El Teatro Barroco: La arquitectura de la impresión.

in #spanish4 years ago (edited)

¡Hola Steemians!

Siempre es un placer que pasen sus ojos por estas palabras. Hoy he decidido publicar algo relacionado a la arquitectura de unos de los períodos más hermosos del arte occidental: El Barroco.

Sin dar más rodeos, empecemos…


El Teatro Barroco: La arquitectura de la impresión.


Por circunstancias propias de una novela dramática o de una obra teatral romántica pero perspicaz y maliciosa al mismo tiempo, nos encontramos en Roma, en el periodo barroco, con dos de los mayores genios de la arquitectura que, enfrentados por su rivalidad, han creado dos obras de arte en su total sentido.

Cualquiera es capaz de observar a la Iglesia San Carlo de Francesco Borromini y a la Iglesia de San Andrés hecha por Gianlorenzo Bernini a solo metros de separación en la calle San Carlo, una en la esquina de Las Cuatro Fuentes y la otra frente al palacio pontificio del Quirinal, en la ciudad eterna italiana. Solo el dramatismo de una época puede explicar que con la intencionalidad del espectáculo y la guía del morbo se hayan podido producir dos centros del arte a poca distancia, no quedando otra opción más que reverenciar a cada polo por su extraordinaria belleza.

Imagen

Cúpula de la Iglesia de San Carlo de las Cuatro Fuentes. Francesco Borromini.

Al comparar las dos iglesias se encontrarán tanto similitudes como diferencias que están estrechamente vinculadas con la personalidad y vida de cada arquitecto, ya que el elegante Bernini evocó una arquitectura clásica y moderna, mientras el temperamental Borromini había creado una arquitectura del movimiento evidente en la planta de San Carlo:

Separador

“La forma irregular de la planta podría parecer irracional y caprichosa, sin embargo, de forma paradójica, la génesis de sus trazas resultaba más racional y matemáticamente precisas que la de otros edificios más convencionales”. John Varriano. Arquitectura italiana del Barroco al Rococó. 1990.

Separador

Imagen

Geometría y Planta de la Iglesia de San Carlo de las Cuatro Fuentes. Francesco Borromini.

Separador

La fachada de San Carlo es también interesante al guardar una “armonía extraordinaria” con el interior. Esta armonía no es muy común en el periodo barroco, de hecho Bernini y San Andrea son un ejemplo de ello, pero el juego de concavidad-convexidad de la fachada es altamente relacionable con las características de la planta, ya que la elipse es la forma de expresión y el instrumento que lleva a la diferenciación obvia, en cuanto a dimensiones, tamaño y forma, y a la no tan obvia vinculada al alma de cada edificio proveniente del creador de cada una de ellas.

Imagen

Fachada con juegos de concavidades y convexidades de la Iglesia de San Carlo de las Cuatro Fuentes. Francesco Borromini.

Separador

En San Carlo, al igual que en San Andrés, la utilización de la convexidad y la concavidad es evidente, pero en el caso de la última, la relación no es armoniosa sino más bien impactante, controvertida y asombrosa por la poca relación fachada-interior, ya que algo es lo que se aparenta y otro lo que se es.

Separador

“Aquí, como todo otro lugar, la integración que hace Bernini de las estrategias tectónicas, escultóricas e iluministas está basada en un sistema jerárquico que más que minimizar, destaca la importancia de los componentes individuales. En dicho sistema, la escultura que relata un suceso constituye el elemento dominante, frente al que la arquitectura se subordina.” John Varriano. Arquitectura italiana del Barroco al Rococó. 1990.

Separador

Imagen

Fachada austera y serena de la Iglesia de San Andrés del Quirinal. Gian Lorenzo Bernini.

Separador

Ahora bien, la importancia de estos edificios reside en que son obras emblemáticas que describen y manifiestan todas las circunstancias, modelos e ideas de un periodo: el barroco. Giulio Carlo Argan, autor del libro Renacimiento y Barroco, menciona que la técnica que utiliza el arte barroco es la retórica, la persuasión, donde indagar las emociones humanas se convierte en el propósito, por lo que es indiferente si las emociones son provocadas por la realidad, lo verdadero o la verosimilitud.

El uso de la verosimilitud es evidente debido a la perspectiva como instrumento de exageración y dramatismo. Ejemplos de ello son las cúpulas de las iglesias, donde la disposición de los grabados de mayor tamaño a menor, crea la ilusión de profundidad que junto a las técnicas iluministas, la perforación en el tambor de San Andrés o en la propia cúpula de San Carlo, termina exaltando emociones en el espectador.

Imagen

Cúpula con técnicas iluministas de perforaciones. Iglesia de San Andrés del Quirinal. Gian Lorenzo Bernini.

Separador

Otro aspecto que va en busca de la emocionalidad es el de la exuberancia decorativa tanto en el interior como en el exterior. En el interior figura mucho más el dramatismo de las esculturas principales de Bernini y en lo exterior las complicadas figuras de San Carlo. Sin embargo es el agobio, la inquietud de las figuras, lo que provoca la alteración de los sentidos.

