Cuánta grasa debe haber en un organismo sano.

in #spanish3 years ago

build-muscle-fast-3.jpg

Paradójicamente, la belleza y la moda de tener un cuerpo “seco”, en general, no significa que esté sano. Una chica esbelta con cuadritos en el abdomen puede estar completamente agotada por los infinitos entrenamientos y estar enojada con todo el mundo por una falta de alimentación constante. Además, el ciclo menstrual de tales bellezas a menudo se interrumpe, y el estado del cabello y la piel deja mucho que desear. Los médicos y entrenadores de fitness profesionales dicen unánimemente que estas cosas desagradables están ligadas con el deseo patológico de eliminar la capa de grasa.

Grasa subcutánea y visceral: dónde se encuentra y para qué se necesita
11502660-25442460-2-0-1535980460-1535980464-1500-1-1535980464-728-540ff5a549-1536198176.jpg

En nuestro organismo existen 2 tipos de grasas: subcutánea y visceral. La primera se almacena cerca de la piel, por eso su exceso se puede ver a simple vista, estos son los odiados pliegues por los lados y “bultos” en las caderas. Pero precisamente el tejido adiposo asume la responsabilidad por la atracción femenina, las líneas suaves y la elasticidad de la piel.

La grasa visceral cubre los órganos interiores, protegiéndolos de influencias externas. Es una bolsa de aire peculiar para nuestro organismo.

Cómo calcular el nivel de grasa saludable
11502710-18843160-945497-0-1535190913-1535191525-1500-1-1535191525-728-6593208954-1536198176.jpg

Medir el nivel de grasa subcutánea se puede hacer prácticamente en cualquier gimnasio con ayuda de un caliper. Esta es una herramienta pequeña que se parece a una pinza, la cual captura los pliegues en los brazos, el abdomen y la espalda. Según su espesor, se puede hacer una conclusión sobre la cantidad de grasa en el organismo (el cálculo se realiza mediante fórmulas especiales que se adjuntan junto con el instructivo del caliper).

Para averiguar si todo está bien con tu nivel de grasa visceral, no necesitarás ninguna herramienta. Solamente es suficiente medir el volumen de la cintura; como norma, su circunferencia no tiene que ser de más de 90 centímetros. Los indicadores más altos y el desequilibrio de proporciones del cuerpo son evidencia directa de un exceso de grasa visceral.

El porcentaje cómodo fisiológico de grasa
11502760-25442760-3-0-1535980471-1535980475-1500-1-1535980475-728-880c529bfa-1536198176.jpg

El intento de eliminar más kilogramos con ayuda de entrenamientos agotadores, por supuesto, puede hacer que te parezcas a “Miss Bikini”. Pero incluso los fisicoculturistas aconsejan hacer caso al organismo y guardar un nivel de grasa cómodo para él. Cualquier persona posee este porcentaje individual: depende de la proporción natural, la edad y el estado de salud.

El hecho consiste en que, al tener un porcentaje bajo de grasa subcutánea, el organismo cambia a un modo de supervivencia. Es normal que no tenga ganas de reproducirse, por eso, en esta época puede desaparecer la menstruación. Es muy fácil saber que tu cuerpo no aguanta la velocidad a la que estás adelgazando ya que cada menstruación se hará más larga. Al mismo tiempo, comenzarán los problemas con la piel y el cabello, y también habrá una desaceleración del metabolismo, el cual, en teoría, tratamos de dispersar con ayuda de entrenamientos.

La campeona mundial de fitness bikini, Tatiana Prokofieva, destaca que un 8-12 por ciento de la grasa en el organismo femenino es lo mínimo que se necesita para sobrevivir; de un 12 a un 17 por ciento son los indicadores de los deportistas, y de un 18 a un 25 por ciento es llamado nivel de fitness. El indicador adecuado para una mujer que no hace deporte a nivel profesional y no se pone como objetivo convertirse en la campeona mundial de bikini es de unos 25-29 por ciento de masa común del cuerpo.

El porcentaje de grasa psicológicamente adecuado
11502810-25443110-4-0-1535980484-1535980489-1200-1-1535980489-728-69ee13e84d-1536198176.jpg

Alcanzar los volúmenes deseados en la cintura es la mitad de todo el asunto. Es importante recordar cómo mantendrás tu forma. Si estás dispuesto a cambiar el modo de alimentación y el entrenamiento para siempre, entonces todo será perfecto. De lo contrario, el peso en exceso regresará pronto.

