Sobre el sexo bien hecho - Ensayo

in spanish •  6 months ago


Fuente


Alguna vez te has preguntado, ¿qué tan bien lo hago en la cama?, ¿disfruto del sexo a plenitud?  

Tomemos cualquier actividad humana, por ejemplo, dormir. A esa actividad, agreguemos rituales, mitos, parafernalia, tabúes e ignorancia. ¿Que nos queda? Encontraremos que una actividad cotidiana, sencilla y placentera se convirtió gracias a nuestro secretismo en motivo de ansiedad y estrés. Algo tan sencillo como reposar el cuerpo, relajarse y cerrar los ojos sería motivo de mil preguntas y muy pocas respuestas. 

El sexo forma parte de la naturaleza. Y yo me llevo de maravilla con la naturaleza.
Marilyn Monroe.   

Esa es la situación con respecto al sexo, la sociedad occidental a lo largo de la historia intentó esconderlo bajo la alfombra; basados en ideas que no entraré a discutir se convirtió en tabú, fomentando entonces el desconocimiento y la ignorancia; rodeando de oscuridad y misterio una de las pocas actividades humanas capaces de unir individuos. 

Y así llegamos siglo XXI en una extraña paradoja, salvo unas pocas excepciones, históricamente hemos renegado del sexo pero aún así una versión falsa, manipulada y siempre engañosa nos rodea. Este sucedáneo del sexo real está presente en prácticamente cualquier momento de la vida cotidiana, en los medios y en las conversaciones.

“El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores.”
Woody Allen

Mitificamos al sexo, en ocasiones lo elevamos a un estatus de gloria absurda, casi al de revelación divina o por el contrario, lo repudiamos como actividad vergonzosa que nos corrompe y degenera al nivel de los animales. Y puede pasar, el sexo bien hecho es lo más cercano a la gloria que muchos experimentaremos, así como en algunas ocasiones puede ser el infierno en la tierra. 

Entonces, lo esperable en esta circunstancia es que seamos malos en la cama, que seamos torpes e ignorantes. ¿Cómo podríamos ser buenos en algo sin saber qué hacemos?  

Piensa, medita, intenta definir qué es el sexo y cuál es su función. Vayamos más allá de la reproducción, más allá incluso de las tendencias sexuales, preguntemos: ¿Aparte de hacer niños, para qué sirve?, ¿por qué es tan placentero? 


Fuente


El sexo es una trampa de la naturaleza para no extinguirse.
Friedrich Nietzsche 

Para Nietzsche y la gran mayoría el fin último del sexo es la preservación de la especie, la reproducción es el fin y el sexo el medio para lograrlo. Pero no somos animales inferiores que actuamos por simple instinto. Nuestro cuerpo ha evolucionado de tal manera que es capaz de sentir enorme placer con la práctica del sexo, por lo tanto no es simple reproducción, el sexo es más complejo. 

En mi opinión, la utilidad del sexo y su fin último es el placer. Indiferentemente de qué clase de actividad sexual y con quien se realice, el sexo es placer. Tener hijos, demostrar afecto, ejercer poder o cualquier otra finalidad, son fines accesorios. El sexo bien hecho es sentir y producir placer, mientras más, mejor. 

Dar y recibir placer, en igualdad de condiciones. El sexo bien hecho no es egoísta, de hecho, el mejor sexo es aquel donde sus participantes dan prioridad al placer del otro versus el propio. Quizás, ese es el primer y más difícil paso para aprender.  


Fuente


¿Has sentido como se estremecen al toque de tus dedos?, ¿has visto la belleza de unas caderas elevándose al cielo con un gemido?, ¿has apreciado la perfección de una cara en éxtasis?, ¿has sentido temblar a alguien al ritmo de tus caricias?  

Si lo has experimentado, me comprenderás; dar placer es placentero. Pero para tener certeza de esto, se debe olvidar algunas cosas que hemos aprendido. En primer lugar, los prejuicios. 

Como ya dije, la sociedad occidental ha distorsionado y mitificado al sexo, ha convertido una actividad biológica básica como comer o dormir en un misterio, pero debemos desentrañar ese misterio. Hay que aprender a desligarnos de ideas preconcebidas. Debemos desmitificar el sexo. 

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?
Groucho Marx

¿Cómo? El primer paso es conocerse a uno mismo. No podemos ser nosotros mismos sin conocernos, no podemos disfrutar de la compañía de otro a plenitud si actuamos guiados por ideas impuestas por la tradición o la pornografía.  

Por otro lado, ¿cómo producir placer si no conocemos la biología del otro?, ¿cómo causar paroxismos de éxtasis actuando al azar? 

Lograrlo es casi imposible, pura casualidad. Entonces, es importante conocer al objeto de tu deseo, entender su biología, ser capaz de mantener la cordura e interpretar sus respuestas, actuar en base a conocimiento, intuición y adaptarse a sus respuestas; ser empático. Pero conocer no significa quedarse con las impresiones tergiversadas de la sexualidad que nos trasmite el ambiente, olvidemos lugares comunes y falsas premisas. 

Les daré un ejemplo de la desinformación que rodea el tema. Durante muchos años pensé que la mejor (y casi única) manera de producir un orgasmo femenino era mediante la estimulación de clítoris. Y qué equivocado estaba.  

