El Elemento del Crimen: carta de presentación de Lars Von Trier

in spanish •  19 days ago

En la actualidad es indudable que Lars Von Trier es uno de los cineastas más talentosos; con una estética visual muy cuidada, tendencia a moralejas pesimistas y un currículum compuesto por gran cantidad de rupturas del convencionalismo cinematográfico. Desde sus primeras películas mostraba ideas retorcidas y muy originales, acompañadas de una ejecución visual pictórica; aunque esto mismo es lo que también ha provocado que sea tildado de pretencioso. Estas afirmaciones son las que nos llevan directamente a su primera película profesional: El Elemento del Crimen, de 1984.

La película narra las peripecias de un detective que investiga el caso de un asesino serial, responsable de las muertes de varias chicas vendedoras de boletos de lotería cada cierto tiempo. Junto a una premisa bastante sencilla vemos un desarrollo que implica numerosos flashbacks, ensoñaciones y diálogos ingeniosos. Por otra parte, el aspecto visual está muy bien cuidado y hasta llega a causar sensaciones de terror gracias a sus aires expresionistas en la fotografía y que logran resaltar una historia con claras influencias del cine noir. Y siguiendo con este apartado, Von Trier hace un uso maestro de la puesta en escena, alternando a lo largo de toda la película planos en cámara fija, cámara en mano y travellings; manteniendo siempre una composición muy bien pensada que dota a cada plano de belleza y capacidades narrativas y expresivas.

Con todo lo dicho anteriormente podría pensarse que estaría calificando a El Elemento del Crimen como una obra maestra, pero la verdad es que sus virtudes también son su propia desgracia. Y es que El Elemento del Crimen es una película más visual que narrativa, pues el guión es muy confuso y difícil de seguir, viéndose forzado a que gran parte de la acción sea guiada por una voz en off en medio de tantas escenas, flashbacks y sueños. Otra cosa que no ayuda son los diálogos, que si bien son brillantes y muy bien pensados, la mayoría no dicen nada y no contribuyen a hacer avanzar la trama. Con todo esto, la película da demasiadas vueltas innecesarias para llegar a su objetivo, dándonos un clímax completamente insatisfactorio.

El Elemento del Crimen es una película visualmente insuperable, pero se hace eterna en medio de tantos diálogos forzados e imágenes simbólicas fuera de lugar, dando a entender que Von Trier usa estos elementos solamente con objetivos de alarde y soberbia, desaprovechando un buen punto de partida en una historia que termina aburriendo. Aunque lo más probable es que uno pueda digerir mejor la narración con una segunda o tercera visualización. A fin de cuentas, El Elemento del Crimen es la película por excelencia que puede corroborar la perspectiva que se tiene de Lars Von Trier como un cineasta pretencioso.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!