Inspírate con los Steemians

in spanish •  6 months ago

En muchos posts leo con frecuencia sobre la dificultad de encontrar temas para escribir. Esto suele suceder cuando nos proponemos escribir casi a diario; en tales circunstancias es normal que se nos presente una sequía de ideas. Sin embargo, una lectura atenta de lo publicado por nuestros compañeros puede servir de inspiración para encontrar de nuevo el camino a la escritura. He aquí un ejemplo.

Este texto surgió de la lectura de un post del amigo @rdelgadop, allí el autor escribió lo siguiente:

No existe la palabra Rosa en mi lenguaje autóctono; existe la palabra flor que se dice darikú (acentúo intencionalmente, aunque no lleva la tilde). Cuando escuché que existía una planta llamada Rosa de la Montaña eso me llamó la atención. Pregunté cómo era esa planta.”

catedrala-MARCO.jpg

En esas breves líneas están presentes los problemas fundamentales de la manera humana de comprender el mundo. Cualquier hermeneuta escribiría largos textos, sacándole punta a esa declaración. Yo, en cambio, sólo les voy plantear algunas reflexiones sobre los límites de nuestra manera de conocer.

Escribo con la intención de hacer un llamado a la prudencia. Estamos acostumbrados a pensar que podemos nombrar todas las realidades con las palabras que hemos creado. Esto es parcialmente cierto, nuestras palabras no sirven para todo el mundo, no dicen lo mismo a un africano, a un japonés o a un alemán, por nombrar sólo algunos de los muchos pueblos del mundo. Cada palabra es creada en una tradición cultural y allí tiene sentido, en ese contexto. ¿Cómo hablar de rosas en una cultura donde no existe esa palabra? Leamos a ver dónde llegamos.

Lenguaje y cultura.

Cuando nacemos no llegamos a una realidad vacía. Cada uno de nosotros nace a un mundo cultural. Todos los que han existido antes de nosotros, nuestros ancestros, han dejado con cada una de sus vivencias su granito de arena para hacer posible la consolidación de ese microcosmos humano al que cada uno pertenece. Para bien o para mal todos tenemos un mundo, nuestro mundo cultural.

kavangen-MARCO.jpg

La realidad humana es una realidad cultural.

Desde antes del nacimiento cada uno de nosotros va aprendiendo el conjunto de significaciones con las que va a realizar la valoración de la realidad hasta el fin de sus días. Cada dato de la realidad lo asimilamos como un significado. De ese modo aprendemos a preferir olores, sabores, colores, alimentos. Aprendemos a expresar o reprimir sentimientos, a valorar la amistad y todo lo que tiene que ver con la manera de relacionarnos con otros, nuestra sociedad.

Nos movemos en un mundo de significados

Todo, todo, todo nuestro entendimiento está anclado en un entramado de significaciones producidas culturalmente. Conocemos el mundo a partir de huellas culturales creadas por nuestras formas de vivir.
CASAS 2-MARCO.jpg

Ahora bien, ese mundo cultural, que no es más sino un gran sistema de representaciones mentales, está sostenido por un pilar fundamental: el lenguaje.

Lenguaje y significación.

De las premisas anteriores se derivan una serie de consecuencias. Si nuestro mundo es un mundo cultural, entonces nuestra manera de representarnos la realidad también es cultural. Por consiguiente, nuestro lenguaje también es cultural. Como consecuencia tendríamos un problema bastante serio: nuestro lenguaje sólo sirve para hablar de una realidad particular, la nuestra, no la de toda la especie humana. ¿Entonces, cómo podemos entendernos? ¿Recuerdan la leyenda de la Torre de Babel?

Son muchas las maneras de nombrar el mundo.

No me voy a detener en las implicaciones teológicas de la historia de la Torre de Babel, me voy a servir de esa leyenda, conocida por todos, para continuar con mi planteamiento de cómo el lenguaje humano es vehículo de comunicación y al mismo tiempo barrera para el entendimiento.
AVISO1-MARCO.jpg

Relacionemos las palabras y su contexto.

Tomemos por ejemplo tres colores: verde, ocre y blanco. Si lo consideramos en abstracto, sin un contexto específico, pudiéramos decir que son fenómenos producidos por la descomposición de la luz, lo que llamamos color. En el lenguaje de la física nos dirán que es la longitud de onda de la radiación luminosa que impresionó nuestro sentido de la vista. Según esto, todos deberíamos apreciar más o menos lo mismo cuando nos referimos a tal o cuál color. ¿Será realmente así?