Por otro lado, vale la pena mencionar a Pietro da Cortona que, según Varriano:

“mantuvo la opinión de que la fachada es una composición urbanística independiente que no necesita de una correspondencia puntual con el interior” ya que “el alzado es poco más que un telón que aporta pocas claves para deducir la forma del edificio de detrás”.

Imagen

Interior de la Iglesia de San Andrés del Quirinal. Gian Lorenzo Bernini.

Separador

Imagen

Interior de la Iglesia de San Carlo de las Cuatro Fuentes. Francesco Borromini.

Separador

En este sentido el barroco ve a la ciudad como un “escenario urbano” donde la fachada del edificio juega una participación dentro de una escenografía teatral que representa la ciudad barroca. En este teatro todo está dispuesto de tal manera que “una parte complementa a la otra y se estimula al espectador a que deje errar sin tregua la mirada” (Varriano). Estas iglesias y sus excepcionales fachadas contribuyen a la creación de “una ciudad como obra de arte de inmediata percepción visual”.

Imagen

La ciudad-teatro barroca. Vista de la Plaza Navona en 1699, Roma. Óleo de Gaspar van Wittel

Separador

Sin duda, es la compresión de las ideas de la época lo que lleva a la admiración del periodo barroco. Su perduración en el tiempo será eterna porque la empatía que genera con el espectador no tiene fin. La impresión es absoluta y perenne. Las iglesias de San Carlo y de San Andrés son ejemplos de la majestuosidad y del poder de impresión que tiene la arquitectura junto a las otras artes y solo genios como Borromini y Bernini fueron capaces de lograrla con la particularidad, faltante hoy en día, de que la evocación es hacia la divinidad pero en pro del hombre, de sus sentimientos y de sus esperanzas por ascender.

Imagen Imagen

Hermosas cúpulas diseñadas por Borromini. Sant'Agnese in Agone (izquierda) y Sant'Ivo alla Sapienza (derecha)

Separador

“El Dios se había hecho hombre para elevar al hombre y convertirlo en Dios”. Goethe sobre la vida de Winckelmann.

Separador

¡Por el Amor a la Vida!

Divisor

Agradezco profundamente a los lectores, a la comunidad de @apoloo1, a la comunidad de @mosqueteros y @Steemfamilyhi por el apoyo. Gracias también a @cervantes por el impulso.

Sort:  

Excelente post, amigo. Esto fue una clase de historia de la arquitectura muy entretenida, me gustó mucho. Sin duda Bernini y Borromini eran unos genios, la manera en que trabajan las lineas curvas para atrapar la mirada es sencillamente magistral. Aunque con visiones apuestas,-uno más clasista y otro tal vez más experimental- a mi parecer sus obras se complementan.

Así es, hermano. Eran magistrales en el dominio de las artes. Ambos se complementan como bien dices, porque cada uno representaba una manera de hacer las cosas, logrando, finalmente, una obra magistral en conjunto: el Baldaquino de San Pedro. Un abrazo! Gracias por pasar.

Congratulations! This post has been upvoted from the communal account, @minnowsupport, by israleve from the Minnow Support Project. It's a witness project run by aggroed, ausbitbank, teamsteem, theprophet0, someguy123, neoxian, followbtcnews, and netuoso. The goal is to help Steemit grow by supporting Minnows. Please find us at the Peace, Abundance, and Liberty Network (PALnet) Discord Channel. It's a completely public and open space to all members of the Steemit community who voluntarily choose to be there.

If you would like to delegate to the Minnow Support Project you can do so by clicking on the following links: 50SP, 100SP, 250SP, 500SP, 1000SP, 5000SP.
Be sure to leave at least 50SP undelegated on your account.

Grandisimo post amigo. Muy bien explicito todo sobre el teatro. Te felicito

Gracias, Dani. Super complacido por tu comentario. Un abrazo!

@israleve . Hermoso reportaje, muy bien documentado. Me gustó mucho. Sus ondulaciones dejaron un sabor genuino en las edificaciones religiosasde nuestro continente. Felicitaciones por tan bella publicación

Hola, Mari! Sí, totalmente. Para que tengas una idea, al tiempo en que se construían estas obras se estaba iniciando el periodo de conquista de América. Luego de un tiempo el Rococó europeo sería llamado en América como el estilo Churrigueresco, con una predominancia en México.

Impecable como es costumbre, que gusto da leerte siempre. No me atrevo a decir que conozco sobre arquitectura, poco conozco de Bernini más allá de sus pinturas y esculturas y a Borromini solo le conozco por nombre y por figurar en el Barroco, pero me ha encantado el recorrido por estas iglesias. Sí diré que me impresiona como la arquitectura, en general y desviando un poco el tema, ha ido cada vez transformando la estructura más acorde a lo funcional y en despreocupación de lo estético. ¿Exagero al decir esto?

