El niño autista y el cubo màgico

in #spanish2 years ago

fuente

Estudiando psicopedagogía allá por los 80 y siendo muy joven me encargan un aula para mi pasantía. Tenía un variado grupo de niños muy caraqueños desde niños que bajaban del barrio y tenían que agarrar dos autobuses de madrugada hasta "los sifrinos" que traían en transporte privado.

Yo no tenía nada de experiencia con niños autistas, ni había tenido contacto familiar con ninguno, solo lo que había leído en los textos universitarios, sabia manejar a niños con Síndrome de Down porque yo tenía un hermanito un año menor que yo y era la que lo cuidaba, jugaba con el cuándo yo no estaba en la escuela.

Estando en mi pasantía en Caracas, me llevan al aula a un niño nuevo muy retraído para observación. No lograba que participara en las diferentes actividades de la mañana.

Uno de los niños había llevado un cubo mágico, el nombre del juego era Cubo de Rubik, recuerdan estuvo muy de moda lograr poner todas las caras azules, todas las rojas etc. en un mismo lado.

fuente

Deje a los niños explorar el juguete un buen rato hasta que di por concluida la actividad y pase a otro juego. El niño nuevo continuo con el juego así que lo deje y preste atención a los otros alumnos.

En eso escucho un niño gritando; maestra lo está rompiendo.

Esta criatura posiblemente autista estaba solucionando el reto de la mejor manera que su inteligente mente le permitía arranco las calcomanías azules, rojas, amarillas, verdes y las fue pegando en forma ordenada en cada cara. No era lo más correcto pero era una solución a mi manera de ver.

fuente

Yo llame a la coordinadora de mi área y le dije este niño no tiene ni un ápice de retardo mental, aunque no fue la manera correcta de solucionar el juego; el pensó, interpreto y soluciono de la mejor manera posible un problema. Allí no hay retardo mental.

El niño fue pasado a un grupo de mayor nivel con más desarrollo psicoemocional, destacándose en muchas actividades siempre con sus restricciones sociales muy típicas de su problemática.

Fue mi primer contacto con un niño tan inteligente que me enseño que nunca den por sentado que no se puede.

gires.gif

sacra..png

Sort:  

Que buen artículo me encanta!
Es muy difícil trabajar con niños con alguna especialidad, aunque realmente motivador. Creo que he atendido niños de ambas situaciones desde autismo hasta otro realmente inteligente en común de ellos siempre resalto lo mismo son únicos dándonos a sus más queridos lecciones básicas en la relación humana.
Un abrazo!

Yo tuve muy buenos profesores, eran personas dedicadas a su trabajo , en la actualidad ese niño estaría castigado por destruir el cubo, nadie se enteraría de lo que pasaba.