Primer Concurso #cuatrocuentos: ¿Qué coño pasa aquí? - Alphild y Trickster

in spanish •  10 months ago
Una casa acogedora, un buen vino, mi esposa y mis mejores amigos ¿Qué podía salir mal? Quizás el duro invierno en Oslo nos atravesaba la piel como si de unos alfileres malditos se tratase, pero la calidez de nuestra reunión tan esperada hacía que nos mantuviéramos cómodos, eso aunado al vino que recorría dulcemente nuestras gargantas y que gracias a él se consiguieron lograr conversaciones bastante osadas.

Puedo decir que mi matrimonio era perfecto y la máxima queja era el exceso de orden por parte de Alphild, la chica de cabellos dorados que no tenía nada que ver con Rapunzel. Y quizás esa misma perfección fue el detonante de la terrible tragedia que sucedió aquel mes de marzo, justamente el mismo mes en que observamos una aurora boreal y pasó un endemoniado meteorito sobre nuestras cabezas.

casa_vistas_desde_comedor.jpg

Fuente

Nunca entenderé porque Alphild aquel día habló tanto de sus propios miedos como si tratara de profetizar algo, el auto sabotaje que transmitían sus ideas no concordaban con su personalidad, había algo en ella distinto, algo en su mente había cambiado. A veces relaciono toda esta problemática a aquel misterioso meteorito del que todos hablaban con supersticiones ridículas y sin sentido, pero quizás esté buscando una solución mística a algo que no sabía que estaba a punto de estallar: La mente de mi esposa.

Recuerdo con lujo de detalles sus gestos depresivos y su expresión cabizbaja cuando estábamos cenando, ella no se encontraba en la conversación, solo era un ente que se hallaba entre nosotros, distante y frío, pero me topé con el iceberg cuando empezó a hacer preguntas que para mí no tenían sentido:

-¿Cómo te sintieses si muriera trágicamente? – me preguntó sin inmutarse.

-Creo que la respuesta es algo lógica, pero me sentiría muy mal, no sabría si pudiera superarlo. No entiendo porque haces esa pregunta cariño – le respondí tratando de calmar mi incertidumbre y lo atónito que estaba.

-Y si dañara mi reputación en mi trabajo ¿Cómo te sentirías? – Seguía con las preguntas incomodas sin sentido.

-Trataría de apoyarte lo más que pueda, pese a que haya sido tu error, creo que para eso somos una pareja ¿no? – dije lo más francamente posible.

-¿Y si te engañase? – al preguntar eso, sentí una oleada de ira, porque pensé que estaba jugando conmigo o que incluso quisiera revelar una verdad no grata para mí.

-¿Qué coño te pasa? ¿Por qué me preguntas eso? Desde que llegamos a Oslo te estás comportando de una manera extraña ¿Te sucedió algo? ¿Te encuentras bien?

-Si, solo me estoy imaginando cosas muy negativas desde que llegué a este lugar, me parece depresivo y austero.

-Pero si esa casa es terriblemente acogedora, además tenemos a Frank y a Edda con nosotros después de tanto tiempo, deberías demostrar un poco más de felicidad en este momento en vez de hacerte un meollo existencialista – le respondí iracundo, no podía entender sus sentimientos ni lo que pasaba por su mente en ese momento.

Pocos minutos después, ella decide salir de la casa, yo en ese momento me encontraba furioso y decidí no seguirla, pese a que los ojos de Fran y Edda estaban clavados en mí. Nadie hizo nada. Decidimos continuar con una conversación frívola hasta que tocamos el tema del meteorito, muy en boga en ese momento.

-Muchos aficionados a las teorías de conspiración, hablan de un cambio radical en nuestro planeta, debido a que según ellos, el pedazo de roca trae consigo el poder de distorsionar el espacio-tiempo quien sabe porque – comentó Edda sarcásticamente.

-Siempre los conspiradores están revolcándose en charcos argumentales, no entiendo porque se hace tanto barullo por un simple asteroide, un pedazo de roca de lo más vulgar. Hasta cuando tanta ignorancia - decía un poco alterado Frank, quizás por los efectos del vino.