Pero, qué pasa cuando ponemos a una persona del trópico y a una persona del Sahara a hablar de verde. ¿Estarán hablando de lo mismo? ¿De cuántas cualidades de verde podrá hablar el del trópico? Y si los ponemos a hablar sobre el ocre. ¿Puede entender el del trópico la cualidad de ocres que tiene el hombre del desierto? ¿Se podrán acercar estos humanos a alguna idea que ponga en común lo que es la significación del color en la vivencia de cada quién? ¿Hay posibilidades de entablar un diálogo?

Tepuy-marco.jpg

La dificultad para el entendimiento.

¿Y qué pasa con el blanco? ¿Podrá apreciar el del trópico o el del desierto toda la significación del blanco, tal como la aprecia un esquimal? ¿Hay dificultad para el entendimiento? ¿Es un cuento la historia de la Torre de Babel?

Y cada interrogante abre muchas más: ¿Qué pasa si en vez de colores hablamos de sentimientos? ¿Se vuelven más difíciles las condiciones para el entendimiento?

Como ven, el asunto se volvió bastante complejo. Sólo he querido plantearles un marco de referencia para ubicar el problema del entendimiento humano, de romper la Torre de Babel. Recordemos que el escrito lo inicié a partir de una observación de la realidad: ¿Cómo hablar de la Rosa en una cultura que no tiene esa palabra en su universo vocabular? Esto nos lleva al problema de las equivalencias, de la traducción, pero eso lo desarrollaré en un próximo escrito

Gracias por su tiempo.

separa párrafo.png

Todos tus comentarios son bienvenidos en este sitio. Los leeré con gusto y dedicación.

Hasta una próxima entrega. Gracias.

MARCA LIBRO POSTALdef.jpg

Todas las fotos son de mi autoría.

separa párrafo.png



Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Vaya, has tocado un tema que a mi particularmente me fascina, ya en mi otro blog había hecho un post sobre el límite de las palabras. Si nos ponemos a ver, nos limita la cultura, y también nuestras percepciones individuales, nuestras vivencias, hasta nuestra herencia genética a la hora de comunicarnos. Es un asunto bien complejo y muy interesante. Uno de los ejemplos clásicos son este que dice ¿qué significa la palabra Rojo para ti? alguien imaginara a una mujer vestida de rojo, otro imaginara sangre... y al conversar todo esto tiene sus implicaciones a la hora de conectar con otros.
La verdad me encanta mucho este tema.

Muchas gracias por compartir esta excelente explicación :-)

¡Saludos @irvinc! :D

·

Saludos, @inspiracion. Es un tema que me llama mucho la atención y me parece enigmático. Sobre todo el asunto de cómo hacer las equivalencias. En qué podemos conectar. Lo otro es aceptar que hay cosas que no vamos a entender sin que ello signifique conflictos y malestares. Un abrazo.

Excelente y muy bien desarrollado post @irvinc. Exito y un abrazo

·

Saludos, @marinesp. Me alegra que te haya gustado. Pronto tendré listo el cierre. Un abrazo.

Paso por aquí a saludar y a dejar mi aporte en este interesante tema.

Muy complicado realmente lograr una comunicación a partir de la realidad diferenciada que tiene cada uno, creo que los únicos sentimientos donde se podría establecer alguna afinidad sería con los temas de la soledad, la muerte y el amor, que parecen ser las grandes preocupaciones del hombre en todo momento y lugar, obviamente luego de vencer la propia barrera de los códigos verbales de cada quien, sería un proceso arduo.

Y sí, leyendo de los temas que escriben los demás se nos pueden ocurrir temáticas para nuestros posts diarios. Saludos.

·

Saludos, @charjaim. Gracias por la visita. Para vencer problemas comunicacionales todas las opciones son válidas. Me parece muy acertada esa de explorar con algunos sentimientos fundamentales. Un abrazo.

Somos mentes complejas en un mundo complejo. Interesante de mas tu relato, para conversar por horas y distraernos mientras aprendemos.

·

Saludos, @mariqyes. Gracias por la visita y el comentario. Esa observación que haces sobre nuestra peculiar complejidad debería ser el punto de partida para respetarnos y para poder entendernos, quizá si tuviésemos eso en cuanta nos evitaríamos muchos problemas. Un abrazo.