Para nada, Ale. De hecho el movimiento moderno del siglo XX tenía una premisa: "La forma sigue a la función", acompañada de un texto que llevaba por nombre "Ornamento y Delito" de Adolf Loos. Ya te podrás imaginar el pensamiento basado en tales principios. Y aunque se desdeñaba por completo el ornamento por considerarlo inútil funcionalmente, el movimiento moderno fue capaz de crear lo bello del minimalismo y corrientes parecidas, pero mucho después de entender que el ser humano no es una máquina (pensamiento que aún se discute, sorprendentemente).

Ah, ciertamente me había olvidado de la Bauhaus y toda su influencia en diseño y arquitectura, me lo has recordado al escribir "La forma sigue la función". En cualquier caso, doy gracias que se haya logrado extraer belleza inclusive desde tales pensamientos.

La presencia de Roma casi desde siempre se definió por el poder de sus símbolos, los cuales se manifestaban en todos los aspectos de la vida y por su puesto en su arquitectura, sea en el tiempo de la República o durante el Barroco. Siempre fueron espectaculares los romanos y de ellos heredaron ingleses, franceses y españoles, todos en pugna con esos "minimalistas" luteranos. Es maravilloso comprobar, con los ejemplos que presentas en esta publicación, la organicidad que siempre han tenido las sociedades con los espacios que construyen y a su vez cómo esos espacios también forman a sus sociedades. Es muy apreciable el trabajo que compartes, @Israleve, Muchas Felicidades!!!
Mando un fuerte Abrazo y siempre el mejor viento para todo lo importante!!!

Hola Miguel! De verdad estoy muy complacido por tu comentario y de que hayas disfrutado el post. Con respecto a lo que dices, este post toca de una manera bastante superficial el símbolo materializado en la arquitectura. El escrito es mas historicista que humano, es algo que pretendo profundizar ya que, increíblemente, las facultades de arquitectura no lo enseñan, quizás porque no recuerdan.
Roma (amoR) Será la ciudad eterna de occidente, allí yacen los simbolos que permitirán el rescate de las tradiciones de toda una civilización que, tarde o temprano, se levantará reconociendo su origen. Y algo en mí presiente que América jugara un papel en ello.
Un abrazo, hermano!

Me tardé un poquito pero no con menor agradecimiento vengo nuevamente por aquí para abrazarte y desearte lo mejor. Por su puesto que tu publicación tiene un enfoque claro y un desarrollo preciso, sólo soy yo que me pongo a divagar!!
Ya andaré indagando en el nuevo material!!! Lo Mejor, nada más!!!

Está genial la información, yo no entiendo mucho sobre el tema pero me pareció interesante. Los edificios del estilo barroco, eran muy lujosos.
¿Tienes algún trabajo de estilo gótico? Me gustaría leerlo :)

Hola, Sasha!!! Pues si quieres entender algo te recomiendo que visites alguna edificación barroca que tengas cerca, estas obras de arte están hechas para vivirlas más que para entenderlas. Lo mismo con el gótico, el cual esta rodeado de profundo misterio debido al salto cultural que se dió. Creo que tengo que desempolvar unos cuadernos por allí para ver si escribo algo.
Un abrazo grande!

Isra, no manejo nada del tema, pero quería preguntarte algo:

Por lo que veo, ahora todo ya es "arquitectura financiera": edificios altos, con cristales, con vigilancia, agresivos con el peaton.

¿No es esta una arquitectura ya muy tirada al diseño y eficencia bancaria, que poco a poco está mtando la arquitectura clásica de occidente?

Es una duda en voz alta.

Hola, Jorge! Tu pregunta es maravillosa. A partir del movimiento moderno del siglo pasado se execró todo lo que tenía que ver con lo clásico, de hecho era una respuesta al neoclasicismo presente hasta los años 40. Pero esto no es casual: los grandes símbolos de occidente eran de carácter religioso y noble, es decir, iglesias, monasterios, castillos, palacios. A partir de la revolución industrial a estos símbolos se les sumaron aquellos que tenían que ver con el gobierno republicano: casas de gobiernos, ayuntamientos, gobernaciones, etc. Pero en el siglo xx el símbolo de occidente pasó a ser la banca, el rol de la catedral fue tomado por el rascacielo del banquero, la competencia noble que una vez se dió con las torres en Florencia pasó a ser una competencia urbana de grandes y esbeltos edificios que debían ser los más tecnológicas, los más lujosos y los más espectaculares a la vista, tanto del peatón como del helicóptero. Creo que esto merece un post.

Hermosos trabajos arquitectónicos. Me gustó más la de San Andrés de Lorenzo Bernini por el contraste geométrico entre fachada e interior. Un abrazo!!

Gracias por pasar por acá, @fanisk! Me alegra que te guste San Andrés, evoca magníficamente el mundo clásico, ojalá puedas visitarla en algún momento. Un abrazo!