DESASTRE DE LA REVOLUCIÓN MARXISTA DE HUGO CHAVEZ

in #spanish3 years ago

chavezmilitar.jpg_1718483347.jpg

Si algo fue más predecible que el desastre creado por la revolución marxista bolivariana de Hugo Chávez, es el esfuerzo patético de los socialistas para negar la responsabilidad. El Partido Socialista de Gran Bretaña tuiteó recientemente que el problema de Venezuela es que el socialismo aún no se ha probado. Culpó a la crisis de "una economía capitalista impulsada por los beneficios bajo el control estatal izquierdista". Aún más absurdo es el reclamo de algunos académicos de que el liberalismo económico en la década de 1980 generó el socialismo que ha destruido el país.

Aprender de la historia es imposible si la narración es incorrecta. Así que limpiemos el récord: cuando se eligió a Chávez, Venezuela ya tenía 40 años de socialismo en su haber y muy poca o ninguna experiencia con los mercados libres.

El dictador militar Marcos Pérez Jiménez fue derrocado en enero de 1958. Romulo Betancourt, un socialista marxista confeso, fue elegido presidente ese mismo año.

Cuando Venezuela promulgó su constitución de 1961, Betancourt suspendió inmediatamente el Artículo 96, que decía: "Todos pueden dedicarse libremente a la actividad lucrativa de su elección, sin más limitaciones que las previstas en esta Constitución y las establecidas por ley para la seguridad, la salud o otras razones de interés social ".

Esta protección crucial permaneció en el estante durante 30 años, cuando una serie de gobiernos socialistas emplearon controles de precios e intercambio en intentos contraproducentes para elevar los niveles de vida.

El control de la renta en Venezuela data de 1939 pero Pérez Jiménez no lo aplicó. En agosto de 1960, Betancourt lo revivió, aprobando una nueva ley de control de alquileres y prohibiciones de desalojo. Desde entonces, "no se ha construido un edificio de apartamentos". Los legendarios barrios marginales que suben las laderas de Caracas son un testimonio de esta estupidez socialista.

Carlos Andrés Pérez ocupó la presidencia por primera vez en 1974. Los precios mundiales del petróleo se habían disparado a medida que el control de precios internos del presidente Nixon paralizaba la producción de los EE. UU. Como resultado, Venezuela se sintió rica. La asamblea nacional otorgó a CAP, como se conocía popularmente al presidente, una "ley habilitante" para que pudiera gobernar por decreto. Ordenó aumentos salariales para toda la nación e implementó, por primera vez, un salario mínimo. Congeló los precios y emitió edictos locos. Todos los edificios comerciales tenían que emplear operadores de ascensores, y todos los baños públicos tenían que tener asistentes.

CAP pone límites a la inversión extranjera en todo, desde telecomunicaciones y banca hasta distribución de alimentos y electricidad, forzando a los extranjeros a vender lo que poseen en Venezuela. Nacionalizó el petróleo en 1976. El estado expandió su papel en hierro, acero y aluminio y tomó el control del café, el cacao y el banco central anteriormente independiente.

CAP y sus sucesores corrieron deuda insostenible. El bolívar se había fijado entre 4.3 y 4.5 por dólar desde principios de los años sesenta. Pero a fines de la década de 1970, con el banco central imprimiendo dinero, ya no valía la pena.

Comprar dólares con bolívares se convirtió en un lucrativo pasatiempo nacional hasta 1983, cuando el presidente Luis Herrera Campins anunció el cambio de control. También reforzó los controles de precios, que para entonces se aplicaban prácticamente a todo, desde cemento, hoteles y banca hasta estacionamientos, carne, leche y azúcar.

Cuando CAP volvió al poder en 1989, heredó una bomba de tiempo fiscal y monetaria. Sin opciones, liberó casi todos los precios, junto con el tipo de cambio, abrió el país a la inversión extranjera y bajó los aranceles de importación. Restauró el artículo 96 de la constitución. Según el Sr. Chelminski, ex director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, los efectos positivos incluyeron una notable recuperación en la inversión extranjera, las exportaciones y el crecimiento económico.

Pero Cuba ya se había infiltrado en el ejército. Ahora capitalizó el malestar social generado por la súbita reversión de las políticas, que expuso la inflación reprimida. CAP también tuvo problemas de credibilidad con los inversores. Después de dos intentos de golpe en 1992, fue debilitado y finalmente eliminado por corrupción.

Rafael Caldera asumió el cargo por segunda vez en 1994 y restableció los controles de precios e intercambio. En 1996, al enfrentar otro colapso, revertió el rumbo de nuevo, liberando precios y abriendo mercados. El ajuste expuso la realidad, pero fue doloroso, especialmente frente a la caída de los precios del petróleo. Por lo tanto, el terreno era fértil para un candidato comunista en 1998.

Chávez fue inaugurado en febrero de 1999, en medio de una recuperación en los precios del petróleo y con el bolívar en 576 por dólar. Se triplicó al socialismo, lo que exacerbó una larga historia de destrucción de capital que llevaría al desastre de hoy. AD y Copei fue cocinar el comunismo con leña, el Chavismo es cocinar el comunismo con microonda.