Negación

in spanish •  2 years ago  (edited)

Esto me pasó hace mucho tiempo pero lo recuerdo como si hubiese ocurrido ayer. Déjenme decirles que yo no era creyente ni nada pero desde ese día me pregunto si no hay algo más allá de lo que vemos todos los días.
Una familia de provincias me había contratado como institutriz para educar a sus hijos, todos ellos de edades varias por lo que tenía que darles una educación según corresponde.
Llegué a la casona un día en el que había una reunión familiar. Estaba algo incómoda por lo que, en medio de la música, las conversaciones en voz alta y los niños correteando, decidí aislarme de todos explorando la casa. Entré en una habitación cuyos muebles estaban cubiertos por sábanas blancas ya percudidas por el polvo. Dejé la puerta entreabierta y caminé con cuidado, como si tuviese miedo de hacer ruido. Había una cama pequeña con una mesa de noche y una lámpara de lectura de color rosada. Escuché un ruido a mi izquierda y decidí avanzar hacia el lugar. Descubrí junto a la puerta del baño del cuarto una figura blanca flotante que me miraba fijamente. Era pequeña. Una niña de unos ocho años apenas. No hacía nada. Sólo me miraba.
Aguanté unos segundos y, sin gritar, salí de la habitación tan rápido como pude. Bajé las escaleras con cuidado y con la visión todavía atrapada en mi mente. Los niños a los que debía cuidar jugaban a la pelota al pie de la escalera. Me abrí paso a través de ellos y me senté en el sofá al otro lado del salón.
Puse mis manos sobre mis rodillas y traté de calmarme. Cerré los ojos y respiré profundo. Al volver a abrirlos vi al fantasma infantil bajar por las escaleras. Al llegar al último escalón, se transformó. Sin dejar de verse traslúcida, todo su ser adquirió color. Su vestido, de blanco desgastado, sin vida, pasó a estar teñido de bellos tonos de azul y violeta. Sus pies estaban cubiertos por bellos zapatos negros y medias de seda. Su cabello rubio enmarcaba su faz y estaba coronada por un sombrero rojo de lazo púrpura.
Uno de los niños pateó la pelota hacia la salida del salón. Todos corrieron tras ella. La niña sonrió vivazmente y siguió a los infantes vivientes deseosa de jugar.

Más tarde, en mi estadía en la casa, me enteré que la pareja dueña de la casa tuvo una hija que, a pesar de las advertencias de sus padres, falleció mientras jugaba a la pelota en las escaleras. A la niña la seguí viendo. A veces bajo la forma con la que la vi en el primer encuentro y en otras con su posterior transformación. A pesar de haber muerto ya hace mucho, ella se negaba a aceptarlo.

3c78f24d7e7cf0dc495378989e12766e.jpg

Fuente

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

¡Hola! Me hiciste sonreír, y en estos tiempos esa es una gran recompensa, esperaba mas , un abrazo, interesante que tu niña interna no muera jamás.

No creí que hiciese sonreír a alguien con una historia así. Mi niña interna sigue viva, la dejo salir todos los días.

En mi pueblo eso lo llaman un alma en pena. Me gustó, muy buena la manera como narras .

Esta historia la soñé. Yo soy la institutriz. Todavía puedo ver la sonrisa de la niña cuando se transforma.

Escalofriante historia, @hljott.

Gracias. Las historias de fantasmas me encantan y me siento feliz de haber escrito una que guste.

Simplemente cuando pasa no lo podemos creer, tanto que solo se lo contamos a gente de mucha confianza, no vayan a creer que estamos algo cu cú. Muy bien escrito, tan fluido como siempre @hljott. Saludos.

Gracias por su comentario. La verdad jamás he visto un fantasma -sólo en mis sueños y en fotografías- y desearía ver uno.

Es un clásico pero me gusta mucho leer este tipo de relatos y en conjunto con la foto me hace recordar un buen libro que leí hace poco: el hogar de Miss Peregrine para niños peculiares, te lo recomiendo.
Gracias por compartir tu sueño, @hljott!

Hola @danapalooza. Me alegra que veas mi relato como un clásico. Esperaba que se viera así. En cuanto al libro, desearía leerlo alguna vez.

Estupendo relato y la foto, magnífica. !!