IVÁN el escarabajo descortezadorsteemCreated with Sketch.

in #spanish5 years ago (edited)

sylvotherapie-japon-pevention-depression.jpg

Fuente imagen: https://ici.radio-canada.ca/nouvelle/1106835/therapie-forets-japon-sante-depression-suicide

En las profundidades de un frondoso bosque al oeste de Canadá, un puñado de jóvenes escarabajos disfrutaba alegremente de su apareamiento. Pero Iván descansaba sobre una rama en la cima del árbol más alto de los alrededores, algo inquietaba su espíritu mientras observaba con admiración el progreso de su civilización. Su especie había prosperado hasta conquistar cada rincón del bosque que sus miopes ojos podían contemplar incluso mucho más allá.

Un fuerte estruendo le motivó a voltear su cuerpo, a lo lejos un árbol viejo y seco había caído al suelo, tronchado por el viento, alrededor de este sólo había muerte. Entonces un conjunto de recuerdos se agruparon por su tórax y le provocaron un tremendo escalofríos que recorrió su cuerpo desde las antenas hasta las patas. Era el árbol en el que había nacido, el árbol en el que su madre puso los huevos de él y todos sus hermanos. El árbol en el que creció y vivió siendo tan solo una larva, se había convertido en un trozo de madera inservible, podrido, corrompido por el moho.


escarabajoplaga.jpg

Fuente imagen:http://noticias.masverdedigital.com/bosques-de-america-del-norte-afectados-por-el-insecto-descortezador/

Iván bajó a tierra firme preso de la melancolía y por el camino encontró a varios de sus hermanos a quienes les comunicó lo sucedido. Le sorprendió su reacción de indiferencia, estaban demasiado preocupados por sus quehaceres diarios como para dedicarles un segundo de atención a la historia de un tronco viejo y seco. Pero Matías era diferente, él lo sabía, habían recorrido juntos cada rincón de su antiguo hogar, habían jugado; una vez se colaron en un nido corriendo un grave peligro.

Matías vivía 3 árboles, al oeste en un roble donde había criado a sus hijos junto a otras familias, así que fue en su búsqueda:

— Matías, el árbol de mamá ha caído esta mañana. — Le contó Iván cuando se encontraba junto a él.

— ¿El árbol de mamá? ¡Tan pronto! Vaya. — Suspiró. — Es una pena.

— ¿Qué está pasando Matías? Todos los árboles donde jugábamos de larvas han muerto.

— Es la consecuencia del progreso hermano. Somos la civilización de escarabajos más próspera de toda la historia, durante más de 20 anillos nuestra especie ha conquistado el bosque casi en su totalidad, hemos llegado a límites impensables por nuestros antepasados.

Un rayo de sol atravesó un agujero de la deteriorada corteza del roble iluminando la cabeza de Matías, sus antenas brillaban mientras pronunciaba estas palabras.

— Pero ¿qué ocurrirá después? — Interrogó Iván.

— ¿Después?

— Sí, cuando hayamos devorado todos los árboles, cuando todo el bosque esté seco, ¿Qué pasará?

— Habrá otros árboles, habrá otros bosques... — Contestó Matías.

— Pero y después, ¿qué ocurrirá cuando ningún árbol quede en pie?

Matías se quedó un rato pensativo. — Eso no ocurrirá siempre hay un árbol más que conquistar y después otro, siempre hay otro más.

Iván no podía creer la insensibilidad de su hermano que estaba demasiado entusiasmado con el progreso y tuvo que contenerse las lágrimas.

— Vamos Iván anímate, ¡arriba esas antenas! Busca una hembra, disfruta de este regalo que es la vida, ten larvas y colabora con el progreso, es triste lo del árbol de mamá, sí, pero nada podemos hacer, así es el bosque.

Iván salió del árbol y presa de la incomprensión, comenzó a llorar desconsoladamente. Una hermosa mariposa se le acercó.


249072443_b2b3cbaf66.jpg

Fuente imagen: https://www.flickr.com/photos/zeygom

— ¿Por qué lloras pequeño? — Le preguntó con ternura.

Iván le abrió su corazón, le contó lo sucedido, lo que había visto por la mañana, la incomprensión de sus hermanos...

— Eres un escarabajo muy inteligente amigo — le habló la mariposa — no es fácil conocer a alguien como tú, yo admiro a los de vuestra especie, ¿sabes? Estáis en la cumbre de la evolución pero estáis acabando con todo. He viajado mucho a lo largo del bosque y allá donde he estado, he observado cómo habéis ocupado cada rincón, cada árbol. No puedo ayudarte, tengo mi propia misión que cumplir en mi corta vida, pero conozco a alguien que quizá sí puede. Si caminas aproximadamente 150 árboles al sur, llegarás a un secarral, una calva del bosque donde existe un solo árbol, más o menos en su centro, allí habita un solo escarabajo, es muy anciano, colmado de sabiduría, ermitaño, si alguien puede ayudarte es él.

Iván agradeció las palabras de su nueva amiga, se despidió de ella y emprendió el viaje. Caminó durante días y noches prácticamente sin descanso. Allá donde llegaba encontraba que los de su especie habían ocupado por completo los vegetales reyes del bosque. Siempre le ofrecían su hospitalidad, pero también la incomprensión cuando estos escuchaban la historia del intrépido aventurero. <<Está loco>> murmuraban tras su partida.

Un día durante su trayecto, los árboles comenzaban a escasear y cuando menos se los esperaba se encontró atravesando el secarral. A lo lejos un sólo árbol podía percibir. Le invadió la alegría, ese debía ser el árbol del anciano, por fin alguien podría escucharle y comprenderle.


