Feliz cumpleaños

in #spanish4 months ago
El final de la tierra no llegó en 2012 como predijeron los Mayas, en cambio tuvieron que pasar algunas décadas más para que eso sucediera. Tampoco ocurrió con un desastre natural de proporciones inimaginables, fue produciéndose poco a poco de manera aparentemente silenciosa e imperceptible hasta que finalmente sucedió.

Tenía 24 años cuando eso, lo sé porque era mi cumpleaños. Desde hace meses que el agua había comenzado a agotarse, las reservas de cada país fueron tomadas por los gobierno, quienes se encargaban de administrarlas, además, hacía un calor infernal producto de aumento de la temperatura y la destrucción de la capa de ozono. Pocos animales quedaban ya en su hábitat natural, la gran mayoría se encontraban en refugios, donde los proteccionistas hacían lo posible por mantenerlos con vida.

Pese a los intentos por aprovechar las energías renovables, muchos países tenían fallas en el suministro de energía eléctrica, con los conflictos por el agua y la comida, nadie se atrevía a salir a las calles inseguras y como consecuencia, la producción de recursos se agotaba.

Sólo quienes habían previsto esto estaban preparados, el resto intentaba mantenerse con vida a toda costa. Las enfermedades era más frecuentes y los medicamentos escaseaban, era difícil respirar con el aire tan contaminado y los gobiernos no sabían qué hacer al respecto. La tasa de muertos crecía cada día, en este panorama te mataba alguien para robarte la comida o morías por una enfermedad.

Me encontraba en el bunker cuando el final realmente comenzó. Aunque estaba a muchos metros bajo tierra, podía escuchar los misiles y a los aviones volar, la guerra había iniciado.

Desde que Alemania atacó a Estados Unidos supe que esto pasaría, era sólo cuestión de tiempo para que la guerra se desatara. A la contienda se unió China, Japón y algunos países de Europa, las explosiones eran más frecuentes, por lo que dudaba que quién no estuviera refugiado pudiera seguir con vida. Cuando todo parecía calmado, mamá trajo un pastel lo puso frente a mí, era hora de cantar cumpleaños.

Mientras pedía el deseo y soplaba las velas, un estruendo me tiró al piso, las luces se apagaron y el sistema de seguridad se activó, sentí que el techo se me venía encima y que quedaría sepultado. Papá apareció un momento después con una linterna y una expresión de terror en su rostro. Es hora de irnos, me dijo. Corrí a levantar a mamá y probé un poco de pastel, era el último que comería.

Abordamos la nave ese mismo día, con nosotros viajaban otros sobrevivientes. Mientras que atravesamos la atmosfera miré por la ventanilla, la tierra era solo una nube de polvo y rocas que no tardaría en desintegrarse.

Hoy es mi cumpleaños número 94, hace 2 semanas que no nos hemos movido, seguimos orbitando en el mismo lugar. Pronto el combustible se agotará y todo quedará oscuro, igual que la tierra. Aún no hallamos un planeta habitable, yo ya he perdido las esperanzas.

Las imágenes están enlazadas a su fuente

Sort:  

Dramático relato , muy bien escrito . Gracias por tu post