Los entrenadores de fitness recomiendan evaluar de manera saludable tus capacidades e incluso bajar un poco las ambiciones en relación con el cuerpo, ya que, en nuestra vida cotidiana, la probabilidad de que diariamente te limites en la alimentación y dediques como mínimo una hora para un entrenamiento de quemar la grasa, se reduce al mínimo. O después del trabajo no dan ganas de moverte o la abuela preparará un pastel delicioso...

Por lo tanto, el porcentaje de grasa que se considera psicológicamente adecuado consiste en una conservación con la cual no puedas volverte loca por los ejercicios cardíacos y la ensalada tan odiada de pepinos y bacalao. Además, cada una de nosotras tiene su propia sensación de “belleza”: a alguien le gusta ser la chica de Instagram, a otra ser una gordita apetitosa.

https://genial.guru/inspiracion-consejos/cuanta-grasa-debe-haber-en-un-organismo-sano-810460/

Secar el cuerpo es un método extremo para casos raros
11502860-20254010-945503-2-0-1535193956-1535193985-0-1535358455-0-1535462571-1535462580-1500-1-1535462580-728-7958308410-1536198176.jpg

Es importante recordar que el cuerpo perfecto “seco”, el cual los fisicoculturistas muestran en las competiciones, es una forma extrema que es difícil de mantener constantemente. Los atletas se preparan especialmente para tales competiciones.

Una afición extrema al secado del cuerpo puede llegar a la deficiencia no solo de tejido adiposo, sino también problemas con el cabello y la piel, la interrupción del ciclo menstrual, etc. Al tener deficiencia de grasa visceral, a menudo sucede la anorexia irreversible, y también el hundimiento del bazo, riñones e intestino. Aumenta el riesgo de aparición de hipertensión y diabetes, empeora la memoria y aparecen los dolores de cabeza.

Las personas cuyos organismos poseen poca grasa visceral tienen prohibido realizar actividades físicas. La práctica del fitness solo puede provocar el hundimiento o desplazamiento de los órganos interiores.

Grasa que ayuda a adelgazar
11502910-25443310-5-0-1535980498-1535980507-1500-1-1535980507-728-fd60f8fe00-1536198176.jpg

¿Sabías que en nuestro organismo hay células que asumen la responsabilidad de adelgazar? La así llamada grasa marrón ayuda a acelerar el metabolismo, aumentar el gasto de energía y regresar la masa normal del cuerpo. Por cierto, esta grasa es la que más tienen los bebés recién nacidos: aproximadamente un 5 por ciento de su masa corporal (los primeros meses de vida esta capa ayuda a mantener temperatura normal).

La grasa marrón debe su color a una gran cantidad de centros celulares energéticos: las mitocondrias. Con ayuda de la proteína especial UCP1, queman ácidos grasos convirtiéndolos en calor. Además, inicialmente se gastan triglicéridos en la grasa marrón como tal, y cuando su almacenamiento se acaba, comienzan a derretir las reservas de tejido adiposo blanco.

La grasa marrón se puede activar mediante entrenamientos. Es importante no añadir células blancas extra con ayuda de una incorrecta alimentación.

Luchar contra la grasa dañina: consejos de entrenadores de fitness
11502960-18857660-945503-5-0-1535195778-1535196052-1500-1-1535196052-728-cbf9aefbb7-1536198176.jpg

Uno de los mejores entrenamientos, cuando la grasa marrón comienza a derretir la blanca, se llama actividad de alta intensidad a intervalos. En pocas palabras, es correr con pausas en la caminata, hacer ejercicio como spinning y en la escaladora. Es recomendable añadir a esto el trabajo continuo de baja intensidad como, por ejemplo, una caminata en la caminadora.

Además de los entrenamientos, por supuesto, hay que seguir una correcta nutrición. Para empezar, hay que calcular el contenido calórico de un día: para esto hay que multiplicar el peso por 30. Posteriormente, necesitarás seguir varios principios:

.consumir ácidos grasos omega-3 (o simplemente es suficiente con comer pescado), el cual mejora el intercambio de grasas y regula el nivel de colesterol y hormonas en la sangre.

.tomar todos los días la cantidad necesaria de agua.

.comer menos, pero con más frecuencia para no sentir hambre.

.aumentar en tu ración el volumen de productos que contengan vitamina C.

.limitar el consumo de carbohidratos rápidos y grasas, añadir carbohidratos complejos (papillas, frutos secos, entre otros).

.consumir más a menudo productos que contengan proteína: filetes de carne, huevos, pescado, nueces y legumbre.

.como mínimo, un 90 por ciento de los productos consumidos tienen que ser preparados con un método correcto: guisado, cocción al vapor, etc.