está recostada en la puerta del copiloto. Busca una caja de cerillos en bolsillo de la chaqueta). Este sitio siempre me pareció como mágico, ¿no crees?

ÁMBAR (Con desdén al oírla, sale del auto lentamente, lo bordea para ir al lado de Patricia). No sé por qué lo dices, a mí, la verdad, no me gusta mucho. Vengo por complacerte, ya sabes que prefiero los lugares más movidos, con gente.

PATRICIA (Hace señas a Ámbar de que quiere un cigarrillo y está dispuesta a encender un cerillo). Deja de hablar bobadas, a ver, dame un cigarrillo.

ÁMBAR (Extiende el cigarrillo a su amiga que lo coge sin dar las gracias. Patricia chupa el filtro con fuerza, como para ganarle al viento que se empeña en entrar en la cavidad de las cuatro manos que protegen la llama). ¿Sabes?, yo soy de las que no se queda tranquila hasta alcanzar lo que quiere. A veces creo que el miedo me va sorprender cuando estoy en mis cosas...

PATRICIA (Soltando una bocanada). ¿Qué cosas?

ÁMBAR –Ya sabes...

PATRICIA (Mira a su amiga de reojo).- Te quedan muy bien esas botas negras, siempre me ha gustado verte así, bonita. El negro y el rojo son como hechos para ti.

ÁMBAR (Con los brazos cruzados, aún recostada al lado de Patricia). De chiquita, cuando las otras niñas me hacían bulling, no me dejaba. Las ponía en su sitio con un puñetazo, aunque después me arrepentía. Es que si me dejaba joder la primera vez, me tendrían a pan y agua hasta el final. Así ha sido siempre, nunca falta un hijo de puta que quiere sacar partido de una...

PATRICIA – Yo no pienso tanto en esas vainas, tampoco me dejo, sigo mi camino y ya...

ÁMBAR (Se ha parado frente a Patricia y le mira fijamente a los ojos). ¿Por qué me jodiste?

PATRICIA - Yo no te jodí, ya sabes, eso no es lo que quiero para ti...es que...

ÁMBAR - Si te he dado todo cuanto me has pedido, ¿qué hice mal, coño?

PATRICIA -Espera, espera, las cosas no son así. Tú sabes que Mauricio y esos tipos no se están con juegos. Si no les hubiera dado el material, ni tú ni yo estuviéramos acá...

ÁMBAR (Se acerca más a su amiga, sube el tono de voz). ¡Claro!, tú salvas tu pellejo con Mauricio y yo, me jodo con los congoleños. ¿Cómo voy a pagar el coltán, si se lo has dado primero a esos imbéciles? Eso iba para otro lado. Bueno, la imbécil eres tú. ¿Te has puesto a sacar cuentas?, ¿dónde había más lana: conmigo o con ellos?, ¿ah?...¿dime, zorra?

PATRICIA (Con expresión de asombro y miedo). Vamos a calmarnos, ¿si? Míralo así: ahora, ni tú ni yo tenemos ataduras con nadie, podemos hacer nuestras vidas, ya sabes, como queríamos...

ÁMBAR (Sacando una pistola del bolsillo de la chaqueta). ¿Es que no te has puesto a pensar? Estamos jodidas, tú y yo, jodidas. Ya no hay vida que hacer. Se acabó, ¿entiendes? Se acabó.

PATRICIA - Ámbar, bonita, espera, espera. No me jodas, si me tocas, sabes que los congoleños van a saber que....¡Aghh!

(El silencio se había roto antes, con la discusión entre ellas. En ese instante, tras el disparo, sólo se oía el jadeo de Patricia, en el suelo con los ojos fijos en la cara de Ámbar como preguntando quién sabe qué. La sangre ha cubierto el pecho de la mujer que se desvanece sobre la tierra).

ÁMBAR (En soliloquio). Es que si me dejaba joder la primera vez, me tendrían a pan y agua hasta el final. Así ha sido siempre, nunca falta un hijo de puta que...

PATRICIA (En soliloquio, desde el suelo, jadeante). Es verdad, el rojo y le negro son hechos para ella... Papá siempre quiso lo mejor para mí...

sangre.jpg

Fuente:

separador 5.png


Gracias por leerme
Fuente de barra separadora:

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

wow!!! tremenda historia... en dónde llegó? aunque siempre estuvo presente que buscaba lo mejor,...
Triste forma de terminar!!!
Excelente como siempre

·

Gracias, Enmy, poniendo a volar la imaginación.

