Corre [Capítulo 1]

in spanish •  11 months ago  (edited)

Corre- 1.png

Primera parte del libro: Adaptación misteriosa.

      La brisa me revuelve mi cabellera suelta, llevo puestos los cascos del IPhone, totalmente excluida del mundo exterior. Hoy es mi primer día de clases en el instituto de Tully, un pequeño pueblo de New York, situado en el condado de Onondaga, nos hemos mudado de Chicago a finales de octubre. Mis padres han insistido en que asista, aunque estemos a solo semanas de obtener las vacaciones navideñas. La nieve es algo irritante, la punta de mi nariz adquiere un matiz rojo que no me gusta para nada, mis labios lucen pálidos, agrietados y mis manos son tan parecidas a las de un muerto.

     Mis tenis se notan húmedos debido a la escarcha que cubre las aceras, miles de jóvenes pueden observarse divididos en grupos muy variados. Camino hasta un viejo árbol cubierto de blanco que me resulta acogedor para una recién llegada como yo, observo la hora en mi móvil y siento como las náuseas se sitúan en mi ser. Estoy a tan solo quince minutos de entrar a mi primera clase de Biología.

     En Chicago solían llamarme ratón de biblioteca, quizás porque nunca sacaba la nariz de un libro o por tener uno de los mejores promedios del instituto. Suspiro y sonrío, cuanto echo de menos a mis antiguos compañeros. Sobretodo a Kate, mi mejor amiga, siempre derramando dulzura con sus rizos dorados. Solo espero con ansías las vacaciones para volver a Maywood, no creo soportar todo esto de la nieve y vivir en un pueblo tan pequeño como Tully. Resoplo y tomo asiento en una pequeña piedra que está junto al roble, bajo con ambas manos las mangas de mi abrigo y sorbo por la nariz, el frío me irrita y tiendo a sentir la cara adormecida desde que pisé este lugar. Subo la cabeza y observo que un grupo de chicas me observa mientras cotillean, pongo los ojos en blanco como respuesta y saco el móvil, diez minutos, siento como si la aguja del reloj pasara lentamente sobre mis narices. Miro las llaves del viejo Jeep y, por un instante, pienso en montarme y dar una vuelta, olvidar el instituto y devolverme a Chicago con el calor de mis conocidos.

     Una rubia se acerca a mí contoneando las caderas, lleva el cabello liso por los hombros y su cara parece la de un payaso recién salido al espectáculo, he perdido la cuenta de la cantidad de cosméticos de maquillaje que lleva en el rostro. Es un poco más baja de estatura que yo, posiblemente de 1.54, una falda que le llega un poco más arriba de la rodilla y una blusita de manga color champan, junto con una bufanda de algodón negro que le rodea el cuello. Sonrío irónicamente al ver el corto de su falda, debe estar mal del tarro para vestir así en una época tan fría del año. Se posa frente a mí y sonríe como hiena, yo sonrío forzosamente y vuelvo a mirar mis llaves.

simbolo-sangre-animado oscura.png

-¿Eres nueva aquí? -pregunta con voz chillona.

-¿Tú qué crees? -respondo de mala gana.

simbolo-sangre-animado oscura.png

      La rubia resopla y vuelve a sonreír entre dientes. La ignoro completamente y me imagino el sermón que me echaría mi madre al ver mi actitud. Le hago caso omiso a mi subconsciente y vuelvo a llevarme los cascos a los oídos, le subo el volumen y tarareo mirando la nieve caer en la pequeña acera. La rubia sigue ahí, parada como una gárgola recién pegada, es tan irritante como la nieve misma.

simbolo-sangre-animado oscura.png

-¿Deseas algo, querida? -dije tratando de ocultar mi molestia.

-No, solo observaba a las ratas de Chicago. -suelta la rubia moviendo demasiado las manos.- Eres Emma ¿No?

Me limito a asentir y ella suelta una carcajada que me impulsa a pararme, la rubia cesa su risa y se echa hacia atrás.

-Greta, será un placer compartir curso contigo.- soltó irónicamente y se fue contoneando las caderas.

simbolo-sangre-animado oscura.png

      Resoplé y cogí mi mochila del suelo, caminé de mala gana, detestando hasta el aire que respiraba aquella mañana, nunca se me fue difícil adaptarme a un nuevo ambiente, pero ya veía que este caso sería la excepción. Unas ganas de llorar me invadieron al entrar al instituto, las paredes eran blancas, estudiantes iban y venían, una gran multitud que lograba tener similitud con un nido de hormigas. Me aferré a los libros que llevaba entre las manos mientras recibía empujones de todas partes, suspiré y me dirigí al laboratorio que, según las explicaciones del subdirector, estaba a diez pasos del patio central. Me lleve un rizo detrás de la oreja y me relamí los labios, hasta mi lengua estaba helada, menee con la cabeza, necesitaba llegar cuanto antes al laboratorio y sacar mi botella de agua, si es que esta no se ha congelado aún.

