La Explosión De Siberia

in #spanish2 years ago

El 30 de junio de 1908, a las siete de la mañana, los habitantes de la región de Kans, en Siberia, vieron un surco fulgurante iluminar el cielo y perderse a lo lejos en la estepa. Se oyó una pavorosa explosión, y en el mundo entero los sismógrafos registraron una sacudida cuyo epicentro se situó al noroeste del lago Baikal. La Academia de Ciencias de Moscú delegó al profesor Kulik para que estudiase el caso sobre el terreno.



Fuente

Estas fueron las palabras que escuchó de labios de los miembros de los evenkis, tribu nómada que suele habitar en esos parajes:

"Estábamos a unos 85 km. de la Tugunska, y vimos el fuego. El calor era tan fuerte que nos acostamos en el suelo. Teníamos miedo de que ardiera nuestra ropa. En un pueblo cercano murieron 1500 renos..."

Los nómadas creyeron en el fin del mundo. En las noches que siguieron se produjeron extraños fenómenos por toda Europa. El cielo se vio invadido por nubes fosforescentes que iluminaron Berlín, Londres y Copenhague como en pleno día.

El profesor Kulik lo atribuyó toda a un simple meteorito. Pero en 1958, la Sociedad rusa de Astronomía y Geodesia examinó de nuevo el fenómeno y declaró que en esa fecha no cayó ningún meteorito en Siberia, y que la explosión ¡se produjo en el aire!

El año siguiente, los profesores Piekanov y Ziegler anunciaron: "En el lugar del cataclismo, el cráter no parece de meteorito. Hemos obtenido una intensa radiactividad. Todo hace pensar que se trata de una explosión atómica, que sucedió a cierta altura en la atmósfera, o se debió a la desintegración de un bloque de antimateria".

Y Lucien Barnier, especialista francés en temas científicos, añadió más tarde: "Numerosos testigos describieron un extraño aparato en forma de tubo. ¿Se ha visto alguna vez un meteorito en forma de cilindro?”