Por supuesto que había escuchado del Punto G, pero era una información poco confiable, siempre rodeada de un aura de misterio y misticismo. Sin embargo, existe y puedo dar fe de ello. Pero lo descubrí hace muy poco, en el momento en que aprendí que el sexo bien hecho empieza por explorar y conocer. Cuando me propuse aprender, probar, escuchar y aprender de nuevo, apartando momentáneamente mi propio placer descubrí lo placentero que es llevar al otro a instancias inalcanzables de cualquier otra manera. 

Entonces, ¿quieres disfrutar a plenitud tu sexualidad? Aprende, escucha, intenta cosas nuevas, improvisa, abandona tus prejuicios y entrégate al placer, entiende que si no lo haces, nunca experimentarás lo sublime del sexo.  

Si no eres capaz de darle a tu pareja todo que quieres para ti jamás experimentarás lo hermoso que es el sexo bien hecho y tus encuentros no serán más que masturbaciones asistidas.

Fuente


Para concluir este pequeño ensayo, hagamos un resumen. Somos una sociedad que reniega del sexo y sin embargo está por todos lados, al mitificarlo y rodearlo de un aura misteriosa no hacemos más que estimular prejuicios y desconocimiento, alejándonos de su verdadera naturaleza y de su fin.  

Debido a esto, interpretamos el sexo como algo sucio o por lo menos, oscuro. Nuestro desconocimiento y nuestros prejuicios nos desensibilizan, nos hacen pensar que el buen sexo es lo que nos dicen los medios, reducimos nuestra sensualidad a banalidades, buscamos repetir experiencias que se suponen son placenteras pero sin entender por qué lo son, ignoramos que el sexo bien hecho es un arte que mezcla técnica, intuición y conocimiento, nos vamos a la cama pensando en nuestro placer y esa actitud egoísta nos limita a un triste sucedáneo de la masturbación. 

En consecuencia, para poder disfrutar a plenitud de las maravillas del buen sexo debemos salir de todos los prejuicios, abandonar el egoísmo y entender que en el sexo el otro (o los otros, quien sabe) es tan o más importante que uno mismo y por lo tanto, de nuestra disposición a complacer vendrá nuestra propia satisfacción. Solo si los amantes comprenden esto podrán llegar al éxtasis de abandono compartido que produce un gran polvo.   

Por último, me gustaría conocer tu opinión al respecto, ¿para ti, qué es el sexo?, ¿disfrutas a plenitud tu sexualidad?, ¿has experimentado la perfección de un éxtasis compartido? 


Fuente

Todas las ilustraciones son del pintor e ilustrador francés Édouard-Henri Avril.


P.D: No soy una autoridad en la materia, simplemente hablo en base a mi propia experiencia. Gracias por leer, cualquier comentario es bienvenido.  

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Excelente publicación. Recibe un voto de mi parte.

Disfruto plenamente mi sexualidad, de hecho va mejorando con la edad conforme se adquiere más experiencia y se deja prejuicios de lado.

No hay nada más exquisito, gratificante y placentero que ver a mi pareja retorciéndose o temblando de placer.

El sexo es para disfrutarlo y no pensarlo, para dejarse llevar por donde la lujuria lo decida.

·

Es así, supongo que los años ayudan, nos dan la experiencia y la madurez para ser cada vez más libres si lo deseamos; aunque también puede pasar que la edad nos convierta en esclavos de la costumbre.

Convertido en un tabú, y aderezado con el machismo, el sexo es algo de lo que los hombres alardeamos (aunque la única escuela ha sido la pornografía, que no enseña la esencia del placer) y las mujeres se avergüenzan. Poco a poco está cambiando... Solo vale el placer, olvidémonos de todas las demás estupideces anacrónicas.


¡Felicitaciones tu publicación ha sido seleccionada para recibir el Upvote y Resteem del Proyecto de Curación @Codebyte!

comments.png

Si deseas apoyarnos y saber mas sobre este proyecto puedes seguirlo y estar atento a sus publicaciones. Ingresando aquí podrás ver el reporte en donde tu publicación ha sido destacada.

·

Gracias!

Muy nutrido y bien explicado tu punto de vista del sexo hermano, concuerdo contigo que primeramente debemos despojarnos del placer propio para dar placer a la otra persona, esto claramente aunado de conocimientos y técnicas que permitan hallar esa sensualidad en el acto realizado que no es más que arte, el sexo va mucho más allá de solo cojer por placer, es transmitir sentimientos,deseo, placer y esa necesidad de poder sentirte dentro de esa persona que amas! Me siento cada día más contento con mi sexualidad, cada día aprendiendo cosas nuevas y es una experiencia que considero no tiene umbral que describa, lo que se siente poder ver y sentir la satisfacción de dar placer a mi pareja. Saludos!

Este post ha sido votado por el Proyecto Witness @cervantes. Saludos :)

·

Muchas gracias! Eres bienvenido siempre por acá, quieres un café? Toma asiento, tengo una prima bastante guapa, te la presento?

No había leído este post y me parece excelente, de verdad! felicitaciones por tan buen ensayo, debemos aprender a entender al otro, porque estar con alguien más implica eso mismo, compartir todo, y sobre todo el placer, y rescato esa frase no se trata de "masturbación asistida"

ya te sigo bro! un saludo