El cuerpo en el problema: Identidad no binaria detrás del autorretrato de Claude Cahun. [+Texto+Autorretratos]

in spanish •  last year 

“Bajo esta máscara, otra máscara. Nunca terminaré de quitarme estos rostros.”
-Claude Cahun.

claude_cahun_autorrepresentacion_10.jpg

Dentro de la teoría Feminista se han encargado de distinguir los conceptos de sexo, género, identidad y deseo sexual. Entendemos de esta manera que se trata, ante todo, de constructos socioculturales. El problema de identidad se ve asociado a términos de sexo y deseo. Pero el género, tal como lo conocemos por la heteronormatividad obligada, no se define por el sexo del individuo. Sabemos que el sexo nunca va a justificar el género, pero casi siempre es lo que determina los primeros años del sujeto hasta que éste decida revelarse.

Nadie nos pregunta al nacer si queremos usar vestidos y jugar con muñecas o con autitos de carreras. Tener el cabello corto y utilizar accesorios o corbatas. Nuestros primeros años se reducen a la ecuación Sexo = género, obligando al individuo a comportarse y vestirse según las condiciones de la heterosexualidad. No obstante, estas normas no sólo se reducen a conductas, pues también influyen en el gusto o deseo sexual. Así, nos han enseñado –obligado- desde pequeños la ecuación básica de Sexo (Hombre/mujer) = Género (Masculino/Femenino) = Gusto o deseo sexual (Heterosexualidad), haciendo que muchos se sientan atrapados en estos constructos socioculturales.

Claude Cahun estuvo adelantada a su época. Fue una destacada fotógrafa y escritora francesa, cuya obra ha sido referente dentro de las luchas feministas. Por medio de sus autorretratos nos obliga a acercarnos y reflexionar sobre lo que vemos. Sin duda atisbamos a una obra que habla sobre la misma artista. En este sentido, encontramos en los autorretratos de Cahun una diversidad de género y temática que nos alude a una exploración constante de la fotógrafa. Una búsqueda serena que sólo pretende ser representada en particulares momentos y emociones. “Reclamo una Libertad de comportamiento total”, para Claude Cahun hablar de sí misma era el máximo acto de libertad creativa. Hasta el final de su obra nos obligó a indagar en la compresión: ¿Qué es? ¿Quién es? ¿Realmente su identidad se define dentro de un género?

“Cierro los ojos para delimitar la orgía. Hay demasiado de todo. Me callo. Retengo mi aliento. Me acurruco, abandono mis límites, me repliego hacia un centro imaginario... no sin premeditación ... me hago rapar el cabello, arrancar los dientes, los senos —todo lo que moleste o impaciente mi mirada— el estómago, los ovarios, el cerebro consciente y enquistado. Cuando no tenga más que una carta en la mano, un latido del corazón que sentir, pero la perfección, por supuesto ganaré la partida.” -Claude Cahun

claude_cahun_autorrepresentacion_13.jpg

En varias oportunidades la artista había manifestado no sentirse limitada a un sólo género. En algunos de sus autorretratos masculinos notamos ciertos rasgos femeninos y viceversa. La ambigüedad forma parte del misterio y profundidad de sus fotografías, Cahun siempre jugó entre lo femenino, masculino y andrógino, haciendo de sus autorretratos una suerte de género indefinido. En realidad, la artista cuestionaba la idea de la identidad, “el ser”; para ella tenía que ver más con lo mutable, con aquello que exige ser reinventado. Asimismo, el género no es más que una máscara que puede quitarse o ponerse siempre y cuando haga falta. La identidad y el género no son más que un molde que busca modificarse dependiendo del humor y los roles que ésta deseaba representar.

“La fotógrafa recordaba a Rimbaud quien decía “Je est un autre” (yo soy otro) a lo que Claude contestaba “Je este un autre – un multiple tojours”, es decir, “Yo soy otro – siempre un múltiplo.”

gillian-wearing.jpg

Izquierda: Cahun, maquillada al estilo Clara Bow se escribe en el pecho “I am in training don’t Kiss me” (estoy en entrenamiento, no me beses). Luce un leotardo con pezones falsos cosidos con hilo. Derecha: La fotógrafa inglesa Gillian Wearing, en su pequeño homenaje a la artista. Hace suya la figura de Cahun y se coloca una máscara en alusión a la idea de una máscara tras otra máscara. Esta fotografía fue tomada en el año 2012 y se titula “Me As Cahun, Holding a Mask of My Face” (Yo como Cahun, sosteniendo una máscara de mi cara), Vemos cómo Wearing adopta la misma pose, pero sin colocarse los pezones postizos.

Los autorretratos de Claude Cahun van desde una puesta en escena completamente elaborada, hasta el despojo total de ornamentos. Sus poses –aunque neutrales- burla los estereotipos de la dicotomía hombre/mujer y masculino/femenino y que responden a atributos irreconocibles dentro de los constructos socioculturales.