      Divisé el laboratorio de Biología y entré sin mirar mucho, tomé asiento en la primera mesa dejando una butaca libre a mi lado, cada mesón constaba de dos butacas y un microscopio en medio del mismo. Coloqué los libros sobre el mesón torpemente y me senté para buscar la botella de agua, al intentar tomar de ella me he vaciado un poco en el suéter y solté una queja, un chico de cabello negro tomó asiento en la butaca que estaba junto a la mía, le miré de reojo mientras intentaba secarme el suéter con la bufanda que me colgaba del cuello. El timbre sonó anunciando el inicio de la clase y resoplé abriendo el libro, el chico de mi derecha me miró por unos segundos y sentí como mis mejillas enrojecían, pero jamás volteé a mirarle.


simbolo-sangre-animado oscura.png

-Veo caras nuevas.-soltó el profesor mirándonos a ambos.-Quiero saber sus nombres.-dijo esta vez haciendo ademán de que nos pusiéramos de pie.

Me paré con toda la vergüenza del mundo y, el joven de mi lado, repitió mi acción.

-Emma, mi nombre es Emma Williams.-tartamudeé.

-¿De dónde vienes, Emma?-preguntó el profesor.

-Maywood, Chicago.-dije para tomar asiento nuevamente.

Pasaron unos cuantos segundos de silencio hasta que el chico, por fin, habló.

-Mateo Jones, los Ángeles.-dijo y luego se sentó.


simbolo-sangre-animado oscura.png

      Durante los próximos veinte minutos, el profesor se limitó a darnos la bienvenida, las normativas del instituto y, sobretodo, desearnos muchísima suerte con su asignatura. Luego venía la verdadera clase de biología, en lo personal, siempre me desenvolví bien en mis asignaturas, pero este profesor empezaba a disminuir mi interés sobre los fenómenos biofísicos, aunque, quizás, no fuera él, quizás el problema estaba en mí. En mi lento tiempo de adaptación y es que, si antes era difícil, después que la rubia, de la cual no recuerdo su nombre, se acercara a mí con ese aire de egocentrismo, pienso en la temible idea de que Tully no es lugar para una chica de Maywood como yo. Solo bastaba mirarme, mi cabello castaño rizado, las pecas que invadían mis mejillas y parte de mi nariz, mis ojos verdes y mi piel tan blanca que suele confundirse en la nieve. No era una chica que podría llamar la atención entre rubias y morenas dotadas en cuerpo y rostro. Yo era algo ordinaria delante de todos.

      Comencé a tomar mis apuntes, hasta que la punta de mi lápiz crujió y cayó al suelo, maldecí en voz baja, pero, al parecer, no lo suficientemente bajo ya que, Mateo, me había escuchado. Lo supe por la mirada que me lanzó para luego sonreír, hasta entonces no había notado la profundidad que poseen sus ojos cafés y los hoyuelos que se le forman de lado a lado, en las mejillas, al sonreír. Era todo un muñeco recién sacado de revista. Me regañé mentalmente por pensar tales cosas, y en mi primer día de instituto.


simbolo-sangre-animado oscura.png

-¿Necesitas un lápiz?-dijo él ofreciéndome uno.

No le entendía nada debido a que estaba demasiado sumida en mis reproches mentales y solté un breve ¿Uh? Él sonrío nuevamente cabizbajo, yo sonreí sin saber de qué venía todo aquello.

-He dicho ¿Necesitas un lápiz?-preguntó nuevamente.

-¡Ah, el lápiz! ¡Si! Lo necesito.-dije algo fuerte.

Al instante, todos apartaron la vista de sus apuntes y miraron a mi dirección « ¡Excelente, Emma! Primer día y haz dado en el clavo».

-Señorita Williams, le agradecería si tomara sus apuntes en silencio.-dijo el profesor para volver a bajar la vista al periódico.


simbolo-sangre-animado oscura.png

     Me disculpé en voz baja y tomé el lápiz que Mateo me ofrecía, este me miró por unos segundos y volvió a sonreír mientras escribía. Resoplé y decidí cerrar la boca, al menos, hasta que sonara el timbre de salida. Estoy tan segura de que, Kate, en mi situación, hubiese estallado en risas sin importarle nada, meneé la cabeza y sonreí levemente con cierto toque de tristeza. Era tan duro estar sin ella. Añoraba tanto su sentido del humor, nada normal para los demás, pero con algo especial para mí. Es como si me hubiesen encerrado en una caja sin permiso alguno, en donde me privaba de compartir con los que tanto amo. Ya no podría tener noches de pizza con Kate y, ni siquiera, salir a patinar con Blake, un viejo amigo de infancia.

