Flacucho

in spanish •  last month  (edited)
Crecer en una familia pobre había puesto a Julio en desventaja sobre los otros niños. Aunque su madre y su padre trabajaban para tratar de mantenerlo con vida, eran incontables las veces en las que se iba a la cama con hambre. Por lo que su condición física no era la mejor.

Julio no sólo carecía de recursos económicos para vivir medianamente bien, sino que además tenía que lidiar con las burlas de sus compañeros de clase por su apariencia; las cuales en la mayoría de los casos estaban dirigidas a su delgadez y a la palidez de su piel.

De modo que flacucho, endeble y descuidado, Julio iba creciendo sintiéndose impotente e incapaz. Razón por la cual casi nunca intentaba nada nuevo en la escuela.

Los deporte le hacían sentir mareado y ni pensar en los libros, los cuales sus padres no podían pagar. Y a medida que crecía, sus limitaciones parecían ser mayores. Así que al llegar a la adolescencia y tras un evento traumático, había tomado una decisión: Jamás volvería a mirarse en el espejo y sentirse débil, jamás dejaría que otros se burlaran de su aspecto.

A partir de entonces siempre que despertaba se obligaba a recordar ese evento que había cambiado totalmente su vida. Y, aunque era doloroso, revivir el asesinato de su madre le daba fuerzas para continuar.

Todos los días las imágenes acudían a su mente. El jefe de una pandilla entrando a su casa, los gritos de su madre y su intento infructuoso por protegerla. Pero, ¿Qué podía hacer un niño como él, si con suerte podía mantenerse en pie?

Sin embargo, luego de esa experiencia y tras lidiar con alcoholismo de su padre, producto de un duelo mal sanado. Julio había logrado la forma de salir adelante, con la ayuda de uno de sus vecinos el niño había podido terminar la escuela y crecer hasta convertirse en un hombre.

Ahora tenía un buen trabajo y una vida completamente diferente, no pasaba hambre y nadie lo molestaba. Pero, cada vez que se miraba al espejo seguía sintiéndose flacucho, débil e incapaz.

Pese a que muchos años habían pasado desde que era un niño pobre, no lograba sentirte cómodo con su cuerpo y con su apariencia. Es por eso que todos los días se afanaba por ejercitar sus músculos y haceros crecer un poco más.

Si bien al principio no era más que un estilo de vida saludable y el deseo de verse bien, con el tiempo esta práctica se había convertido en una necesidad constante. Julio necesitaba ejercitarse, necesitaba demostrarle al mundo que era una persona fuerte. Y, aunque ya estaba bastante fornido y gozaba de una buena figura, nadie podía hacerlo desistir de la idea de seguir ejercitándose.

Incluso, cuando su cuerpo ya no resistía las extenuantes y largas sesiones de entrenamientos, recurría a otros métodos para poder seguir ganando músculos.

Los esteroides le habían comenzado a producir efectos en la voz, haciendo más aguda y su cara había tomado un aspecto rígido como piedra. Mientras que sus brazos, piernas y parte de su abdomen denotaban la tensión de su piel y sus prominentes y azulejas venas.

Julio había pasado de ser extremadamente delgado hasta convertirse en un ser con una apariencia grotesca en un cuerpo irreconocible.

Como consecuencia de su obsesión experimentaba cambios de humor constantes, convulsiones, mareos y taquicardias. Julio no lo entendía, pese a que ahora todo era diferente se seguía sintiendo como un inútil y mientras más llevaba su cuerpo al límite, más débil se sentía.



Las imágenes están enlazadas a su fuente

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  
Loading...