-Sea lo que sea, no puedo dejar de sumirme en mis cavilaciones, no entiendo el comportamiento de Alphild, ella estaba muy entusiasmada en regresar a casa después de tanto tiempo en Estocolmo – me preguntaba exasperado.

-Las mujeres son así, ni toda la información de internet podría explicarte ese comportamiento, creo que eso lo hace más divertido – decía Frank un poco más subido de tono.

-No lo sé, creo que lo mejor es que salga a ver qué le pasa, me preocupa su conducta – salí, camine unos pocos pasos desde la mesa y abrí la puerta. Enseguida recibí unos latigazos de frio y nieve, gire mi cabeza para buscar a Alphild. Nada.

snow-trees-winter-landscapes-hdr-photography-nordic-1920x1200-wallpaper-571941.jpg

Fuente

La oscuridad contrastaba con la hermosa nieve pero a su vez me dificultaba buscar a Alphild con mi pobre vista. Como hubiese deseado ser un búho en ese momento. Necesitaba respuestas, necesitaba entender porque estaba así, que le hacía falta ¿Cuál era la ausencia? Debo admitir que su última pregunta me afectó y parte de mi búsqueda hacia ella, era buscando una respuesta a esa estúpida pregunta. Es impresionante la cantidad de pensamientos que cruzan por tu mente al recibir una pregunta o una respuesta punzante e indeseada, más aún cuando uno no se encuentra preparado.

Llamaba Alphild, Alphild, cruzando el bosque, cuando escucho unas pisadas. Eran Frank y Edda que se me unían a la búsqueda. Continuamos. Sentimos miedo.

Decidimos separarnos para buscar en distintas locaciones, yo me dirigía al norte y Edda y Frank al este y oeste respectivamente. Pasaron 30 minutos de búsqueda. Nada. La sensación de frío que da el miedo, muchas veces paralizante, hacía que el clima natural de Oslo fuese mortal.

10 minutos más y veo a Alphild. Sentí un paroxismo de emociones que me recorrieron la cabeza y el estómago. Se encontraba tirada en medio del bosque, con los ojos fijos en el cielo, sin reflejar alguna emoción cuando yo las reflejaba todas. Había una carta a su lado que decidí leer sentado a su lado antes de reaccionar a gritos pidiendo ayuda a Edda y a Frank:

SEPARADOR JOKE.png

Caminando para no sentir más agobio por las imprudencias que cometí hace pocos minutos, decidí deambular por el bosque. Sola y con desanimo, veo una casa, exactamente igual a la de Edda y Frank. No sé porque razón inexplicable tomé la determinación de ir hacia ella, como una mosca yendo directo hacia la luz mortal. Allí estaba Frank, Edda y mi esposo. Al parecer yo no me encontraba. No entendía la situación, pero todos estaban muy tristes, había un duelo.

Pronto comprendí que el duelo era hacia mí ¡Yo estaba muerta! Sentí desesperación y ganas de gritar, corrí a zancadas, corrí como nunca antes en mi vida pero hacia ninguna parte.

La casa estaba de nuevo allí. La Alphild de esa casa se parecía mucho a mí en este momento anímicamente, depresiva, con tedio y sin ganas de vivir. “Desde que arruinaste aquel experimento, todo se ha ido a la mierda, esto no es una familia, esto es un desastre. ¿Qué deseas hacer? ¿Matarte? ¿Por qué no lo haces de una vez? Estoy cansado de tu miseria, eso envenena todo este intento frustrante de relación. ¿Por qué tenías que tocar ese tema en este momento especial?...

No era una discusión. Era un hombre atormentado por las sombras de lo que una vez tuvo, pero por el fracaso de uno, se corrompió todo. ¡Que Alphild tan desdichada!

Comprendía lo que estaba sucediendo en ese momento. Mis temores eran tangibles, por alguna razón veía mis futuras vidas o mejor dicho, mis futuras posibles miserias. Como un adelanto nefasto y mortal de vidas consecutivas. Fracaso tras fracaso, error tras error.

Sabiendo lo que sucedería en la última casa, trate de evitarla, trate de resarcir ese maldito pensamiento que alguna vez tuve, ese por el cual produciría dolor no solo para mí sino para muchos. Cerré los ojos y trate de no pensar. La oscuridad invadió mi mente y sentí paz.