799px-Carrasca_de_la_Raboseras.JPG

Fuente imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki

Cuando estaba llegando al árbol comenzó a llover, por suerte encontró cobijo en su interior. Al penetrar por las cavidades del tronco, se topó con un escarabajo muy mayor al que le faltaban 2 patas y sólo tenía una antena y media.

— ¡Cuánto tiempo sin tener visita! ¿Qué te trae por aquí jovén explorador? — Cuestionó el anciano.

— Señor, vengo en busca de respuestas.

Iván le explicó su aventura, le contó cómo vio caer el árbol de su madre, lo que sintió ante la indiferencia de sus hermanos, su encuentro con la mariposa amiga del anciano y su viaje hasta encontrarse con él.

El anciano meditó unos instantes y habló:

— Este árbol da unos frutos muy peculiares, trae 3 de ellos, a cambio prometo darte las respuestas que tanto tiempo has estado buscando.


concurso-bellota-grande--644x362.jpg

Fuente imagen: https://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/20141203/sevi-concurso-bellota-grade-201412031735.html

Iván estaba tan entusiasmado que salió al exterior y a pesar de que estaba lloviendo, trepó por el tronco del árbol en busca de los frutos. Cuando los hubo cortado, bajo nuevamente a tierra firme para introducirlos en el interior del tronco y entregárselos al anciano.

Mientras tanto el anciano se había dedicado a realizar 3 surcos en el tronco, 3 canales por los que entraba el agua del exterior y caía formando, en cada uno, una diminuta cascada.

El anciano tomó cada uno de los frutos y los desprendió de la parte posterior obteniendo el cuenco que los sustenta cuando estos cuelgan de las ramas. Colocó cada cuenco debajo de cada cascada y el agua caía en su interior. Después con su mandíbula realizó un agujero en el fondo de cada cuenco.


bellotas-fruto-de-la-encina.jpg

Fuente Imagen: https://www.fincacasarejo.com/catalogo/detalle/encina

En el primer cuenco realizó un gran agujero, en el segundo cuenco realizó un agujero con un diámetro de menor longitud, y en el tercer cuenco realizó un minúsculo agujero.

— Dime Iván, ¿qué es lo que observas en cada cuenco? — Cuestionó el anciano.

— El primer cuenco no permite almacenar el agua.

— Así es, porque el agujero es demasiado grande.

— En el segundo cuenco — prosiguió Iván — el agua se encuentra a nivel.

— Exacto porque el agujero es más pequeño, se mantiene en equilibrio porque cae la misma cantidad de agua que la que sale por su agujero.

— En el tercero, el agua se desborda por los bordes del cuenco.

— Claro porque su agujero es muy pequeño.

— No alcanzo a comprender la metáfora maestro. — Dijo Iván.

— Los cuencos simbolizan los árboles, Iván, mientras que el agua es como los escarabajos. El primer cuenco, es como este árbol, capaz de recomponerse del minúsculo desgaste que yo produzco en él. El segundo cuenco nos recuerda a cómo los escarabajos han vivido en el bosque durante miles de anillos. Mientras que el tercer cuenco representa al bosque desbordado por la actividad de los escarabajos en la actualidad.

— ¡Comprendo! Entonces lo mejor sería vivir como en el primer cuenco.

— Vivir como en el primer cuenco podría estar bien, pero no podemos poner un sólo huevo en cada árbol, sería una práctica inviable, nos extinguiríamos por invertir tanta energía en la reproducción.

— ¡Pues tenemos que volver a vivir como en el segundo cuenco!

— Pero las circunstancias han cambiado Iván, desde hace unas decenas de anillos, por razones que no podemos comprender, el clima es más cálido, nuestra calidad de vida ha mejorado, vivimos más y mucho mejor y tampoco queremos renunciar a eso.

— Entonces ¿qué podemos hacer señor?

— Observa que todo es fractal.

— ¿Fractal?

— Así es, fíjate en la rama de un árbol, ¿verdad que parece un árbol pequeño? — Iván asintió. — Al igual que nosotros poblamos los árboles, existen muchas otras criaturas que habitan en nuestro interior.

— ¡Los microbios! — Exclamó Iván.

— Eso es, los microbios. Pero hay microbios que son importantes para nuestros cuerpos y sin ellos no podríamos vivir, en cambio otros microbios únicamente, se alimentan de los nutrientes del cuerpo no hacen nada útil por él. Cuando los segundos son más numerosos que los primeros, se produce la enfermedad y si continúan prosperando el cuerpo muere y con él todo lo que hay en su interior.

— Entiendo, los escarabajos somos los microbios parásitos que provocan la enfermedad en el bosque.

— Pero los microbios son muy estúpidos — Añadió el anciano. — Nosotros, al menos podemos ser conscientes de que tenemos un problema y ese es el primer paso para encontrar una solución.

— Tenemos que encontrar el modo de procesar los recursos que consumimos de los árboles, de manera que en el transcurso de nuestro progreso añadamos también valor al bosque.

— Si conseguimos eso, Iván, los escarabajos dejaremos de ser parásitos y nos convertiremos en una bendición para el bosque. La superpoblación dejará de ser un problema, porque cuantos más escarabajos existan más rico y próspero será el bosque.

Iván agradeció con entusiasmo al anciano sus sabias enseñanzas y partió de regreso. Había comprendido el reto al que se enfrentaba su civilización y cómo, si no ponían remedio pronto, acabarían extinguiéndose junto al bosque. Había encontrado las respuestas que tanto anhelaba, pero también un montón de nuevas preguntas.


Fuente de inspiración: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2010/11/101103_escarabajo_bosques_eeuu_lp

Coin Marketplace

STEEM 0.30
TRX 0.14
JST 0.039
BTC 62088.69
ETH 3435.90
USDT 1.00
SBD 4.80