Claude Cahun era lesbiana y mantuvo una relación con la ilustradora, -y hermanastra- Marcel Moore. Durante la década de los veinte, ambas se instalaron en París, donde Cahun comienza a publicar artículos y relatos en el periódico “Mercure de France”. Estuvo asociada al grupo Surrealista donde estableció amistad con André Breton y René Crevel. Para el año 1936, expuso en París durante la Exposición surrealista de objetos (22 - 29 de mayo) y en Londres en la Exposición Internacional Surrealista en las galerías Burlington. No obstante, jamás pudo desenvolverse dentro del círculo vanguardista, puesto que era discriminada por ser mujer y por su preferencia sexual. A pesar de haber estado afiliada al Surrealismo, nunca pudo convertirse en un miembro oficial del movimiento. -Algunos de ellos, como André Breton, eran abiertamente homofóbicos- Asimismo, se une a la Federación Internacional por un Arte Revolucionario Independiente, (Fundado por Trotsky y Bretón) Y no conforme a ello, pertenece al movimiento comunista, pero su identidad sexual no simpatiza con el estalinismo, por lo tanto, no fue bien recibida dentro de los intelectuales de izquierda.

claude_cahun_59.jpg

Claude Cahun se rapaba el cabello, despojándose de toda norma de género o identidad. Aquí sólo podemos atisbar a una identidad no binaria.

Hitler había considerado la obra de Cahun como Arte Degenerado, sin embargo, no fue parte de la exposición. Tanto ella como su amante fueron capturadas por la Gestapo y -gracias a un intento de suicidio- sentenciadas a muerte. A pesar de ello, lograron salvarse de la ejecución y fueron liberadas. La salud de la fotógrafa se encontraba en descenso y nueve años después, en 1954, fallece. Marcel Moore nunca pudo recuperarse de la pérdida de su amante y se suicida tras 20 años de reclusión.

Las obras de Cahun quedaron en el olvido hasta mediados de 1980, cuando fueron redescubiertas por el escritor francés François Leperlier, quien en un principio había creído que Claude Cahun, era un hombre. Tras su descubrimiento, Leperlier pone a la fotógrafa a la luz pública y la convierte en un símbolo del feminismo dentro de la historia del arte contemporáneo. De esta manera, es considerada como una de las principales influencias en el trabajo de artistas, como: Yosimasa Morimura, Nan Goldin, Sarah Lucas, Tracey Emin, Francesca Woodman, Cindy Sherman, Tomoko Sawada, Kimiko Yoshida, Nikki S. Lee y, a quien aludimos anteriormente, Gillian Wearing. Sus obras se encuentran actualmente en los museos de Austria, Francia, Alemania, España y Nueva York.

claude_cahun_autorrepresentacion_18.jpg

Claude Cahun fotografiada tras ser liberada.

Claude Cahun fue una rebelde, una agitadora que iba en contra de lo impuesto, o en palabras de la propia artista: “El legalismo es una abominación. Lo desprecio y… permanezco anarquista.” Sin duda su obra es sinónimo de mutación, rebeldía, identidad -no binaria- y lucha. A pesar de que es imposible definir el trabajo de Cahun, podemos categorizar una especie de Canon, puesto que la misma ha sido dominio dentro de las luchas actuales. Gracias a Cahun, miles de jóvenes han visto en el autorretrato fotográfico la posibilidad de seguir explorando entre el género, la identidad y, por supuesto, el cuerpo. Su trabajo se tambalea en hacernos entender que no estamos completamente prefigurados o hechos, sino que somos construcciones de aquello que elegimos ser y no lo que la sociedad y la cultura nos indican que debemos ser. Así, Claude Cahun nos enseña que la cámara es un registro de nuestra metamorfosis, es un medio que nos permite definir –o al menos indagar- en quienes somos. Esta reflexión sobre la identidad que nos facilita la cámara, se convierte en un verdadero instrumento de invención. Claude Cahun para la década de los veinte ya hacía autorretratos y hablaba sobre género e identidad, su obra no se limita a la historia del siglo XX, sino por el contrario, transciende esta época para abogar por las luchas feministas de la actualidad.

Todas las imágenes de Claude Cahun pertenecen a la siguiente fuente:

https://oscarenfotos.com/2017/05/06/claude-cahun-y-la-exploracion-de-la-identidad/

A continuación los dejaré con una serie de autorretratos que pertenecen a mi autoría y que fueron tomadas con una cámara Kodak EasyShare Z915

Serie Fotográfica: Identidad NO binaria.
Estefanie Franco.
Julio, 2018.
Autorretratos.

100_5581.JPG

100_5585.JPG

100_5594.JPG

100_5595.JPG

100_5596.JPG

100_5598.JPG

100_5599.JPG

100_5608.JPG

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Tu artículo ha sido votado por el proyecto CELF, curaduría de artes visuales, plasticas y escénicas, música y literatura y será elegible para recibir votos de mayor peso. Te invitamos a nuestro servidor de discord: https://discord.gg/fC5jcDF

También puedes apoyarnos siguiendo nuestro trail de curación, nuestro fan base y delegándonos Steem Power.

Recuerda dejar al menos 50 Steem Power en tu cuenta:

25 SP, 50 SP, 100 SP, 250SP, 500SP, 1000SP, 2000SP, 4000SP.


Sencillamente fascinante! Excelente leer este tema por aquí, siempre es un gusto leer todos los temas que escoges y la manera en como los planteas! Excelencia es la mejor palabra. Bravo! (lamento no haberlo podido leer antes)