Al poco rato de sentirme un poco mejor, abrí los ojos y vi la casa en frente de mí. Ya no había paz y mi espíritu se llenó de tormento. Escuche una voz que me susurraba al oído: Soy el opositor, el saboteador y el embaucador, el desorden personificado, la antítesis del bien, el rechazador de la virtud y la moral. Soy tú y tu eres yo, vengo de ti, de tus deseos, mientras tu inconsciente se ha vuelto tangible. Soy Trickster.

Loki-bound-collingwood-jungcurrents.jpg

Fuente

Por mi mente pasaron besos, caricias, amor, pasión, ternura, deseo. Todos esos sentimientos no tardaron en ser un ejercicio de martirio y remordimiento. Me decía a mí misma: ¡Esa no soy yo! Pero inesperadamente me situé de nuevo en frente de la casa engañando vilmente a lo que más amaba. No entendía como eso podía salir de mi oscuro inconsciente.

Oscuridad… más oscuridad. El sol se ha vuelto negro y las estrellas han caído. El meteorito cambio la realidad… No sé cómo explicarlo… No puedo escribir… Me estoy paralizando… Tengo miedo…

SEPARADOR JOKE.png

¡Edda! ¡Frank! – gritaba desconsoladamente al ver que mi esposa no tenía señal de lucidez, su mente parecía apagada, pero algo en sus ojos me indicaba que vivía en un tormento.

SEPARADOR JOKE.png

Psicólogos, seguidores de la teoría de Jung, parecen haber confirmado un aparente estado de vigilia permanente en el cerebro de Alphild. Pruebas con EEG han indicado que hay un exceso de actividad cerebral. Aparentemente, la chica se encuentra viviendo con tres entidades distintas dentro de sí, una de ellas predominante y asociada al arquetipo Trickster.

Algunos personas más atrevidas asocian directamente al asteroide TB145 con este caso, clamando que el paso del mismo por la tierra, desató una alteración cuántica, provocando abruptos cambios mentales en las personas (esto, alegando que la mente en sí, es producto de estados cuánticos), otros lo asocian a una dispersión espacio temporal, en donde se formaron las llamadas “zonas oscuras” capaces de producir alteraciones en el espacio tiempo.

Alphild lleva en estado catatónico cinco años y aún se estudia su actividad cerebral irrefrenable.

SEPARADOR JOKE.png

Este ha sido mi pequeño aporte para el reto de cuatro cuentos. Espero que sea de su agrado y si quieren participar pueden seguir este enlace aqui y si desean saber que "realmente" ocurrió con Alphild, déjenme sus dudas en un comentario. Suerte para todos los participantes.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Muy buen relato de suspenso y sci-fi. Es de aquellas historias de las cuales quisiera uno saber más. Suerte en el concurso!

·

Muchas gracias @elguille, me alegro que te haya gustado, ando tratando de mejorar cada día mas y dar lo mejor de mí.

Congratulations! This post has been upvoted from the communal account, @minnowsupport, by kruznik from the Minnow Support Project. It's a witness project run by aggroed, ausbitbank, teamsteem, theprophet0, someguy123, neoxian, followbtcnews, and netuoso. The goal is to help Steemit grow by supporting Minnows. Please find us at the Peace, Abundance, and Liberty Network (PALnet) Discord Channel. It's a completely public and open space to all members of the Steemit community who voluntarily choose to be there.

If you would like to delegate to the Minnow Support Project you can do so by clicking on the following links: 50SP, 100SP, 250SP, 500SP, 1000SP, 5000SP.
Be sure to leave at least 50SP undelegated on your account.

Un relato original, intenso e intimo. Muy bueno.
¡Mucha suerte en el concurso @kruznik!

·

Si, creo que me desnude un poco en este relato. El auto saboteo es algo que daña a muchas personas y no les permite progresar como seres humanos. No se trata de exito y fortuna, se trata de luchar constantemente en contra de nuestros miedos.

buen post, buen cuento amigo!!!!

·

Gracias por el apoyo hermano.

eres el mejor gordito, uff tienes tremenda redacción, siempre tan culto y profundo en tus pensamientos. debes ser el ganador numero 1. xoxo

·

Muchas gracias dani, espero que tengas todo el exito del mundo en tu blog y en tu vida en general. Saludos.