Documento vencido

in spanish •  6 days ago

Era una época en que trabajaba por cuenta propia, hacía sistemas para terceros y el negocio era rentable, tenía varios clientes fijos que me dejaban una renta mensual por mantenimiento de los programas y sistemas que les había hecho y otros variables que cada tanto me solicitaban algo o simplemente me llamaban por recomendación de algún cliente satisfecho. Ese tipo de trabajo, si lo hacía bien me dejaba mucho tiempo libre para dedicarlo a mis pasiones, el golf y la pesca con mosca.

Lago 3 en Río Pico

Eran tiempos en los cuales por año iba hasta 5 o 6 veces a pescar truchas a mi querida Patagonia, eso era casi un viaje por mes ya que la temporada en el Sur argentino comienza cada 1 de noviembre y finaliza el 30 de abril con una extensión hasta el 31 de mayo solo en algunos pocos lugares.

El hecho es que corrían los primeros meses del año 2005 y junto a dos compañeros de pesca habíamos planificado un viaje hasta Río Pico, una localidad alejada de la provincia de Chubut y muy cerca del límite con Chile, es un destino poco frecuentado por los pescadores dado que está lejos de los centros turísticos y el último tramo, bastante largo por cierto, era de ripio, es decir camino de piedra suelta y no muchos se atreven a transitarlos.

Juan en la terminal de micros de Esquel

El plan consistía en ir en micro hasta Esquel donde nos esperarían otros dos pescadores, uno de ellos mi amigo de toda la vida Horacio y un conocido de él que había sido guía de pesca y ponía toda la infraestructura y conocimiento a disposición nuestra para tener unos días placenteros.

Conmigo viajaban Juan, el de más edad, jubilado y Eduardo, un empresario a quien conocía desde hacía algunos años con una personalidad avasallante y hasta cierto punto egoísta, estaba acostumbrado a mandar y todo lo que decía era palabra santa. En el fondo yo presentía que no era mal tipo (en caso contrario nunca hubiera aceptado ir con el), solo había que aguantarle algunas cosas y tratar de manejar otras. Ya había tenido otras salidas con él y siguiendo esas reglas no habíamos tenido graves problemas.

Eduardo y yo en Bariloche esperando el trasbordo

Uds. me preguntarán porque micro y no avión, bien, en esa época Esquel solo tenía un par de vuelos semanales y no habíamos podido congeniar los tiempos entre todos, para manejarlos mejor decidimos “sufrir” 2.000 km. arriba de un micro. En realidad 2 micros porque se hacía trasbordo en Bariloche y no se sufría demasiado dado que eran coches cama con todas las comodidades posibles: desayuno, almuerzo, cena, baño a bordo, televisores y películas así como otros detalles adicionales que mitigaban el largo tiempo de viaje que podía llegar a ser de unas 22 horas.

El viaje fue muy bueno hasta Bariloche ya que la mayor parte se hizo de noche y dormimos bastante bien, al llegar a nuestro primer destino debimos esperar 1 hora para empalmar con el siguiente micro que nos depositaría en nuestro destino final de Esquel, aprovechamos para ir hasta el lago y tomar algunas fotografías, el poco tiempo disponible no permitía hacer otras cosas.

Tomamos el segundo micro, esta vez con menos lujos y comodidades ya que el trayecto es corto y no demora más de tres horas.

En la entrada a Esquel, aun sobre la ruta, hay una especie de castillo con dos torres unidas por un pasadizo que forma una especie de puerta de entrada a la ciudad, pese a que cuando se pasa ese punto aún quedan por recorrer unos buenos 5 kilómetros. En esa gran puerta de entrada hay un destacamento policial, como en muchos otros pueblos del país, generalmente no hay nadie fuera de la construcción, solo unos conos y la obligación de pasar despacio. Pero en esta oportunidad no solamente había policías sino también un camión con soldados.

Por supuesto pararon al micro y subieron dos soldados y un policía, advirtieron a todo el pasaje que tuvieran su documento a mano porque los iban a solicitar, yo saqué mi cédula de identidad que era viejísima, tenía al menos 25 años de antigüedad y Eduardo que estaba sentado a mi lado me dice:

     -  Esa cédula no sirve es muy vieja

Entonces yo seguro de su vigencia ya que en ningún lado tenía una fecha de vencimiento le contesté que era válida ya que la había presentado en varios trámites y nunca había tenido problemas, mi compañero sacó una cédula que decía “Mercosur” y tenía varias medidas de seguridad y me dice:

     - Esta es la única que vale, lo leí en algún lado.

En ese momento el soldado, que no era soldado sino alguien con más cargo porque tenía algún símbolo que yo no supe identificar me pide el documento y ahora con cierto temor se lo entregué. Luego de algunos instantes de zozobra donde mira la foto, me mira a mí y vuelve a mirar la foto, me lo entrega y me dice:

     - Buen viaje

Le pide el documento a Eduardo, lo mira, lo da vuelta, le mira la cara , vuelve a mirar el documento y le dice:

     - Señor, esta cédula está vencida, ¿No tiene otra?

Eduardo se puso rojo y comenzó a balbucear, yo no sé todavía como aguanté la risa, o mejor dicho sí se, es muy grandote y tenía miedo que me pegara. Por suerte tenía el DNI y pudimos continuar el viaje sin otras novedades.

Pasamos unos días fantásticos de pesca en Río Pico y regresamos a Esquel donde aún continuamos pescando por los alrededores un par de días más hasta que finalmente regresamos a Buenos Aires.

Eduardo esos días estuvo mucho más tranquilo y menos demandante que de costumbre, creo que la vergüenza le duró hasta el regreso, cuando lo volví a ver algunos días después ya era el mismo de siempre, el que permanentemente cree tener razón.



Héctor Gugliermo

👉UPVOTE
👉COMMENT
👉FOLLOW
👉REESTEM

@hosgug

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Eso le pasa por engreído... Buena historia como siempre

·

De esta anécdota han pasado más de 12 años y sigue igual, hay gente que no cambia nunca.

Creo que todas las personas tenemos parte (aunque sea mínima) que no es del agrado del otro. Seguramente con Eduardo tendrán varios puntos en común que hace que la amistad o contacto perdure!
Buen relato @hosgug!

·

El único punto en común que quedó es la pesca. Gracias por comentar.

Buenas noches @hosgug, aquí @Ignacioarreses, un compatriota suyo también. ¿Cuántas historias tendremos los argentinos en la patagonia? ¡Qué lugar tan maravilloso!

¿Fuiste la suerte de ir al pesquero del lago Paimún en las orillas del volcán Lanín ? Espero que sí, y sino es un lugar mágico para la pesca y el camping.

Soy nuevo en la plataforma y mi blog se va a tratar de literatura, reflexiones, y experiencias personales. Espero podamos estar en contacto mutuo.

muchas gracias por tu trabajo en la plataforma se nota que has invertido tiempo y que por sobretodo amas la escritura al igual que yo.

Buenas noches y buen fin de semana !