Uribelarrea

in #spanish2 months ago


20200119_092757.jpg

El monte Anboto es una de las principales cumbres del macizo Euskal Herria, a sus pies se encuentra el bellísimo valle vizcaíno de Atxondo, atravesado de Norte a Sur por el río Arrazola a cuya vera fue fundado el pueblo homónimo. Toda esta bella comarca pertenece por estos días al Parque Natural de Urkiola. La leyenda dice que ese lugar es la morada de Mari, diosa ancestral de los vascos.

Precisamente en el pueblo de Arrazola nació en el año 1794 José Miguel de Uribelarrea Álzaga, hijo de un acaudalado terrateniente y empresario minero de Guipuzcoa, una de las tres principales provincias que forman el país vasco.

Por razones que no vienen al caso Don José se trasladó a América, más precisamente al por ese entonces agonizante Virreinato del Río de la Plata y en el año 1811 se casó con María Antonia Fernández Dozal Zemborain, fruto de ese matrimonio nació Miguel Antonio Nemesio del Corazón de Jesús de Uribelarrea Fernández Dozal, partícipe necesario de esta historia.

En realidad, la principal protagonista de este relato es Manuela Martina Eulogia Olaguer Feliú Azcuénaga, quien en el año 1865, a una edad en la que las respetables damas de la alta sociedad argentina ya tenían varios descendientes, se casó con Miguel Antonio en una despampanante ceremonia que se desarrolló en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced en pleno centro porteño.

La pareja se estableció en la provincia de Buenos Aires, dentro del partido de Cañuelas donde poseían grandes extensiones de campo y allí comenzó la historia. El esposo fue juez de paz y un próspero ganadero del negocio de la leche y sus derivados y Manuela se dedicó a la enseñanza y a la caridad. Se cuenta que era muy querida y respetada por todos, por su insistencia y perseverancia Don Miguel donó una buena parte de sus tierras para establecer una colonia agrícola, el pueblo lleva por nombre uno de los tantos apellidos de la pareja: Uribelarrea.

Manuela falleció sin ver su sueño consumado, en el año 1888 a la edad de 52 años dejó el mundo de los vivos, pero su legado estaba en marcha y en el año 1890 el pueblo era una realidad contando con aproximadamente 20 habitantes; en homenaje a Manuela frente a la plaza principal se construyó la iglesia “Nuestra Señora de Luján”. En 1894 se cumplió otro de sus grandes anhelos: se fundó la Escuela Agrotécnica "Don Bosco" que fue la primera de su tipo en la Argentina.

El pueblo creció rápidamente gracias al apoyo de Don Miguel y también a que se construyó en su cercanía una estación ferroviaria, se tendieron las vías y comenzó a pasar con regularidad el ferrocarril de la línea General Roca.

Es un pueblo rural que ha pasado por muchos vaivenes hasta casi desaparecer, pero algunos acontecimientos fortuitos más que planificados lo han hecho revivir y hoy en día forma parte del llamado “circuito gastronómico” de pueblos cercanos a la Capital Federal siendo visitado cada fin de semana por una gran cantidad de turistas dispuestos a gastar su dinero en alguno de sus varios y destacados restaurantes y parrillas.


20200119_092924.jpg

La Iglesia es hermosa y en ella se filmaron en el año 1996 algunas escenas de la película “Evita” escrita y dirigida por el famoso director Alan Parker y protagonizada por Madonna interpretando el papel de la famosa esposa y Antonio Banderas como el General Perón. Sin embargo ella no filmó en Uribelarrea dado que allí se desarrollaron escenas de la época en que la protagonista era apenas una niña.

En el año 1973 en este pueblo se filmó otra película famosa aunque solo para el público local ya que la producción y los actores fueron nacionales, “Juan Moreira” que cuenta la historia de un gaucho que por una injusticia comete un asesinato y a partir de allí es perseguido por la justicia hasta su muerte. El film es dirigido por el cineasta y cantante Leonardo Favio.

El pueblo mantiene algunas tradiciones de época como la pulpería (un lugar de reunión de gauchos), también hay locales de venta de antigüedades, feria de artesanos y una feria de productos lácteos y otros comestibles desarrollados orgánicamente por los estudiantes de la escuela agrotécnica de Don Bosco.

Desde la década de 1990 y con los servicios de trenes reducidos, en la antigua estación se instaló un museo de herramientas al que se llamó "Leopoldo Rizzi".

Saludos

Héctor Gugliermo

Las fotografías son de mi propiedad.

@hosgug