[Crónica]: Yo, Mí Mismo y el Cuatro

in spanish •  9 months ago

Yo, Mí Mismo y el Cuatro


Hoy por la mañana escuché los grillos a cantar cuando me desperté. En realidad, los escucho siempre, pero a mí me parecía que ellos hablaban. Agucé mis oídos, me quedé allí, inmóvil, oyendo este cri-cri que nunca terminaba, una lamentación natural, una sed incontrolable de sol. Sí, verdad, ellos saludaban el día y esperaban la estrella mayor a calentar sus pieles. No, no, espera. ¿Grillos tienen piel? No, no lo creo. Bueno, en verdad no lo sé justo; creo que es una cáscara, un esqueletito al revés, y que necesita quedarse calentito bajo el sol, ¿qué te parece?

Y así parado seguí allí a escuchar el grillo llamando, clamando por el sol. Y el tiempo pasaba, y con ese paso interminable yo sentí que también ansiaba por este mismo sol. No como los grillos en su cri-crilancia, pero a mi propia manera. Yo, en esta forma de Mí, clamando por el sol. Mi cáscara, este órgano al cual llamamos piel, deseaba poner fin al frío y el sol haría su trabajo, con su luz de estrella mayor. Me fundí a este sonido animalesco, cri-cri, yo en Mí y fuimos juntos a algún lugar más calmo. Nosotros dos, solamente, y este yo en Mí. Éramos Tres, y deseábamos el Cuatro. Sí, queríamos ese Dos más Dos, ese par que nunca es impar, que siempre significa unión y nunca separación.

Solar-Power.jpg

Me quedé con el grillo, porque él sabía lo que hacer. Esperé; esperamos; los tres. Desunidos en la tríada esperando por el Cuatro que, repentinamente, surgió muy pálidamente en mi piel. El yo en Mí sintió antes la presencia del Cuatro; el Mí que propiciaba habitáculo a mi yo logró percibir la belleza del Cuatro cuando atingido por un sayo suyo. ¡El Cuatro estaba presente! ¿Y el grillo? Se huyó a una sombra de un árbol gigante. Su "yo" sintiera antes, pero muy antes que el Cuatro ya estaba casi a llegar y él deseaba verlo surgir entre las hojas, protegido de sus rayos. El grillo era solamente mi guía en la búsqueda del Cuatro. Yo, por Mí, o mi Mí conmigo, quería todo, y me descubrí tan pleno, mismo en tríada otra vez, que estaba completo, Cerré los ojos; Mí también; éramos solamente nosotros dos, pegados por el Cuatro, y tal era lo suficiente.

Gracias les doy por el tiempo que me ofrecen en la lectura. El tiempo dado a un ser es el mejor regalo que se puede dar a otro ser. Sueñen todos los días y sean felices, vibrando en armonía y esperanza, siempre en el camino central. Es lo que deseo, a todo momento, a cada ser que vive!


Abrazos, @manandezo
Publicación del 19 de enero de 2018

Imagen: 1.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Entrei só pra conferir se você colocou a tag PT!
Faça graça não, moço... kkkk