     Sentía que gran parte de mi vida había quedado en Maywood, y que, aquí en Tully, me sentía tan vacía y fuera de lugar. El timbre de salida por fin sonó, pero me quedé sentada esperando a que todos salieran, no quería llevar empujones otra vez y lo mejor era esperar. Mateo se quedó junto a mí, supongo que por la misma razón que yo, lo cierto es que el laboratorio se vació rápidamente. La última en salir fue la rubia, quien me miró y, seguidamente, soltó una carcajada a mi dirección. No entendía de qué venía su actitud conmigo, ni siquiera me conocía, aunque, claro está que, una persona como ella, tan egocéntrica e infantil, no pegaba en nada con alguien como yo. Siempre ignoraba todo a mi alrededor, hacía caso omiso a lo que no tenía importancia para mí, quizás eso fue lo que le ha molestado esta mañana. De pronto sea una de esas chicas populares que espera que, cada nuevo, se desplome a sus pies y yo no entraba en ese montón.

     Recogí tranquilamente mis libros, me colgué la mochila de los hombros y volví a colocarme los guantes, aun dentro del instituto el frío estaba fuerte. Mateo no decía ni mu, y no sabía si agradecerlo o incomodarme, solamente me observaba con atención. Su expresión era inentendible, solo miraba el movimiento de mis manos recogiendo torpemente. Una vez que me aleje del mesón, fue detrás de mí. Volteé, lo miré y me llevé un rizo detrás de mi oreja, caminé tranquila, ya para ese momento el pasillo esta desierto. Me dirigí hacia mi casillero y, tras poner la llave y abrir, deposité en él mis libros de biología para cambiarlo por los de Historia. Tenía el leve presentimiento de que este día sería largo y muy agotador.


simbolo-sangre-animado oscura.png

      Al voltear, noté que ya Mateo no estaba, me encontraba sola en el desierto y frío pasillo del instituto. Caminé hasta el comedor e hice la fila para pedir, el menú no me convencía mucho así que me limité a coger una manzana y una barrita de cereal. Me reí. Recuerdo cuando nos conocimos Kate y yo, gracias a una barrita de cereal, era la última que quedaba y ella ha armado el drama, ahí, tras esa pequeña discusión de ese día, nació una amistad sólida. Unas lágrimas descendieron de mis ojos, era una blanda con todo esto. Solo deseaba llegar a casa y llamarle al Skype.

     Miré a mi alrededor y sentí otro nudo en la garganta, todos comían acompañados entre risas y parloteos, no había cupo para mí. Me recosté en un murito y le di un bocado a mi manzana, observaba cada uno de los rostros que hacían lugar en el comedor y me deprimía más y más. Me descolgué la mochila del bolso, queriendo buscar la botella de agua, pero no la conseguí, debí haberla dejado en el laboratorio. Revisé la hora y aún quedaban cinco minutos antes de mi clase de Historia. Caminé nuevamente por el pasillo hasta llegar al laboratorio, estaba solo, así que entré y me acerqué al mesón en donde, anteriormente, estaba sentada, observé que sobre mi butaca estaba posada una nota de papel, lo cogí y sentí como cada partícula de mi piel se erizaba.


Corre- 1 (1).png

simbolo-sangre-animado oscura.png

Fuente de las imágenes:

Búho portada;Copos de nieve;Árbol con nieve;Libros empilados; Cristales de hielo;Copos gif; Pasillos;Laboratorio;Chica;Chico gif;Chica gif;Libro gif;Nota gif;Bosque invernado;Lápiz;Chicas gif


simbolo-sangre-animado oscura.png


Josnelis (1).png

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Esta excelente el relato. me gusto los separadores

·

¡Gracias, hermosa!

jejeje... Eso perseverancia y tener personalidad de publicar tus capitulos completos... Eso loable... èxitos para los apasionados dela lectura de novelas ... buen post... un beso....

·

Jajajaja si ¡Gracias, amigo!

Excelente iniciativa, te deseo todo el éxito del mundo.

·

Gracias, corazón

Tu entrada ha sido votada por el trail de @Faircrew. Para más información, os invito a formar parte de nuestro servidor de Discord.

·

Muchísimas gracias por el apoyo, corazón

leído y votado, gran relato fuerte abrazo.