Duele tu Dolor |

in #spanish25 days ago (edited)

Fresco dilema en el breve debate de un largo juicio; me pregunto ¿qué es el dolor?, porque creo que, apenas, estoy entendiendo lo que es realmente el dolor.

Argumento no válido el de sentir, padecer, degustar, o entrever, a la agonía. Inverosímil es que el dolor es una distancia y no la espina. No se trata del fuego que quema, ni de la piedra que raspa, o del filo que corta; es más bien cuando la esperanza se desvanece.

El dolor no es el que te punza la piel, sino aquello que te quiebra el alma. Es el espejo que refleja el sufrimiento de los demás, pero ese dolor se vuelve dolor realmente cuando crees que no puedes hacer nada, te sientes inútil y en aquella adversidad, las lágrimas ajenas pesan más que las que te tragas para no lucir débil, porque se supone que tú eres quien debe augurar fuerzas.

Dolor no es que se te fracturen los huesos, es que se te vuelvan trizas aquella ilusión que te hacía sonreír. No es el ego que atravesó un gran alfiler cuando arribó la decepción, porque sentir dolor es contemplar las lágrimas del ser al que amas, ser acosador de su soledad, mártir de su silencio y, sobre todo, ser quien busca energía de donde no la tiene, ni de donde la hay, para convencer y convencerse de que todo va a estar bien.

Pero no confundas tu fiebre, las costuras de tus heridas o las inyecciones que recibas, porque te dolerá más el grito ausente que no oyes cuando la dosis inicia su ápice y escale de frente a ti para posarse sobre la espalda de alguien a quien admiras.

No creas que duele el desamor, sentir hambre o atravesar miserias, porque el dolor es ver cómo el malestar recorre las venas ajenas, se cuela en el corazón de otro pecho, vulnera los nervios de tu familia y, entonces, la victima sulfura o se inhibe del dolor… pero así palmes o sea invisible ese dolor, la empatía humedecerá tus ojos, palpitará tu agonía y, solamente, entonces, serás bacteria del verdadero dolor: ese que te quiebra cuando fractura a quien amas.

He leído muchas veces que el dolor es opcional, pero cuando las opciones son llorar o disimular las lágrimas que te causa agotar los consuelos, interpretar las separaciones con quien te inspira o esperar a que cure la medicina, entonces, solo entonces, no hay otra opción.

El dolor se vuele definitivo cuando la cercanía se convierte, irremediablemente, en distancia.

Foto de mi autoría | Samsung S6 | Derechos Reservados