Muy bueno, te deseo mucha suerte. Saludos

·

@evero, muchas gracias por tus buenos deseos. Un abrazo.

Suerte en el concurso

·

Hola @odalysrivero, me disculpo por la tardanza de respuesta. Muchas gracias.

Triste historia, muy bien contada. Suerte @tresminotauros.

·

Hola amiga, muchas gracias. Un abrazo.

Me he tardado un poco, @TresMinotauros, pero voy completando esta visita por las participaciones con las que nos honraron en este concurso de letras para la escena. Ya se han publicado los resultados y repartido las recompensas, pero falta el agradecimiento en este post y también los comentarios que cierren este ciclo. Vamos, pues, a ello.
La escena es de tremendo impacto hay que decirlo, los personajes se presentan también en sus aspectos más profundos, conocemos un amplio espectro de las circunstancias vitales que las han llevado hasta ese paraje desierto, además invitándonos a conocer de ese mineral tan codiciado por el mundo tecnológico. La escena tiene muchos puntos interesantes y es posible también desarrollarse.
Voy a ciertas sugerencias de las que espero explicarme. La escena da la impresión de estar trabajada a través aún de métodos narrativos, no necesariamente me refiero a que estemos ante una obra narrativa, más bien lo que podría ser un guión para cinematografía, que a diferencia del teatro, tiene una técnica narrativa. Por ejemplo los soliloquios del coche tienen mucho sentido cuando en la pantalla acompañamos el recorrido del coche, miramos a los personajes en silencio pero escuchamos lo que dicen por dentro. Cuando en el teatro hay un acercamiento al realismo hay que tener mucho cuidado con la manera de que se emplean los soliloquios ya que puede parecer extraño que dos personajes que están juntos hablen solos sin que el otro los oiga, como suele suceder en la comedia o farsa que no pretenden efecto de realidad (también existe la voz en off en el teatro, pero vamos trabajando con lo esencial, luego todo es posible). Los soliloquios o monólogos en la escena suelen representar procesos de pensamiento, decisiones, reflexiones, comparaciones que son provocadas por la acción o que la terminarán provocando. En ese sentido, dada la situación que están viviendo los personajes ¿Qué estarían pensando? ¿Qué provoca esos pensamientos y qué es lo que suscitan? ¿Podrían integrarse al diálogo?
La segunda parte del comentario iría precisamente al desarrollo de la situación. Lo expongo así, o bien Ámbar no pensaba matar a Patricia y por eso piensa al principio "No he querido pensar en lo que hizo, quiero seguir viéndola igual. No sé, no quiero odiarla." y al final no es comprensible por qué la mata pues no parece haber descubierto más de lo que ya sabía o sufrido algún otro daño durante la escena. O por otro lado, si ya había decidido matarla porque es lo que conviene a su negocio criminal, no se entiende por qué viene pensando en otra cosa al principio y Patricia no manifiesta tampoco ningún tipo de alerta después de haber prácticamente traicionado a su cómplice, amiga y tal vez más, poniéndola en un gran riesgo. En cualquiera de los dos casos habría que buscar una secuencia progresiva en la acción y pensamiento de los personajes, si no, estaríamos ante un salto en el conflicto que no logra explicarse.
Por otro lado a mí me parece que la escena que se describe al inicio de esta, la que ocurre en la cafetería tiene todo el potencial conflictivo a explotar. Supongamos que Patricia ha hecho la cita ahí por ser un lugar seguro para ella, pero al llegar Ámbar, que tal vez ya piensa en que tendrá que deshacerse de ella, intenta sacarla de ahí para llevarla a aquel apartado paraje que únicamente le gusta a Patricia. Patricia sospecha aún más y no quiere irse, Ámbar se ve obligada a llevársela de ahí o bien acabar el asunto en la propia cafetería.
El material ya lo tiene usted, @TresMinotauros, es solo practicar con esa progresión del conflicto y trabajar un poco la imagen de cómo se vería lo que están haciendo y diciendo los personajes en un escenario.
Espero que estos comentarios sean de impulso para continuar en la práctica con estas letras para la escena, reitero, su material imaginativo y creativo es muy bueno!! Le mando un fuerte abrazo y los mejores deseos para cada proyecto!!